Guido Alvarado: “Lo que está en juego es la garantía de unidad de la oposición”

Guido Alvarado tiene 50 años y vive en Beccar, San Isidro. Es militante radical, apasionado por la educación y la divulgación científica. También es el candidato a Presidente de la UCR San Isidro. Fue durante ocho años Consejero Escolar (2011-2017) y  Director Provincial de Cultura Científica en el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la PBA (2017-2019).
En esta entrevista con AE, nos habla de sus inicios en la militancia radical, de la importancia del radicalismo en su vida, de la importancia de las próximas elecciones internas de su partido, de la posible reelección de Posse en el distrito y de la gestión del actual Ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires.

*Por Julian Alvarez Sansone

AE:  A modo de pregunta introductoria, me interesaría saber ¿cuándo entraste en política y por qué?

GA: Mi padre fue un ferviente alfonsinista al regreso de la democracia en 1983. Siempre tuvo palabras elogiosas para Raul Alfonsin y su política de derechos humanos. A principios de los 90, me afilié a la UCR, y junto a un grupo de amigos, coincidimos en que la política era una actividad muy activa, enérgica, de fuertes debates y grandes convicciones. No pude escapar al magnetismo de las grandes figuras del radicalismo de los 90.

AE: Siguiendo esta línea, ¿què representa el radicalismo para vos?

GA: El radicalismo es el punto de encuentro entre lo que pienso, lo que siento y el ideal de las cosas. Una cultura que trasciende el éxito o la derrota. La UCR es un partido nacido de las entrañas populares de la Argentina que supo sobrevivir a más de 120 años, pero que necesita entender imperiosamente qué estamos en el Siglo 21. Por eso acepté la candidatura a presidir el Comité de la UCR en San Isidro. Unirme al programa de Adelante Buenos Aires, junto a Maxi Abad, Erica Revilla, Gaston Manes, Andres Malamud, entre otros.

AE: Dentro de poco se realizará la interna radical en territorio bonaerense. Sobre esto, a priori, me interesa preguntarte: ¿qué hay en juego en las próximas internas?, ¿qué las diferencia de otras anteriores? 

GA: Lo que está en juego es la garantía de la unidad de la oposición. No hay posibilidad que prospere un proyecto político de un partido nacional, que asegure la alternancia del poder, si no cuenta con un partido presente y ordenado en la provincia de Buenos Aires.

Hasta 2015, la UCR no ganaba, pero garantizaba gobernabilidad, ganamos en el 2015 y queremos volver a ganar en el 2023.

AE: Desde el possismo consideran que el radicalismo perdió vocación de poder real, ¿coincidís con eso?

GA: Nada más lejos. El radicalismo desde 2002 venía transitando una fuga incesante de adherentes, militantes y dirigentes. Fue en 2015 y en  Gualeguaychú, donde las cosas comenzaron a cambiar.

De 2015 hasta hoy la UCR tuvo un crecimiento exponencial. Lidera los bloques legislativos nacionales y en la provincia de Bs As, sumó 30 nuevas intendencias, y multiplicó la representación política en Concejos Deliberantes y Consejos Escolares.

AE: ¿Qué balance hacés de la gestión de Vidal en la Provincia y del liderazgo de Salvador en la UCR Bonaerense?

GA: Me desempeñé cómo consejero escolar del 2011 al 2015, con Scioli gobernador. Fui testigo de la ausencia del estado provincial en la gestión de gobierno. Sin plan, sin autonomía política ni financiera. Fueron años de anomia y desgobierno. Ganamos en 2015 y llegamos a un estado provincial desmantelado. Llevo tiempo ordenar el caos. Planificar y lograr impacto con las propuestas.

Hay hitos positivos luego de 4 años, obra pública para los 135 distritos, fondo del conurbano, llegada del SAME, refacción de escuelas y guardias hospitalarias, robótica educativa, boleto estudiantil, descentralización administrativa, registros civiles en todas las maternidades, innovación tecnológica en la gestión y capacitación de los recursos humanos de la administración…entre otros.

AE: Vos que sos oriundo de San Isidro conocés muy bien a Posse, ¿por qué creés que los radicales no deben acompañarlo y sí deben acompañar a Maxi Abad? 

GA: Maxi Abad, actual presidente del bloque de diputados provinciales de Juntos por el Cambio será a quién le toque la enorme responsabilidad de representar a los radicales qué queremos una oposición UNIDA y que ponga límites al peronismo hegemónico. Queremos renovarnos y Maxi tiene el respaldo de miles de radicales de la Provincia de Bs As.

AE: En la Provincia de Buenos Aires hay una ley que establece que en 2023 no pueden volver a presentarse muchos intendentes, entre ellos el sanisidrense. Recientemente trascendió que el peronismo y el sector de Posse estarían interesados en la modificación o derogación de esa Ley sancionada bajo la gestión de Vidal. ¿ Creés que podría haber un cambio de mando histórico en el distrito? ¿Quién creés que debería encabezar ese cambio o esa renovación?

GA: Hay una ley votada en 2016 donde expresa el límite a las reelecciones indefinidas. Nadie puede hacerse el distraído. Cualquier intento de romper la ley, será castigado por los votantes y es un paso atrás para la democracia, ya que anula la renovación política y la alternancia en el ejercicio del poder. 

Nosotros debemos saldar la elección interna de marzo, luego será tiempo de condensar una propuesta local que permita expresar los valores y las ideas de Juntos por el Cambio en San Isidro.

AE: Por último y  cambiando un poco de tema dado que fuiste Consejero Escolar, ¿cómo analizás las decisiones que afectaron al sector educativo tomadas por el Gobierno de Kicillof durante la pandemia? 

GA: El gobierno provincial decidió cerrar el ministerio el 20 de marzo y clausurar la discusión sobre la continuidad pedagógica. Jamás propuso una hipótesis de trabajo para la emergencia y concentró la gestión educativa en la opinión de los gremios docentes. Relegó la participación  de las familias, los docentes, y la comunidad educativa. Trataron del mismo modo ciudades de 5 mil habitantes cómo el conurbano. Jamás pudo focalizar una política pública para los distritos sin casos.

Nuestros legisladores provinciales, concejales y consejeros escolares pidieron que se declare a la educación cómo servicio esencial, y desde el oficialismo no lo hicieron.

Luego pidieron que se declarara la emergencia y tampoco aceptaron. Dentro del marco de la cuarentena, se designaron 15 mil docentes y 3 mil auxiliares sin actos públicos, socavando la transparencia en la designación de los cargos docentes.

Solo hay una buena noticia, aquellos docentes que se capacitaron y trabajaron con profesionalidad en prácticas educativas innovadoras y mantuvieron el vínculo educativo permanente con sus alumnos. Para ellos el reconocimiento y las felicitaciones.

 

Para contactarse con Guido Alvarado

Tw @GuidoAlvarado

Fb https://www.facebook.com/guido.alvarado.1