Balotaje en la Ciudad de Buenos Aires: Más que un ECO

ecoEl domingo 19 de julio, finalmente se realizó el balotaje en la Ciudad de Buenos Aires, entre los dos candidatos más votados en la primera vuelta: Horacio Rodríguez Larreta del PRO y Martin Lousteau de ECO. Por una diferencia de apenas de 3 puntos, se consagró ganador el binomio del PRO Larreta-Santili, logrando el 51,6% de los votos.
Argentina Elections estuvo presente en el bunker de ECO durante toda la jornada.
Compartimos aquí algunas impresiones.

Bunker

Llegamos al Palais Rouge a las 18hs. Al igual que en las elecciones anteriores, este fue el sitio elegido por la troup de ECO como bunker de campaña. Un sitio para convenciones y eventos, ubicado en el barrio de Palermo.
Al llegar al 2° piso, nos encontramos con un amplio salón, con algunas mesas y un catering abundante para que amenicemos la espera. Todos los medios de prensa, tanto de radio como de televisión, ya estaban apostados en el salón y transmitiendo en vivo todo lo que iba sucediendo en el lugar. En un sector estaban dispuestas cinco pantallas, sintonizadas en distintos canales, que eran, por el momento, las únicas que nos brindaban algún tipo de resultado de boca de urna.

Todo transcurría con normalidad, hasta que a las 19hs. la pantalla de C5N nos dejó mudos.

Se leía “LARRETA 50%-LOUSTEAU 49%”. Todos nos agolpamos frente a los televisores. Hacia 10 minutos habían pasado una entrevista de Diego Santilli donde decía estar confiado, porque llevan entre 8 y 10 puntos de ventaja. Párrafo aparte para las encuestadores, quienes fallaron en sus predicciones una vez más. Todas daban entre 10 y 15 puntos de diferencia entre las dos fórmulas. pantallas
¿Qué pasó con los que pedían no hacer el balotaje?. ¿No era que presentarse era una pérdida de tiempo, teniendo en cuenta que los 20 puntos de diferencia de la primera vuelta eran irreversibles?.
En otra de las pantallas, mostraban al bunker del PRO en Costa Salguero, con la militancia agitando globos pero no se notaba la euforia de otras veces. Ahí supimos que estábamos ante una elección muy reñida y que podía presentar alguna sorpresa.

Los primeros en hablar

A las 19:30hs. los primeros en subir al escenario fueron el candidato a Vice Jefe de Gobierno, Fernando Sanchez, acompañado por el electo legislador, el socialista Roy Cortina.

sanchez-roy
No podían disimular la alegría de saberse tan cerca del triunfo. Sanchez, agradeció al electorado porteño y a todos los fiscales que por ese momento, todavía se encontraban trabajando en el escrutinio. “Se trata de una elección tremendamente disputada y pareja”, sostuvo. Y repitió varias veces la palabra “paciencia”.
A esa altura, el bunker ya era una fiesta. Estaba colmado de invitados, militantes radicales y socialistas con banderas y bombos, familiares y amigos de los candidatos que no pararon de lanzar cánticos celebrando la elección y chicaneando al rival. Dos de los que más sonaron fueron “Macri, decime qué se siente, tener a Guga en la Ciudad” y el otro “A donde están, a donde están, los que decían que nos íbamos a bajar”, en clara alusión a todos los que presionaron desde distintos sectores, para que ECO no se presentara al balotaje, aduciendo los costos del mismo, la amplia diferencia lograda por el PRO en primera vuelta y fundamentalmente, para no “complicarle” la campaña presidencial a Mauricio Macri, obligándolo a posponerla 15 día más.
Por el bien de la democracia y las instituciones, desoyeron a todos y todas y cumplieron con lo que la ley establece.

