Una fuerte apuesta a la institucionalización democrática: las PASO

533917_10201110809875410_136115821_nDe cara a las elecciones primarias internas y obligatorias (PASO), es oportuno realizar análisis de lo que se vio y lo que se está por ver. Para ello, este artículo tendrá como primera parte una visión general de la interesante iniciativa electoral, pasando luego por consideraciones peculiares, remarcando aspectos positivos y negativos. Por Lic. Nicolás Cereijo

Al ser una primera experiencia fuerte es lógico que no se llegue a la elección ideal. Siendo conciente de ello, el artículo pretender remarcar aspectos positivos y negativos con miras a futuras mejores elecciones, ya que este tipo de mecanismos son vitales para fortalecer la democracia.

Consideraciones generales

Desde 1983, nuestro país fue aprendiendo día a día a querer y, fundamentalmente, a respetar a la democracia al tomar conciencia de las nefastas secuelas que habían dejado sucesivos gobiernos militares, donde se vieron mermados derechos, fundamentalmente los humanos.

Con una pesada herencia, hubo que reconstruir un país. Esta tarea no terminó y me animaría a decir que va a llevar mucho tiempo. El hecho de no haber nacido como nación democrática trae consigo enormes dificultades estructurales para lograr fortalecer el modelo democrático, cuyo principal enemigo es el poco respecto a los valores institucionales.

En este panorama crítico, creo que las PASO constituyen un remedio que bien utilizado puede ser enormemente productivo. Si bien las secuelas del autoritarismo y el liderazgo carismático no se pueden borrar de un momento al otro, sí es muy bueno fomentar y alentar este tipo de medidas.

Aspectos positivos

Uno de los puntos muy favorables de las elecciones es que aumenta el debate político y con ello alienta a las personas a tomar más conciencia de su condición de ciudadano. Si a esto le sumamos que hay un seguimiento mayor por Internet, con la cual, la gente siente que su voz puede ser escuchada. Y efectivamente es así.

Otro punto interesante es que el hecho de que haya campaña electoral cada dos años acerque más al político con la gente, principio que ayudaría a recuperar el espacio de debate público. El político es más demandado y sabe que debe cumplir si es que quiere mantener una buena imagen para presentarse en otras elecciones.

Por último, las elecciones internas ayudan a eliminar el discurso único, la apropiación de ideas en manos de un partido. Al fomentar la discusión, los candidatos deben saber que su propuesta no es la única ni la verdadera, sino que es una más que debe competir con otras tanto del seno de su partido como de otros.

Que no sea pura fachada

Que las PASO sean un avance hacia la institucionalización de la democracia, es algo que hay que festejar. Pero lamentablemente, no se está observando todo lo que el proyecto realmente puede abarcar. Es verdad que, como mencioné en la introducción, es un primer intento – algo así como una prueba piloto – de futuras elecciones internas. Con ello, no se puede pretender la perfección en una elección. Pero sí ver qué cosas debería mejorarse para futuras elecciones de mayor calidad.

Como lo muestra descriptivamente este sitio, la gran mayoría de las fuerzas políticas presenta lista única. Si bien es verdad que en algunos casos esto sucede por un problema estructural o de no poseer los recursos suficientes como para más, en otros casos no es así.

Paradójicamente, dos partidos oficialistas, como ser el PRO en Ciudad Autónoma de Buenos Aires como el Frente para la Victoria, se presentan con listas únicas. Con lo cual, las elecciones internas parecerían ser un sondeo – a modo de encuesta – para ver cómo se encuentran parados los candidatos de cara a las elecciones definitivas del mes de octubre.

A modo de conclusión

Todas las medidas que alienten la participación, el debate y la conciencia pública deben ser fomentadas y, sobretodo, cuidadas. Cuidarla de alteraciones para beneficios esporádicos, sin pensar en la poderosa herramienta que constituye para crecer como país.

Los partidos políticos deben recuperar espacio perdido, seguramente con nuevos métodos para llegar a la gente. Más debate, mayor circulación de ideas. Respeto y tolerancia por las ideas ajenas.

Por todo lo mencionado, es muy importante que cuidemos las PASO. Que esta elección sirva para darnos cuenta que se dio un paso fundamental. Pero para que se solidifique en el tiempo, necesitamos imperiosamente aprender de los errores. Por eso el artículo no solo puntualizó los aspectos positivos, sino también mostró los puntos negativos. Todo pensado dado que como politólogo, pero fundamentalmente como ciudadano, confío mucho en las PASO.