Nuevos desafíos electorales: la paulatina implementación de la BUE

BUEEl próximo domingo 5 de julio se realizarán las elecciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se elegirán tres categorías: Jefe y Vicejefe de Gobierno, Legisladores y Comuneros. La gran novedad será la implementación de la Boleta Única Electrónica (BUE) como sistema de votación. A continuación, el Lic. Nicolás Cereijo comenta sobre las posibles ventajas y desventajas de una modalidad que llegó para quedarse.

Fuente: Revista “Democracia & Elecciones”, Número 2, Julio 2015

Nuevos desafíos electorales: la paulatina implementación de la BUE

La Boleta Única Electrónica (BUE) es la principal apuesta en materia tecnológica que se viene produciendo en Argentina. No obstante ello, la búsqueda de mayor transparencia muchas veces choca contra los prejuicios propios de una sociedad que aún registra un alto grado de desconfianza sobre la política en general.

Es por eso que este artículo pretende mostrar ventajas y desventajas de la BUE, partiendo del caso piloto que fue la provincia de Salta y de cara a su utilización en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A su vez, se muestra que el cambio tecnológico constituye un aporte importante para reformar la cultura política, que todavía lleva la marca del clientelismo.

Contexto nacional y uso del sistema tradicional de boletas múltiples

Desde 1983, con el retorno definitivo de la democracia, en Argentina se vienen desarrollando elecciones de manera ininterrumpida. Pero a contramano de lo que sucede en la mayoría de los países del mundo, su sistema de elección es el tradicional de “boletas múltiples”. En él, el elector ingresa a un cuarto oscuro donde se encuentra con las listas de papel de los candidatos por partido.

Este sistema, que mayoritariamente sigue usado, tiene inconsistencias fundamentalmente debido a lo que puede denominarse la “picardía” de los fiscales o punteros políticos. Con algunos ejemplos se pretende explicar mejor la situación.
El robo de boletas es muy común y por lo general lo realizan los partidos que, debido a sus recursos, logran tener gente propia en todas las mesas de votación a diferencia de sus pares chicos, cuya presencia es considerablemente menor.

Otro de los puntos críticos es el recuento final de votos. No solo por la lentitud del escrutinio, sino también por las características particulares de ciertas zonas donde un partido tiene hegemonía y ejerce una actitud intimidante al resto de las fuerzas. El claro ejemplo son los “punteros” políticos pertenecientes mayormente al peronismo, en territorio del conurbano bonaerense o Gran Buenos Aires. Aquí la relación es desproporcional, a tal punto que un municipio como La Matanza, la población es superior a la de otras provincias como Tierra del Fuego o La Rioja.

Primeros avances: la reforma política iniciada en 2009

Desde 2009 se viene impulsando a nivel nacional una importante reforma política. Entre las principales conquistas están: el voto joven y la implementación de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

En el primero, la ley marca que los jóvenes tienen el deber de votar desde los 16 años (antes era desde los 18), mientras que en lo que refiere al segundo punto, afortunadamente la gran mayoría de las provincias se adecuaron al régimen de las internas abiertas. Vale decir que esta modalidad también fue incorporada por algunos municipios.

Ahora bien, en Argentina lo que no prima es un desarrollo conjunto. Así se observan provincias que crecen mientras que otras se quedan. Las únicas cuatro que modificaron la forma de votación son: Santa Fe, Córdoba, Salta y Caba. Mientras que las dos primeras comenzaron a utilizar el sistema de Boleta Única, las dos últimas, como veremos, lo hacen con la Boleta Única Electrónica (BUE).

La implementación de la BUE

La primera cuestión para tener en cuenta es que no se trata de un voto electrónico, dado que aquí la máquina tiene la función de una impresora, siendo la boleta quien contiene el chip. Esta misma se sigue depositando en la urna.

La provincia de Salta ya ha realizado sus elecciones PASO y generales. La ONG Poder Ciudadano estuvo presente observando el comicio en donde la totalidad de la población votó con la BUE.

A continuación se presentan fortalezas y debilidades que la ONG Poder Ciudadano2 realizó luego de observar el desempeño de las PASO en la provincia norteña.

Fortalezas:

• Rapidez en el escrutinio de mesa.

• Cuando el recinto de votación dispone de dos máquinas para una misma mesa electoral, el proceso de votación resulta ágil dado que puede haber dos electores votando simultáneamente sin que se formen largas filas de votantes a la espera de su turno.

• Evita que las actas de escrutinio sean confeccionadas con errores.

