“La UCR es la columna vertebral de Cambiemos”

En su oficina del Congreso Nacional, la Diputada Gabriela Burgos (UCR-Jujuy) recibió cordialmente al enviado de Elecciones Argentinas, Julián Álvarez Sansone. Con él, la Diputada habló de todo: de sus inicios en la política, de cómo influyó en ella la figura paterna del ex diputado y juez Benjamín Burgos, de la gestión de Gerardo Morales de Jujuy y del importante aporte que el radicalismo brinda a Cambiemos, la coalición gobernante.

Julián Álvarez Sansone: ¿Cómo comenzó usted a incursionar en la política? ¿Hace cuánto?

Gabriela Burgos: En su momento, con el discurso de Alfonsín no entendía lo que decía porque era chica. Él hablaba de la democracia, eso me fue gustando y atrapando, como siempre lo admiré es por eso que me incliné hacia los principios del radicalismo.

Comencé a militar cuando me recibí, cuando llegué a Jujuy después de haber estudiado en la Universidad Santo Tomás de Aquino en San Miguel de Tucumán. En el comité, comencé siendo miembro de la Comisión de Fiscales, donde capacitábamos en las elecciones a las personas para ser fiscales; la comisión se constituyó con un grupo de muchos jóvenes haciendo un cambio en la matriz de cómo fiscalizar. Esto fue para la elección del 2007, mutamos la concepción de la Comisión de Fiscales teniendo en cuenta que en una de las elecciones Gerardo Morales había perdido, todos nos habíamos acostado pensando que se ganó, pero no fue así, no teníamos respaldo en cuanto a los controles de la documentación que respalde los votos y eso fue una enseñanza muy importante que nos llevó a justamente armar un sistema para mejorar la fiscalización.

Entré como funcionaria al municipio capitalino, cuando este se recuperó quedando como nuevo intendente Raúl Jorge, en el medio con una disputa de quién había ganado; ingresé como Subdirectora de Desarrollo Humano. A los 4 años aproximadamente, me ofrecieron la posibilidad de estar junto a la lista con el Dr. Mario Fiad que renovaba como Diputado Nacional.

JAS: ¿Usted es hija del abogado, diputado y juez Benjamín Burgos? ¿Cree que eso influyó en su vocación política?
GB: Sí, entre otras ocupaciones él fue docente universitario. Influyó toda la educación que me dieron en mi casa, tanto mi papá como mi mamá. Durante esa época como juez, en ningún momento nos influyó (a ella y sus hermanos) en cuanto a una ideología política determinada. Tenía la firme convicción de que un juez no tenía que visibilizar su inclinación política y así lo hizo durante toda su etapa como juez; incluso recuerdo unas vacaciones donde nos fuimos a Chile y queríamos conocer el casino de allá. Él decía que no, porque un juez no debía entrar a uno, que quedaba mal moral y socialmente, con mi hermano nos quedamos con las ganas de conocer el lugar; son esas pequeñas anécdotas.

Cuando se jubila, ahí ya se inclinó o mejor dicho trasparentó su afinidad con los principios del radicalismo. De esa manera es electo diputado provincial y a la vez ejercía su profesión, era docente de la Universidad y deja de ser rector por falta de tiempo, pero continuó con la docencia.

JAS: ¿Qué consejo recibió de su padre o qué experiencia que él haya tenido le sirvió para llegar a donde está usted actualmente?
GB: Mi papá siempre nos daba consejos. En primer lugar, ser honestos. Nunca debemos hacer hacia el otro lo que no nos gustaría que nos hagan a nosotros, el honor es lo más importante que tiene una persona. El respeto hacia el otro, la tolerancia en las posiciones diferentes. Mi papá era de la idea que no hacía falta tener un papel para que quede constancia de las obligaciones, simplemente la palabra; creo que esos principios se relacionan con toda la vida. Inclusive creo que los tendríamos que dejar más asentados en lo que es la vida política, amo la política en sí porque creo que es la columna vertebral del funcionamiento de un Estado, pero que quizás por intereses mezquinos o por querer interpretar o ver en ella el mecanismo para el enriquecimiento personal se está denostando la verdadera función que tiene. Se remonta a la antigüedad, las polis eran como un universo para los griegos por ser algo trascendental dentro de ese conglomerado humano. Creo que es una responsabilidad de todos, de alguna manera directa o indirectamente, tenemos una responsabilidad hacia la sociedad.

Así que sigo apostando a eso, hay que humanizar a la política, respetarla sin verla como el medio para sobrevivir o “quedar parado” para el resto de la vida porque es un servicio que uno presta; la gente a través de su voto nos colocó en este lugar y nosotros tenemos la obligación de dar una respuesta a esa confianza.

