Elisa Carrió dominó el segundo debate televisivo entre los candidatos UNEN

9206003714_7b5ec705aa_qAnoche tuvo lugar el debate entre los precandidatos a diputados por UNEN, que Elisa Carrió, candidato por la lista Coalición Sur, dominó. Análisis y impresiones desde el estudio. 

 

Crédito foto: Noelia Pirsic

 

Elisa Carrió, a Martín Lousteau: “Hiciste un daño terrible con la 125, ¿por qué no renunciaste?”

La Nacion / 1 Agosto 2013

En un debate televisivo, los precandidatos a diputados por el frente UNEN protagonizaron duros cruces; Gil Lavedra también apuntó contra el economista; fuertes críticas al kirchnerismo

Los precandidatos a diputados nacionales del frente porteño UNEN protagonizaron hoy un debate caliente que incluyó cruces, recriminaciones pero también momentos de distensión, a pocos días de las próximas elecciones primarias del 11 de agosto.
“¿Estamos probando o ya empezamos?”, apuró la candidata de Coalición Sur Elisa Carrió, quien miró a sus competidores Martín Lousteau de Suma+, Ricardo Gil Lavedra de ‘Juntos’ y Leandro Illia de ‘Presidente Illia’.

Durante el debate en A dos voces , el programa que emite TN, los postulantes optaron por recalentar la interna a solo 10 días de las elecciones y apuntaron sus dardos entre sí, aunque coincidieron en resaltar que representaban la “contracara del kirchnerismo” por ser el “único” espacio que ofrecía ese tipo de discusiones.

Sucede que UNEN pondrá en juego el 11 de agosto la fórmula de senadores nacionales y la cabeza de lista y el orden de la nómina de los diputados -que se integrará de manera proporcional- que competirán en las legislativas de octubre.

Si bien todos los participantes del debate coincidieron en denunciar la “corrupción” del gobierno nacional, el foco principal fue fogonear la interna de UNEN.

El único en recibir cachetazos de sus tres rivales electorales fue Lousteau por su paso por el oficialismo como ministro de Economía y por la famosa resolución 125 de retenciones al campo.

“Hiciste un daño terrible con la 125 y quiero que expliques, no quiero que te vayas, ya sabías que (el secretario de Comercio, Guillermo) Moreno estaba en el gobierno”, precisó Carrió. Y añadió: “¿Por qué no renunciaste, si iban a matar al campo?”. En un tono moderado, Gil Lavedra aseguró que “la 125 fue un desprecio al Congreso”.

También Illia entró en el debate al sostener que “no se ha cuantificado el daño a los sectores agropecuarios a lo cual le puso el pecho la Unión Cívica Radical”.

Inmediatamente, Lousteau mencionó que estuvo “sólo cinco meses dando pelea” en el Gobierno, afirmó que se “tenía que desayunar todos los días de todas las ‘cagadas’ que podía hacer Moreno’ y advirtió que se estaba “discutiendo una resolución que nunca se implementó”.

En medio de una discusión con Gil Lavedra que le repetía que “la Constitución no era un formalismo”, el economista dijo que le “sorprende” la postura del radical porque “la segunda candidata” de ‘Juntos’ “votó a favor de la 125”, en referencia a la diputada Victoria Donda que estaba en la tribuna.

“DOMESTICAR A CARRIÓ”

Otro de los momentos calientes del debate fueron los constantes dardos que se lanzaron Carrió y Gil Lavedra que habilitaron a las chicanas y también bromas en torno a los dichos del diputado de la UCR acerca de que quería “domesticar” a la diputada.

“Nunca he aceptado un cargo, me gusta la batalla, él (por Gil Lavedra) es un blando, yo soy dura porque frente a la prepotencia de un violador hay que ser duro porque te llevan puesto”, lanzó la dirigente de la Coalición Cívica y le reprochó que la UCR concurrió a la ronda de diálogo político con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, en el 2009.

