Elecciones Porteñas: buen debut de la Boleta Electrónica y errores en el conteo provisorio

Después del “tortuoso camino” que tuvo que atravesar la Boleta Única Electrónica, llegó el día de su debut y cumplió con las expectativas en lo que respecta al momento de votación. Según un sondeo de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires más del 93% de los porteños no tuvo inconvenientes para votar y el 68% consideró que el sistema es más ágil que la boleta de papel.

En este sentido, como habíamos anticipado, a la hora del sufragio la BUE tenía las de ganar ya que “la maquina es bastante intuitiva y en CABA la mayor parte de la población tiene acceso o utiliza elementos como un cajero automático o un celular táctil; asimismo, la amplia presencia de fiscales y autoridades electorales capacitadas ayudaría a saldar posibles errores de la máquina”.  Asimismo, las posibles contras (demoras para votar y ausentismo de autoridades de mesa) no sucedieron o fueron correctamente contenidas.

Cerrada la votación los ojos estaban puesto en las posibles interferencias en la trasmisión de datos provisorios que habían sido pronosticadas días previos; y aquí es donde la empresa MSA cometió un descuido grave, que por la medianoche demoró un conteo que venía siendo muy ágil (a las 10 pm ya se contaba con más del 90% de las mesas escrutadas).

La página web donde se daban a conocer los resultados contenía errores en el total de votantes de 4 comunas (la 2, 3, 13 y 14) lo que llevó a que en alguna de ellas el número de votantes superara al de electores habilitados. El problema sería subsanado pasadas las 3 de la mañana, momento en el que se reanudaría el conteo hasta llegar a casi el 99%

caba

Seguramente estos errores no afectarán el conteo definitivo que realice la Justicia, el cual se basa en los certificados impresos de cada una de las mesas de votación; asimismo, la gran diferencia de votos entre los distintos candidatos ayude a que este descuido pase desapercibido; pero es grave que un servicio tan caro cuente con errores tan básicos que pueden poner en tela de juicio algo tan trascendental como es el resultado de una elección.