Un buen panorama para el FpV hacia el 2015 (Encuesta Aresco)

Encuesta Areco

Según la última encuesta realizada por la consultora Aresco (Julio Aurelio)  Scioli consolida su intención de voto y también su ventaja sobre Massa; al tiempo que crece el perfil del ministro Randazzo y el del entrerriano Urribarri.  Los sondeos a 18 meses de las elecciones presidenciales de 2015 muestran que el Frente para la Victoria alcanzaría hoy un ballottage contra el Frente Renovador.  La consultora planteó a los encuestados tres escenarios posibles de primera vuelta en los que el peronismo es representado por Scioli, Randazzo y Urribarri. Estarían en competencia contra Massa, Julio Cobos como candidato del Frente Amplio Unen, Mauricio Macri por el PRO y Jorge Altamira postulándose por el Frente de Izquierda y los Trabajadores.  Según los resultados, el actual gobernador de la Provincia de Buenos Aires Daniel Scioli es el único dirigente del Partido Justicialista que logra superar el 25 por ciento de los votos en los escenarios planteados por Aresco.

Votos consolidados a 18 meses

Página/12

Domingo 1 de Junio de 2014

Lejos del “fin de ciclo” pronosticado por opositores, los sondeos a 18 meses de las elecciones presidenciales de 2015 muestran que el Frente para la Victoria alcanzaría hoy un ballottage contra el Frente Renovador que llevará como candidato a Sergio Massa. Es visible la consolidación de la intención de voto de Daniel Scioli y el crecimiento de Florencio Randazzo y Sergio Urribarri, de precandidaturas más recientes.

Eso se desprende de la encuesta nacional más reciente realizada por la consultora Aresco, de Julio Aurelio, en la que planteó a casi dos mil entrevistados tres escenarios de primera vuelta en los que el peronismo es representado por Scioli, Randazzo y Urribarri. Estarían en competencia contra Massa, Julio Cobos como candidato del Frente Amplio Unen, Mauricio Macri por el PRO y Jorge Altamira postulándose por el Frente de Izquierda y los Trabajadores.

Scioli se consolida y logra superar el 25 por ciento de los votos en los escenarios planteados por Aresco. Si el gobernador bonaerense fuera el candidato del oficialismo en los comicios del año próximo sería votado por el 25,3 por ciento de los consultados, aventajando en algo más de cuatro puntos a Massa, que ingresaría a la segunda vuelta con un 21,2 por ciento. En este caso, Macri, con 18,7 por ciento quedaría en un tercer lugar expectante, a sólo dos puntos y medio del ex intendente de Tigre; y apenas atrás, con 17 puntos, el radical Cobos. Altamira estaría en seis puntos.

En la segunda hipótesis planteada por la encuesta, Randazzo y Massa quedan en un virtual empate técnico que se dirimiría también en un ballottage: aquí el diputado del FR crece un punto hasta los 22,1, que le alcanza para quedar apenas arriba del 20,8 del ministro de Interior y Transporte. Aquí, Macri queda a tres puntos (17,8) en el tercer lugar y Cobos cuarto con 15,7 por ciento; mientras que Altamira sacaría 5,4 por ciento. La diferencia está en la cantidad de consultados que reconocieron que no votaría a ninguno de los candidatos en pugna: 12,7 por ciento, contra apenas 8 en el escenario anterior.

Urribarri muestra un crecimiento de intención de voto en el sondeo. El gobernador entrerriano está despegando en el nivel de conocimiento y por eso muestra todavía un alto nivel de indecisos en el estudio, pero ya tiene un interesante 16,3 por ciento de intención de voto. En este escenario vuelve a encabezar Massa con 22,8 por ciento y segundo queda Macri con el 20,1. El radicalismo aquí no se mueve y queda en 15,4 por ciento, mientras que Altamira cae al 4,4 por ciento y no votarían a ninguno de los candidatos 15 de cada 100 encuestados.

La muestra de Aresco se llevó a cabo el jueves en todo el territorio de la República Argentina y fueron consultados 1998 ciudadanos mayores de 16 años en condiciones de votar, lo que le da al estudio un margen de error estadístico global de más/menos 2,24 por ciento; el estudio no contempla otros escenarios como una alianza entre el FAU y PRO o qué sucedería si el candidato del FAU no fuese Cobos.