Sergio Garcia: “quiero que salga a la luz y se escuche con mucha fuerza las demandas de los trabajadoras y trabajadores”.

descarga

Entrevista a Sergio Garcia

Pre-candidato a Jefe de Gobierno por el MST- Nueva Izquierda

sergiogarcia.mst.org.ar

Sergio Garcia es rosarino y tiene 40 años, vive en la Ciudad de Buenos Aires hace 18 años y va a ser 6 años que es Directivo de la CTA EN Capital, donde es el Secretario de Condiciones Laborales, siendo su principal eje la defensa de los derechos laborales de los trabajadores. Sergio es pre-candidato por el MST-Nueva izquierda, una fuerza que propone 4 candidatos a Jefe de Gobierno pero que todos llevan la misma lista de Legisladores encabezada por el actual Legislador Alejandro Bodart, y en cada comuna llevan la misma lista de comuneros.

ELECCIONES ARGENTINAS:- ¿Cuál es el eje en el cuál basa su campaña, y qué lo caracteriza y/o diferencia de los otros candidatos con los cuáles compite dentro del espacio MST-Nueva Izquierda?

SERGIO GARCIA: – En mi caso particular, y debido a la lucha que represento hace ya varios años, considero que dentro de la propuesta global que tiene el espacio para la ciudad en mi caso particular, quiero que salga a la luz y se escuche con mucha fuerza todo lo que son las demandas de los trabajadoras y trabajadores. Tanto salariales, porque opinamos que nadie debería estar por debajo de los $12.000 de salario mínimo, la eliminación del trabajo en negro, el pase a planta permanente de todos los contratados que hay en la Ciudad que son muchísimos, el fin de las tercerizaciones, en el caso de los hospitales públicos, el nombramiento de 4000 nuevos puestos de enfermería. Nosotros queremos resaltar todo esto, en el marco de una propuesta general en la ciudad, que es que en estas elecciones se empiece a fortalecer una alternativa de verdad al macrismo y al FPV que le votaron las leyes, porque quizás la gente no lo sabe pero el macrismo no tiene mayoría en la Legislatura. Por eso creemos que es importante que una fuerza como la nuestra que en la Legislatura está representada por Alejandro Bodart, queremos que esta fuerza se mantenga, para que haya una voz independiente de los negociados políticos.

EA: – Alejandro Bodart se hizo muy conocido en la ciudadanía porteña cuando fue el primer gran aumento del boleto del subte en la ciudad cuando se dio el traspaso a la ciudad, ya que presentó un amparo por el cual se frenó por más de un año el aumento.  La figura de Alejandro logró gran notoriedad, ya que fue muy importante la iniciativa que tuvo.

SG: – Nosotros consideramos lo mismo, fue un momento muy importante, de mucha discusión. Y como él fue precisamente el que encabezó la pelea para frenarlo, logró bastante notoriedad. Aprovecho para decirte que nuestra propuesta para el subte no termina ahí. Detrás de eso él planteaba, y hoy lo seguimos planteando, la necesidad de terminar con la concesión del subte, porque el subte debía estar en manos del Estado, y controlado por los trabajadores. Porque el subte no está para sacar ganancias, sino para llegar a todos los puntos de la ciudad de una forma segura y barato.  Pero para eso el transporte debe estar considerado como una necesidad de los ciudadanos y no como un bien que tiene que dar ganancia. Detrás del debate del precio, está el debate de qué hacer con el transporte público. El subte tendría que estar más extendido, económico, eficiente y en relación directa con los colectivos y los trenes. Tiene que haber una política de capital y una coordinación metropolitana para facilitar que el pueblo lo pueda utilizar y también es una forma de mejorar el tránsito.

EA: – ¿Cuáles son las principales críticas que tienen ustedes a la gestión actual del PRO en la Ciudad de Buenos Aires?

