Enfrentamientos por una posible reforma electoral en Santa Fe

0726-pot1401-telam.jpg_88717827

Tras una reunión de dirigentes del socialismo y radicalismo empezó a correr el rumor de que se analizó modificar el sistema electoral de la provincia. Fue el diario LaCapital quien publicó la información, que fue ratificada por el diputado provincial Eduardo Di Pollina, partícipe del mitín. Desde los distintos partidos opositores salieron al cruce frente a esta posibilidad.

¿Qué se quiere cambiar?

Una parte de la reforma apunta a retomar un proyecto presentado por el diputado local Santiago Mascheroni en el año 2012, pero que no pudo obtener el consenso necesario para promulgarse. Allí se plantea unir en una boleta las categorías de gobernador y diputados y las de intendente y concejales. Recordemos que en Santa Fe cada categoría está en una boleta distinta.

Pero además, se intenta ponerle un freno a la gran cantidad de listas que se esperan de cara a 2015, sobre todo para las categorías legislativas dentro de la provincia. Para eso buscan imponer un piso para las PASO, aunque no trascendió el porcentaje. Quién tiene más chances de ser el candidato a gobernador por la coalición gobernante (sólo falta la confirmación), Miguel Lifschitz, se mostró a favor de una medida “que garantice que quienes pasan a la ronda siguiente, a la elección general, tengan un mínimo de apoyo ciudadano como para poder estar en esa situación, en esa condición”.

La otra cuestión que está siendo debatida dentro del seno oficialista es quien se hará cargo de los espacios de propaganda durante la campaña. El último antecedente fue en 2013, donde la gobernación se hizo cargo y desembolsó cerca de 24 millones de pesos para contratar los espacios en radio y televisión y cederlos a las fuerzas que se presentaron.

Los dichos de la oposición

Desde Cauce Radical, la corriente del vicegobernador Jorge Henn mostraron su malestar a través de un comunicado: “No creemos conveniente modificar leyes electorales con un horizonte cercano de convocatoria a elecciones, ya que existe la posibilidad cierta de realizar un análisis cortoplacista y pragmático, en vez de fijar una política de Estado”.

En el mismo sentido, el diputado provincial Mario Lacava, que respondía al fallecido ex gobernador Jorge Obeid, aseguró que “a menos de seis meses de comenzar el proceso electoral pretender modificar la ley electoral en Santa Fe es un desatino, porque cambia las reglas de juego e introduce un debate innecesario. Lo que tendría hoy que hacer el gobierno es convocar a elecciones con fecha cierta para darle transparencia y no incertidumbre”.

También desde Unión PRO se mostraron en total desacuerdo con retocar la boleta única: “Se podría simplificar más aún la Boleta Única en la elección final, pero pensar en alquimias extrañas para modificar el sistema electoral intentando beneficiarse con la posibilidad de algún “arrastre” es creerse más importante que la voluntad de la gente”.

Pero no sólo la oposición santafesina hizo pública su posición contraria. Algunos dirigentes y legisladores del propio partido socialista se disgustaron al escuchar esta posibilidad y resaltaron las bondades de la boleta única. Sergio Liberati, ladero de Rubén Giustiniani, señaló que “la boleta única le ha dado a la gente la decisión que antes tenían los aparatos partidarios. Cambiarlo sería retroceder”.

Tal vez el planteo más fuerte salió de boca del diputado nacional Pablo Javkin, quien consideró que “retroceder en el financiamiento público de las campañas electorales, es abrir la puerta a que el dinero del juego y el narcotráfico las financien”. Y continuó: “Que en nuestra provincia, que requiere el esfuerzo y la decisión de todos para combatir el narcotráfico y el dinero ilícito, se piense en derogar o restringir esa ley, merece el más contundente de los rechazos”.

About Juan Manuel Harán

Periodista. Estudiante de Ciencia Política (UBA).