Lucia Molteni: “Es necesaria la mirada de género en cada Ministerio”

Desde AE invitamos a mujeres de diferentes ámbitos para conversar sobre sus trayectorias y conocer su mirada sobre el rol de la mujer en los espacios de decisión y los logros y desafíos que aún tenemos por delante para lograr una participación y representación política más paritaria.

En esta oportunidad Lucìa Otegui, del equipo de AE, conversò con Lucia Molteni sobre la justicia electoral bonaerense y los avances en materia de género y la participación política de las mujeres.

Molteni es abogada y escribana. Es docente del Curso de Adaptación Universitaria (CAU) en la Universidad Nacional de La Plata y de Derecho a la Navegación en la misma universidad y en la Universidad del Este (UDE). Cuenta con una basta trayectoria tanto académica como profesional en el sector público y en el privado. Desde el año 2016 se desempeña en la Secretaría Electoral de la Provincia de Buenos Aires, Juzgado Federal Nro 1. También tiene una larga trayectoria como militante de la  Unión Cívica Radical.

AE: Dado que Ud. Se desarrolla profesionalmente en el ámbito de la Justicia Electoral, ¿qué avances y/o retrocesos observa en materia de participación de las mujeres? 

L.M. En verdad, va de la mano con las leyes. Primero se vio la participación de las mujeres con la ley de cupo, que estaba en ese momento la dicotomía de si era una discriminación positiva o una discriminación negativa. En principio, la palabra discriminación no me convence ni para una u otra.

Pero sì la participación se vio obligada, fue coactiva para todos los partidos políticos para que se cumpla con ese famoso cupo del 30%. Después vino la ley de paridad, con lo cual ahora no veo que lo sientan coactivo, pero sí como parecería que les pesa ese requisito de que sea tan intercalado.

A.E.: Sobre participación política de las mujeres: cuáles son los principales reclamos que recibe el Juzgado por parte de los partidos políticos? 

L.M.: Para mí a la ley le falta que diga que el suplente de la mujer es mujer, el suplente del varón es varón. Para que sea más efectivo.

A.E.: La ley de paridad facilitó el trabajo de la Justicia o aún hay resistencias para su aplicación plena? 

L.M.: No hay resistencia porque las leyes se aceptan pero para mí, repito como dije recién, faltan ajustar algunos detalles en cuanto a eso, en cuanto a las suplencias, los reemplazos, y que efectivamente se ingrese por paridad.

Nosotras hace menos de cien años que votamos, cien años para un periodo histórico es poco, entonces primero logramos ser electoras y después sin perjuicio de que el código siempre dijo “el que puede elegir, puede ser elegido”, hasta que entraron las primeras en las listas, años.

El feminismo no quedó afuera de la grieta. Hay partidos que se hacen dueños del feminismo y es transversal, es para todos los partidos, es de abajo para arriba en todas las cuestiones. Las marchas como el “8M” ò él “Ni una menos” terminaron dividiendo a las propias mujeres: el pañuelo verde, celeste, naranja, violeta, cuando no debería ser así. 

A.E.: Como ud. lo mencionò, uno de los puntos que genera más controversias de la ley es la regla de los reemplazos “género por género”.  Si pudiera mejorar la legislación en relación a la participación política de las mujeres, cuál sería su propuesta?

L.M.: Mi propuesta sería que esté bien especificado en la ley o en la reglamentación que el suplente masculino tenga suplente masculino, el suplente femenino tenga suplente femenino. También puede ser  inclusive hasta por las licencias con las tareas de cuidado que tienen las mujeres, o justamente la licencia por embarazo, que a veces se complica, una mujer tiene que estar 6 meses en reposo.

Una diputada que toma esta licencia porque tiene que hacer reposo no la reemplaza otra diputada mujer, la reemplaza un varón. Entonces yo mejoraría eso, que esté establecido que el suplente de la mujer es mujer, que el suplente de un varón es un varón, es muy sencillo.

A.E.: Sobre la ley de identidad de género ¿Qué cambios y/o transformaciones ha observado? ¿Cuál es su opinión sobre la ley?  

L.M.: La ley de identidad de género me encanta. Tardó pero llegó. Los cambios que he observado en lo que refiere a nuestra tarea dentro de la actividad en la secretaría electoral hemos establecido los cambios de género. En el padrón no surge ni masculino ni femenino. Nosotros en la parte registral sí lo tenemos, y tenemos la opción  de femenino, masculino o neutro. Por ahora incorporamos esas tres opciones porque son las opciones que coinciden con el DNI. El documento tampoco tiene la opción de no binario o la opción de cis género, trans género, sino que el DNI tiene esas tres y nosotros vamos a colación de eso. Para mi habría que ampliarlo más. Habría que poner todos los géneros que establece la ESI o que establecen las distintas leyes de identidad de género de cómo se autopercibe una persona.

A.E. Recientemente se realizaron elecciones de graduados en la Universidad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata , ¿qué lugar tuvieron las mujeres en las listas, teniendo en cuenta que la ley de paridad vigente no alcanza este tipo de candidaturas?.