“En 2009 habíamos ganado con el Acuerdo Cívico y Social y fueron con ¿cómo se llama, cómo? Randazzo. Entregaron la victoria”, aseveró y agregó que era “dura” con el “Frente para la Victoria” y “contra los prepotentes y ladrones”.

En respuesta, Gil Lavedra remarcó que “no hay que confundir blandura con diálogo” y arremetió: “Sos ineficaz y dogmática, te has encerrado en una verdad única” y la tildó de “autoritaria”.

“No hay que cerrarse al diálogo, es espíritu democrático, lo otro es espíritu faccioso”, profundizó el candidato de ‘Juntos’ y cuestionó las “ausencias” de Carrió en “votaciones” como “la ley terrorista, el Per Saltum, la ley de tierras”.

Durante su exposición, por otra parte, Carrió utilizó carteles para mostrar, en primer lugar, su “enorme experiencia” legislativa con las leyes de su “autoría” como “el 82 por ciento móvil a jubilados, el juicio a la Corte contra el menemismo, ley de lavado de dinero, ley de tierras, ingreso ciudadano a la niñez” que, dijo, “la Presidenta copió mal”.

Otro de los carteles utilizados contenía las caras de funcionarios del gobierno nacional como Ricardo Jaime o Julio De Vido y hasta la imagen del ex presidente Néstor Kirchner, a quien ella denunció por supuestos delitos de corrupción.

 

Carrió llevó a sus socios a un duro debate

Por Laura Serra / La Nacion / 1 Agosto 2013

Protagonizó junto a Gil Lavedra, Lousteau e Illia una discusión filosa y cargada de chicanas en el segundo cruce televisivo de los candidatos de UNEN antes de las elecciones internas; pese a las diferencias, prometieron unidad después de octubre

El debate fue chispeante , dinámico, algo desordenado y por momentos filoso por las chicanas que, sin piedad, se cruzaron entre los participantes: la contracara perfecta del que se vio hace una semana atrás entre los precandidatos a senador del frente UNEN. Anoche fue el turno de los postulantes a diputado de ese mismo espacio, Ricardo Gil Lavedra (Juntos), Martín Lousteau (Sumá Más), Leandro Illia (Presidente Illia) y Elisa Carrió (Coalición Sur), quienes caldearon aún más la pelea que se dirimirá en 10 días, en elecciones primarias.

El debate, que tuvo como escenario el programa televisivo A dos voces , de la señal de cable TN, fue la apoteosis de una semana cargada de tensión en el frente UNEN , que se desató cuando Carrió repartió críticas a diestra y siniestra contra sus socios electorales. Anoche, la líder de la Coalición Cívica continuó con la misma táctica, aunque bajó los decibeles de la agresividad; dueña de un histrionismo particular, dominó claramente la escena como si disfrutara del debate y de los nervios de sus rivales, que, con suerte dispar, buscaban rebatir sus embestidas.

“No te doy un beso porque querés «domesticarme»”, se mofó Carrió de Gil Lavedra, quien había lanzado la frase. “¡Ningún hombre en el mundo me había dicho semejante estupidez!”, se rió.

Uno de los pasajes más calientes del debate se desató cuando Carrió le enrostró a Lousteau, ex ministro de Economía de Cristina Kirchner, la autoría de la resolución 125 sobre retenciones móviles al agro, lo que provocó una crisis sin precedente entre el Gobierno y el campo.

La discusión arrancó cuando Lousteau, al recordar su paso por distintos cargos públicos, enfatizó que “dio la pelea desde adentro” al Gobierno. “Yo podría decir que nunca tuve una denuncia por corrupción, pero eso es sencillo si uno no estuvo adentro. Yo lo estuve, dando pelea con coraje y en equipo”, exaltó.

Carrió tomó el guante. “El coraje se muestra al denunciar la corrupción de [Julio] De Vido cuando vos eras ministro con él. ¿Por qué no renunciaste? Quisiera que esto lo expliques [al electorado], porque el daño al campo fue terrible”, asestó.

