¿De qué hablamos cuando hablamos de Boleta Única de Papel?

Luego de que el bloque de senadores del Frente para la Victoria decidiera postergar el debate del proyecto de Reforma Electoral que incluía (entre otras cosas) el uso de la boleta única electrónica, el oficialismo ya comenzó a analizar la implementación de la boleta única de papel. Así lo manifestó el propio Presidente Mauricio Macri cuando fue consultado al respecto: “puede ser una alternativa para ahorrarles un gasto a los partidos políticos, garantizar transparencia y evitar el robo de boletas”.
Podríamos debatir por qué no consideraron esta opción como el paso natural de la boleta partidaria que habría generado (quizás) menos resistencias entre los gobernadores peronistas, pero el tema que motiva este artículo es hacer una breve descripción sobre los modelos de boletas únicas usados actualmente en nuestro país, ya que son los ejemplos a los que solemos recurrir cada vez que planteamos una alternativa al fundamentalismo tecnológico que muestran algunos defensores del voto electrónico.

¿Cómo vota Santa Fe?
Desde el año 2011, la provincia ha incorporado la Boleta Única como sistema de elección de las autoridades tanto provinciales, municipales como comunales.
A pesar de su denominación, se trata de cinco boletas, una por cada categoría en juego: Gobernador-Vice, Diputados Pciales., Senadores Pciales., Intendentes municipales y miembros de las comisiones comunales
Cada una de ellas ofrece toda la oferta electoral de esa categoría, estando diferenciadas con un color determinado, para que le sea más fácil la identificación al votante.

urna-sta-fe,color
Una vez en la cabina de votación, el elector tiene una papeleta con la foto de cada candidato, el nombre completo, el partido ó fuerza política a la que representa y un casillero en blanco para marcar la opción deseada, con un bolígrafo que le es entregado en la mesa de votación junto con las boletas. No hay opción para el voto en blanco. Basta con no marcar ningún casillero para que sea computado de esa forma.
La Secretaría Electoral de la provincia es la encargada de realizar el sorteo de las ubicaciones de los partidos y sus listas en las boletas únicas, tanto para las PASO como para las elecciones generales.

¿Cómo vota Córdoba?
A partir del año 2011 la provincia comenzó a utilizar la Boleta Única de papel, a la que denominaron Boleta Única de Sufragio, con excepción de las localidades de La Falda y Marcos Juarez que desde un año antes decidieron utilizar el voto electronico para la elección de autoridades.

Los cargos electivos en juego se agrupan en la boleta en cuatro categorías: Gobernador y Vice, legisladores provinciales, legisladores departamentales y miembros del Tribunal de Cuentas.

boleta-votacioncordoba-2015
La diferencia con el modelo santafecino, es que toda la oferta electoral se presenta en una única papeleta. El orden en que los candidatos/agrupaciones se presentan es producto de un sorteo público, realizado por el Juzgado Electoral, para evitar así conflictos y garantizar igualdad de competencia a todos los candidatos.
El método de selección es similar al modelo Santa Fe: el votante debe marcar la opción deseada en el papel. La diferencia con la boleta santafecina es que la cordobesa le permite al votante la opción de elegir por “Boleta Completa” y por “Voto en Blanco”.

¿Qué ganamos con este tipo de sistemas?
Garantizamos equidad en la competencia. El Estado le entrega al ciudadano toda la oferta electoral el día de la elección, asegurando así la presencia de todas las agrupaciones políticas en la mesa de votación.
Se termina de esta forma con el robo y la falsificación de boletas, con los negocios privados de impresión de las mismas, etc. Ademas, se pone fin a la distorsión de la oferta porque terminamos con las listas espejos, los acoples y demás vicios que permite la boleta tradicional.
Aseguramos transparencia del proceso, porque la boleta única de papel usada en la mayor parte del mundo con sistemas electorales más complejos que el nuestro, a diferencia de la boleta electrónica no requiere un conocimiento técnico especial por parte del votante sobre su funcionamiento y auditoria.
Todo lo que quiere el Presidente.

¿Da lo mismo implementar un modelo u otro?
No. Porque la forma en que la oferta se le presenta al votante, favorece determinadas acciones, obstaculiza otras, impactando por lo tanto en las agrupaciones que compiten.

cuadro-comparativo

En resumen
Si el oficialismo se encuentra receptivo, por decirlo de alguna forma, a la utilización de la boleta única de papel, sería una buena oportunidad para estrenarla a nivel nacional en las próximas elecciones legislativas de 2017, por los tiempos que demandaría su puesta a punto, porque se facilita el diseño al haber menos cargos en juego en comparación con una elección presidencial y creemos ademas, que lograría la venia de aquellos gobernadores que se mostraron reticentes a la incorporación de tecnología.
Sabemos que ningún sistema de votación es perfecto pero como ya hemos manifestado en otros artículos, debemos trabajar sobre las debilidades del actual sistema de boleta tradicional, rescatar sus fortalezas y aprender de la experiencia nacional e internacional.
Todos los expertos informáticos consultados durante los debates de comisión tanto en la cámara baja como en la alta, objetaron la incorporación de tecnología para la emisión de sufragio, proponiendo en cambio que la misma sea utilizada en otras etapas del proceso de votación, por ejemplo, para el escaneo de telegramas al centro de cómputos.

La integridad del voto no puede ponerse en duda por hacer “más ágil y moderna” la jornada electoral. No podemos perder de vista que el único conteo que tiene validez legal, es el conteo definitivo.
El otro, sólo es un ansiolítico.

Patricia De Vita