Si yo fuera Vicepresidente “eliminaríamos por completo el impuesto a las ganancias para todo trabajador bajo convenio” – Giordano

GiordanoJuan Carlos Giordano es precandidato a vicepresidente por la Lista UNIDAD del FIT (Frente de Izquierda de los Trabajadores). En entrevista con Argentina Elections habló sobre sus principales propuestas haciendo hincapié en las problemáticas que sufre la clase obrera, a saber: precarización, trabajo en negro y desocupación. Además se refirió a unidad de la izquierda auténtica, distinguiéndose de otras propuestas “progresistas” o de centro-izquierda y criticó a la otra lista interna – la que lleva como precandidatos a Del Caño y Bregman – por hacer campaña para deslegitimar la figura de Altamira.

Argentina Elections: ¿Cuáles son las principales propuestas de la Lista UNIDAD del FIT en lo que respecta al trabajo?

Juan Carlos Giordano: En primer lugar, eliminaríamos por completo el impuesto a las ganancias para todo trabajador bajo convenio. Además, cobraríamos un impuesto a las ganancias mucho más del 35% – que es lo que existe ahora y que muchas veces no se cobra – para la renta financiera y para todas las transacciones bancarias que este gobierno – que supuestamente se dice nacional y popular – los tiene eximido.

Otra de las cuestiones que merece un urgente tratamiento es la precarización laboral, la cual denunciamos que el gobierno facilita, favorece y aplica. Por ejemplo, tanto en el Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada como en Economía de Kicillof, la mayoría de los trabajadores son contratados, esto es, precarizados.

De esta manera, queda evidenciado que el primer empleador de trabajo en negro o precarizado es el Estado Nacional, conducido por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner que a su vez es apoyada por el actual precandidato presidencial Daniel Scioli.

AE: ¿Qué medidas concretas piensan contra la precarización?

JCG: Queremos una ley que la prohíba y que detenga automáticamente a todo empresario multinacional o grande que lo practique. Además, les daríamos facultades a todas las comisiones internas o cuerpos de delegados para que fiscalicen la modalidad de trabajo.

Desde el FIT le declaramos la guerra completa a la precarización laboral. Es una vergüenza que a doce años de poder kirchnerista, en un gobierno que se proclama nacional, popular y que dice que la redistribución de la riqueza va hacia la clase trabajadora, justamente el 40% de éstos trabajan en negro o de manera precaria.

AE: ¿Qué puede decirnos en relación a los piquetes y cortes de calle como modalidad de protesta?

El piquete no es de la izquierda sino que es un método histórico de la clase obrera, de los trabajadores. Suele ocurrir debido a la falta de respuesta de las empresas en conflicto y con ello la necesidad de hacer llamar la atención, para que tome vía pública y así generar alguna instancia de diálogo.

Pongo como ejemplo el reclamo de los trabajadores de la Línea 60, que luego de 35 días lock out patronal, es decir, vaciamiento por parte de la empresa Monsa S.A. que se quedó con los subsidios millonarios que recibe del gobierno nacional (lo mismo sucede con los ferrocarriles). Además decidió despedir a casi 50 trabajadores y perseguir a los dirigentes que son opositores o independientes a la burocracia de la UTA y con la complicidad del Ministerio de Trabajo. Como se ve, a los trabajadores no les quedó otra opción que cortar la Panamericana.

Por lo tanto, históricamente desde la izquierda respaldamos todos los métodos de lucha de los trabajadores y más aún cuando es justa.

AE: En los últimos paros nacionales la izquierda ha fomentado la participación activa de los trabajadores. Ello le llevó las críticas desde sectores oficialistas que argumentaban que apoyaban a dirigentes como Moyano y Barrionuevo, como así de éstos últimos que intentaban deslegitimar el corte a los principales accesos a la ciudad. ¿Cuál es su postura al respecto?

JCG: En los paros generales, la izquierda muchas veces corta un carril para hacer visible una voz distinta a la burocracia sindical, que muchas veces llama a paros aislados y no le da continuidad a ningún plan de lucha. Desde la izquierda se adopta esta forma de protesta, a los fines de que el paro sea activo y con el principal objetivo de que el reclamo tenga una voz pública. Si tomamos el caso del último paro nacional, nosotros no creemos que deba terminar allí sino que vemos la necesidad de reclamar por un paro de 36 horas con movilización para derrotar el plan de ajuste del gobierno.

Esta es la postura no solo de la izquierda sino de los trabajadores en lucha. Esto ocurre porque la burocracia sindical no responde a las bases. Por ejemplo, cuando en una asamblea se decide manifestar pero la burocracia se vende, no queda otra que salir a hacer visible la cuestión. Por eso apoyamos la democracia sindical, las asambleas.

