Santa Fe avala la reforma electoral nacional

urnasssssssssEl director de Reforma Política y Constitucional de Santa Fe, Oscar Blando, manifestó su apoyo al debate sobre la reforma advirtiendo la necesidad de que sea el Estado quien maneje los datos electorales.

 

Aval de Santa Fe a una reforma electoral nacional

Diario La Capital
5 de enero de 2016

 

El gobierno santafesino saludó ayer la decisión de la Casa Rosada de abrir en los próximos días un debate nacional en torno a una reforma del sistema electoral, al tiempo que advirtió sobre la necesidad de que, en caso de avanzar hacia un esquema electrónico de votación, el mismo quede en manos del Estado y no de “una empresa privada”.

“El gobierno provincial ve con beneplácito la idea de debatir una renovación política-electoral en la Argentina, que comenzaría a mediados de enero”, enfatizó el director de Reforma Política y Constitucional de Santa Fe, Oscar Blando, respecto del reciente anuncio de la administración de Mauricio Macri.

La Nación tiene decidido iniciar a mediados de enero una ronda de consulta con los gobiernos provinciales, las universidades, ONG y partidos políticos para consensuar un proyecto de reforma del sistema de votación.

“En principio, vamos por la boleta única electrónica (BUE). Contamos con los ejemplos de aplicación en Salta y la ciudad de Buenos Aires. Habrá que ver si es con un esquema de gradualidad, pero la meta es poder sufragar de ese modo”, había anunciado el viernes pasado el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio de Interior, Adrián Pérez.

Si bien Blando le hizo un guiño a esa iniciativa, rápidamente centró la atención en el siempre controvertido manejo de los datos electorales. “Proponemos que sea el Estado y no una empresa privada la que formalice eso”, indicó.

Tras instar a “no privatizar las elecciones”, el funcionario advirtió que los cambios a implementar en ese sentido demandarán tiempo. “El proceso debería ser parcial, porque es imposible imponer en un año la boleta única electrónica. Por ejemplo, podría comenzar en 2017, en una parte de los comicios legislativos previstos para ese año”, agregó.

Asimismo, Blando hizo hincapié en que “una reforma política en serio es algo más que discutir su sistema de votación”, razón por la cual propició la materialización de “acuerdos que permitan avanzar con un mejor esquema de representación, como también acordar reglas esenciales que rijan el proceso democrático”.

Una reforma a la ley electoral, según la Constitución Nacional, requiere de una mayoría calificada de la mitad más uno de los miembros de la Cámara de Diputados (129 votos) y no una mayoría simple. Por eso, Macri deberá redoblar la articulación de consensos.

El jefe del Estado había prometido durante la reciente campaña que las pasadas serían las “últimas elecciones” con el actual esquema de votación en caso de triunfar en las urnas, ya que impulsaría la BUE en todo el país, como en su momento puso en práctica en la Capital Federal.

En Santa Fe, el oficialismo presentó el año pasado en Diputados un proyecto de ley que incorpora la denominada boleta única digital (BUD) al proceso electoral. La propuesta de Eduardo Di Pollina, que respalda Blando, apunta a sumar tecnología aún inédita en los comicios locales, de la mano de un sistema que garantice rapidez, seguridad e integridad del voto. Y aspira a la soberanía política ya que elude la transferencia de las competencias de los poderes públicos a empresas comerciales.

Otro objetivo que persigue la reforma propuesta por la Nación es el ordenamiento del cronograma electoral, “respetando la autonomía de las provincias pero con menos cantidad de comicios separados al año”, argumentó Pérez.

Al respecto, Blando subrayó: “Es un tema complejo. No es posible unificar el sistema de convocatoria a elecciones de todas las provincias porque cada distrito tiene la facultad de hacerlo. Sí podrían ser coincidentes en determinados períodos”.