La Pampa, un laboratorio para proyectar el 2019

Tal vez por la cantidad de electores involucrados (menos de 250 mil, un poco más del 0,7% del padrón nacional) y el tipo de elección (Internas abiertas, pero no obligatorias para el votante) se puede considerar poco relevante los comicios que se llevaron a cabo este 17 de febrero. Desde aquí deberemos discrepar. Este domingo comenzaron a ponerse a prueba los acuerdos que preponderan en casi todas las provincias y que tendrán correlato en el escenario nacional. Por un lado, Cambiemos poniendo a prueba la convivencia del plan de federalización del PRO a través de candidatos personalidades y el apoyo nacional, contra las estructuras provinciales del radicalismo; por el otro, el justicialismo ensayando su unidad. Veremos que resultó en este caso en particular y haremos algunos comentarios para lo que se viene, pero primero un poco de contexto.

Calor

Es febrero y La Pampa lo sabe, durante la jornada de votación en toda la provincia hubo una temperatura que oscilo entre los 30 y 40 grados. Sumemos que es período de vacaciones. Sumemos poca capacitación. Sumemos que la Ley 2.042, que establece el Sistema de “Elecciones Internas Abiertas”, establece que los agrupaciones tengan listas de unidad no necesitan participar y que los ciudadanos no están obligados a votar. El resultado esperable era una baja participación y un mayor peso de los votantes afiliados que de los independientes. Por eso los resultados nos dicen poco y nos centraremos más en las alianzas participantes.

Las Internas Abiertas Simultáneas y Obligatorias (obligatorias si tenés más de una lista) son un sistema de selección de candidatos, que busca democratizar los procesos internos partidarios en forma similar a las PASO. La Pampa incorporó esta Ley como varias provincias tras la crisis del 2001, también lo había hecho la nación, pero fue la única que la utilizó sistemáticamente hasta la actualidad, siempre con algún grado de competencia. Las anteriores IASO habían sido en agosto (2003), Julio (2007), mayo (2011) y julio (2015), por lo cual la fecha es una novedad.

Detalle, a pesar de que se espera una campaña austera, como recordatorio de que se votaba no había poste que no tuviera tres carteles (la única figura nacional en ellos era Cristina Kirchner, Macri y Massa ausentes), la veda en las redes fue inexistente (no había página web o video de youtube que no te mostrara publicidad de pre-candidatos) y los medios sacaron en vivo a todo pre-candidato que quisiera decir algo.

Cambiemos

La Alianza era la única agrupación que realizaba Interna para el cargo de Gobernador, de un lado el radicalismo impulsando Daniel Kroneberger, Diputado Nacional y Vicepresidente del Comité Provincia UCR, del otro Carlos Javier Mac Allister, ex-Secretario de Deportes de la Nación y referente de Propuesta Federal ala peronista del Pro. Aquí las opciones buscaron diferenciarse de una manera que seguro se replicará en otras provincias. El radicalismo se muestra como la opción que realimente representa a la provincia, con candidatos con arraigo local y no bajados desde Buenos Aires; de los otro lado las figuras que vienen de afuera de la política y que son agentes de cambio al status quo. En un cierto punto las dos posturas son ciertas, la presencia territorial de la UCR sigue vigente, pero también es cierto que el PJ gobierna desde 1983 la provincia, por lo cual probar con candidatos que puedan sacar votos al justicialismo no sería una mala idea. Hasta ahora la convivencia ha sido pacifica porque ambos cosechan. El radicalismo se volvió más competitivo en varios distritos y pudo aspirar a volver a ocupar cargos Ejecutivos, pero el PRO aspira a posicionar una mayor cantidad de candidatos y eso puede ser el principio de alguna tensión. Esto se verá más presente en provincias con PASO, ya que ahí los independientes están obligados a votar. En La Pampa la maquinaria radical demostro su experiencia en internas.

PJ

Decíamos que la segunda cuestión era ver como funcionaba la unidad del justicialismo, porque en La Pampa iban todos juntos bajo el FreJuPa: PJ local (Verna), cristinistas, federales, massistas, entre otros. Si bien no había interna para gobernador (el peso de Verna es tan grande que nadie asomó a discutir) y el candidato será Sergio Ziliotto, en la capital pampeana se comenzaron a ver los roces de intentar la unidad. En Santa Rosa hubo 6 listas para intendentes, 2 kirchneristas, una por Verna, una por Massa, una Federal, una independiente. Si bien la lógica dicta, el que pierde acompaña ya a la tarde algunas de las listas anunciaban que no acompañarán en la general; y algunos que si acompañarán lo tendrán que hacer mirando desde afuera, ya que la regla interna de la alianza estableció un piso del 25% para poder entrar en las configuración de listas colegiadas. El resultado indica que 4 de las listas se quedarán afuera, eso es más del 30% de los votos del FreJuPa en la ciudad. Entonces es una de cal y una de arena, porque ir juntos es bueno, pero si no se integra a los caídos se pierde fuerza en la elección que importa.

Mujeres

Otro dato era ver el impacto que puede tener la marea verde y violeta. La realidad es que roza lo nulo aquí. Formulas predominantemente integradas por varones y listas donde sólo se cumple con el cupo. Excepciones para rescatar, la interna de Cambiemos en Castex.

Resultados

Los resultados nos dicen poco. Primero porque participaron muy pocos electores, 20% del padrón. Segundo porque las IASO tienen un talón de aquiles en relación a las PASO, cuando una de las agrupaciones no presenta listas para alguno de los cargos, puede meterse de lleno a influenciar en las internas de otras agrupaciones. Claramente los votantes independientes con afinidad justicialista jugaron la Interna de Cambiemos para gobernador, así como los de Cambiemos jugaron en la Interna del FreJuPa en Santa Rosa.

Fuente Imagen: Florencia Dezotti