¿Hay menos partidos políticos en la Argentina?

Partidos actuales Hace algunos días la Cámara Nacional Electoral publicó su informe sobre los “Partidos Reconocidos”, en el cual establece que actualmente contamos con 33 Partidos de Orden Nacional (uno de ellos una Confederación) y 562 Partidos de Distrito (en el cuadro anexo pueden ver el desagregado por Provincia). A partir del informe surgió la pregunta y a través de la información pública de la Justicia Electoral pudimos responder. Emulando a García Márquez en “Crónica de una muerte anunciada” les contaré el final, la respuesta es Sí, hay menos partidos. Ahora ustedes se preguntarán menos partidos que cuándo, ya para eso tendrán que leer el desarrollo.

De la crisis del 2001 a la reforma del 2009

En diciembre de 1998 nuestro país contaba con 441 partidos de distrito, lo cual a primera vista puede parecer una brutalidad, pero es importante aclarar que usualmente más de la mitad integran partidos nacionales[1].

Como sabemos en 1999 la precariedad de la situación de la macro-economía argentina y la fuerte interna que sufría el PJ entre Duhalde y Menem, allanó el camino para la victoria de La Alianza (UCR+FREPASO)[2].

A pesar de las promesas reformistas, el Gobierno de De la Rúa no introdujo cambios en el modelo, sino más bien lo potenció hasta su derrumbe. La crisis económica del 2001 diezmó la credibilidad política de uno de los dos partidos más importantes de la Argentina, lo cual tendría un fuerte impacto en el sistema de partidos[3].

Ya para las elecciones del 2001 nuestro país contaba con casi 100 partidos políticos de distrito más que en el año 1998, y para las elecciones de 2003 este número escalaría hasta casi 650 agrupaciones reconocidas. Asimismo, como podemos ver en el gráfico siguiente, esta tendencia creciente no se vería mermada en las sucesivas elecciones, llegando al año 2009 con 713 partidos políticos reconocidos.

2001 a 2009

Teniendo como referencia estos números el gobierno Nacional impulsaría una fuerte reforma electoral, la cual se vería plasmada en la “Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral”  del año 2009[4]. La principal característica de dicha reforma fue la implementación de un sistema de primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), a la cual se le incluyó un umbral mínimo del 1,5 % de los votos válidamente emitidos en el distrito. Asimismo, se sumaron exigencias para la creación de partidos y para la conservación de la personería jurídico-política (los partidos políticos debían ahora mantener en forma permanente el número mínimo de afiliados). Estas dos fueron tal vez los principales métodos a través de los cuales se buscaba estabilizar el sistema partidario.

2009

Un año después de su aprobación contábamos con casi 200 partidos reconocidos menos, llegando a su punto más bajo en diciembre de 2012 con 508 agrupaciones políticas; a partir de entonces vemos que hay una nueva tendencia alcista y tal vez los efectos de la reforma de 2009 se estén disipando. Cabe afirmar que los sistemas electorales establecen un importante conjunto de incentivos que determinan la conducta los actores políticos, influyendo en la estructura del sistema de partidos, pero no siempre determinándola. Un bueno ejemplo de ello es que la estructura de partidos nacionales no reaccionó de la misma manera como se puede ver en el siguiente cuadro.

nacional

Como verán este artículo es muy simple, no profundiza en análisis contextuales ni institucionales, pero servirá como base para nuevas preguntas, siendo la siguiente la que refiere al impacto de la reforma en cada distrito en particular, en otras palabras, ¿Hay menos partidos en todas las Provincias?

Referencias

[1] Con esto queremos decir que, por dar un ejemplo, dentro de los 441 encontramos 24 PJs y UCRs, uno por cada distrito.

[2] Gerchunoff Pablo y Torre Juan Carlos: “La política de liberalización económica en la administración de Menem”, Desarrollo Económico. Nº 143. Buenos Aires. Página 763.

[3] Cabe recordar que la vuelta de la democracia en 1983  restituye el escenario bipartidista PJ-UCR, pero a pesar de que el PJ llevó adelante el grueso de las reformas, fue la UCR la que cargó con las crisis en su gobierno, por lo que se vio mucho más afectada políticamente que el primero.

[4] No me detendré en el contexto y objetivos de la reforma, ya que di mi visión en un artículo anterior: “Reduciendo las opciones: Un análisis sobre las Primarias”

[5] Para solicitar tabla de datos: [email protected]