Sanz lanzó su precandidatura presidencial

sanzEl titular del radicalismo y senador nacional Ernesto Sanz lanzó su precandidatura presidencial en el estadio Luna Park y sólo con la presencia de Elisa Carrió (Coalición Cívica ARI) entre los precandidatos presidenciales del Frente Unen.

Crédito imagen: Flickr Ernesto Sanz

Con duras críticas al Gobierno, Ernesto Sanz lanzó su precandidatura presidencial
La Nación
3 de octubre de 2014

El senador nacional cuestionó además a Sergio Massa y a Mauricio Macri; “Hay que tener a un gobierno de gente responsable, no de agitadores”, sostuvo

El titular del radicalismo y senador nacionalErnesto Sanz lanzó su precandidatura presidencial con fuertes críticas al Gobierno, pero también con cuestionamientos al diputado Sergio Massa (Frente Renovador) y al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri .

“Por eso no se puede confiar en los que se presentan como renovadores pero hasta ayer nomás estaban felices en el barco que abandonaron”, lanzó en una clara alusión al ex intendente de Tigre.

Al referirse a Macri, señaló que “por ejemplo, en esta Ciudad de Buenos Aires hay más del doble de máquinas tragamonedas que de establecimientos educativos. En esta ciudad es más fácil encontrar un lugar para apostar que un lugar para aprender”.

En el estadio Luna Park y sólo con la presencia de Elisa Carrió (Coalición Cívica ARI) entre los precandidatos presidenciales del Frente Unen , el mendocino alertó que el kirchnerismo dejará “un país en plena crisis y en peligro de hundirse”.

“Hay que tener a un gobierno de gente responsable, no de agitadores”, afirmó el senador para despertar los aplausos de los militantes que colmaron las tribunas del emblemático estadio. Vestido con camisa blanca, un pantalón oscuro y zapatos marrones, el precandidato se presentó rodeado de militantes y con un escenario de fondo blanco que decía Sanz, en una punta, y “para que la Argentina funcione”, en el otro extremo. “Vamos a ganar y nos vamos a acompañar hasta el final de este camino”, resaltó el legislador para agregar que “llegó el momento de decir basta”.

ACUERDOS

Pese a las críticas dirigidas a Macri, Sanz dejó abierta la posibilidad de un acuerdo con otras fuerzas al apuntar que el Frente está “construyendo día a día una nueva mayoría” e instó a no “cerrarla con un candado para que nadie más pueda entrar en ella”.

“Debemos hablar con más gente pero no con la calculadora en la mano, con ideas y con propuestas”, agregó.

Sanz procuró disimular la ausencia de Julio Cobos , Hermes Binner y Fernando “Pino” Solanas , sus adversarios directos en la interna del Frente Unen: “Querida Lilita, muchas gracias por acompañarme”, expresó el mendocino mirando a Carrió, quien al momento del “volveremos a ser gobierno como en el ’83” alentó tanto como la gente de las tribunas.

ACOMPAÑAMIENTO

En la primera fila estuvieron las figuras de peso dentro de radicalismo como Gerardo Morales(Jujuy) y José Cano (Tucumán), ambos candidatos a gobernadores y con amplias chances en sus respectivas provincias. También lo acompañaron Eduardo Costa (Santa Cruz), Julio Martínez (La Rioja), Mario Barletta (Santa Fe) y Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca), entre otros.

A la presentación se sumaron el diputado Martín Lousteau , a quien Sanz promocionó como “el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires”, y el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi.

Al analizar la actualidad del país, Sanz cargó contra el kirchnerismo al apuntar que “tuvieron en sus manos la mejor chance en 100 años” para que la Argentina diera “el salto definitivo hacia el desarrollo y el progreso” y -según su interpretación- “la desperdiciaron y eso es imperdonable”.

Responsabilizó a la presidenta Cristina Kirchner de haber “llevado” al país del “2 por ciento al 40 por ciento de inflación” y remarcó que desde que asumió el poder, “han perdido reservas a un ritmo de diez millones de dólares cada día hábil”.

“Si soy Presidente, terminaremos con las mentiras y con las estadísticas truchas. La inflación oficial y la inflación real van a ser la misma cosa”, prometió el precandidato, quien también aseguró que va a “convocar a un Acuerdo Nacional, para conseguir una baja escalonada y consensuada de la inflación, con objetivos anuales que nos comprometan a todos”.

Enfatizó que “en 2015 no habrá un ballotage entre dos nombres, sino entre dos culturas políticas: la del populismo o la de la República democrática”.

Sostuvo que “en esta Argentina en crisis, sólo hay dos negocios realmente prósperos: el negocio del juego y el del narcotráfico. Y el de sus cómplices dentro del aparato del Estado”.

Tras comprometerse a “promover un Plan Nacional de Seguridad”, Sanz confirmó su intención de “crear una CONADEP de la corrupción, para que ningún hecho de corrupción se pierda en el olvido y para que ningún delincuente crea que el tiempo es su aliado”.

