Elecciones en El Salvador: Observadores internacionales denuncian compra de votos y coacción al voto

El pasado 4 de marzo El Salvador celebró elecciones legislativas y municipales, las novenas desde la firma de los Acuerdos de Paz. Observadores de diversas partes del mundo acompañaron el proceso electoral, que sería una especie de balance para el actual gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

Por Lic. Laura Virginia Mor.

Delegados de Alemania, Argentina, Australia, Canadá, Cataluña, Colombia, España, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Suecia y Venezuela documentaron apreciaciones sobre el proceso en general y el escrutinio y la trasmisión de datos provisionales en particular, en su acompañamiento al proceso electoral legislativo y municipal salvadoreño.

“Confiamos que los resultados oficiales que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) hará público en su momento, reflejarán la voluntad del pueblo salvadoreño expresada en las urnas el día domingo 4 de marzo”, expresa el comunicado de la Observación Electoral Internacional que fue leído en Conferencia de Prensa por la delegada estadounidense Sonia Shafer.

A pesar de esa declarada confianza pública, denunciaron en conferencia de prensa, “irregularidades observadas” durante el proceso electoral, que, siendo no obligatorio, contó con una muy baja participación popular.

Apertura anticipada o con retrasos de los Centros de votación, campañas electorales en las proximidades de los Centros de votación violando las reglamentaciones vigentes que determinan el límite de espacio que debe respetarse y fallas por parte de los fiscales partidarios en lo referido a sus tareas de control y verificación del debido proceso, fueron algunas de las denuncias realizadas por la Observación Internacional.

Además, enfatizaron la violación de la veda electoral por parte del partido Alianza Republicana Nacional (ARENA) al realizar campaña electoral y propagandística durante el “período de silencio” estipulado por la Ley Electoral del país, destruyendo propaganda opositora y violando así el principio de competencia pluripartidista.

Asimismo, el colectivo de observadores electorales internacionales denunció en el comunicado “compra de votos y entrega de artículos varios a cambio del voto” a favor de determinados partidos, a pesar de afirmar la transparencia del proceso electoral salvadoreño del pasado domingo.

“Había personas visitando en casas particulares que les impidieron salir y emitir su voto. Si salían a votar corrían riesgo ellas y su familias, jóvenes en moto que llegaban a las casas y que hacían ese tipo de labor”, explicó el observador mexicano Jaime Moreno.

Juan Ramón Ruiz por su parte, denunció que tuvieron “la oportunidad de constatar, la repartición de bolsas de alimentos con stickers del partido político ARENA”, concretamente en el Centro Educacional Ramón Belloso en la Colonia Monserrat de la capital salvadoreña.

“Esas bolsas les eran entregadas a las personas que iban llegando al Centro de Votación en un toldo colocado estratégicamente en el corredor de acceso al Centro de Votación, de tal manera que las personas recibían la bolsa de alimentos con un sticker del candidato a la Alcaldía de San Salvador del Partido ARENA”, denunció sobre la posibilidad de ahondar en detalles sobre las irregularidades explícitas en el documento del comunicado.

Sobre las recomendaciones que podrían efectuar en base a una eventual reforma del sistema electoral del país, la delegada proveniente de Nicaragua, Margarita Zapata explicó que “fue constatado ayer que muchos de los ciudadanos que fueron a votar no conocían el nuevo sistema de votación y en muchos casos terminó votándose mal y eso dio lugar a la anulación del voto”.

Complementando esta respuesta, el delegado de Guatemala, Juan Ramón Ruiz, refiriéndose a las candidaturas no partidarias presentes en la boleta de elección a diputaciones expresó que “en la Constitución política salvadoreña está establecido que la participación política se da a través de los partidos políticos como organizaciones e instrumentos que permiten que los ciudadanos participen en política”, mostrando la preocupación en lo relacionado con el sistema de partidos ya que “podría a la larga debilitar a los partidos políticos como instituciones y esto además genera una mayor complejidad a la hora del conteo de votos”.

“Nuestros pueblos necesitan sistemas electorales que sean expeditos, fáciles, para evitar problemas que luego traen confusión y generan dudas”, afirmó a modo de recomendación a un sistema electoral que, además de tender a descomponer el voto, genera gran tendencia a que el porcentaje de nulidad del voto vaya en ascenso.

Fotos: Yaimi Ravelo Rojas.