“Comparto con Carrió, [Lousteau] debió haber renunciado antes”, coincidió Illia. Gil Lavedra acotó: “¡Además, se trató de una resolución que despreció al Congreso!”.

Lousteau se tenía aprendido el libreto. “Yo me incorporé al Gobierno con la promesa de que [Guillermo] Moreno se iría a los tres meses y De Vido, a los seis meses. No ocurrió. Los lunes desayunaba con Moreno para ver qué cagada iba a hacer e intentar contenerla. Una de ellas fue una propuesta de retenciones del 63,4%. Yo busqué una solución más moderada”, insistió.

Y sin olvidarse de Gil Lavedra, le asestó: “¡Me extraña, Ricardo, si tu segunda candidata a senadora [Victoria Donda] votó a favor de la 125!”

“Me tranquilizan estas explicaciones -dijo Carrió-. Pero hay otro tema que me preocupa, el de la droga. El proyecto de despenalización de Victoria Donda (segunda candidata a senadora de Juntos) es funcional al narcotráfico y al paco.”

Gil Lavedra reaccionó: “Drogarse es malo, es claro, pero no es un problema del derecho penal, no es la cárcel la solución, sino la asistencia sanitaria del Estado”, enfatizó.

Carrió no se acalló. Les enrostró a Gil Lavedra y al precandidato a senador Rodolfo Terragno haber firmado, en el gobierno de la Alianza, la llamada tablita de Machinea, sobre el impuesto a las ganancias. Pero fue más allá cuando recordó que muchos opositores acudieron al diálogo con el Gobierno tras su fracaso electoral en 2009. “Son blandos y yo soy una dura, porque así hay que ser con los prepotentes y autoritarios”, desafió.

“No hay que confundir blandura con diálogo, y no creo, Lilita, que vos seas dura -retrucó Gil Lavedra-. Sos profundamente ineficaz y dogmática, encerrada en una verdad única. Como la Presidenta. No hay que despreciar el diálogo con todos los representantes del pueblo.”

El debate terminó entre sonrisas, con la promesa de la continuidad de UNEN después de las elecciones. Después de tantos cruces, sintieron la necesidad de aclararlo.

CONTRAPUNTOS DE LA DISCUSIÓN

Elisa Carrió / Lista Coalición Sur
“Soy una dura. Así hay que ser con los prepotentes, autoritarios y ladrones”
Martín Lousteau / Lista Suma Mas
“Yo di la pelea desde adentro del Gobierno. Es fácil hacer denuncias desde afuera”
Ricardo Gil Lavedra / Lista Juntos
“Blandura no debe confundirse con búsqueda de diálogo. No hay que caer en autoritarismos”
Leandro Illia / Lista Presidente Illia
“Hay que devolverle al Congreso el rol que debe tener en la democracia”

 

El “show” de Carrió y todo lo que no se vio del debate de diputados
POR PABLO JAVIER BLANCO / Clarin / 1 Agosto 2013
La diputada eclipsó la discusión con chicanas, chistes y hasta manejó a la producción a su antojo. El besito a Gil Lavedra, la pregunta a Lousteau, el enojo de Illia y la aparición de Filmus. Mirá el video con sus testimonios.

Elisa Carrió nadó como un pez en el agua en el debate de precandidatos a diputados de UNEN que se transmitió anoche en “A dos voces”. La legisladora, que busca renovar su banca en Coalición Sur, manejó el programa a su antojo e hizo de las suyas: chicaneó a sus rivales, bromeó en cámara, lanzó una decena de ironías y hasta controló los tiempos, saliendo a fumar en todos los cortes, a pesar del enojo de la producción.