• Permite y mantiene el escrutinio provisorio.

• Sortea las tensiones propias de los fiscales partidarios por interpretar la validez o nulidad de un voto.

• Otorga a los electores la posibilidad de verificar su propio voto, permitiendo la comparación de la impresión de la boleta con la información contenida en el chip.

• Elimina algunas de las viejas prácticas políticas como el “voto cadena” y el “robo de boletas”, los cuales permitían controlar la voluntad de los electores y/o entorpecer el acceso de determinadas fuerzas políticas.

Debilidades:

• Desconfianza partidaria sobre la auditoría del código fuente. Consenso del arco político opositor sobre la escasa o nula transparencia en la publicidad de estos mecanismos de control y revisión.

• Perdida de privacidad de los electores con dificultades para votar. Si bien el sistema de BUE es de operación simple, las múltiples candidaturas puestas en juego durante estos comicios exigía un conocimiento previo de la oferta electoral y su consiguiente capacitación. Hubo ciudadanos que requirieron de ayuda y ésta se efectuó en algunos casos sin una distancia prudente como para preservar el secreto del sufragio. La accesibilidad del sufragio debe garantizarse con el ejercicio individual del voto, es decir, por sí mismos, evaluando en casos extremos la participación de terceros. Si bien en nuestras observaciones no se detectaron grandes problemas en este punto, conviene reiterarlo para que no se naturalicen determinadas prácticas en el control del sufragio.

• Fragilidad de la fiscalización partidaria al momento del escrutinio de mesa. Se observó que en general los fiscales no demandaron el monitoreo de lo impreso en cada boleta, sino que las BUE eran leídas con mucha rapidez en la mayoría de los casos.

• Principio de la universalidad del voto. La introducción de la BUE representa un cambio cultural que exige tiempo y adaptación. Si bien este principio se aplica a cualquier cambio de sistema, resulta importante remarcarlo, ya que de no darse paulatinamente la incorporación de tecnología en la emisión del sufragio puede excluir a un importante porcentaje del padrón electoral.

El caso porteño

En CABA se implementarán por primera vez durante las próximas elecciones del 5 de julio. Lamentablemente la BUE arranca con un prejuicio negativo no por el sistema en sí (del cual hay un gran desconocimiento) sino por la impericia de la dirigencia política.
En primer lugar por decir que se iba a implementar para las PASO y luego, a último momento, volver atrás y postergar su debut para las generales. A su vez, en lugar de realizarse de manera gradual – como ocurre en la mayoría de los lados y más aún cuando implica un cambio tan grande (justamente en Salta se hizo por parte) –, aquí el total del padrón votará con la BUE en su primera experiencia.

Hay preocupación debido al poco conocimiento por parte de la población. Si bien es cierto que se están llevando adelante programas muy interesantes como “Mi voto mi elección”, a cargo de profesionales o estudiantes universitarios, es todo muy reciente y el tiempo apremia. Para colmo, no todos tienen acceso a esta capacitación.

A pesar de ello, es importante señalar que se da un importante paso con la implementación de la BUE. A continuación enumero alguno de sus puntos fuertes:

i) Transparencia electoral

En la búsqueda de garantizar herramientas que le otorguen mayor transparencia al acto electoral, a continuación se detalla los puntos fuertes de la BUE, siempre en términos comparativos con el sistema tradicional de múltiples boletas.

• Garantiza la presencia de todas las listas: Mientras que tradicionalmente sucedía a menudo el robo de boletas, con la BUE todas las listas tienen asegurada su presencia en el comicio. Aquí además vale aclarar positivamente que dentro de la BUE, en la opción “Lista Completa” queda garantizada la visibilidad de aquellos partidos políticos que no superaron el umbral electoral de las PASO en todas las categorías. Así se dispuso en la acordada electoral 17-15 del Tribunal Superior de Justicia donde en su Artículo 2 del anexo, señala: “Si una agrupación política no presenta candidato en alguna categoría figura en blanco el sector correspondiente a la foto y se indica que no tiene candidato en la categoría en cuestión”.

• Visibilidad de las listas: Mientras que en el sistema tradicional el orden de ubicación muchas veces es intencionalmente ubicada de tal manera que puede inducir al votante indeciso (por ejemplo el partido con mayor presencia ubica sus listas en el centro o donde la persona suele ubicarse para empezar a ver). Con la BUE, esto no ocurre dado que la información electoral de los distintos candidatos que se presentan a la elección por los diferentes partidos se muestra de manera aleatoria, lo que permite una igualdad en la visualización de los partidos, tanto los mayoritarios como los minoritarios. Esto evita la incidencia sobre el elector indeciso. Además, la información sobre las distintas boletas partidarias se presenta en una misma pantalla, permitiendo una visualización general y amplia de todas las opciones electorales.

