“Los rionegrinos quieren seguir apostando por el futuro y no por la vuelta del pasado”

La candidata por Río Negro de Cambiemos Lorena Matzen volvió a ser entrevistada por Elecciones Argentina y se refirió a diversos temas de la campaña electoral. Opinó sobre la estrategia del partido que gobierna la provincia, Juntos Somos Río Negro, de no presentar su lista de diputados después de haber obtenido el tercer lugar en las PASO, de la polémica surgida a partir del proyecto de la central nuclear, del análisis de la elección de agosto donde sorprendieron con el segundo lugar, de las demandas que escucha de los rionegrinos, del proyecto de Cambiemos de cara al 2019 y otros interesantes conceptos de una dirigente con gran futuro político en Río Negro.

 ¿Cómo plantearán su estrategia para éste último tramo de la campaña electoral?

Durante la última semana vamos a estar en el Alto Valle y el Valle Medio, visitando a los vecinos como vinimos haciendo durante toda la campaña. Desde un principio hablamos de una campaña de proximidad, cara a cara, como vecinos y ya llevamos dos vueltas completas a la provincia. Son incontables las personas con las que estuve, cada una con su historia, sus sueños y sus necesidades. El miércoles vamos a hacer un acto en Cipolletti donde convocamos a la gente de toda la provincia, un poco para darnos ánimo para encarar estos pocos días que quedan y otro poco para celebrar que, más allá del resultado que confiamos que va a ser muy bueno, demostramos que es posible construir política junto a cada rionegrino.

¿Considera acertada la estrategia de Juntos Somos Río Negro de no presentar su lista de candidatos?

Es una decisión de Juntos Somos Río Negro que yo no tengo por qué analizar. Ellos habrán creído que tenían sus motivos y eso es respetable. En lo personal no me gusta que una lista, cualquiera sea, se retire, porque le da menos opciones a los ciudadanos. La democracia es mucho mejor cuantas más alternativas tenemos y cuantos más somos los que participamos.

¿De qué modo cree que impactará la decisión en el electorado, teniendo en cuenta que se trata del partido que administra el gobierno provincial?

Como decía antes, lo primero a tener presente es que hay una alternativa menos, lo cual no es bueno. Después, los votos no son de nadie sino de la gente. Se acabó el tiempo en el que la gente votaba con la camiseta o porque se lo decía un líder. Nosotros tenemos el desafío de mantener la confianza de quienes nos eligieron en las PASO y de convencer a quienes no nos eligieron. La responsabilidad es enteramente nuestra y no podemos depender de si se presenta o no algún otro.

Durante la elección PASO uno de los temas que se impuso en la agenda fue el de la Central Nuclear, ¿cuál es su posición al respecto?

Es lamentable que el debate se haya trivializado al punto de que en apenas unas pocas semanas se tomó la decisión de prohibir la central sin discutir el tema en profundidad. En lo personal en un principio me generaba inquietudes, que fui despejando en diversas charlas con expertos. En la Argentina tenemos 70 años de desarrollo en materia nuclear, y precisamente en Río Negro están los mejores especialistas del mundo. Están en el Instituto Balseiro, en INVAP, en la Comisión Nacional de Energía Atómica. Ellos deberían haber sido consultados en lugar de convertir el tema en parte de la discusión electoral y, al final de todo un proceso serio, incluso podría haberse llevado el tema a una consulta popular. Lo que pasó con la central en definitiva nos embrutece como sociedad y es una muestra de que hace falta que los políticos se tomen las cosas en serio. Eso también es parte del cambio que proponemos para Río Negro.

Si se discutiera una ley del Conurbano bonaerense que genere una quita de fondos para Río Negro, ¿qué postura adoptaría en cuánto a este tema?

El Fondo del Conurbano es parte de una discusión más profunda que nos debemos los argentinos y que este gobierno habilitó, que es la del federalismo. En función de esa discusión hay que sentarse a ver muy bien qué es lo que le corresponde a cada uno y para eso está el Congreso, que ya no es una escribanía sino un ámbito de consenso en cada una de las leyes que se debaten. En este marco yo voy a defender a Río Negro, no buscando imponer un punto de vista sino trabajando para que nos pongamos de acuerdo en cosas que nos beneficien a todos. Un dato a tener en cuenta es que Río Negro está recibiendo fondos que este Gobierno decidió restituir a las provincias y que antes iban a Nación y que es una de las grandes beneficiarias del Presupuesto Nacional. Por ejemplo, según el proyecto para 2018, más de la mitad de los fondos que se destinan a la Patagonia son para Río Negro y los rionegrinos van a ser quienes más inversión directa nacional reciban por habitante.