A diferencia del debate de senadores, que enfrentó la semana pasa a Rodolfo Terragno, Alfonso Prat Gay Pino Solanas, donde el show estuvo detrás de cámara, en esta oportunidad Lilita se cargó la emisión en su espalda y fue la directora de orquesta del cruce que tuvo con Martín Lousteau (Suma +), Ricardo Gil Lavedra y Leandro Illia (Presidente Illia).

EN “PATOTA”. El debate fue mucho más concurrido que el de senadores. En la puerta de canal 13, el humorista Humberto Tortonese se sorprendió por la cantidad de gente que ingresaba. “Che, pero vienen en patota ustedes”, le dijo a Alfonso Prat Gay, que había llegado para apoyar a Gil Lavedra. Las tribunas del estudio desbordaron, tuvieron que agregar una fila extra de sillas, hubo gente sentada en las escaleras y muchísimos de pie por la convocatoria que excedió las expectativas.

LILITA SUPER-STAR. Elisa Carrió ganó el debate desde los sorteos. Ganó el primer lugar en la presentación y el último en el cierre. Es decir, tuvo la primer y la última palabra de todo el debate. “Yo ya tengo calor”, dijo antes de empezar. Quería calentar la pantalla y lo logró. Se cruzó con todos, con la cintura de un enganche. Manejó los tiempos y en cada corte salió a fumar. “¡Esto es un debate!”, le dijo emocionada a Clarín con un Marlboro en la mano en el patio del canal. “Ya estoy harta de la dictadura cristinista”, soltó después antes de dejar su cigarrillo por la mitad. Jugó con la tribuna a cada rato. Mandó un feliz año nuevo, saludó a sus militantes, y hasta lo tiró un guiño a Solanas. “¿Estuve bien, Pino?”, le preguntó tras hablar de YPF.

“¿Me va a domesticar? Es el único hombre que ha dicho semejante estupidez”, le disparó a Gil Lavedra, al que tanto antes como después del programa, le pidió un besito para las cámaras. Se la notó divertida, locuaz, y no siempre siguió al pie de la letra las indicaciones de su vocero, que estaba en la línea de cal marcando el ritmo, como un DT, pidiéndole que regule por momentos. También mantuvo un cruce fuerte con Illia. “Vos me llamaste porque querías ser diputado”, le espetó. El hijo del ex presidente lo negó. En el pasillo, mientras se fumaba otro pucho, Lilita soltó: “Me llamó como 10 veces porque quería entrar al Congreso”. Una de las que más la aplaudió fue su hija Vicky, que vio todo el debate parada al pie de la tribuna.

Carrió incluso lanzó ironías con los fotógrafos. “Saquenme sin papada”, les reclamó antes del debate. “Me sacan de abajo y salgo gorda”, le dijo al final. También jugó con los otros candidatos: “¡No se asusten! Yo debato y después como un asado, no tengo drama”, les avisó. Al final cambió el menú: festejó su performance con mariscos y pescados.

GIL LAVEDRA, CON SU NOVIA. Además de Alfonso Prat Gay, Victoria Donda, Humberto Tumini y el acto Luis “Beto” Brandoni (candidato a senador suplente de JUNTOS), Ricardo Gil Lavedra estuvo acompañado por su novia, la escritora Claudia Piñeiro. Todo el tiempo, el actual diputado recibió el apoyo de su pareja, quien observó estoica los embates de Carrió contra el ex miembro del Juicio a las Juntas Militares. Tal como se preveía tuvo un duelo aparte con Lilita. “No entiendo esos gongs”, marcó la diputada por la chicharra del tiempo. “Son las reglas, las hubieras aprendido”, le contestó. “Sos ineficaz, dogmática y autoritaria, yo estoy en contra de todos los totalitarismo”, la cruzó y se ganó un gran aplauso. “¡Vamos Richard!”, lo alentaron desde las gradas.