Euforia

Pasadas las 20hs., la mayor parte de los canales, mostraban a Horacio Rodríguez Larreta festejando el ajustado triunfo. A esa altura, se habían escrutado casi el 98% de las mesas y los resultados ya definitivos lo daban ganador, por la módica diferencia de 3 puntos.

guga
El resultado final de la elección fue: PRO 51,6% vs. ECO 48,4%. Con un porcentaje histórico de votos en blancos que alcanzó el 5%.
En el bunker de ECO todo era alegría. Entendían que habían hecho una gran elección, enfrentando a un rival que usó todo el aparato del Estado para posicionar a su candidato, inclinando la cancha como suele suceder en estos casos. Recordemos que el oficialismo de la Ciudad, destina $ 2 millones diarios en publicidad de gobierno. A pesar de esto, casi casi, pierden el lugar que los vió nacer.
A las 20:30 hs., Martin Lousteau se hizo presente en el salón y subió al escenario. Lo secundaron buena parte de su equipo, entre los que destacamos a su compañero de fórmula Fernando Sanchez, Roy Cortina, Graciela Ocaña, Carla Carrizo y Manuel Garrido. A su derecha, el único precandidato presidencial presente, por el espacio “Cambiemos”, fue el radical Ernesto Sanz y su Vice, Lucas Lach, intentando tal vez, capitalizar este triunfo. Elisa Carrió, optó por no estar en la Ciudad el día de la elección. Tampoco estuvo presente la precandidata de “Progresistas” Margarita Stolbizer, con la que el candidato de ECO tiene una muy buena relación, aunque sí estaba cerca del escenario, su agente de prensa, Laura Echezarreta.
Lo primero que hizo Lousteau fue reconocer públicamente la derrota, felicitar al ganador del PRO, con el que ya se había comunicado telefónicamente para transmitírselo, según nos dijo.
Fue un discurso correcto, por momentos eufórico, donde agradeció el apoyo de los votantes y la confianza en sus propuestas, comprometiéndose a hacer “una oposición responsable”. Tuvo también palabras de agradecimiento para con los cientos de voluntarios y fiscales que trabajaron desde las PASO hasta el día del balotaje.
Llamó a rescatar “el valor de la transparencia y la ética en la administración pública” y tal como lo dijo durante toda la campaña “vamos a seguir haciendo propuestas, planteando prioridades y señalando lo que nos parezca reñido con la ética”.
Al terminar su discurso, se abrazó con todos sus compañeros, cantó con la militancia y antes de bajar del escenario, se fundió en un abrazo con su mujer, la actriz Carla Peterson.

Cuando el que gana es el segundo

Si bien el nuevo Jefe de Gobierno de la Ciudad de Bs. As. es Horacio Rodríguez Larreta, ECO ganó en 9 de las 15 comunas, en muchas de ellas revirtiendo el resultado de la primera vuelta. El caso de zona sur es el ejemplo más notorio. 

ECO se convierte asi en la segunda fuerza electoral del distrito, con presencia en la Legislatura, que ahora queda conformada en tres grandes bloques mayoritarios (PRO, ECO y FPV). Nuevamente el PRO gobernará sin mayoría propia, debiendo construir consensos.
También hay que tener en cuenta que el resultado de la elección lejos está de los números históricos del PRO en su bastión. Recordemos el balotaje entre Macri y Filmus del año 2011, donde el líder del PRO obtuvo un respaldo del 64,25% del electorado, contra el 35,75% de su rival del Frente para la Victoria.
Si bien el PRO se mantiene desde hace 8 años en el ejecutivo de la Ciudad, viene perdiendo votos elección tras elección. Y creemos que los resultados del balotaje, obligaron y obligan a ajustar clavijas de cara a la elección nacional. Cuál será realmente el rol de la UCR en ese armado?. Cómo lograr la integración del peronismo no kirchnerista?, son algunas de las cuestiones para trabajar.
El discurso kirchnerizado de Macri, luego de la elección, pareció ser una clara señal de esos ajustes. Habrá otros seguramente, Duran Barba mediante.
En lo que respecta a Martin Lousteau, hizo tambalear el domingo el castillo de naipes amarillos construido en la Ciudad.
Tal como lo mencionó el día de la elección, en política el partido arranca con el resultado, al revés que en el futbol.
Es un candidato joven, preparado, con proyección si se lo propone, no solo a nivel porteño, sino a nivel nacional, al que algunos definen como un tecnócrata carismático. Un candidato típico para el elector porteño, que si bien tuvo un paso fugaz (pero no menos controvertido) por el kirchnerismo, parece que esto no le jugó demasiado en contra. De todas maneras, sabe que parte de ese 48% que cosechó, son votos del Frente para la Victoria, pero cuando se lo consulte sobre este tema, dirá que “los votos no son de los candidatos ni de los partidos, sino del ciudadano”.
Corta la bocha o San de acabó, como prefieran llamarlo.

Patricia De Vita
Politóloga