A UN PASO… DE LAS PASO

Nuevamente invitamos a Claudia Catalín -Abogada (UNL),  especialista en gestión pública (UNR) en Derechos políticos y electorales (UBA) en Perspectiva de Género (OEA)- quien expone la experiencia de Santa Fe, primer provincia del país en implementar las PASO.

Si querés publicar en nuestra sección de invitados escribinos a [email protected]

A UN PASO… DE LAS PASO

Claudia Susana Catalín[1]

A días de las elecciones Primarias, Abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 13 de agosto, se alzan voces sobre costos, defectos, virtudes y eventuales reformas.

En la provincia de Santa Fe, la Ley 12.367, las estableció en el año 2004, luego de las experiencias con Ley de Lemas, que por cierto aunaron las voces a favor de terminar con un sistema que generaba resultados injustos -el que ganaba no era el mas votado- y provocaba confusión en el electorado -gran cantidad de sub-lemas, listas espejo, colectoras, etc.-

En nuestra provincia, el desempeño de las PASO ha dado los resultados esperados, se superaron los inconvenientes que se criticaban a la ley de lemas: el que gana es el mas votado, se eliminaron los sub-lemas, listas espejos y colectoras, y se observa que en general hay competencia dentro de los partidos o frentes, superando de este modo también otra de las cuestiones criticadas al sistema de internas de los partidos, donde una “mesa chica” definía las candidaturas, incluso en algunos casos “a dedo”.

Otra característica importante de la ley provincial es que permite que en el caso de elecciones de medio término, no se realicen las PASO en aquellas localidades donde no haya competencia. Por ello, luego de la oficialización de las listas, el Tribunal Electoral de la provincia, determina en cuáles no hay primarias y proclama a esos candidatos para competir en las elecciones Generales en forma directa.

Además, el legislador, estableció que los ciudadanos que no estuvieran interesados en participar en las PASO, podían hacer uso del derecho a excusarse del deber de votar, y en consecuencia no recibir sanciones por no asistir al acto comicial. Para ello, el trámite consiste en notificar esta decisión a la autoridad electoral hasta 48 horas antes del comicio. Al principio, este trámite burocrático requería hacerse presente en alguna comisaría y pedir la inclusión en los registros y posteriormente debía acercarse con el documento para que sea sellado como constancia, pero desde el año 2015 el trámite comenzó a realizarse en línea lo que permitió el acceso desde todo el territorio y sin necesidad de movilizarse: con una simple registración vía internet, y el posterior cruce de padrones, se excluye al elector del Registro de Infractores.

Esto permitió que realizaran el trámite  mas de 30.000 ciudadanos, lo que significó un extraordinario crecimiento y una mayor cobertura territorial en igualdad de condiciones, comparado con los últimos registros del año 2011, en el que solicitaron esta eximición, por la vía presencial y burocrática, aproximadamente 800 ciudadanos.

En el orden nacional, las PASO rigen desde el año 2009, por la Ley 26.571, pero aún votamos con Boleta partidaria o sábana, sobre y cuarto oscuro. Las críticas tienen que ver más bien con la gran cantidad de listas presentadas por algunos partidos prácticamente desconocidos, pero que percibirán jugosas sumas de dinero para imprimir sus boletas. Por el contrario, los partidos mayoritarios o sus alianzas son criticadas por la presentación de listas únicas sin competencia (transformando las PASO en una “encuesta” que paga el mismo estado).

Respecto del costo se debería primero revisar este aporte, utilizar la boleta única como la de nuestra provincia y Córdoba (el estado paga la impresión de boletas), establecer normas más estrictas para el financiamiento de partidos políticos y sus campañas, los plazos y modalidades de las mismas (incluyendo la utilización de publicidad de los gobiernos en ejercicio) así como la eficiencia de los gastos producidos desde los organismos electorales  y la transparencia de las contrataciones.

Digamos, además, que a nivel nacional no se cuenta con las herramientas que tiene la ley provincial en cuanto a no realizar las PASO cuando no hay competencia o la posibilidad del elector de excusarse de votar.

Pero como todo sistema, es perfectible y sabemos que las modificaciones al régimen electoral no son inocuas, en general se presume que de algún modo beneficiarán a quien las propicia.

Entonces, eliminarlas? Cuáles son las otras opciones?

Volver a la ley de lemas no parece ser una solución adecuada, tuvo el mérito de que la mayoría pidiera su derogación… Internas partidarias? En el estado actual de crisis de los partidos políticos parece que volveríamos al tiempo de la mesa chica eligiendo candidatos…Primarias cerradas o no obligatorias? Los países que las utilizan muestran baja asistencia de votantes, con lo que la definición quedaría en muy pocos con interés de participar… La solución no parece fácil, requiere estudio y análisis de causas y efectos.

Indudablemente en medio de un proceso electoral no pueden cambiarse las reglas de juego, y plantear sus defectos parece imprudente por los efectos colaterales que puede tener en el electorado: desánimo, descrédito, apatía y tal vez menor participación. Y fundamentalmente porque en la construcción y desarrollo de los procesos electorales, es necesario que exista seguridad jurídica que permita dar claridad y certeza a las actuaciones de todos aquellos que intervienen en un proceso electoral.

Las elecciones son vitales para la democracia, los ciudadanos deberíamos estar atentos a aquellos que por acción (denuncias infundadas, escándalos, avivadas o aprovechamientos del sistema) o por omisión (falta de legislación que mejore los problemas) afectan el desarrollo de esta herramienta que nos permite elegir representantes que tomen las decisiones políticas para vivir mejor.

Las PASO, son un ejercicio democrático que permite elegir entre los precandidatos partidarios a aquellos que competirán en las elecciones Generales, son perfectibles (como toda obra humana) y ya conocemos sus debilidades: sólo falta que los legisladores se ocupen de ellas y recuerden la necesidad de mejorar nuestras normas pasada la efervescencia del año electoral.

[1]              Ex Secretaria Electoral de Santa Fe. Miembro honorario del  Foro Federal de Organismos Electorales de la República Argentina.