Tucumán dialoga: propuestas para la reforma política de la provincia

logoIzquierdaEn el marco del proceso impulsado por el Gobierno de la provincia, “Tucumán Dialoga”, que tiene como objetivo la discusión respecto de una reforma política que surja a partir de la participación del conjunto de los actores de la sociedad civil, nuestra iniciativa, que tiene como principal meta consolidar la democracia en nuestro país, ha sido invitada a presentar propuestas con dicho fin.

En este sentido, el 22 de diciembre estaremos participando en la 3er mesa de dialogo (la 1era fue realizada el 3 de diciembre y la 2da el 10) y presentando los lineamientos de una reforma integral del sistema político provincial, que incluye modificaciones al órgano de administración y gestión del proceso, al contencioso electoral, financiamiento, difusión y publicidad, capacitación, tipo de boleta de sufragio, etc. La propuesta tiene como premisa la simplicidad y complementariedad con aspectos positivos actuales, para evitar la necesidad de una Reforma Constitucional.

Sin embargo, antes de proponer cualquier modificación integral debemos tomar en cuenta que se debe apuntar en primera instancia solucionar la fragmentación de la oferta electoral, ya que en las últimas elecciones provinciales hubo distritos donde los electores tenían la opción de votar por más de 100 boletas.

Por más que se modifique la gestión o el sistema de emisión de sufragio, si primero no se resuelve esta situación, los problemas organizativos seguirán perpetuándose.

Las PASO como herramienta para descomprimir los acoples en las Generales

Constitucionalmente los Partidos Políticos son actores fundamentales de la democracia nacional, con la función de contribuir a la representación política de la ciudadanía y de competir para cargos públicos electivos. La función de representación se satisface a través de la organización partidaria según afinidades en cuanto a ideas, intereses, propuestas y liderazgos. Sin embargo, el sistema actual provincial ha favorecido una extremada fragmentación de la oferta partidaria, en particular para los cargos colegiados, a partir de que la Constitución provincial posibilita los denominados “acoples”.

En este sentido, con el objeto de incentivar una mayor coordinación de las elites políticas, desalentando la fragmentación de la misma, y sin necesidad de reformar la Constitución, recomendamos la modificación de la Ley N° 5454 (Régimen Orgánico de los Partidos Políticos), reemplazando el artículo 41, determinando que para la nominación de candidatos a cargos públicos provinciales, municipales y/o comunales de acceso electivo, los partidos políticos, frentes y/o alianzas electorales deben participar de elecciones Internas, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias; aun cuando exista sólo una lista inscripta para participar en ella. Asimismo, complementando, la modificación del artículo 27 de la Ley nº 7.876 (Régimen Electoral de la Provincia), el cual establecería: Los partidos políticos, frentes o alianzas electorales, podrán celebrar el acuerdo previsto en el artículo 43, inciso 12º, de la Constitución de la Provincia, para apoyar a una única fórmula de candidatos a Gobernador y Vicegobernador y/o a un único candidato a Intendente de un partido, frente o alianza distinto, una vez que tales candidaturas resulten oficializadas, tras la celebración de la elección interna exigida en la Ley Nº 5454.

El modelo de PASO sería similar al aplicado a nivel nacional y replicado por numerosas provincias, incluyendo un umbral bajo (1,5% o 2%) que desincentive la participación fragmentada de las agrupaciones políticas, considerando que en distritos como Famaillá en la categoría Concejales de más de 100 listas participantes sólo 8 superaron el 2% de los votos. Asimismo, tomando en cuenta la aplicación de las PASO nacionales para la elecciones de Diputados, no podemos dejar de destacar que los recientes comicios del 25 de octubre sólo participaron 4 listas (7 en las PASO), el número más bajo en la historia de la provincia (ha tenido un promedio histórico de más de 10).

Consideramos que la aplicación de PASO, demarcando la imposibilidad de acoples en las mismas, permitiría desalentar la fragmentación de la oferta electoral y entregaría incentivos para la coordinación inter e intra-partidaria.

Finalmente, una reforma constitucional debe implicar cuestiones mucho más amplias que la simple modificación del sistema electoral; asimismo, ha sido modificada hace menos de 10 años. Consideramos que se debe ser creativos institucionalmente para solucionar el problema actual, sin recurrir al llamado de una asamblea constituyente.