Post-Election Report: Argentina – Reporte Post-Electoral: Argentina

Compartimos con ustedes un muy interesante reporte de las elecciones argentinas del pasado mes, realizado por las politólogas Natalia C. Del Cogliano y Mariana L. Prats. El mismo se encuentra disponible en inglés y castellano. We share a very interesting report on last month Argentinian elections by political scientists Natalia C. Del Cogliano and Mariana L. Prats. Available in english and spanish.

Post-Election Report: Argentina
The fact that this report could largely have been written two months ago right after primaries were held is a reality we cannot avoid. Is uncertainty in results a necessary condition for elections in a democratic context? It seems not. Besides the unhappy claims of the opposition saying that there has been fraud in the primary elections, the final results provided by the National Judicial Power rejected such a possibility. And the citizens of Argentina reconfirmed it on Sunday, October 23.

In August, the primaries resulted in a difference of 8.150.000 votes (38.04%) between current President (Cristina Fernández de Kirchner, Frente para la Victoria) and the runner-up candidate Ricardo Alfonsín (Unión Cívica Radical/Unión para el Desarrollo Social) a difference that was not easy for the opposition to accept as having occurred legitimately. Consequently, some claims of fraud emerged from among the opposition, but even then the claimed fraud was not at level that would be likely to change the eventual outcome of the election. Instead, the message the opposition took from the primaries was, in the words of Gabriel Garcia Marquez “the chronicle of a death foretold”. With such a result, the country was almost fully painted dark blue (the color of the ruling party: Frente para la Victoria).


Source: Blog of Andy Tow

Here are the actual results from the election, compared to the results from the August primary:


Source: National Electoral Office Ministry of the Interior

After August everyone predicted that President Cristina Fernández de Kirchner (CFK) was going to win the general election by an enormous margin, there would be no runoff, and Hermes Binner would finish in second place. That is, the 2nd and 3rd places candidates would fall behind Binner who had come in 4th place in the primary. And this is what really happened.

It is also worth noting that this is the first time in the electoral history of our country a socialist candidate for president obtained more than 10% of the vote. Hence, the President’ closer challenger was a former socialist governor who was allied with different small progressive forces, seeming to emerge as the main opposition front. Today Frente Amplio Progresista looks like a very well positioned force for future elections (something remarkable if we consider that these were the first elections in which the front contended).

Related to that, a noteworthy fact is that the first and second places were obtained by political forces that seem to occupy and demand for themselves the center-left position in the ideological spectrum. Also, for the fourth time in history, the Unión Cívica Radical Party, the eldest modern political party in our country, was clearly shifted from its second place.

The electoral results this last Sunday were historical; the president obtained the highest number of votes since the re-democratization process in 1983 when former president Raúl Alfonsín got 51.7% of the votes. Moreover, considering the 18 elections held since 1916, President CFK is now third in the podium, only surpassed by Yrigoyen (1928) and Perón (1951, 1973).

Cristina F. de Kirchner obtained the 53.96% of the votes, Hermes Binner 16.87%, Ricardo Alfonsín 11.15%, and the remaining four candidates summed 18.02% altogether. Hence, there has been a difference of 7.968.505 votes, that is, a 37.09% between first and second places. Such gap is the second highest since 1916. Compared to the previous four widest winning margins registered in our electoral history, CFK could not break Peron’ mark in the elections of September 1973:

As recently as two years ago, CFK had seemed a long shot to win a second four-year term. On 2009 a heated dispute over agricultural export taxes sent her approval ratings below 30 percent. But as the New York Times noted, Mrs. Kirchner, who succeeded her husband, Néstor Kirchner in 2007, to become the country’s first female president, made a more than a remarkable comeback, being the first female president reelected.

Besides, it is interesting to observe that although this is now CFK’s second term in office, this overwhelming victory may correspond to a third term, bearing in mind that the first was her husband’s tem in 2003. As we all know, time and political power usually don’t get on very well. But her husband, former president Nestor Kirchner, won the 2003 presidential elections only with 22.24% of the votes and eight years since then CFK gets a 53.96%, placing herself as one of the most powerful and widely supported presidents. No doubt can be cast on the fact that this landslide victory represented the clear consolidation of her political leadership.

Apart from novel technical aspects introduced by the new electoral reform (Law 26.571) such as a unique electoral register and ballots containing photos of candidates, the homogeneity of the vote across the whole country is another interesting piece of information. President CFK won in every province (every electoral district), but one: San Luis, ensuring herself the majority in both national legislative chambers. What’s more, the ruling party, CFK’s party, won seven out of eight governorships this Sunday and even in provinces historically opposed to her and her party.

All in all, it cannot be denied that these elections have propelled CFK as one of the nation’ most popular leaders in recent history. In the context of recent times of popular political disenchantment, this election—such an overwhelming victory—make us wonder whether that mood is being replaced by a different political spirit.

