Apuntes sobre la nueva carta abierta de Stolbizer a Cristina

margaritaLa candidata a Presidente por Progresistas, Margarita Stolbizer, redactó una carta abierta dirigida a Cristina Fernández de Kirchner, luego de sus dichos en la 32° cadena nacional del año, a la que calificó como “un recurso público usado para la descalificación, el autoelogio y la estrategia de disimulo de problemas y sospechas”.  Margarita se basó centralmente en cuatro puntos: la muerte del joven militante Ariel Velázquez en Jujuy, la investigación contra las mafias, la corrupción y la violencia de género.

Notas relacionadas: Progresismo: Espacio en Construcción

En relación al primer punto expresó:

“En el afán de esclarecer el hecho, le ha preocupado más la afiliación partidaria del joven muerto que expresar solidaridad a familiares y amigos. Cuánto podía importar si militaba para el radicalismo o para el FPV? Expresó usted el dolor por la acusación que se hacía a la Tupac y no tuvo ni una palabra para Ariel.”

Con un fuerte repudio a la violencia y la muerte, Margarita recordó su rol militante y denunció que “Ariel militaba con la juventud radical y tuvo que afiliarse a la Tupac para que le permitieran estudiar junto a ellos.”

Luego remató con dureza: “Sus palabras sonaron a insulto no solo para quienes lo conocieron sino para todos quienes hemos asumido con orgullo esa condición, como tantos otros, de nombre desconocido.”

En segundo lugar se refirió a la investigación de las mafias, en relación a las declaraciones de Cristina haciendo referencia a Macri y su relación con el contrato de cloacas que produjera en 1989 la destitución del entonces Intendente de Morón Rousselot. Al respecto, Stolbizer dijo:

 

“En ese tiempo yo era concejal y tuve a mi cargo la acusación del funcionario por las serias irregularidades en un contrato que beneficiaba al hoy Jefe de Gobierno de la CABA. Yo peleaba en aquel tiempo, como lo hago ahora, contra las mafias disfrazadas de prolijos empresarios que se aprovechan de la inescrupulosidad de los políticos para hacer negocios.”

 

Luego agregó: “le escribo, entonces, desde la autoridad que me concede haber combatido la ilegalidad en aquel momento con el mismo ahínco y convicción con que hoy lo hago para que se investiguen las sociedades de su familia, como Hotesur.”

Finalmente, vinculó dicha denuncia con el pasado de Cristina:

“Lo que quiero recordar es que por esa época, Mauricio, como Daniel y usted misma, eran los aplaudidores de la década y del gobierno menemista, de la depredación social y el inicio de nuestra degradación moral.”

 

Vinculado con el anterior eje,  agregó la problemática de la corrupción, señalándola como matriz del gobierno kirchnerista. Hizo la siguiente denuncia:

 

“Destaco el empeño para poner de manifiesto con nombres propios a todos los empresarios que han resultado beneficiarios de obra pública durante su gobierno. Resulta entretenido ver entre ellos familiares y amigos, apellidos que se repiten, etc. Pero la sustancial diferencia que existe entre unos y otros, no es la relación de amistad o alguna foto que pudieran compartir. El titular de Austral Construcciones es nada menos que su socio (no quiero arriesgar ahora sobre otra condición de la que también estoy convencida). Lázaro Báez no solo ha ganado licitaciones y se ha enriquecido sin tener antecedentes previos al gobierno de su marido, sino que es con quien la familia Kirchner comparte sociedades, negocios, propiedades. Es al mismo tiempo un empresario investigado por lavado de dinero en cuatro países, quien le ha devuelto en ganancias a su patrimonio personal por el pago de habitaciones en sus hoteles. Digamos que no es lo mismo que los otros.”

Para finalizar hizo mención a la violencia de género en un párrafo contundente:

“No quiero terminar sin llamar la atención sobre otro sentimiento que me motiva a escribirle. Después de la masiva movilización del NiUnaMenos, lo cierto es que hoy tenemos Una menos! Qué es lo que está esperando para involucrarse frente a la violencia de género, que se ha llevado a más de 300 mujeres en un año dejando a más de 400 niños y niñas sin mamá. ¿No le parece que estamos requiriendo una acción más contundente, una preocupación y ocupación (como a usted le gusta) para impedir el progreso de una estadística tan desgraciada?”