El sciolismo intensifica el operativo para seducir a los intendentes del PJ

elecciones-2015-1855302w300

Foto: archivo La Nación

Ayer hubo un almuerzo en Mar del Plata; Espinoza pidió “no hablar más” de Insaurralde

Por Jesica Bossi  | LA NACION

“El fuego calienta desde abajo”, soltó Fernando Espinoza, didáctico, ante los comensales. Los funcionarios sciolistas y el grupo de intendentes bonaerenses seguían con atención su receta sobrela campaña y su arenga para motorizar ya la acción en el territorio, con actividades y una prédica de unidad.

La charla ocurrió ayer, en el restaurante del Gran Hotel Dora, en Mar del Plata, justo frente al Casino. Hacía apenas un rato que Daniel Scioli había encabezado en la ciudad un acto de los juegos juveniles bonaerenses.

La excusa formal para convocar a los jefes comunales fue la firma de un convenio entre la Secretaría de Servicios Públicos, que comanda Franco La Porta, y los municipios para la entrega de luminarias a clubes de barrio. Pero, como indica el manual peronista, devino en un almuerzo de pura charla política.

Sin resultados concretos por ahora, en La Plata apuestan a fidelizar como soldados propios a los jefes comunales del PJ. La táctica es ir sumando voluntades desde el interior -donde abundan los denominados distritos “chicos”- hacia los caciques de la primera y la tercera, las secciones electorales más poderosas por el volumen de habitantes.

La consigna es también mantener una estrechísima relación con Espinoza, mandamás de La Matanza y presidente del PJ provincial. No porque vaya a ser finalmente el candidato a gobernador, sino por su peso territorial y su papel en el partido, donde juega fuerte para evitar fugas hacia el Frente Renovador.

“No hablemos más de (Martín) Insaurralde”, cortó el matancero cuando lo consultaron acerca del confuso zigzagueo del ex alcalde de Lomas de Zamora. Igual de contundente fue cuando, según el relato de fuentes que ven con simpatía al gobernador, lanzó otro pronóstico: “En el barrio se percibe que Daniel va a ser el próximo presidente”. Espinoza suele mostrarse equidistante en público -para mantener el equilibrio interno-, aunque cerca de él reconocen que cree que Scioli es el más taquillero y el candidato natural del PJ. Eso sí: descarta que pueda enrolar a todo el oficialismo y vaticina una competencia.

Entre los invitados, más de una quincena, había representación de casi todas las secciones electorales. Algunos, más afines a Scioli, con varias asistencias a estas cumbres. Según reconstruyó LA NACION, integraron la mesa por la tercera Espinoza y Gastón Arias (Brandsen); de la segunda, Ricardo Casi (Colón) y Oscar Brasca (Salto); de la cuarta, Jorge Fernández (Lincoln) y José María Medina (General Arenales), y por la sexta, Juan Carlos Pellita (General Lamadrid). Como locales, de la quinta, se arrimaron Cristian Popovich (General Madariaga), Gustavo Barrera, (Villa Gesell) y Gustavo Pulti (General Pueyrredón).

Del staff bonaerense estaban el ministro de Desarrollo Social, Eduardo Aparicio, y el secretario de Deportes, Alejandro Rodríguez. La Porta, que llegó al gabinete a fines del año pasado después de haber participado del armado de Francisco de Narváez en las elecciones legislativas, se volcó en el último tiempo una ronda de diálogo con intendentes. Ya hizo una en San Nicolás y otra en Puerto Madero, con Insaurralde como incómodo invitado.

POLÉMICA POR LA “FRANJA” DE SCIOLI

Daniel Scioli negó ayer que el separador de hormigón de la autopista Buenos Aires-La Plata pintado de naranja sea parte de la promoción para su campaña presidencial. “Es el color de la empresa (Aubasa), solamente eso”, sostuvo sobre el tono del que hizo su marca personal, tras inaugurar la repavimentación y luminaria del tramo Hudson-Berazategui. Lo que no dijo, casualmente (o no), es que se trata de una firma estatal, que él mismo creó a mediados del año pasado, luego de rescindir el contrato a Coviares. Sobre los carteles con el lema “Scioli 2015” ubicados en el ingreso a la capital, donde termina la autopista, gambeteó: son “expresiones” como las que “se dan en todos los espacios políticos”, dijo.

FUERA DE REGISTRO

El dato detrás de la noticia

Los camiones anaranjados, sin GPS

Para que la “ola naranja” llegue a todo el país, el gobierno bonaerense envía camiones anaranjados a las celebraciones de los aniversarios de ciudades y pueblos del interior. Los acoplados se convierten en stands y están ploteados con leyendas sobre la provincia y la gestión de Daniel Scioli. Pero las olas no siempre rompen prolijas: el fin de semana pasado, un camión sciolista destinado a la localidad santiagueña de Pampa de los Guanacos, que festejaba sus 82 años, se envió por error a Necochea, en la costa bonaerense, que cumplía 133. El problema es que ese acoplado llevaba la leyenda “3340 km de rutas repavimentadas para que recorras”, justo en una localidad que viene reclamando por el dañado estado de las rutas provinciales. Por la misma confusión, el camión que llegó a Santiago del Estero decía “Necochea, la mejor playa argentina”. Ayer, según replicó el portal Infocielo, el intendente de Necochea, José Luis Vidal, intentó poner paños fríos al error. “Lo de la propaganda es una circunstancia, lo que valoramos y apreciamos fue la presencia del camión”, señaló.

http://www.lanacion.com.ar/1735834-el-sciolismo-intensifica-el-operativo-para-seducir-a-los-intendentes-del-pj