Uruguay y los debates presidenciales intermitentes

URU

Desde que la República Oriental del Uruguay recuperó la democracia en el año 1985, siete presidentes han sido elegidos por voto popular, y aunque con algunas intermitencias y particularidades, los debates presidenciales forman parte del ejercicio democrático del vecino país, en las últimas tres décadas.
A continuación, ensayaremos una línea de tiempo que nos permitirá ver cómo evolucionó esta práctica de comunicación del otro lado del Río de la Plata.

1989 Año del Debut

Aunque con algunas reglas un tanto restrictivas, el primer debate entre candidatos a la Presidencia se concretó ese año entre Jorge Batlle (Partido Colorado) y Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional). En esa oportunidad, y como dato distintivo, por pedido de ambos equipos de campaña, los exponentes no podían tener papeles sobre los atriles, ni gráficos para apoyar su alocución.
Vale mencionar, que ese mismo año, ambos candidatos habían tenido una primera experiencia en la Universidad Católica del Uruguay, donde habían debatido sobre educación. Ese antecedente, le había permitido al candidato del Partido Nacional y a su equipo de asesores, medir la repercusión de ese primer encuentro a traves de una encuesta telefónica, cuyos resultados mostraron una leve ventaja sobre el candidato colorado.
Finalmente, el 1° de Marzo de 1990, Luis Alberto Lacalle asumió la Presidencia de la República.

1994: El que gana, Sí debate.

Ese año, los principales candidatos que competían por el Ejecutivo Nacional, Tabaré Vázquez por el Frente Amplio, el oficialista Juan Andrés Ramírez Turrell del Partido Nacional y el ex Presidente Julio María Sanguinetti por el Partido Colorado (y favorito en las encuestas) aceptaron asistir al debate presidencial.
El encuentro fue realizado en la Universidad de la República y debido a que los candidatos rechazaron la idea que el moderador fuera un periodista, la moderación fue realizada por el entonces rector de dicha Institución, Jorge Brovetto.
Sanguinetti, quien lideraba las encuestas y lejos de dejar su silla vacía, sostenía que en un debate “se muestran las características de cada candidato además de confrontar temas importantes”.
El 1° de Marzo de 1995, el partido Colorado, nuevamente de la mano de Sanguinetti, llegaba al poder.

1999: Se cortó la racha

Jorge Batlle, por el oficialista Partido Colorado, quien ya había participado en un debate presidencial en el año ´89, diez años después y ahora liderando la intención de votos, no aceptó participar de un nuevo debate presidencial con el candidato frenteamplista, Tabaré Vázquez, a quien tampoco le entusiasmaba demasiado la idea de debatir.
Poco repercutió en el electorado esta decisión, ya que el 1° de Marzo del año 2000, Batlle le aseguró a su partido cinco años más de gobierno y asumió como Presidente de la República.

2004: Tabaré NO debate

Queda dicho desde ahora: no voy a dar debate. Cuando dentro de algunos meses me vuelvan a preguntar ya saben que de ese tema no voy a hablar más“. Estas fueron las palabras del candidato por el Frente Amplio, Tabaré Vázquez, que cumplió a rajatabla.
Esta reticencia de comunicar sus propuestas de gobierno en el contexto de un debate público con el resto de sus oponentes, no tuvo ningún costo político para él.
La ciudadanía le dio su apoyo, consagrándolo Presidente de la Republica. Asumió el cargo el 1° de Marzo de 2005, rompiendo con 174 años de bipartidismo, dominado por los partidos Colorado y Nacional. Fue histórico.

