Buenos Aires la madre de las batallas, ayer, hoy y siempre

Estas elecciones de medio término se miden por múltiples variables, entre ellas la cantidad de bancas que cada agrupación pone en juego. Para tener un panorama exacto de esta medida debemos remontarnos a las elecciones Legislativas del año 2013, y no se puede empezar por otro lado que no sea Buenos Aires.

Ayer nomás

Cuadro 1. Resultados elecciones Diputados Nacionales 2013

Fuente: Atlas Electoral de Andy Tow

A primera vista podemos ver que el Frente Renovador (en 2015 devenido a UNA) es el actor que más pone en juego en las próximas elecciones, ya que en las elecciones generales del 2013 lograba casi un 44% de los votos superando por más de 10 puntos porcentuales de diferencia al oficialismo (FpV) provincial y nacional, adjudicándose 16 escaños.

En segundo lugar se ubicaba el FpV que sufría nuevamente ser superado en una elección de medio término como había ocurrido en el año 2009 (la Alianza Unión-Pro lograba el 34,68% contra el 32,18% del oficialismo), pero lograba retener las 12 bancas que ponía en juego.

El Frente de Izquierda conseguiría su primera banca en el distrito, después de haber rozado por milésimas su obtención en el año 2011.

En tercer y cuarto lugar encontramos dos alianzas que hicieron debut y despedida, pero la pregunta es. ¿Dónde jugaron el Pro, la UCR, la Coalición Cívica y el resto de los miembros de Cambiemos?

Cuadro 2. Integración partidaria de las Alianzas

Fuente: Atlas Electoral de Andy Tow

Como podemos observar de la foto del 2013 poco quedaba en 2015, el FIT y el FpV son la alianzas que mayor estabilidad demostraron en los últimos años, y camino a las próximas elecciones 2017 aún es inseguro decir que el sello electoral que gobernó la provincia vuelva a presentarse.

Por su parte, el Frente Renovador devendría en UNA en 2015, pero incorporando a uno de los socios principales de la alianza Unidos por la Libertad y el Trabajo (ULT), por lo cual su número de bancas a defender podría subir de 16 a 18.

La otra alianza que desaparece es el Frente Progresista Cívico y Social, que se dividiría básicamente en dos en 2015, perdiendo la parte “Cívica y Social” para ser simplemente “Progresistas”. Cambiemos en la provincia entonces toma parte de esta alianza (UCR y CC), parte de Unión con Fe (Fe) y ULT (Demócrata Conservador), ¿pero dónde está el Pro? Para obtener la respuesta no queda opción que bajar a ver los nombres de los legisladores que ponen sus bancas en juego.

Presente (el momento en que estás)

Cuadro 3. Diputados Nacionales electos en 2013 y bloque que integran

Fuente: Atlas Electoral de Andy Tow y Cámara de Diputados de la Nación

El Pro tanto en 2011 como en 2013 introduciría candidatos en distintas alianzas, lo que llevaría a que el partido perdiera la personería jurídica en 2014 en la provincia por no competir dos elecciones consecutivas. En 2013 particularmente la alianza sería con el Frente Renovador, donde introduciría tres candidatos en puestos que lograron bancas. Sin embargo, tanto Gladys González como Girabaudo renunciarían a sus bancas, cediendo involuntariamente bancas a suplentes del palo de UNA. En resumen, concretamente Cambiemos deberá defender tres bancas este 2017 (Martínez, Alfonsín y Gutiérrez).

Si bien como mencionamos previamente al Frente Renovador se le incorpora parte de ULT para formar UNA en 2015, también pierde bancas ante el alejamiento de Giustozzi; por lo cual deberá retener 12 bancas (una elección de alrededor de los 30 puntos porcentuales para lograrlo) y no las 16 o 18 pensadas inicialmente.

Mañana es mejor

Yendo a los nombres propios, UNAS es el frente que cuenta con el candidato tal vez de mayor peso que buscaría renovar banca, Sergio Massa, a esto hay que agregar una posible alianzar con otro peso pesado como es Margarita Stolbizer de Progresistas.

En estos espacios hay candidaturas previsibles, como seguramente Pitrola por el FIT, todo lo contrario al FPV y Cambiemos, alianzas que tienen un panorama complejo por delante, así que no puede descartarse que haya primarias competitivas en estos espacios.

Al peronismo le sobran nombres fuertes para competir en la provincia, Cristina Fernández, Daniel Scioli, Julián Domínguez, Fernando Espinoza, Florencio Randazzo, son tal vez los que suenan más fuerte, pero la lista continúa. La complejidad está en el momento de fragmentación que vive el espacio y que no se ha podido resolver de forma interna, por eso las primarias no pueden ser descartadas.

A Cambiemos se le suma la complejidad de no tener candidatos de peso a la vista, por lo cual Vidal será el actor central de la campaña. Es cierto que para conseguir los tres diputados que pone en juego sólo debería lograr un 7% u 8% de los votos, pero sería un mal antecedente de cara al 2019 y resignaría la posibilidad de lograr aunque sea un Senador. Por lo pronto Vidal ya abrió el paraguas y aseguró “No es el fin del mundo perder una elección”.