• Garantía al elector: Esto se da ya que el elector tiene la posibilidad de verificar su propio voto, permitiendo la comparación de la impresión efectiva de la boleta con la información contenida en el chip.

• Voto “cadena”: Esto es, el tradicional “puntero” político da en forma de dádiva a sus “clientes” los sobres con la lista de su partido adentro para que el voto sea introducido en la urna. Con la BUE esto automáticamente se elimina dado que el votante no puede ingresar con otra cosa que no sea la boleta en blanco, impidiendo la introducción de boletas falsas.

• Escrutinio: Las dos principales ventajas de la BUE son la rapidez en el escrutinio de mesa y que evita errores en confección de actas de escrutinio y resultados ya que se realiza a través de la misma terminal.

ii) Mayor participación de los partidos políticos

A continuación se enumeran algunas cuestiones que alientan a la participación de un mayor número de partidos políticos.

• Orden de las boletas: Frente a la ubicación intencional de listas que se producía en la forma tradicional, sumado al pilón de boletas que muchas veces presuponía cantidad de votos, la BUE plantea un importante beneficio que es el orden aleatorio de aparición de listas y candidatos.

• Fiscalización: Si bien se mantiene, cosa fundamental que celebramos, con la BUE los partidos “chicos” pueden estar más tranquilos dado que no hay posibilidad de “robo” de boletas.

iii) Ventajas de su correcto uso

• Tiempo de votación: Mientras que en el sistema tradicional se producían, en muchos casos, largas colas para votar, con la BUE es mucho más ágil dado que existe la posibilidad de que el recinto de votación disponga de dos máquinas para una misma mesa electoral. Así, el proceso de votación resulta ágil dado que puede haber dos electores votando simultáneamente sin que se formen largas filas de votantes a la espera de su turno.

• Cuarto oscuro accesible: En ambos casos está garantizado el voto de personas con capacidades diferentes. Además, para personas con poca o nula visión, la máquina cuenta con modo asistido en donde el elector que tuviese alguna capacidad diferente pueda por medio del seguimiento a través de una voz en off que indica un número por cada opción electoral, ejercer su derecho al voto sin necesidad de estar acompañado por otra persona. Asimismo cuenta con vista de alto contraste para aquellas personas que sin ser no videntes, poseen alguna dificultad visual. Esto logra una mayor integración y autonomía de personas con capacidades diferentes, evitando que necesiten ser acompañadas en el momento de la votación. Permite en cada terminal el voto accesible.

iv) Otras ventajas

Desde el punto de vista del cuidado del medio ambiente representa un importante avance debido a la reducción de impresión de papel.

A modo de conclusión

El presente trabajo representa una defensa de todo sistema que permita una mayor transparencia electoral. En este caso es la BUE. Lamentablemente, la clase política Argentina no tiene una buena imagen con lo que este tipo de medidas no se asocia a sus buenas propuestas sino que se percibe más bien como algo espurio.

La idiosincrasia pesa y mucho. A pesar de ello, estas mejorías deben sostenerse en el tiempo, siendo los partidos políticos quienes deberían procurar avanzar en su consolidación, abandonando picardías en busca de un sistema electoral más confiable. Va más allá de un cambio de forma de votación. Se trata también de un cambio cultural a largo plazo.

También la falta de diálogo y de planificación puede perjudicar. Por ejemplo, los electores salteños y porteños votan de una forma para sus elecciones provinciales y de otra para las nacionales. Esto confunde. Por eso es necesaria una mayor coordinación entre la nación y las provincias.

Mientras tanto, nos queda ir defendiendo los pequeños avances que se vienen registrando: la BUE es uno de ellos. Aspiremos a que su desempeño sea transparente y evitar suspicacias como algunas de las denunciadas en Salta. La prueba la veremos el 5 de julio en las elecciones porteñas.

1 Académico de la Universidad de Buenos Aires
2 Poder Ciudadano, Análisis y recomendaciones de la observación electoral Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Salta, 12 de abril de 2015http://poderciudadano.org/sitio/wp-content/uploads/2015/04/Informe-Poder-Ciudadano-BUE-PASO-Salta.pdf