Triunfó Carlos Vazzana en Villa Regina y el FpV vuelve a ratificar su buena performance para el 2019

Después de haber perdido por tres votos en la elección de 2015, ahora Carlos Vazzana  se tomó revancha, se impuso claramente en la elección para completar el mandato que dejó vacante Daniel Fioretti. Serán 18 meses de gobierno municipal.

Vazzana, con datos provisorios pero con una tendencia irreversible, está obteniendo el 37 % de los votos, Marcela Ávila de Juntos Somos Río Negro, más cerca del 29%, Carlos Rodríguez de Cambiemos, el 24%  y Norma Dardik del Frente de Unidad Trabajadora el 7%.

La noticia también repercute en el panorama político provincial con vistas al 2019. Definitivamente es otra muy buena noticia para el FpV y su candidato, el intendente de Roca y presidente del PJ, Martín Soria, ya que ratifica la performance de octubre del año pasado donde en las legislativas nacionales se impuso muy cerca del 50% de los votos.

JSRN por lo menos puede decir que hizo una buena elección, luego del traspié del año pasado, donde quedó relegado primero al tercer lugar en las PASO y luego levantó la candidatura para octubre, lo que le permitió a la candidata de Cambiemos, Lorena Matzen ingresar al Congreso después de la reelecta María Emilia Soria.

Cambiemos también puede decir que hizo una buena elección, aunque había apostado, con la presencia de figuras nacionales, a desplazar a JSRN nuevamente.

El triunfo de Vazzana alienta a quellos dirigentes de JSRN y Cambiemos que vienen propagando la necesidad de un frente antiSoria, como única posibilidad de que al FpV se le haga más difícil la llegada al gobierno provincial.

Pero otros señalan que las matemáticas no funcionan en política, que lo que hoy tiene JSRN y Cambiemos no necesariamente suma en su totalidad, en algunos casos resta. El sector de JSRN que proviene del peronismo, entre ellos el vicegobernador Pedro Pesatti, un posible candidato del oficialismo provincial, no quiere la alianza con el macrismo.

Con poca posibilidad de instrumentar algún cambio constitucional que lleve a un frente antiSoria sin que parezca un acuerdo hecho y derecho del oficialismo provincial y el nacional, como el balotaje, si el gobernador Alberto Weretilneck empuja un entendimiento con Cambiemos, obligará a aquel sector más peronista a un alejamiento y, en algunos casos, una vuelta al redil del pejotismo sorista.

En Cambiemos hay voces que claramente dicen que no hay otra que un acuerdo con JSRN, como el legislador Jorge Ocampos, y otros tienen su aspiración de ser los candidatos de este espacio, como Sergio Wisky, y los intendentes Aníbal Tortoriello y José Luis Foulkes, pero sin cerrar del todo un eventual acuerdo antiSoria, sobre todo si, como se cree, la orden en este sentido vendrá de Buenos Aires.

El FpV  tiene viento a favor. Mauricio Macri y la administración nacional no levanta cabeza en la consideración de los rionegrinos, el gobierno provincial aparece con cierto desgaste y ninguno de sus dirigentes está cerca de la imagen que todavía mantiene Alberto Weretilneck en el electorado, al tiempo que no parece que las obras concretas del Plan Castello que se podrán hacer de acá a los comicios del 2019 compensen las deficiencias que hay en la gestión de varias átreas centrales, con lo cual si Martín Soria mantiene el actual perfil más moderado en sus dichos, inclusivo de otros sectores internos y externos, aunque con la claridad de presentarse como fuerte oposición del gobierno nacional y provincial, y hay una buena definición tanto de la fórmula como de la sábana, sin dejar afuera a aliados importantes, tendría más allanado, como pasó en octubre del 2017, el  triunfo en las urnas. (Fuente APP)