Santa Cruz: Javier Belloni, el aspirante indomable

En varias oportunidades, el Intendente de El Calafate se ha mostrado muy crítico de la gestión de Alicia Kirchner. Cada vez que puede, exige renovación y autocrítica dentro de su partido.

En la zona amada por el ex matrimonio presidencial, El Calafate, se está postulando un lema: “Belloni 2019”. El Intendente sabe que no sobran nombres para pensar en el futuro del peronismo provincial, y también sabe que desde lo más alto del Kirchnerismo, nadie quiere perder la Gobernación de Santa Cruz, bastión y cuna del proyecto que marcó la política argentina en el último tiempo. Belloni  sabe que su figura encarna una posible renovación para quienes hacen autocrítica y piden un cambio al interior del partido.

Ultimamente se ha mostrado muy critico; y se ha animado a cuestionar algunas decisiones de Alicia Kirchner.  Luego de la derrota en las PASO, por ejemplo, manifestó que “la gente necesita caras nuevas y un dirigente que demuestre gestión y un proyecto de Provincia, que muestre qué  va a pasar a fin de mes , que garantice las clases y la paz social”. También salió a criticar las decisiones de Alicia Kirchner cuando se firmó el Acuerdo Fiscal con la Nación.

Estos últimos meses estuvo activo y crítico desde las redes sociales. Por ejemplo, escribió por Twitter que “hay compañeros que tienen que entender que nuestra sociedad pide renovación y tienen que ayudar a que eso pase. Debemos tener más autocrítica y dejar de aplaudirnos entre nosotros”. Esos parecerían ser los ejes de su discurso, y quizás de su próxima candidatura: “autocrítica y renovación”.

En términos duranbarbianos, el Intendente de El Calafate tiene a su favor los números. Es el más votado de toda la Provincia, y lo ratificó incluso en las Legislativas del año pasado, donde, a diferencia de la mayoría de candidatos del Frente para la Victoria, se impuso por amplio margen a Cambiemos. Sumado a su buen desempeño electoral, según algunos sondeos es también un político con una considerable imagen positiva, y una imagen negativa relativamente baja.

Desde su entorno, aseguran que sus ambiciones están, pero que todavía faltan realizar algunas negociaciones y conseguir algo de apoyo. De haber negociaciones, se cree que habrá un panorama más claro de cara al segundo semestre. Por ahora, la única certeza es que una vez terminado el Mundial habrá más novedades.