Reporte Post-Electoral: Argentina
El hecho de que el presente reporte podría haber sido escrito dos meses atrás, inmediatamente después de las elecciones primarias, nos lleva a plantear el siguiente interrogante: ¿no es la incertidumbre sobre los resultados electorales condición necesaria en un contexto democrático? Parecería que no. A pesar de las demandas poco felices de la oposición relativas a la existencia de fraude electoral en las PASO, los resultados definitivos provistos por el Poder Judicial de la Nación se encargaron de refutar tal posibilidad.

Y el pasado domingo 23 de octubre la ciudadanía argentina volvió a confirmar la orientación de los resultados de las primarias.

En agosto, las PASO resultaron en una diferencia de 8.150.000 de votos (el 38,04%) entre la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria) y el candidato que se posicionó en segundo lugar: Ricardo Alfonsín (Unión Cívica Radical, Unión para el Desarrollo Social); una diferencia producto de la legítima competencia, que, no obstante, no fue fácil de aceptar para la oposición. En consecuencia, ciertos reclamos de fraude emergieron desde el arco opositor; demandas que, aun de haber tenido algún anclaje en la realidad, en ninguna medida habrían podido revertir los resultados para las elecciones generales. El mensaje que las primarias dejaron para la oposición era, según palabras de Gabriel García Márquez, la crónica de una muerte anunciada.

Con tales resultados el país aparecía pintado de azul oscuro, el color del partido gobernante (Frente para la Victoria), en casi toda su extensión.

                 

Fuente: Blog of Andy Tow

He aquí los resultados de la elección en comparación con aquellos de las primarias en Agosto:

CANDIDATOS

%  DE VOTOS EN PASO

CANDIDATOS

% DE VOTOS EN ELECCIÓN GENERAL

Kirchner-Boudou (FPV)

50,24%

Kirchner-Boudou (FPV)

53,96%

Alfonsín-González Fraga (UCR/UDESO)

12,20%

Binner-Morandini (FAP)

16,87%

Duhalde-Das Neves (AFP)

12,12%

Alfonsín-González Fraga (UCR/UDESO)

11,15%

Binner-Morandini (FAP)

10,18%

Rodríguez Saá-Vernet (ACF)

7,98%

Rodríguez Saá-Vernet (ACF)

8,17%

Duhalde-Das Neves (AFP)

5,89%

Carrió-Pérez (CC)

3,22%

Altamira-Castillo (AFIT)

2,31%

Altamira-Castillo (FIT)

2,46%

Carrió-Pérez (CC)

1,84%

Others

1,42%

Fuente: Dirección Nacional Electoral – ‘Ministerio del Interior’.

Así, después del 14 de agosto todas las predicciones coincidían en que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) iba a ganar las elecciones generales con un margen sumamente amplio, que no habría segunda vuelta, y que Hermes Binner se ubicaría en segundo lugar, abandonando el 4to puesto obtenido en las PASO y relegando a quienes habían logrado el 2do y 3er lugar. Ni más ni menos. Las elecciones generales mostraron la certeza de tales predicciones.

Al respecto, vale la pena subrayar que es la primera vez, en nuestra historia electoral, que un candidato socialista que compite por la presidencia obtiene un porcentaje de votos que alcanza los dos dígitos. El ex-gobernador socialista de la provincia de Santa Fe emergía, en alianza con una serie de pequeñas fuerzas progresistas, como líder del principal frente opositor. En efecto, hoy el Frente Amplio Progresista (FAP) aparece como la única fuerza con posibilidades de competir efectivamente con el partido gobernante en futuras elecciones. Este no es un aspecto desdeñable, en tanto se trata de un frente nuevo que se ha presentado en elecciones nacionales por primera vez.

En relación con esto último, es significativo el hecho de que el primero y segundo lugar han quedado en manos de fuerzas partidarias que, al menos discursivamente, reclaman para sí  y pretenden ocupar, una posición de centro-izquierda en el espectro ideológico. Asimismo, es de destacar que, por cuarta vez en la historia desde 1995, la Unión Cívica Radical –el partido moderno más antiguo de nuestro país- fue claramente desplazado del segundo lugar por una “tercera fuerza”.

Los resultados electorales del pasado 23 de octubre han sido históricos: la presidenta obtuvo el mayor número de votos registrados desde la vuelta de la democracia en 1983, cuando el ex-presidente Raúl Alfonsín alcanzó la cifra de 51,7% de los votos. Lo que es más, si consideramos las 18 elecciones presidenciales que han tenido lugar desde 1916, la presidenta CFK ha logrado posicionarse tercera en el podio de los grandes números, superada solamente por Yrigoyen (1928) y Perón (1951, 1973).