Sanz lanzó su precandidatura y convocó al FAU a “no cerrar la puerta a futuros acuerdos
Telam
3 de octubre de 2014

El senador nacional por la UCR Ernesto Sanz lanzó formalmente su precandidatura presidencial en el Luna Park, donde prometió poner al país en el camino del “desarrollo y el progreso”, reivindicó la constitución del Frente Amplio Unen (FAU) y llamó a “no cerrar la puerta” a futuros acuerdos de cara al 2015.

Con un llamado a “construir una nueva mayoría política”, Sanz afirmó que el frente es la única alternativa frente a otros “liderazgos personalistas y oficialismos más o menos disfrazados”.

“Somos los que tenemos que construir una nueva mayoría política y liderar este cambio de época que Argentina necesita para volver a ser un país próspero, justo, decente, confiable y respetado”, declaró el senador nacional ante la ovación de los militantes que ocuparon buena parte del emblemático estadio.

Con todo, el titular de la UCR dejó abierta la posibilidad de ampliar el FAU en el futuro al afirmar: “No podemos declarar terminada la construcción de esa mayoría, ni debemos cerrarla con un candado para que nadie más pueda entrar en ella”.

“Sabemos que nos queda mucho por sumar, pero para construir una mayoría política, lo principal es el para qué. Luego vendrá con quién”, insistió.

De esta manera, el precandidato radical envió una clara señal a los candidatos a gobernadores de una decena de provincias que lo escuchaban atentos desde la primera fila y que intentan tejer alianzas distritales con el PRO y el Frente Renovador de Sergio Massa que les garanticen la victoria en sus distritos.

Entre ellos, se encontraban Gerardo Morales (Jujuy), José Cano (Tucumán), Eduardo Costa (Santa Cruz), Julio Martínez (La Rioja), Mario Barletta (Santa Fe) y Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca), entre otros.

También eran de la partida Miguel Nani (Salta); Bautista Mendioroz (Río Negro); Juan Carlos Marino (La Pampa); Luis Naidenoff (Formosa); Atilio Benedetti (Entre Ríos) y los chaqueños Angel Rozas y Aída Ayala.

Si bien reivindicó la constitución del FAU, dejó en claro que “primero está lo que el país necesita; luego, las ideas compartidas; a continuación, el espacio común; y al final están las ambiciones personales.”

Sanz -que dedicó un trecho largo de su discurso de casi una hora a la cuestión electoral- sustentó su dichos no sólo en la aspiración de ganar las elecciones en el 2015, sino además en la necesidad de que “esa misma mayoría sostenga a un gobierno coherente y estable”.

“¿Debemos hablar con más gente para llegar a ser alternativa de gobierno? Sí. Pero no con la calculadora en la mano, sino con ideas y con propuestas para el país”, agregó y volvió a dejar así abierta la posibilidad de confluir con el PRO en el 2015, algo que comparte con su socia de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, la única de los presidenciables del FAU invitados, en asistir al acto.

No obstante, el dirigente mendocino deslizó alguna crítica al jefe de Gobierno porteño respecto a su tolerancia con el negocio del juego.

“En esta Ciudad de Buenos Aires hay más del doble de máquinas tragamonedas que de establecimientos educativos. En esta ciudad es más fácil encontrar un lugar para apostar que un lugar para aprender”, fustigó, en un guiño al precandidato a mandatario porteño, Martín Lousteau, quien se encontraba sentado en la tercera hilera junto a Carrió.

Sanz también dedicó cuestionamientos al líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Fue cuando sostuvo que “en 2015 no habrá un ballotage entre dos nombres, sino entre dos culturas políticas: la del populismo o la de la República democrática” y agregó: “Por eso no se puede confiar en los que se presentan como renovadores pero hasta ayer nomás estaban felices en el barco que abandonaron.”

En otro orden, Sanz prometió poner a la Argentina en el camino del “desarrollo y el progreso”, combatir la corrupción, “convocar a un Acuerdo Nacional para bajar en forma escalonada la inflación”, “ordenar el gasto público” y promover un “Plan Nacional de Seguridad”, entre otras cosas.

Del encuentro participó buena parte de la estructura nacional del partido, intendentes, como Miguel Lungui (Tandil) y Miguel Pasini (Pergamino); legisladores nacionales y provinciales, además de los candidatos a gobernadores, que movilizaron a cientos de simpatizantes del interior del país.

Esto le permitió al senador nacional dar una demostración de fuerza frente a su rival interno, Julio Cobos, quien en mayo pasado presentó su precandidatura en la Federación de Box.

Sanz salió a un escenario de estética moderna, una hora después de iniciado el acto, transcurso de tiempo amenizado con música, en un clima de festejo liderado por jóvenes que bailaron y cantaron sobre el escenario.

Desde los palcos, los simpatizantes exhibían no muchos carteles de apoyo a Sanz “para que Argentina funcione”, mientras los coros repetían la consigna de que el radicalismo “volverá a ser gobierno como en el `83”.

Con el acto, el titular del radicalismo intenta apuntalar su pretensión de convertirse en candidato presidencial, algo que ya buscó sin suerte en 2011.