JAS: ¿Cuáles fueron las claves de su discurso en la campaña anterior, cuando fue electa diputada nacional?
GB: Recordar los principios que me habían enseñado, las palabras y la educación que había recibido en mi casa, sin la ayuda de alguien que me pudiera asesorar en cuanto a cómo se debía realizar un discurso político. Soy docente y la forma de posicionarme ante mis alumnos es la que me ayudó quizás a poder enfrentar el discurso en una campaña, pero siempre lo hice desde el corazón.

Hubo momentos en donde se notaba mi euforia, en otros mi enojo hacia ciertas realidades que veía en ese trajinar de la campaña política. Bajo ningún aspecto utilicé maniobras como denostar al contrincante, sí visibilizar aquellos errores que veía, en ese momento, como oposición donde el “desgobierno” encabezado por la inoperancia de quien gobernaba la provincia que era Fellner y la colaboración para arruinar a los jujeños estaba en manos de Milagro Sala. Eso nos hacía ver la realidad, vivirla y transparentarla; además de no compartir obviamente las posturas de quien gobernaba la nación.

JAS: ¿Qué fortalezas y debilidades le encuentra a la gestión del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales?
GB: Se está trabajando mucho, la gente lo está comprendiendo y colabora directamente con el Gobernador de la provincia. Hablamos de alguien que tiene contacto permanente y cotidiano con la gente, sigue saliendo al interior de la provincia. Lo vemos reflejado esto en los hechos que se suscitaron a principios de este año con las inundaciones y el alud que tuvimos en Tumbaya, Bárcena y Volcán, donde desde la primera hora estuvo presente el gobierno a través de sus funcionarios. En todas y cada una de las reuniones para ayudar a la gente estuvo haciéndose cargo el Gobernador, eso hizo que todos los funcionarios ya sea del Ejecutivo y de los que no éramos también estuviéramos allí para ayudar a aquellos ciudadanos que habían perdido todo: sus casas, sus recuerdos, sus pertenencias, todo.
Gerardo Morales es la cabeza principal, recibe a toda la gente, es alguien que se abre a los que piensan como él y a los que no también, y hasta diría particularmente. Es una provincia que está abriendo sus puertas para afuera, consiguiendo convenios con países como China para hacer uso y explotar los recursos naturales que nosotros tenemos en la Puna Jujeña; eso habla de un gran compromiso e inversión con lo que tienen que ver las energías renovables. Apostamos a “un Jujuy Verde”, con un alto respeto hacia la naturaleza porque somos capital nacional de la Pachamama, ella tiene que ver con ese respeto a la Madre Tierra. Es por eso que tiene que haber una coherencia con todas y cada una de las políticas de gobierno.
En cuanto a las debilidades, va a costar mucho la reestructuración del tejido social. En las instituciones y los organismos siguen existiendo, porque vivieron durante muchos años, núcleos de corrupción; desterrar esa matriz en cada lugar va a costar y es lo que a veces impide seguir avanzando. La burocracia de la administración pública y personas que trabajan en ese ámbito, al igual que en el privado, ensucian la verdadera visión que se tiene de este nuevo gobierno. Creo que otra de las grandes debilidades es que no todos los funcionarios le siguen el ritmo al Gobernador, tiene un conocimiento detallado de lo que es Jujuy por los años de política. Es un animal político, conoce cada centímetro de la provincia y muchos no somos capaces de visualizar esa realidad. A veces los funcionarios se quedan en esta burocracia administrativa y eso detiene muchas veces el avance ante decisiones tomadas.
No le tiembla el pulso cuando ve alguna irregularidad, así se expresó con su decisión en temas particulares. Podemos sintetizar con que en Jujuy hoy hay Gobierno.

JAS: ¿Cómo describiría el aporte que le hace el radicalismo a Cambiemos?
GB: Es la columna vertebral, particularmente el radicalismo le dio la territorialidad que el PRO y el ARI no tenían. Asimismo, brindó su experiencia a nivel político<y de gestión, tanto sus errores como sus aciertos.

Sin lugar a dudas, creo que a nivel Congreso en los primeros meses de gestión , aunque ahora también, el Gobierno estuvo apoyado al 100% en los legisladores de la UCR; ya que muchos de ellos tenían una mayor experiencia legislativa.

Eso posibilitó también un funcionamiento que durante años no tuvo el Congreso, reflejado en los múltiples proyectos que salieron; a su vez, devolverle el sentido de gestión, de llegar a acuerdos y debatir, una dináminca que quizá en los últimos diez años no se había visto.