Retomando el conflicto de los trabajadores de la línea 60, nosotros propusimos un paro general del transporte como medida de apoyo. Días atrás tuvimos un encuentro en el Hotel Bauen con más de 700 sindicalistas que apoyan nuestra lista y allí estuvieron justamente los compañeros de la línea 60. Desde aquí apoyamos y fomentamos el fondo de huelga.

AE: Una de las críticas que suele circular es que los diversos partidos de izquierda no se unen y por ello no pueden competir exitosamente en elecciones presidenciales. ¿Qué opina al respecto?

JCG: Creo que la izquierda auténtica está unida. La decisión se tomó allá en el 2011 cuando se conformó el FIT, lugar donde confluyen los partidos más importantes de la izquierda a nivel nacional. Los miembros fundantes son: Partido Obrero (PO), Izquierda Socialista (IS) y PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas).

Esta unidad se ha ampliado y hoy en día se incorporaron los compañeros de Pueblo en Marcha, de la Darío Santillán y hemos recibido el apoyo, que saludamos, del dirigente jujeño Carlos “Perro” Santillán” – Municipales de Jujuy – y también de dirigentes sindicales de importancia como Daniel Yofra, Secretario General de la Federación de Aceiteros, que logró romper el techo salarial del gobierno y de las patronales logrando el 36% en las paritarias.

El resto de las fuerzas no lo consideramos de izquierda en el sentido estricto porque, por ejemplo, los compañeros del MST estuvieron trabajando en un proyecto de centro izquierda con Pino Solanas, que se fue con Carrió y ésta terminó con Macri o con Luis Juez en Córdoba, que también terminó con el actual Jefe de Gobierno. Esas expresiones entendemos que son nocivas para la izquierda.

Por otra parte, los compañeros del Nuevo MAS nunca quisieron compartir el FIT. De manera que la izquierda está unida en el FIT y la Lista Unidad, que encabeza Jorge Altamira, es una lista que proclama más unidad al interior del FIT. Por eso, cuando los trabajadores y jóvenes que voten al FIT llamemos a que lo hagan por la Lista Unidad.

AE: ¿Qué piensa sobre la propuesta de Nicolás del Caño de debatir con Jorge Altamira?

En el lanzamiento de la fórmula Altamira-Giordano – el pasado 5 de junio en un acto masivo en el Micro-estadio de Ferro – dijimos que nuestro objetivo no era competir en las PASO del FIT y justamente lamentamos ir con dos listas. Nuestro objetivo es competir contra los candidatos del ajuste: Scioli, Macri y Massa. En todo caso, teníamos que hacer un gran esfuerzo para que la izquierda pueda debatir con esos candidatos patronales.

Nunca consideramos que nuestra lista iba a tener como centro de debate a la lista que encabeza Del Caño o las diferencias internas del Frente. Lamentablemente los compañeros del PTS, con la fórmula Del Caño – Bregman, mitad de su campaña es dirigida contra Altamira y la lista Unidad del FIT. El debate que ellos plantean busca dirimir las diferencias internas del Frente cuando nosotros consideramos que eso es nocivo para el FIT. Por lo tanto, llamamos a los compañeros a enfocar la campaña contra los candidatos patronales del sistema, porque eso es lo que debe hacer la izquierda, y más la izquierda revolucionaria como nos planteamos desde el FIT.

AE: Para finalizar, ¿a qué se debe el crecimiento que la izquierda viene teniendo en los últimos años?

JCG: El FIT viene haciendo grandes elecciones desde su constitución. Primero 600.000 votos en 2011, y luego 1.300.000 en 2013 que nos permitieron ingresar con tres diputados nacionales. Hemos logrado importantes diputaciones en más de ocho provincias. Por ejemplo en Córdoba 3 diputados provinciales, una banca más en CABA y 2 en Neuquén. Esta enorme performance está demostrando, en primer lugar, que hay una decepción con los partidos tradicionales: el PJ en sus distintas variantes, el PRO, UNEN, la UCR y la centro izquierda. Ese repudio se ha canalizado en gran parte hacia el FIT.

En segundo lugar es una muestra de que el FIT crece entre los trabajadores, más aún en lo que comprende el sindicalismo combativo y la juventud. También en el ámbito universitario, gobernando en la FUBA y en diversos centros de estudiantes donde “La Cámpora” no pudo triunfar.

Pero fundamentalmente creemos que el voto al FIT se debe a la unidad que hemos conquistado. Nos votan donde hay candidatos jóvenes, adultos, luchadores. Justamente, el compañero Del Caño ha salido diputado nacional por Mendoza, cuando nadie lo conocía, justamente por la unidad de la izquierda. En resumen, grandes elecciones con candidatos conocidos o no, por eso es vital la unidad de la izquierda con el objetivo de construir una alternativa real para los trabajadores.