Stolbizer: “Todavía queda mucho por hacer sobre el financiamiento de la política para poder garantizar transparencia y equidad en la competencia partidaria”

StolbizerrrrLa ex candidata presidencial y actual diputada nacional por el GEN, Margarita Stolbizer, conversó extensamente con nuestro investigador Nicolás Cereijo sobre el primer mes de gobierno de Macri y los desafíos que se vienen. Destacó que, si bien tiene expectativa de cambio en materia de corrupción y mayor transparencia, se requiere de un trabajo conciente, a largo plazo, que va de la mano de un mayor compromiso de la ciudadanía.

Nicolás Cereijo: Se cumple un mes de gestión del nuevo gobierno y ya se han vivido situaciones vibrantes. Una de ellas es la triple fuga, que tiene como trasfondo las redes de corrupción de fuerzas de la seguridad con complicidad de actores de la sociedad civil y hasta clubes de fútbol mediante la vinculación con barras bravas. Usted lleva consigo muchas denuncias contra la corrupción siendo una de las más resonantes la causa Hortesur… ¿cree que con el nuevo gobierno la situación va a cambiar? ¿Qué medidas recomienda para encarar esta problemática?

Margarita Stolbizer: Tengo una expectativa positiva respecto de la voluntad que el nuevo gobierno va a poner para cambiar esta situación. Pero está claro que se necesita voluntad, acciones y también una sociedad mucho más comprometida en erradicar la corrupción, los sistemas de privilegios, conflictos de interés, etc.

Es necesario pensar hacia atrás en la acción de la justicia de manera eficaz, ágil, independiente y transparente. Y el Poder Ejecutivo debe cooperar, enviando información, documentación, presentándose como querellante, etc. También la realización de auditorías en los diferentes sectores gubernamentales será importante. Pero además es imprescindible poner en marcha normas y políticas destinadas a la prevención para evitar, a futuro.

NC: ¿De qué manera?

MS: Por ejemplo: ley de acceso a la información pública, fideicomiso ciego para el manejo del patrimonio de los altos funcionarios (este gobierno tiene demasiados empresarios con negocios personales que no deberían confundirse con la administración de los fondos públicos); funcionamiento de la Oficina Anticorrupción y organismos de control de manera autónoma y con personas ajenas al gobierno; marcos regulatorios, etc. Otro tema sobre el que hay mucho por hacer es en financiamiento de la política. Y reformular las exigencias en materia de declaraciones juradas que disminuyeron en los últimos años.

NC: En otro orden, un hecho que causó cierto resquemor fue la designación por parte del presidente Macri de un gabinete con figuras provenientes mayormente del sector privado. En una entrevista reciente en el programa Código Político (TN), Beatriz Sarlo advierte el peligro de nombrar gente sin preparación previa como funcionarios del Estado. Más allá que en Argentina, a diferencia de otros países como Francia, no está asentada la idea de carrera académica para funcionarios públicos de alto rango…  ¿cuál es su postura al respecto?

MS: No es malo en sí mismo que una persona del sector privado llegue al público. Debe tenerse en cuenta siempre la idoneidad (capacidad técnica, a eso se refiere Sarlo, en Francia los funcionarios salen de escuelas especiales de formación político-administrativa) y la integridad. Es necesario deslindar con mucha claridad los potenciales conflictos de intereses. Ese es el riesgo que vemos con algunas designaciones de este gobierno. Ejemplo: para las áreas de gestión de puertos se designan como funcionarios a empresarios que tienen intereses en esa cuestión. El conflicto existe,  ¿cómo lo van a resolver? Es un tema delicado que debe anticiparse. Sin prejuicio, pero con mucha transparencia.

NC: En una reciente entrevista a nuestro sitio, la especialista Paula Clerici señalaba que los decretos de Macri “fueron más bien para marcar la cancha”. Usted como dirigente política, ¿cómo analiza el tema? ¿Está de acuerdo con las críticas que marcan que en campaña prometieron un republicanismo que en la práctica como gobierno no lo hacen?

MS: Hay que poder diferenciar el análisis generalista que se hace de los DNUs. Son una herramienta constitucional y no está mal su uso. Pero debe darse la situación de excepcionalidad que marca la Constitución, o sea, la necesidad y la urgencia. Y están vedados para algunas materias. El Presidente puede perfectamente usarlos pero no puede hacerlo para designar los miembros de otro de los poderes del estado. O no puede hacerlo en materia vedada como es lo penal, lo tributario, lo electoral. Además de la consideración jurídica también está la política que también requiere un equilibrio. El Presidente usa hoy los decretos porque está el Congreso de receso y porque no tiene mayorías parlamentarias. No es objetable. Pero si lo es, no dialogar al respecto de lo que se va a hacer con las otras fuerzas políticas y pretendiendo dar señales de autoridad, tensar los límites del sistema republicano.

NC: Si bien en un primer momento el Presidente convocó al resto de los candidatos presidenciales a sumar propuestas, en la práctica se observa que los principales lugares de decisión son ocupados por dirigentes del Pro dentro de la alianza Cambiemos. ¿Cómo analiza esta situación?

MS: Lo veo natural. En ningún momento el diálogo tuvo en agenda la ocupación de cargos por parte de la oposición. Sí deberían darse espacios en los organismos de control a los fines de dar señales claras de transparencia y fiscalización.

NC: Para finalizar, el 2015 evidenció falencias en el sistema electoral que requieren de una modificación. Justamente, tanto del gobierno nacional como desde algunas provincias comenzó una convocatoria para llevar adelante una reforma electoral. Paula Clerici nos señalaba que las prioridades a tratar son: “la discusión acerca de una autoridad electoral independiente del poder ejecutivo y el fin de la boleta sábana horizontal.” ¿Está de acuerdo con estas propuestas? ¿Sugiere algo más?

MS: Estoy de acuerdo con esas propuestas y también con ese orden de prioridades. El gobierno ya prepara una convocatoria a los partidos para comenzar a dialogar. Insisto con que también el tema financiamiento debe ser parte de la agenda de prioridad. Hay que retomar los objetivos que alguna vez se fijaron y se bastardearon en la ejecución de los acuerdos y las normas: transparencia y equidad en la competencia. Para eso es fundamental incluir la reglamentación de la publicidad oficial, el rol de los medios de comunicación y un pacto político partidario que respete esos principios.