Hasta el momento no hay diálogo entre el Macrismo y el Lavagnismo

Todavía no dialogan entre ambas fuerzas. Lavagna toma algo de distancia.


Pro toma distancia del lavagnismo
Aunque no descarta abrir el diálogo
La Nación
El futuro jefe de Gabinete de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró ayer que hasta el momento “no hay un diálogo abierto” con el candidato presidencial Roberto Lavagna, aunque consideró “genuino” que el ex ministro de Economía buscara el apoyo del electo jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, para las elecciones presidenciales.
“No hay un diálogo abierto”, sostuvo Rodríguez Larreta en declaraciones a Radio América. De esta manera, intentó poner paños fríos a los gestos que, desde el lavagnismo, se emiten para intentar llegar a un entendimiento electoral.
El propio Lavagna también quiso bajar los decibeles a la ola de versiones sobre un probable acuerdo con el macrismo. Si bien el candidato dejó la puerta abierta a esa posibilidad, ayer no quiso avanzar en el asunto cuando, en el predio de la Sociedad Rural, los periodistas lo consultaron al respecto.
“Carne y granos, sólo de esto voy a hablar”, fue su lacónica respuesta.
Las declaraciones públicas de Rodríguez Larreta no fueron interpretadas en el lavagnismo como un rechazo al diálogo; por el contrario, coinciden con Rodríguez Larreta en que hasta ahora no ha habido contactos formales para avanzar en un acuerdo, pero no lo descartan en un futuro. El macrismo tampoco lo descarta, y ésa es una señal que el lavagnismo valora.
De hecho, importantes fuentes macristas creen que el líder de Pro debería apoyar a algún candidato presidencial en las elecciones de octubre, ya que de lo contrario corre el riesgo de ver resentida su representación parlamentaria en el Congreso.
“No participar en las elecciones nacionales sería un sinsentido”, sostuvo Federico Pinedo (Pro-Capital).
Quien espera el apoyo de Macri es su socio de Recrear, Ricardo López Murphy, candidato a presidente. Ayer consideró que sería un error un acuerdo entre Macri y Lavagna.
“Sería un error muy grande. No creo que [Macri] haga eso, pero uno sabe lo que le conviene”, dijo.
Por ahora, no hay plazo para definiciones electorales en el macrismo. El jefe de gobierno porteño electo partirá esta semana rumbo a México, por lo que no se esperan definiciones inminentes. Mientras tanto, Lavagna no quiere aparecer apurando al líder de Pro y se concentra en dar las últimas puntadas al plan de gobierno que presentará el próximo jueves.

———-
Lavagna se abre de Macri y le pide que “siga su ruta”
Infobae
El candidato presidencial volvió a diferenciarse del líder de PRO al plantear el eje económico de su plan.. ”Nosotros buscamos la mejora de la distribución y Macri no tiene nada que ver con eso”, señaló
Lavagna fue claro y conciso. “No se ha planteado hasta ahora” fue su lacónica respuesta al ser consultado sobre un hipótetico entendimiento electoral con Mauricio Macri.
Y por si esta no bastara, el candidato de UNA, Una Nación Avanzada, fue más allá. “Que siga su ruta. Nosotros vemos la cosa en términos de mejora en la distribución. Macri no tiene nada que ver” con ese pensamiento, preció el ex ministro de Economía y agregó que “nosotros no tenemos nada que ver con ese sector”, al referirse a la derecha.
Lavagna ya había rechazado la posibilidad de una alianza electoral con el macrismo, pese a las especulaciones que surgieron en las últimas semanas que lo vinculaban con el PRO para formar un frente de cara a las presidenciales de octubre.
En tanto, el ex ministro criticó las encuestas que lo ubican muy rezagado en la intención de voto, con apenas el 11% de la intención de voto, mientras que la candidata oficial muestra un 50% de adhesiones.
“No hay que hacerles caso a las encuestas truchas con la plata de todos”, concluyó Lavagna. “Yo no les hago caso, no les presto atención”.

