Pròrroga de las PASO. La oportunidad perdida y una actitud censurable?

El 14 de mayo de 2020 publiqué un artìculo sobre elecciones en tiempos de pospandemia. Casi un año después el Ministro del Interior remite una nota a la Cámara Nacional Electoral, según se dice, “para mantener un encuentro a fin de dialogar y trabajar de manera articulada en los protocolos sanitarios y otras acciones operativas de cara al proceso electoral de este año“. Reunión que se produciría 20 días después de haberse convocado a elecciones en la Provincia de Buenos Aires (si bien sujeta a las eventuales modificaciones que introduzca el Congreso y el Poder Ejecutivo Nacional) y más de un año después del inicio del padecimiento de la pandemia producida por el COVID 19 en nuestro país.

En dicha nota, anticipada y desordenada por cierto, ante la incertidumbre que provocaba este mal que afectaba a todo el planeta, me tomé el atrevimiento de señalar algunas consideraciones y tareas entre las cuales considero ahora recordar las siguientes:

  • Creación de un Comité de Seguimiento que vincule permanentemente a las autoridades administrativas, electorales y de la salud tanto de la Nación como de todas las Provincias, determinando tareas y responsabilidades.
  • Adecuación de los locales de votación y de los edificios en donde funcionen los organismos electorales y de aquellos en los cuales deben realizarse el escrutinio.
  • Capacitación ciudadana, de las áreas y personas que intervienen en todo el proceso.
  • Preparación de todo el material electoral que habrá de usarse en las elecciones, su traslado, y utilización preservando en todo momento protocolos estrictos de seguridad e higiene, tanto para las campañas electorales como de la propia jornada electoral.
  • Pautas para el conteo y trasmisión de datos tanto del conteo provisorio como del escrutinio de la elección.

Todo ello, conforme lo dicho al principio, requerirá de un minucioso análisis de todo el proceso, pre y post electoral, pero teniendo en cuenta la etapa de pandemia o post pandemia y la sanción de las normas legales o administrativas pertinentes, previsiones presupuestarias, logística, etc.

“Y para toda esta ardua tarea, (finalizaba la citada nota) según mi humilde opinión luego de décadas de tareas atingentes a los procesos electorales desarrollados en nuestro país y una agregada a los procesos comiciales de otros, es que entiendo que estas previsiones no pueden dilatarse por mucho más tiempo.”

A lo largo de este año, mucho se ha hablado y escrito sobre la materia pero a tenor de lo dicho, pareciera que no se han concretado tareas esenciales, por ejemplo la vacunación de los trabajadores electorales y demás auxiliares del proceso comicial además de los señalados más arriba, reclamado insistentemente por la Cámara Nacional Electoral, entre otras muchas cuestiones

Otorgando el beneficio de la duda, sì debería resaltarse la falta de una comunicación adecuada en la materia. Se imponía, la concreción de un Acuerdo Federal entre el Poder Ejecutivo Nacional y los titulares de las 24 jurisdicciones, sin perjuicio del consenso que impone el artículo 77 de la Constitución Nacional (mayoría absoluta agravada) para modificar las fechas de las PASO y las Elecciones Generales, que ahora parecería a punto de acordarse.

Se dice que los sectores de la oposición pretenderían la incorporación de un párrafo en la eventual ley a sancionarse que estableciera “La presente ley no podrá ser modificada ni derogada durante el año calendario en curso en tanto regula un derecho subjetivo de los partidos políticos, instituciones fundamentales del sistema democrático, a elegir sus candidatos a los cargos electivos previstos en la Constitución Nacional”.

No pareciera un pedido institucional sino un requerimiento censurable, actitud injustificable, a mi humilde criterio, atendiendo a la crisis que los incrementos de contagios, fallecimientos y colapso del sistema sanitario, (en algunos casos provocados por el aliento de propios sectores opositores y por la irresponsabilidad de muchos), y las lamentables consecuencias que el avance del virus y sus variantes provocan en nuestro país, ante una ciudadanía atónica y angustiada que tal situación trae aparejada.

Emilio Augusto Raffo
Consultor Electoral Senior