Neuquén votó por la continuidad del MPN

Se trataba de una elección donde los observadores de todo el país pusieron su foco debido a que fue la primera renovación de autoridades provinciales de este 2019, año en que además se elegirá presidente en octubre y adquirió fuerte trascendencia nacional, además por ser una provincia petrolera con su joya de Vaca Muerta, además tuvo la particularidad de que se votó por primera vez con sistema de Boleta Única Electrónica.  

Neuquén se destaca por el ser el único distrito del país en tener en forma ininterrumpida a un partido provincial que incluso extendió su predominio a elecciones previas al retorno democrático. Se mantuvo en el lote de provincias en que no hubo alternancia junto a Formosa, Santa Cruz, La Rioja, La Pampa y San Luis. Es la única provincia  en que un partido que no sea el Justicialista ha triunfado en todas las elecciones para gobernador desde el año 1983 en nuestro país.

Neuquén ostenta la excepcionalidad de ser la única provincia en el que hay un sistema predominante liderado por un partido provincial puro, el Movimiento Popular Neuquino, que ha logrado imponerse elección tras elección, esto lo destacan siempre los gobernadores del partido provincial y Omar Gutiérrez no fue la excepción en la rueda de prensa en la casa del MPN.

Permanentemente sus dirigentes apelan a la identificación provincial que los gobiernos emepenistas instalan, asume un rol activo en momentos de imponer la representación de lo local: primero está Neuquén, así lo indicó el reelecto gobernador Gutiérrez en el acto del día jueves: “un proyecto 100 % provincial”, también dijo allí “no a la colonización de Neuquén”.

Esta “neuquinidad” se transformó en el núcleo ideológico que organiza el proyecto político del MPN, que reconoce nuevos sujetos al proceso de construcción y desarrollo de la provincia.

El Movimiento Popular Neuquino enarboló desde hace casi 60 años las banderas del Justicialismo proscripto y luego construyó su propio camino planteando su firme defensa del federalismo. Gutiérrez mencionó a la libertad, la independencia y la autonomía como los factores decisivos para que la provincia avance, “necesitaba cumplirle a la historia”, fueron sus últimas palabras del domingo ante los medios de prensa.

Demostró que las encuestas que hablaban de paridad estaban equivocadas e hizo gala de haber obtenido un triunfo más amplio aún que el logrado hace cuatro años.

Mientras su rival Ramón Rioseco trató de nacionalizar la elección, Omar Gutiérrez la llevó al plano provincial, dijo que “en octubre cada uno puede elegir su opción de acuerdo a su ideología, pero que hoy estaba en juego la defensa del hogar”, cuando lo consultaron sobre el tema dijo que la elección “fue más provincial que nunca”. El Movimiento Popular Neuquino continúa con una tradición y una historia que superará los 60 años de invicto electoral. No es poco.