Se debate la reforma política

Tras el anuncio de la Presidente, referete de partidos opositores recibieron con agrado la noticia y anticiparon su intención de que la reforma política se debata en el Congreso. La gran mayoría hizo referencia a la implementación de la boleta única y el voto electrónico, pero también buscarán discutir la propiedad de las bancas en manos de los partidos políticos. La regulación del financiamiento de las campañas, la eliminación de las listas sábanas y mecanismos de democracia participativa, también están entre los reclamos. Hablaron Sabbatella, Giustiniani, Gribaudo, Bullrich, Merchán, entre otros.


Opositores impulsan cambiosen el sistema de votación
Diario de Paraná
13 de julio de 2009

Las fuerzas opositoras anticiparon ayer su intención de que la reforma política que se debatirá en el Congreso incluya la implementación de la boleta única y el voto electrónico aunque también buscarán discutir la propiedad de las bancas en manos de los partidos políticos.
Los líderes opositores consultados por Noticias Argentinas señalaron como prioridad la instauración de un nuevo sistema de votación aunque destacaron la necesidad de avanzar de manera conjunta en un paquete de leyes que implemente una reforma política integral.
El senador socialista Rubén Giustiniani destacó la necesidad de volver a instalar las internas abiertas para la elección de candidatos por partido, como propone el Gobierno, y recordó que fue uno de los dos únicos legisladores que votó en contra de su derogación.
También criticó la permanencia de la votación a través de boletas por partidos: “Es una vergüenza que todavía en el país se vote de esta manera”, disparó.
Por su parte, el diputado del PRO Christian Gribaudo le dijo a NA que “hay herramientas introducir al corto plazo” y señaló entre las prioridades está la boleta única y la instalación del voto electrónico.
Pero coincidió con el oficialismo en la necesidad de “consolidar un sistema de partidos en la Argentina” con el objetivo de evitar “la atomización de partidos donde la gente ve solamente figuras, no ve plataformas ni ideas”, y destacó como “muy importante avanzar en dos o tres partidos o frentes que canalicen las propuestas”.
En tanto, la diputada de la Coalición Cívica Patricia Bullrich, en diálogo con NA, reclamó la “existencia de una sola entidad de control en las elecciones, para sacarle al poder ejecutivo las atribuciones electorales”, y dijo que “todo el proceso debe estar controlado por la Cámara Nacional Electoral”.
El oficialismo quiere menos partidos
La reforma política que impulsará el Gobierno incluirá la modificación de la ley de partidos políticos con el objetivo de reducir la oferta electoral, adelantó el diputado oficialista, Jorge Landau. Advirtió que existe una cantidad “desmesurada” de partido políticos en el país con posibilidades de presentar candidaturas en los comicios. “En Estados Unidos, cuando se hizo la última elección presidencial se presentaron 6 listas con un total de 130 millones de electores, mientras que en la Argentina en 2007 había 16 candidatos y 20 millones de votantes. Hay algo que no camina”, se quejó el legislador para justificar la ofensiva.
Para Sabbatella la reforma política no debe estar en el calendario electoral
Diario de Morón
13 de julio de 2009

Entre las iniciativas opositores también se inscriben la consolidación del sistema de partidos, la existencia de una sola entidad de control en las elecciones, la regulación del financiamiento de las campañas, la eliminación de las listas sábanas, mecanismos de democracia participativa, revocatoria de mandatos, y consulta popular.
El senador socialista Rubén Giustiniani destacó la necesidad de volver a instalar las internas abiertas para la elección de candidatos por partidos, como propone el Gobierno, y recordó que fue uno de los dos únicos legisladores que votó en contra de su derogación.
También criticó la permanencia de la votación a través de boletas por partidos: “Es una vergüenza que todavía en el país se vote de esta manera”, disparó.
La diputada de Libres del Sur Cecilia Merchán dijo que “no es real que el único problema sea el de la forma de elección de los candidatos”, y destacó que un tema de mayor magnitud “es el sistema de boletas que permite hoy por hoy un fraude sistemático, en mayor o menor magnitud”.
El diputado nacional elector por Nuevo Encuentro Martín Sabbatella, señaló como “fundamental que la reforma política se debata por fuera del calendario electoral para que quede claro que lo que se busca es mejorar la calidad de la política, la calidad institucional y mejorar la democracia y no especulaciones en un momento electoral”.
“El debate debe incluir no sólo las internas abiertas sino el sistema electoral, institutos de democracia semi directa, mecanismos de democracia participativa, revocatoria de mandatos, consulta popular, mecanismos de libre acceso a la información pública, de rendición de cuentas, transparencia y regulaciones en el financiamiento de la política y gastos de campaña”, sostuvo.
Por su parte, el diputado del PRO Christian Gribaudo dijo que “hay herramientas introducir al corto plazo” y señaló entre las prioridades está la boleta única y la instalación del voto electrónico.
Pero coincidió con el oficialismo en la necesidad de “consolidar un sistema de partidos den la Argentina” con el objetivo de evitar “la atomización de partidos donde la gente ve solamente figuras, no ve plataformas ni ideas”, y destacó como “muy importante avanzar en dos o tres partidos o frentes que canalicen las propuestas”.
En tanto, la diputada de la Coalición Cívica Patricia Bullrich, reclamó la “existencia de una sola entidad de control en las elecciones, para sacarle al poder ejecutivo las atribuciones electorales”, y dijo que “todo el proceso debe estar controlado por la Cámara Nacional Electoral”.
“Hay que regular más el financiamiento de las campañas, impidiendo que se realicen gastos por encima de los montos que permite la ley. También hay que regular la publicidad en los medios, para que no haya desigualdades y las encuestas, para que no sean un sistema de marketing político”, aportó.
El diputado electo de Unión PRO Felipe Solá dijo que la “modificación de reforma electoral debe centrarse en el voto electrónico en un proceso de acá a dos años, para no poner excusas que es un proceso largo”, y reclamo la eliminación de las listas sábanas.
A 24 horas del llamado al diálogo realizado por la presidenta Cristina Kirchner, Solá sostuvo: “lo primero que debería hacer la Presidenta si es que tiene voluntad es poner en marcha la Cámara de Diputados dar marcha atrás con el absurdo de cerrar por un mes con la excusa de la Gripe A”.
Por su parte, el jefe de la bancada de diputado del SI, Eduardo Macaluse, advirtió que “si no varían las prácticas políticas, por más que haya una reforma se deja todo en letra muerta”, y señaló que “si se cambian las cosas pero sigue existiendo el clientelismo, es más de lo mismo”.
“Para mí, el tema de las internas primarias es secundario, porque la selección de candidatos obligatoriamente para todos no siempre es lo mejor, está demostrado. Además, hacer internas abiertas, sin garantías de evitar el clientelismo, creo que es más de lo mismo”, dijo.
La voz disonante llegó de la mano del jefe de la bancada de la UCR, Oscar Aguad, que consideró que “hay muchas leyes importante que sancionar”, y afirmó que “hoy no es una prioridad, a más de dos años a una elección, hablar de reforma política”.
“La prioridad es la huida de capitales y se resuelve con la confianza en el país con medidas que tengan que ver con la posibilidad de retomar inversiones”, dijo.
Diputados de la oposición coincidieron en la importancia de una reforma política
Telam
12 de julio de 2009