SG:- Esencialmente que es una gestión pensada en base a una ciudad hecha para los negocios, y para atacar lo que es público. Se puede ver desde distintos puntos de vista. Se ve en lo que han hecho en lo que el macrismo define como los polos tecnológicos, farmaceúticos, de las artes, que son todos polos en distintas partes de la ciudad, que son unidades de empresas que están exentas de pagar impuestos. Detrás de un supuesto progreso, lo que hay es una liberación total para que esa empresa actúe sin pagar impuestos. No es un problema menor, porque mientras no le cobran a estas empresas, a la gente les aumentan el abl todo el tiempo lo mismo que con el tema de los parquímetros. Si necesitan recaudar, tienen que cobrarles a los que tienen que pagar, que son estas grandes empresas, o el juego por ejemplo que no paga. El macrismo todo lo vive de esta manera, también con los espacios públicos, por eso hay cada vez más espacios verdes. Hay una paradoja que es que cuanto más se construye más problema de vivienda hay. No hay ningún sistema de crédito real para poder comprar una vivienda, ningún asalariado bajo-medio podría acceder. Así funciona el macrismo, le da 2 millones de subsidios a la educación privada, mientras se niega a construir 33 escuelas en la zona sur que es lo que se necesita, hay 5 mil chicos que tuvieron ahora problemas de vacantes. Hay una lucha entre el negocio privado y la defensa de lo público y nosotros estamos en contra de una y optamos por la otra.

EA:- Es muy característico de esta gestión el mostrar una ciudad más bella, al menos lo que se observa por fuera. En su momento hubo un gran de debate y discusiones por el tema de la colocación de rejas en los espacios verdes, con el motivo de proteger al porteño de la inseguridad. ¿Ustedes sobre qué vereda se encontraban en esta discusión?

SG:- Ahí, según nuestro punto de vista se combinan dos cuestiones. Primero, antes de rejas hay otras cosas que se pueden hacer, por ejemplo contratar más personal que se encargue de la seguridad. Y en última instancia si hay un debate, hay que consultarlo con los vecinos. Desde ya, el macrismo se ha agarrado de un hecho real que es la inseguridad y de ahí desarrollo la política, igualmente la política de seguridad tampoco se resuelve con una reja. Para que haya seguridad hay que hacer otras cosas, como por ejemplo incluir socialmente miles y miles de jóvenes que hoy ni trabajan ni estudian, hay que destinar presupuesto para dar becas para que puedan terminar los estudios, hacer planes de primer empleo, terminar de depurar toda la fuerza de la Metropolitana, porque hay gente que viene de la dictadura militar que está a la cabeza. Planteamos también que habría que plantear el voto popular para el cargo de Comisario, no puede ser que son todos funcionarios elegidos por el poder político, y así se da una triangulación que es la que garantiza la inseguridad, que es la complicidad entre el poder político, el poder judicial y la Policía. Eso no se va a cambiar si no hay una transformación global del sistema de justicia. Si dependieran del voto popular tendrían que rendir cuentas. Si no se cambia la situación social y no se cambian los mecanismos de elección de la Policía y la justicia, va a seguir habiendo niveles de inseguridad, lamentablemente, cada vez más altos.

EA: – En la campaña gráfica se destaca una frase que hace mención a que un funcionario gane igual que un maestro, ¿qué opinión tienen acerca de los sueldos de los funcionarios, en contrapartida con los de los docentes?

SG:- Nosotros hemos hecho una serie de propuesta que se denominan contra los privilegios del poder político, consideramos que es una de las irracionalidades más grandes el tema de los sueldos de los funcionarios. Se instala la idea de que el funcionario llega a la política y es como un ser superior, que tienen que vivir de mejor manera que como vive toda la población. Viven con los mejores sueldos, asisten a las mejores clínicas privadas, sus hijos van a los mejores colegios privados. Nosotros hicimos un proyecto en la Legislatura mediante Alejandro Bodart, que no lo quieren votar, que es que un político gane igual que una maestra. Lo popularizamos igual que una maestra, en concreto implica que gane igual que una directora de escuela, que es de entre 15 o 20 mil pesos, no es un sueldo de miseria, pero tampoco es un sueldo para ser de ricos, porque 12 mil pesos es más o menos el precio de una canasta básica mínima para una familia. Lo que queremos simbolizar es que si sos un funcionario, sos un servidor, te eligieron para algo, y no para enriquecerte. A su vez presentamos otro proyecto en el cual plantea la obligatoriedad de que los funcionarios tengan que atenderse en hospitales públicos y que sus hijos vayan a escuelas públicas.

EA:- ¿Qué opinión tienen acerca de un tema tan en boga en la actualidad como es el del Impuesto a las Ganancias?