¿Cuál es su análisis del resultado de las PASO?

Cuando arrancamos la campaña nos decían que íbamos a salir terceros o incluso cuartos, pero a medida que empezamos a caminar la provincia y hablar con los vecinos nos encontramos con una realidad distinta. Mucha gente por ahí no está de acuerdo con nosotros pero valora que la visitemos y que demos la cara, que propongamos construir juntos, e incluso pude ver muchas muestras de afecto, gente que te decía “ya es tarde para salir a la ruta, quedate a dormir acá en casa”. En función de ese ida y vuelta con la gente fuimos tomando confianza, creyendo que era posible algo distinto a lo que anunciaba el círculo rojo de la política y de los medios. Lo vimos en función de una demanda de cambio en la sociedad, que se está dando en todo el país. Los argentinos y los rionegrinos quieren seguir apostando por el futuro y no por la vuelta del pasado, de los mismos nombres de siempre. Puedo decir que estoy satisfecha con el resultado de las PASO, pero el desafío es ir por más. No sólo para el 22 de octubre sino pensando en 2019. El cambio está en marcha y tiene que llegar a la provincia.

Después de recorrer la provincia y hablar con la ciudadanía, ¿cuáles son las mayores demandas de los rionegrinos?

La primera demanda es la de mayor diálogo. Los rionegrinos quieren que los escuchen y que entre todos resolvamos los problemas. Hay una fuerte demanda de obras que se prometieron mil veces y que nunca se hicieron, por inoperancia o porque se robaron la plata. Por eso estamos terminando las rutas 22 y 23, el Gasoducto Cordillerano, las obras de saneamiento del Nahuel Huapi y de todo el Río Negro. Hay preocupación por el presente y el futuro de la fruticultura, que viene de una crisis de muchos años a la que antes no se le prestaba mayor atención y solamente se le daban medidas coyunturales. Esto hoy cambió y no sólo hay un diálogo abierto sino que desde Nación se está financiando y apoyando lo urgente y lo de fondo. También hay una demanda de trabajo genuino, que solamente vamos a poder solucionar creando las condiciones para que haya inversión productiva. Río Negro es una provincia donde está todo por hacerse y donde hay gente con el talento para hacerlo. La mayor responsabilidad del Estado es potenciar esas oportunidades.

¿Cómo observa el futuro de Cambiemos en la provincia?

Tenemos un enorme futuro porque hay una demanda real de cambio en la sociedad. Cada vez son más los rionegrinos que quieren cambiar, que quieren dejar atrás el tiempo en el que venía un iluminado y les decía qué hacer. Hoy los vecinos quieren ser partícipes, que los escuchen y que los inviten a tomar decisiones. Nosotros no creemos en los líderes sino en los equipos. En esta campaña me acompañó un equipo de lujo. Quiero destacar a mis compañeros en la lista, Sergio Capozzi, que a esta altura de su vida podría estar cómodo en su casa disfrutando de su familia y decidió involucrarse para que todos estemos mejor; Javier Acevedo, una persona de principios inquebrantables y una ética a toda prueba; Anabella Romano, una médica pediatra que está dando sus primeros pasos en política y que puso todo en la campaña. Nosotros somos la cara visible de un equipo, pero no somos los únicos y la verdad es que lo que pudimos construir tiene que proyectarse. Cambiemos es ese futuro. Muchas cosas que nuestros adversarios creen que son marketing en realidad definen nuestra forma de ver la sociedad. Cuando hacemos timbreos, o cuando elegimos las redes sociales para comunicarnos, lo que estamos mostrando es que nos importa el contacto directo con el vecino, que no estamos esperando que venga a un local partidario sino que vamos a buscarlo porque queremos que se sume al cambio, que no hace falta un puntero para hacer de nexo entre el vecino y la toma de decisiones. A partir de esta experiencia y de haber demostrado que se puede, tenemos la obligación de seguir trabajando juntos. Cambiemos surge y se fortalece porque los vecinos así lo demandan.