LOS GRITOS DE VIKI DONDA. Salvo por los aplausos, la tribuna de invitados que acompañaron a los candidatos estuvo tranquila. A excepción de Victoria Donda. La segunda candidata a senadora de Juntos, que acompaña a Prat Gay, levantó la voz varias veces durante el debate, sobre todo al final. En uno de los primeros cortes encaró a Lousteau para recriminarle una crítica hacia ella. “Dijo que voté la 125 y eso es mentira, yo voté un proyecto de ley que era distinto a la resolución que firmó él”, señaló.

Sin embargo, su gritó más fuerte fue cuando Elisa Carrió citó al papa Francisco. “Hice un gran lío estos últimos días, debe ser una equivocación, el Papa mandó a los jóvenes y se me ocurrió a mí que estaba grande”, dijo Lilita. En el fondo se escuchó un grito de Viki. ¿Qué le dijo? Adujo, en voz alta, que el Papa le había copiado el lema. “Yo dije vamos a portarnos mal y me criticaron, el Papa dijo hagan lío y se lo celebran”, explicó a Clarín. De todas formas, consiguió un voto. Uno de los cámaras, cuando la vio pasar, le dio un beso y le confío al oído: “Yo te voto a vos”.

EL ANOTADOR DE LOUSTEAU. En todo momento del debate, Martín Lousteau se aferró a una libreta azul con manuscritos suyos. Cuando, por momentos, recibía críticas de sus adversario, sereno, anotaba allí su réplica. Elisa Carrió le cuestionó no haber renunciado antes al Gobierno K. “Me dijeron que Moreno se iba en 3 meses y De Vido en 6 mes, cuando eso no pasó renuncié”, dijo. Gil Lavedra le cuestionó la resolución 125. Lousteau tomó nota y respondió: “Tu segunda candidata a senadora votó a favor de la 125”. Hasta Illia lo acusó de no tener pasado. Para él no hubo respuesta, solo una sonrisa y silencio. Sorprendió el look de su vocero: todo de azul, cárdigan de algodon gris y hasta corbata, prenda que todos los candidatos prefirieron obviar.

Todo el tiempo fue alentado por Rodolfo Terragno, su compañero en la lista. Lo primero que hizo el ex senador, que busca volver a la Cámara Alta,cuando llegó al estudio de “A dos voces” fue preguntar: “¿Dónde está Martín?”. Enseguida se fue rápido al camarín para verlo a Lousteau y no salió de ahí hasta minutos antes del programa. ¿La habrá dado consejo de cómo enfrentar a Lilita?

ILLIA A LO LINCOLN (CON APLAUDIDORES). Leandro Illia aprovechó cada segundo de tiempo que tuvo. Resaltó su pertenencia al radicalismo y manifestó, parafraseando a Abraham Lincoln, que él quería llegar al Congreso “por la gente, para la gente y con la gente”. Sus seguidores en la tribuna aplaudieron cada una de sus intervenciones con fervor, al punto de ganarse un reto de Marcelo Bonelli. “Bueno… si van a aplaudir cada cosa que dice su candidato”, les dijo el periodista. En un momento, cuando los conductores lo quisieron interrumpir porque sus minutos había terminado, se enojó. “Esperá, Bonelli, pará”, le dijo. Para él fue todo ganancia, se hizo visible en una interna en la que, denunció a Clarín, lo ignoraron desde el vamos.

FILMUS NO SE LO QUISO “PERDER”. Aunque parezca insólito, ni Daniel Filmus, candidato K a senador por la ciudad quiso perderse el debate de UNEN. Es que su imitador en el programa de Jorge Lanata, Martin Bilik, dijo presente en “A dos voces”, disfrazado del ex ministro de educación, e hizo varios comentarios satíricos detrás de cámara. “Me vine hasta acá, pierdo siempre pero esto lo quería ver”, acotó. Fue la cuota de humor en un programa en el que hubo de todo: propuestas, elogios y muchas chicanas, como hacía tiempo no se veían en un debate electoral.

Mirá todo lo que no se vio del debate de senadores de la semana pasada: