Carla Carrizo: “Es difícil pensar que se puede mejorar el presente y construir el futuro con los elementos del pasado”

La candidata a Diputada Nacional de Evolución, el partido de Martín Lousteau, tuvo un mano a mano con Julián Álvarez Sansone. En la entrevista habló sobre la recta final de estas elecciones legislativas, sobre el cambio de estrategia política, comparó éstas elecciones con las pasadas, y, como es nacida en Córdoba, brindó su opinión sobre la situación electoral que se presenta en esa provincia.

¿Qué expectativas tienen ustedes de cara a las próximas elecciones?

La verdad es que somos muy optimistas, pero tenemos un optimismo informado. Valoramos muchísimo el 13% que obtuvimos. Fue un voto positivo en el epicentro de la polarización. Hubo 250.000 porteños que nos eligieron. Tenemos optimismo y entusiasmo de cara a lo que viene. Nosotros competimos para representar a los porteños. Debemos consolidar el 13% y aumentar la masa de votantes que quieran acompañarnos.

En la primer etapa de la campaña se vio una estrategia electoral en donde se trató de criticar al gobierno actual de Larreta y de criticar y tratar de debatir con la candidata del oficialismo, Elisa Carrió. ¿Consideran que para esta segunda etapa de la campaña lo que deberán hacer es cambiar de estrategia y tratar de apuntar hacia Filmus, el candidato de Unidad Ciudadana?

Bueno, nosotros somos los mismos, pero tenemos que mejorar el modo de comunicar las cosas. Celebramos que hay fecha para el debate, que es el 11 de octubre. Y lo celebramos porque en este espacio defendimos que los debates sean obligatorios en la Argentina, tanto en elecciones presidenciales como en elecciones legislativas. La información electoral es un derecho de los ciudadanos, no una concesión de los candidatos. Creemos que debemos transmitir mejor qué es lo que defendemos y por qué competimos. A nosotros nos gustaría representar esta idea de construir el presente y el futuro. Es difícil pensar que se puede mejorar el presente y construir el futuro con los elementos del pasado. Nosotros debemos demostrar nuestra vocación por representar a la ciudadanía y defender los intereses públicos con mayor legitimidad y confianza que otras opciones como Unidad Ciudadana o el Frente Renovador.

En la elección pasada del 2015 habían sacado un número porcentual mucho más alto, pero a diferencia de ésta, en esa elección había un candidato menos que se disputaba los votos. ¿Consideran ustedes que la postulación de Tombolini y Florencia Arieto por 1País pudo haberles quitado votos?

Nosotros lo que estamos convocando es que la ciudadanía pueda votar eligiendo. A veces votar a quien no podría llegar a representarte es desperdiciar el voto. Es importante que el pueblo entienda quiénes pueden representarlos y quiénes no llegarían a hacerlo. Creemos también que dispersar ofertas electorales que no tienen posibilidades de llegar es tirar el voto a la basura. Apuntamos al voto útil, y sabemos que la disputa estará entre tres frentes. Creemos que la ciudadanía porteña tiene que dirimir sus preferencias entre los tres frentes más votados. Con esto, aclaro, no quiero quitarle legitimidad a ningún candidato, pero sí tratar de lograr un voto útil en la Ciudad de Buenos Aires.

Una última pregunta: usted que es nacida en la provincia de Córdoba y quizás tenga una visión más particular de lo que sucede en esa provincia. ¿Cómo explica usted que Córdoba no esté gobernada por Cambiemos, pero que, aún así, esa fuerza saque últimamente tanto caudal de votos?

Los electores de la Provincia de Córdoba son bastante parecidos a la Ciudad de Buenos Aires. Ahí la nacionalización de la política siempre fue muy fuerte. El kirchnerismo siempre fue débil en la provincia de Córdoba, aún con el peronismo gobernando. De todos modos, el kirchnerismo siempre tuvo un piso del 20%. Lo que pasó en Córdoba como lo que pasa en Capital es una fuerte nacionalización en el sentido de acompañar la idea de consolidar a un determinado espacio político. Vale aclarar que nosotros celebramos el resultado electoral del 2015, porque somos radicales, y ese partido forma parte de la coalición que hoy gobierna el país. También creemos que el gobierno debe interpretar correctamente los votos, porque le indican que “siga participando”.