SG:- Nosotros estamos en contra del impuesto al salario, principalmente porque el salario no es ganancia. El impuesto hay que cobrárselo por supuesto a los que tienen ganancias. Y hay que cobrarles mucho en nuestra opinión. Pero no se puede considerar ganancia al sueldo que tiene el trabajador por realizar una tarea, porque sabemos que el salario no es ganancia. El 30 de marzo Alejandro y yo presentamos un amparo por el impuesto al salario, apoyando a delegados de los hospitales públicos y de un hospital privado también, porque están más que enojados por este impuesto. Nosotros no planteamos a la suba del tope sino la eliminación. Nosotros no podemos acertar que se le cobre ganancia a quien no tiene ganancias, y que a quienes tienen ganancias no se les cobra. La renta financiera no paga, el juego no paga, las grandes petroleras y mineras pagan un mínimo de impuestos. Es completamente irracional, es de decisión política. No es como sacándole a los que menos ganan como recauda, y no solo afecta al 10% como dice el gobierno. Porque todo trabajador que no cobre un sueldo coherente está atado a esta presión de que sabe que si le aumentan el salario se lo van a sacar. Se lucha, se logra un aumento en paritarias, pero automáticamente una parte de esos trabajadores pierden el aumento por el impuesto.

EA:- Ustedes, ¿estuvieron a favor del paro?

SG:- Estuvimos a favor, pero de manera independiente, porque somos muy críticos de la corporación sindical en general.  Estoy a favor de que los trabajadores se expresen, lo que hicimos fue que en los lugares donde nosotros tenemos nuestros compañeros y compañeras con representación sindical, que en esos lugares se convocaran asambleas, se discutiera porque querían parar. No solo por el impuesto al salario, sino también por la gran masa de trabajadores tercerizados, porque de la mitad ganan menos de 5 o 6 mil pesos. Hay una tarea pendiente en el país que es cambiar el modelo sindical, porque también a veces convocan a paro personajes que son millonarios y no trabajan hace 45 años y hace 30 años están en el cargo, es lo más antidemocrático que hay. Tampoco le hacemos el juego al gobierno que dice los que adhieren al paro defienden ese modelo sindical. Hay que aprender que un dirigente sindical tiene que trabajar, cumple su mandato y tiene que volver a su puesto de trabajo. Nosotros creemos en estas cosas, vamos a ver si convencemos a un sector grande de la sociedad para pelear por este modelo de ciudad.

EA:- ¿Cómo consideran que pueden ser los resultados para ustedes de acuerdo a lo que van observando a lo largo de la campaña?

SG:- Nosotros somos optimistas, nos hemos ido transformando en una fuerza de izquierda muy importante en la ciudad. Hoy se ubica según una encuesta que anda circulando al MST como primera de las fuerzas de izquierda de la ciudad. En estos 4 años hemos tenido grandes luchas, además de lo del subte que mencionábamos antes, Alejandro fue quien encabezó la lucha por la represión en el borda, él siempre está pegado a reclamos comunales, reclamos de los jóvenes, que notamos en la calle que hay simpatía política.  Nosotros lo que le decimos a la gente es que lamentablemente el macrismo va a aganar en la ciudad, y eso lo sabemos todos, pero eso no implica que hay un gran sector de la ciudad que quiere un cambio,  entonces le decimos a ese sector que hay que aprovechar esta elección para fortalecer otro proyecto, y eso se puede hacer votando a jefe de gobierno y apoyando para que Alejandro siga en la Legislatura, porque es desde ahí desde donde se puede construir., pero tenemos que superar el 3% para llegar. El nuestro es un voto útil, hay distintos niveles de izquierda. Nosotros intentamos lograr una unidad con los distintos frentes de izquierda, mandamos una carta pública, donde propusimos que para las paso fueramos todos juntos y que fuera la gente que decida. Eso no se aceptó, porque los demás compañeros no entienden que para ser gobierno hay que lograr una unidad entre distintas variantes de izquierda. Si querés esa opción de poder, tenés que unirte, y las diferencias seguir discutiéndolas, poniendo ideas en común. Pero no se aceptó. Por eso planteamos la necesidad de fortalecer nuestro espacio que somos quienes queremos la unidad.