Panorama Electoral

urna

 

Este breve artículo pretende describir y analizar los posibles mapas políticos, teniendo en cuenta la competencia electoral ya iniciada.

Por el Lic. Nicolás Cereijo

En primer lugar, es interesante mencionar que salvo el caso del Frente Amplio UNEN, se habla más de figuras individuales que de internas partidarias. Esto en el marco de la elección presidencial del año venidero, valiendo la pena aclarar que para el caso del Jefe de Gobierno Porteño, desde el macrismo se han instalado dos candidatos fuertes, Diego Santilli y Horacio Rodriguez Larreta y una tercera candidatura, incipiente, de Gabriela Michetti. 

Pero aquí me voy a centrar a nivel nacional. Coincido con la observación de Pagni, quien en un artículo publicado en el Diario La Nación el 24 de abril, plantea que el Frente Amplio UNEN pretende modificar el foco de atención, dado que aún no se habla de candidatos sino de Partido (en este caso, Frente Político). Desde mi opinión, este espacio va a tener una ardua tarea, primero en fortalecerse ante la crítica que se le hace desde el peronismo que lo emparenta con la Alianza que derrotó a Carlos Menem pero que terminó con la renuncia del ex presidente De La Rúa. Luego, como segunda tarea, deberá ser fuerte y coherente en su elección, fundamentalmente porque en ella convergen fuerzas que suelen catalogarse de “centro-izquierda”, pero que en realidad distan mucho en sus pensamientos, al menos en los orígenes de los partidos. Sin ir más lejos, el primer gran debate se dio por el posible acercamiento del Jefe de Gobierno Porteño. Deberán transitar por caminos mesurados aunque sinuosos de cara a su objetivo general de ser una fuerza alternativa al peronismo.

Por fuera del Frente Amplio UNEN, las dos figuras que desde hace un tiempo largo están coqueteando en las encuestas son: Daniel Scioli y Sergio Massa. Para mi modo de ver, el termómetro electoral dependerá de los aciertos que realicen en el año. No es casual el Plan de Emergencia en materia de seguridad, impulsado por la Provincia de Buenos Aires. Creo que Scioli ya es conciente de que solo puede y no depende tanto de los gustos de la Casa Rosada. Más teniendo en cuenta en una problemática de la más requerida por la sociedad civil. Si logra tener un buen desempeño en dicha tarea, podrá obtener una ventaja considerable fundamentalmente porque le arrebataría a Massa una de sus banderas, la lucha contra la inseguridad.Si bien desde el oficialismo comenzó a circular la figura de Randazzo como alternativa, a mi entender insisto con la idea de que si Scioli lleva adelante buenas políticas públicas en materia de seguridad, el oficialismo no tendrá muchas opciones más que apoyar al actual Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. 

En fin, al panorama descrito anteriormente habrá que esperar si el FIT (Frente de Izquierda de los Trabajadores) y otras fuerzas políticas  menores logran insertar un candidato, aunque todo parece indicar que, al menos en los meses próximos, esta tendencia no va a sufrir grandes alteraciones.