2009: Sillas Vacías

Luego de 15 años y a pesar de los intentos de varios medios de comunicación para concretarlos, recién en el año 2009, Uruguay tuvo un nuevo debate entre candidatos a la Presidencia. Se concretó en el contexto del programa periodístico “Uruguay Decide”.
En esa oportunidad y sin la presencia del candidato del oficialismo José “Pepe” Mujica, ni la del ex Presidente y nuevamente candidato por el Partido Nacional Luis Alberto Lacalle, aceptaron debatir el resto de los candidatos a la presidencia.: Pedro Bordaberry del Partido Colorado, Raúl Rodríguez de Asamblea Popular y Pablo Mieres del Partido Independiente.
El encuentro fue transmitido en vivo y en directo por la Red Uruguaya de TV color, que tiene cobertura en todo el país y por Radio Montecarlo, la emisora de mayor audiencia nacional.
De esta forma, Uruguay retomaba la tradición de los debates presidenciales, que hacía más de una década había abandonado.
La elección de ese año, le dio el triunfo nuevamente al oficialismo y Pepe Mujica asumió la Presidencia de la República.

2014: Ausente y con Aviso

Luego de las idas y venidas de los candidatos, finalmente la Asociación Nacional de Broadcasters del Uruguay (ANDEBU) fue la organizadora del último debate presidencial. En esa oportunidad, fueron seis los candidatos presidenciales que dijeron presente, con excepción, una vez más, del Frente Amplio y su candidato Tabaré Vázquez, quien lideraba las encuestas. El ex Presidente prefirió transmitir el programa de gobierno en las giras por el interior del país, y en contacto con la ciudadanía, según manifestó en varias oportunidades. Una excusa conocida de este lado del charco, que hemos escuchado por parte del candidato oficialista Daniel Scioli. Países hermanos, nos dicen. Y lo que se hereda, no se roba.
El encuentro de ANDEBU recibió muchas críticas por el carácter comercial con el que se encaró la organización y transmisión del evento y ademas porque no fue un debate propiamente dicho, sino que se eligió un formato que no permitía realizar preguntas, donde los candidatos hablaron de los temas que ellos consideraron pertinentes, sin que fueran interrumpidos, cuestionados y/o rebatidos por el resto de los oradores. Los analistas, por el carácter expositivo del encuentro, lo llamaron “Ateneo” más que debate presidencial.
Finalmente y por tercera vez consecutiva, el Frente Amplio sería el ganador de las elecciones presidenciales de ese año. Tabaré Vázquez asumía por segunda vez el cargo de Presidente, el 1° de marzo de 2015.

Lo que la ley no obliga…

Siguiendo la línea de tiempo vemos las intermitencias que mencionábamos al inicio de este artículo, con respecto a la práctica de los debates presidenciales en Uruguay.
A partir del año 1994, ya no fue posible organizar un encuentro de esas características que lograra convocar a todos los presidenciables.
Ya sea que fueran organizados por instituciones educativas ó por medios de comunicación, públicos ó privados, se cumple una vez más la premisa “el que gana, no debate”. Y esto sucede porque no hay una legislación que obligue al candidato a presentarse públicamente a exponer y discutir sus propuestas de gobierno y sobre todo y fundamentalmente, porque tampoco el electorado se lo exige.
Si miramos Brasil, que tiene una larga tradición en materia de debates, también vemos intermitencias, pero a diferencia de lo que sucede en Uruguay, allá son una institución muchísimo más consolidada y la no concurrencia al debate paga cierto costo político-electoral (1).
El ciudadano uruguayo, tal como sucede en Argentina, no castiga al candidato frente a la no concurrencia al debate público. Entonces, ¿para qué debatir?.
Se pueden ensayar muchas respuestas. Una de ellas podría ser que, ir o no al debate con el resto de los candidatos, de ninguna manera puede quedar supeditado a la voluntad de los mismos, sino que deben entenderlo como una obligación, independientemente de que haya una ley escrita que se los exija, porque es un derecho de la ciudadanía contar con la mayor cantidad de elementos de juicio al momento de ejercer su voto.
La madurez política se alcanzará cuando aun no teniendo una ley que los obligue a debatir, ninguna silla quede vacía.

Patricia De Vita

1-Recomendamos artículo: “La experiencia de los debates presidenciales en Brasil. Una institución en consolidación”, por Patricio G. Talavera.