“Somos la cuarta fuerza política en la Ciudad”

El domingo 26 de abril, una vez más las distintas vertientes políticas que se podrían considerar pertenecientes al espectro político de izquierda concurrieron a  las PASO, como ya es costumbre, divididas en distintos frentes. De esta variedad de Frentes sólo dos lograron superar el piso necesario para competir en las elecciones generales, ellos fueron  la lista liderada por Luis Zamora de Autodeterminación y Libertad y la encabezada por Myriam Bregman perteneciente al Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT).

FIT

AE estuvo presente en el Bunker del FIT en un lugar simbólico de la lucha de los trabajadores como lo es El Hotel Bauen espacio recuperado por sus trabajadores y administrado colectivamente. Alrededor de las 18 hs empezaron a arribar los candidatos, la dirigencia del Partido Obrero, PTS, Izquierda Socialista (quienes conforman el Frente de Izquierda) y la prensa en general.

Desde el inicio del encuentro el clima imperante fue de total distensión por parte de  los presentes y a medida que los resultados empezaron a conocerse, tanto de Ciudad de Buenos Aires como de la provincia de Neuquén, las declaraciones fueron cobrando cierto aire triunfalista, sostenido por el buen performance electoral alcanzado por el FIT en las recientes elecciones de Salta, Mendoza y Santa Fe.

A esta coyuntura hizo referencia a su llegada el mayor referente del Partido Obrero Jorge Altamira quién no dudó de caracterizarla de la siguiente manera: “El FIT está dando una pelea que la izquierda no libraba en el país hace muchas décadas”. Y ante la consulta sobre el resultado que esperaban respondió: “Esperamos un resultado que nos permita ser el representante exclusivo de la izquierda. Otras fuerzas a diferencia del FIT tienen poca proyección en el resto del país”. Adentrándose en la interna permanente que se vive entre las distintas fuerzas de izquierda.

Alrededor de las 21.30 esperando el balance de los últimos resultados de las PASO así como el espacio que los principales canales de televisión accedieron otorgarle a este Frente se sentaron a la mesa de prensa Carina López Monja, José Castillo, Myriam Bregman, Marcelo Ramal, Patricio del Corro y Santiago Gima.

Seguido de cantos, sonrisas y aplausos de la audiencia las primeras declaraciones las hizo Ramal quien  agradeció la labor y el esfuerzo cumplido por los fiscales de mesa. Seguidamente dio la esperada noticia “Podemos asegurar que el Frente de Izquierda con un porcentual de alrededor del tres por ciento ha superado holgada y sólidamente el piso de las PASO para intervenir en la próxima elección de la ciudad de Buenos Aires”. Ante la posibilidad de alcanzar en las generales, con estos resultados, un Diputado. Recalcó que las PASO debe ser el piso y  la necesidad de continuar batallando en contra de los intentos de polarización y el intento previo de anular la lista del FIT.

Luego de la Intervención de Ramal fue el turno de José Castillo: “Compañeros, misión cumplida, pese a la confusión generalizada” y seguidamente recalcó que “El FIT es la fuerza de la unidad y de la militancia” Y refiriéndose a las otras maquinarias políticas que supuestamente esperaban luego de una seguidilla de “éxitos” electorales un fracaso del Frente en la Ciudad de Buenos Aires acotó, “no tuvimos el traspié que pretendían que tuviéramos”.

Bregman tomó la palabra y categóricamente afirmó “Nosotros la Izquierda somos la cuarta fuerza política en la Ciudad”. Esbozando una amplia sonrisa procedió a dar los respectivos agradecimientos a varios de los presentes en el Bunker (referentes políticos del Frente y agrupaciones de trabajadores de diversos sectores productivos), y resaltó que la campaña del FIT se construyó en base a la militancia y que también se reorganizó en función de los intereses de los trabajadores que les apoyan.

Refiriéndose a la contienda política que apenas cerraba su primera etapa declaró: “Sufrimos una campaña que quería mostrar a la izquierda dividida en varias listas”. “Una campaña en la que las grandes maquinarias del oficialismo y la derecha buscaron polarizar la votación pretendiendo inducir a la nulidad del FIT.  Esta fue una campaña completamente proscriptiva y para ello nos negaron el espacio en radio y televisión” .

Este hecho denota la dificultad de los espacios políticos minoritarios de competir contra los oficialismos de turno que hacen un uso carente de control alguno del aparato del Estado con fines netamente partidarios en períodos electorales

Con las declaraciones de la única mujer candidata para las próximas elecciones generales a Jefe del Gobierno de la Ciudad se dió por terminado el evento dentro del Hotel Bauen. Sin embargo afuera del Bunker en Callao y Corrientes aguardaban cientos de militantes del FIT que  luego de una larga jornada donde en su mayoría estuvieron fiscalizando lentamente se agolparon a las puertas del Bunker acompañados de banderas representativas de sus respectivos partidos, para escuchar las palabras de sus candidatos y festejar los resultados  cantando a todo pulmón “Ahora que la crisis la paguen los patrones”.

A ellos se dirigió Myriam Bregman, candidata a Jefa de Gobierno, destacando el espíritu combativo de los legisladores electos del FIT: “Como lo vieron en la Panamericana, nosotros usamos las bancas que obtuvimos con el esfuerzo de la militancia para fortalecer todas las luchas y fortalecer la tarea a la que dedicamos nuestras vidas, la de conquistar el gobierno de los trabajadores para expropiar a los expropiadores”.

También sostuvo metiéndose al igual que Altamira en la interna general de la izquierda y en un intento de diferenciarse, quizás a la caza de posibles electores de ese espacio, aludió al pasado reciente de otro de los frentes que incluye al MST y que en estas elecciones no logró superar el porcentaje mínimo necesario para competir en las generales, “somos una fuerza clasista independiente de cualquier fuerza patronal. Somos una fuerza nacional consecuente sin candidatos de ocasión o candidatos bisiestos”. Para terminar con una chicana fuertemente vitoreada por los presentes “¿Donde están los que se pintaron de verde?”.

Luego de este discurso se dió por terminado el acto, con el puño izquierdo levantado de todos los presentes y a viva voz cantando el Himno de la Internacional Socialista.

Está crónica se inició  haciendo referencia a la lógica fragmentaria de la izquierda argentina, que puede resultar difícil de comprender, y en el cierre del discurso frente a la militancia se vió nuevamente reflejado ese encasillamiento dentro de un pequeño espectro de votantes, en lugar de llamar a la unidad o de apelar a futuros nuevos votantes, el pase de facturas de rencillas previas es lo que prima. Posiblemente este sea uno de los indicios que nos ayuden a comprender la incapacidad de la izquierda argentina de ser una alternativa electoral real frente a un cada día más consolidado espacio de centro derecha.

 

Artículo escrito por Mario Cañete y Yalima Morales