Según los resultados provisorios disponibles en las vísperas de la elección, Cristina F. de Kirchner obtuvo el 53,96% de los votos, Hermes Binner el 16,87%, Ricardo Alfonsín 11,15%, y los restantes cuatro candidatos sumaron conjuntamente el 18,02% de los votos. Como se puede ver, la diferencia de votos entre CFK y Binner, quienes ocupan los dos primeros lugares, fue de 7.968.505 votos, esto es, de 37,09 puntos porcentuales. Y tal brecha es la segunda mayor en el país desde 1916. Ahora bien, en comparación con los cuatro márgenes de victoria más amplios computados en elecciones previas, CFK no pudo romper el record de Perón en las elecciones de septiembre de 1973:

ELECCIÓN PRESIDENCIAL

1ER y  2DO CANDIDATO

DIFERENCIA

1928 Yrigoyen / Melo 26,21%
1951 Perón / Balbín 30,68%
1973 (March) Cámpora / Balbín 28,30%
1973 (September) Perón / Balbín 37,43%
2011 Fernández de Kirchner/ Binner 37,09%

Fuente: Dirección Nacional Electoral – ‘Ministerio del Interior’.

Tan solo hace dos años atrás, CFK parecía estar muy lejos de poder ganar un segundo mandato. La acalorada disputa en torno a las retenciones a las exportaciones de granos iniciada con la Resolución 125 del Ministerio de Economía en 2008, llevó sus niveles de aprobación a menos del 30%. Pero, como notaba el New York Times, Mrs. Kirchner, who succeeded her husband, Néstor Kirchner in 2007, to become the country’s first female president, made a more than a remarkable comeback, being the first female president reelected (La señora Kirchner, quien sucedió a su marido Néstor Kirchner en 2007 llegando a ser la primera mujer popularmente electa como presidente en el país, supo resurgir, siendo la primera mujer presidente reelecta).

Por otro lado, es interesante observar que a pesar de que este es el segundo mandato consecutivo de CFK, tal aplastante victoria corresponde, en los hechos, a una especie de tercer término, si consideramos la continuidad con la presidencia de Néstor Kirchner en 2003. Como sabemos, tiempo y poder político no suelen ir de la mano. No obstante, su esposo ganó las elecciones de 2003 con sólo el 22,24% de los votos, y ocho años más tarde CFK –que no es lo mismo, pero es igual- alcanza el 53,96%[1], colocándose como uno de los presidentes más poderosos y ampliamente respaldados de nuestra historia. Pocas dudas caben que este triunfo representa la clara consolidación de su liderazgo político.

En otro orden de cosas, además de los novedosos aspectos técnicos introducidos a raíz de la última reforma electoral (Ley 26.571) como los padrones únicos y las boletas de colores con las fotos de los candidatos, la homogeneidad del voto de CFK a lo largo y ancho del país, es un dato sumamente interesante. La presidenta ganó en todas las provincias (en cada distrito electoral), menos en una muy previsible: San Luis. De esta manera, se ha asegurado la mayoría en ambas cámaras legislativas nacionales, y su partido logró obtener siete de las ocho gobernaciones en disputa concurrentemente con las elecciones presidenciales, ganando incluso provincias históricamente opositoras.

Finalmente, no puede dejar de subrayarse que estas elecciones han ubicado a CFK como una de las más importantes líderes de la historia nacional reciente. En un contexto de particular desencanto popular con la política, tan abrumadora victoria nos lleva a preguntarnos si dicho humor no está siendo reemplazado por un nuevo y diferente espíritu político.


[1] Luego de que este reporte fue publicado, la justicia electoral dio a conocer los resultados definitivos. Según estos últimos, la presidenta obtuvo el 54,11% de los votos, mientras que Binner alcanzó el 16,80%. Con estos resultados, la distancia entre ambos fue de 37,31 puntos porcentuales, por lo que CFK quedó a apenas 0,12% del récord histórico logrado en 1973 por Juan Domingo Perón. De esta manera, la diferencia en cantidad de votos alcanzó los 8.179.861.

 

Natalia Cecilia Del Cogliano
Candidata a Doctora en Ciencia Política por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y Licenciada en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Actualmente es miembro investigador del Centro de Estudios Federales y Electorales (CEFE), de la Escuela de Política y Gobierno de la UNSAM; y docente de la materia Sistemas Políticos Comparados en la carrera de Ciencia Política de la UBA. Asimismo, ha trabajado como asistente de investigaciones en la Dirección de Investigaciones del Instituto Nacional de Administración Pública, y actualmente se desempeña como asesora en la Dirección de Comunicación Estratégica de la Secretaría de Comunicación Pública de la Nación.
Mariana L. Prats

Candidata a Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires, maestranda en Ciencia Política en la Universidad Torcuato Di Tella y licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente es becaria doctoral del CONICET, investigadora y docente en las materias Sistemas Políticos Comparados (en la carrera de Ciencia Política) y Teoría del Estado (en la carrera de Abogacía) en la UBA. Fue asesora en el Ministerio de Defensa y enlace por ese ministerio con la Cancillería argentina y ha trabajado como asistente de investigación para proyectos en universidades nacionales y extranjeras.