L.M.: La lista que ganó yo la apoyé, pero no tenía paridad. Los dos suplentes eran varones. En la Facultad de Derecho de La Plata no se exige en las elecciones estudiantiles la paridad todavía. Estaba encabezada por un varón y una mujer, pero los dos suplentes eran varones.  Esto que decíamos que a una mujer la suplante una mujer, es el típico  ejemplo de la elección más reciente que hemos transitado.  

AE: El poder judicial es uno de los poderes del Estado con menor presencia de mujeres en comparación al resto. ¿Es por falta de candidatas o por falta de decisión política? ¿Cómo se puede revertir esta situación?

El número de juezas mujeres es súper  pequeño en comparación al de hombres, en cuanto a los concursos, las mujeres se presentan menos que los varones, yo creo que es por una cuestión justamente de las tareas de cuidado, de las exigencias o de los curriculums. 

En la mayoría de los casos mientras el hombre forja el currículum, la mujer está en la casa, la mujer tiene más tareas que el hombre, porque el hombre siempre tiene la tarea afuera y muy pocos tienen tareas adentro. Y la mujer tiene afuera y tiene todas las de adentro. Entonces la posibilidad de una mujer para estudiar, formarse, hacer posgrado, prepararse a un concurso es màs inequitativa que para los varones y también, por otro lado, una vez que una mujer logra llegar a un concurso, que llegue a la terna y que de la terna escojan a una mujer, también es más difícil. 

A.E.: ¿Considera necesario la aplicación de un protocolo de género en los juzgados electorales?

L.M.: Nosotros tenemos, en el marco de la capacitación de la ley Micaela, un protocolo. La Corte tiene la Oficina de la Mujer. Desde esa oficina, está la capacitación en la ley Micaela, justamente soy replicadora de esa ley en la Corte.

La norma dice que todos los empleados de cualquiera de los poderes del Estado y de los tres poderes del Estado tienen que tener una capacitación de género. Nosotros desde la secretaría electoral, que tiene 420 empleados, formamos a 10 ò 12 para que repliquen el contenido de los talleres de la ley Micaela. La idea es que cada replicador tenga a cargo unas 30  personas para hacer la capacitación.

En cuanto a participación femenina la secretaría viene muy bien porque hay más prosecretarias mujeres que prosecretarios varones.

A.E.: ¿Cómo evalúa el rol del Ministerio de las Mujeres, Gènero y Diversidad, teniendo en cuenta que el número de femicidios continua en aumento?.

L.M: Cuando se creó el Ministerio se cuestionó un montón, ósea para mí como todo en la vida no importa el título, sino el contenido. De pronto ahora tenemos Ministerio de Salud y ya vimos todo lo que  pasó con la pandemia, y antes había una secretaria de la salud, y vimos también cómo le fue. 

Es un principio del derecho notarial que no importa el título sino el contenido, para mí es un principio de la vida, y no sé si era necesario un Ministerio de las Mujeres y Diversidades, de pronto por ahí sì es necesario que en cada ministerio haya una mirada de las mujeres y diversidades.

La cantidad de femicidios no sólo no baja sino que aumenta. Se han llevado más muertes el año pasado que inclusive en contexto de aislamiento donde justamente se potenció por estar encerradas en sus casa. Es una cuestión coyuntural, educativa, y no sólo del Ministerio de las Mujeres sino también del Ministerio de Justicia, que cuánto le cuesta a cada mujer hacer la denuncia.

Es necesaria la mirada de género en cada Ministerio, que el Ministerio de Seguridad realmente condicione y garantice que haya comisarías de la mujer en cada uno de los municipios del país, donde atienda personal capacitado, no se re-victimice a la mujer, donde no se cuestione què tenía puesto, què estaba haciendo, etc. Un Ministerio de Justicia con perspectiva de género que les dé a las mujeres el botón, una perimetral con realmente los medios telemáticos o electrónicos para garantizar que el violento no se acerque a esa mujer y que les dé a los abusadores una condena. Ó sea, necesitamos un abordaje con perspectiva de género en cada Ministerio, no sé si necesitamos un Ministerio. 

A.E.: Si pudiera proponer una candidata para ocupar la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a quién sugeriría? ¿Por qué?

L.M.: No sé si tengo algún nombre, pero sí propondría a una mujer que tenga una experiencia académica y/o trayectoria interesante. Necesitamos mujeres que tengan experiencia en todos los supuestos de la vida. Una mujer con conocimientos integrales en familia, docencia, trabajo. Elegiría a una mujer que haya estado por ejemplo en la docencia. Lidiar con grupos humanos de 40 personas tres veces al año. Una mujer que haya escrito, que haya viajado y conocido otras culturas. Para mí la experiencia es fundamental, el conocimiento empírico es más valorable.

Para contactarse con la Dra. Lucia Molteni
TW: @lumol

 

Deja una respuesta

*

15 + 5 =