Diputados de diferentes bancadas coincidieron ayer en la importancia de abordar un análisis y un debate de la reforma política y en que “es fundamental afrontar estos cambios desde los partidos políticos”.
El titular de bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, consideró que con el llamado de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner a debatir una reforma política “se inicia una nueva etapa”.
“Son signos de que se inicia una nueva etapa y de que el gobierno nacional está reaccionando ante esta nueva etapa”, aseveró Rossi en declaraciones a Télam.
Sostuvo que “el resultado de la elección dejó un mapa político fragmentado, sin hegemonías de un sector sobre otro. Todo indicaba la necesidad de empezar una etapa de diálogo”.
Para Rossi, cualquier ronda de consultas debería comenzar “por los partidos políticos y seguramente tendrá que pasar además por el Congreso de la Nación”.
Por su parte, Federico Pinedo, jefe del interbloque Propuesta Federal, consideró “muy valioso” que se empiece a hablar desde el gobierno nacional de una reforma política, pero advirtió que “el sistema de internas abiertas, simultáneas y obligatorias está contenida en una ley que fue derogada por el Congreso”.
“Hay que hacer una norma que modifique al Código Nacional Electoral; fortalecer a los partidos políticos es importante para que haya identidades más fuertes y se pueda dialogar”, afirmó.
Como “mínimo”, opinó Pinedo, la reforma debería contemplar también “el voto electrónico o en todo caso la boleta única y la eliminación de las listas sábana”.
Desde la Coalición Cívica, el titular de esa bancada en la Cámara baja, Adrián Pérez, consideró que “la discusión debe empezar por la economía y la pobreza y luego debe atenderse una reforma política”.
Además, a su entender, esa transformación político-partidaria “no puede estar suscripta únicamente a la realización de internas abiertas, sino contemplar también un debate sobre la boleta única y sobre cómo se organiza el proceso electoral”. “Para una reforma debe haber una agenda amplia e integral”, sintetizó.
La kirchnerista Diana Conti dijo, en diálogo con Télam, que le pareció “un planteo importante de cara al bicentenario” y que “además, es bueno porque tiende al fortalecimiento de partidos y al diálogo entre ellos”.
“Es importante que se implementen las internas abiertas en todos los partidos; unas primarias abiertas con participación de afiliados y extra afiliados”, señaló. Dijo también que “el oficialismo esta abierto a este tipo de iniciativas, si las propone también la oposición, siempre y cuando sean presentadas de forma madura y responsable”.
Por su parte, el diputado electo por el Acuerdo Cívico, Ricardo Gil Lavedra, señaló que lo que surja de la reforma política debería excluir de la organización electoral al poder político y al Ministerio del Interior.
“Se debería crear un Instituto Político, manejado desde el fuero electoral de la justicia”, consideró el constitucionalista, al tiempo que evaluó que “se debería buscar soluciones a las cuestiones de financiamiento y analizar como se violan los topes que pone la ley electoral”.
El ex ministro de Justicia opinó que “se debe dar un fortalecimiento de los partidos, ver el tema de la boleta única, y trabajar para disminuir la cantidad de partidos, porque no puede ser que existan más de 600 en todo el país”.
En relación al sistema electoral utilizado en la provincia de Santa Fe, y que fuera elogiado por la Presidenta, señaló que “tiene cosas positivas y algunas negativas”, pero confió en que “se puede trabajar para buscar algo parecido que rescate lo mejor de ese sistema”.