———–
Lavagna quiere hablar con Macri y el Bulldog redobla los ladridos
En la Rural, donde presentó su programa para el campo, el ex ministro de Economía se confesó “abierto al diálogo” con PRO. López Murphy consideró “un error” que el macrismo se incline por Lavagna.
Página 12
El tiro de largada de la carrera de los economistas-candidatos por el respaldo del jefe de Gobierno electo, Mauricio Macri, lo dio Roberto Lavagna: “Estoy abierto al diálogo”, aseguró. Su contrincante, Ricardo López Murphy, no perdió el tiempo y salió a advertir que su socio de PRO “cometería un error muy grave” si acordase una alianza con el candidato de UNA. En tanto, la mano derecha del empresario, Horacio Rodríguez Larreta, salió a enfriar las posibilidades de un acuerdo con el ex ministro de Economía. “No hay un diálogo abierto”, aseguró el futuro jefe de Gabinete porteño. De todas formas, le pareció “genuino” lo dicho por Lavagna.
Desde el regreso de sus vacaciones en París y la isla de Elba, el hombre de las propuestas no parece encontrar una que lo represente en octubre. López Murphy, quien comparte la coalición con el empresario, planteó una y otra vez que “era imposible” que no lo apoyase. Lo beneficia el hecho de integrar el mismo espacio, pero le resta oportunidades la forma del macrismo de tomar decisiones con las encuestas en la mano. En el entorno del empresario no le asignan más de cuatro puntos de intención de voto, lo cual es un freno al pragmatismo a prueba de balas del jefe de Gobierno electo.
Lavagna, en cambio, parece contar con un mejor pronóstico electoral, lo que lo embellece frente a los ojos de los macristas. Sin embargo, su historia de desencuentros previos con Macri le quita chances de conseguir el respaldo. Macri recuerda bien que el ex ministro de Economía lo ninguneó cuando él le ofreció comenzar un diálogo a fines del año pasado. También sabe que no lo apoyó exclusivamente en la primera vuelta y que esbozó un tibio respaldo en el ballottage.
Además de las querellas del pasado, los macristas enumeran algunos problemas concretos, como el armado de listas y los programas. Lavagna tiene pensado anunciar su plan de gobierno el jueves próximo, por lo cual los dirigentes de PRO no tendrán ninguna oportunidad de intervenir en su confección. Y tampoco queda mucho tiempo. Algunos en sus filas incluso especulan con la posibilidad de no llevar ningún candidato, aunque complicaría el desempeño de sus listas y candidatos locales. “¿Sabe a quién vamos a votar? Al que mide mejor: Cristina Kirchner”, bromeaba uno de los contertulios de Macri, sobre su hábito de mirar las encuestas.
Rodríguez Larreta se ocupó de poner distancia con las aspiraciones del lavagnismo. Comentó que la conferencia de prensa que mostró en el Congreso a Macri junto al lavagnista Eduardo Camaño “no tiene nada que ver con un acuerdo político ni nada por el estilo”. “No hay una definición respecto de lo nacional”, destacó y no puso plazos para resolverla.
En cambio, en Recrear tienen claro que hay un reloj que corre: López Murphy dijo que esperaría hasta el 15 de agosto. Luego se extendió hasta el 20. Sus ultimátum no tuvieron eco en las oficinas del presidente de Boca. El Bulldog aseguró que acordar con Lavagna sería “muy contradictorio con lo que lo llevó a la victoria” en la Capital. “Sería un error muy grande. No creo que haga eso, pero uno sabe lo que le conviene”, planteó.
En Recrear, contaron como un punto a su favor que Macri viajó a San Juan a apoyar a los candidatos de PRO. También el hecho de que el dirigente macrista Federico Pinedo se reunió el jueves con el líder de Recrear para discutir sobre el armado de las listas de legisladores.
Ayer, López Murphy le apuntó una vez más a Lavagna aprovechando su visita a la Rural: dijo que es un “brutal atacante” del campo porque “fue él quien puso las grandes retenciones al sector”. “A la gente del campo no le gustan los mentirosos, muchos menos los que la discriminan”, insistió. Por las dudas, aclaró que no está “para nada” nervioso con la posibilidad de que Macri finalmente no lo apoye.
Lavagna, quien también concurrió al acto en la Rural, aseguró que sólo hablaría de “carne y granos”. Uno de sus dirigentes, Alejandro Rodríguez, consideró que la respuesta de Rodríguez Larreta era “muy respetuosa”. E insistió en que “podemos dialogar con todas las fuerzas políticas que respeten nuestra fórmula y nuestro plan de gobierno. Pero queremos ser muy respetuosos y no imponer nada a nadie”.