Elecciones 2013: Petróleo y Política en el juego político neuquino

Foto Nota Neuquén Petroleo

Elecciones 2013: Petróleo y Política, Nación y Provincia

Conflictividad estratégica en el marco de la Campaña Electoral

 

De cara a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, la coyuntura electoral se desarrolla en la provincia de Neuquén condicionada por varios factores que mantienen un vínculo complejo e impactan unos en otros, chocan y producen una sinapsis particular. La lógica petrolera se inserta en este ámbito con el acuerdo iniciado entre la empresa estatal YPF y la norteamericana Chevron, así como con el nuevo rol político que ha adquirido el líder sindicalista de la actividad, Guillermo Pereyra.

El Petróleo en la Provincia

Recapitulando en la historia de la provincia, podemos observar cómo la actividad vinculada al petróleo ha sido la fuente principal de ingresos desde su descubrimiento a principios del siglo XX en lo que hoy es Plaza Huincul. La provincia ha basado su crecimiento y desarrollo en la actividad hidrocarburífera, llegando a ser una de las dos cuencas más importantes del país por sus reservas y explotación. De este modo, para 2011 la provincia se encontraría enmarcada en el proceso generalizado de agotamiento de recursos petrolíferos, proceso que signó de alguna forma las bases para el exploración continua y el descubrimiento (por parte de YPF) de shale oil y shale gas en la región conocida como “Vaca Muerta”. Esta región forma parte de la cuenca petrolera neuquina, y consta de una extensión total de 30.000 km2 (de los que YPF posee 12.000 km2 aprox., mientras que también participan en el territorio algunas privadas internacionales como Americas Petrogas, Exxon Mobil, EOG Resources, Madalena Ventures y Apache Corp).

En este sentido, el sitio inversorenergético.com.ar describe un leve crecimiento en la producción petrolera de la provincia: el crecimiento se estima en un 2% entre enero y marzo de 2013. Quienes fueron protagonistas de llevar a cabo este incremento fueron YPF junto con Pluspetrol (multinacional privada argentina), Medanito (también argentina) y Entre Lomas (empresa que fuera conocida como Pérez Companc y hoy pertenece a la brasileña Petrobras). En palabras de inversorenergético.com.ar: Se trata de valores que traen un poco de alivio pero que siguen lejos de las proyecciones que se han realizado a partir de la exploración y explotación de yacimientos no convencionales.

Clima electoral

Habiendo contextualizado la problemática vinculada al petróleo, resulta sencillo pasar al análisis político de la cuestión y conocer las intrincadas complejidades que se presentan a la ciudadanía.

En el contexto electoral que trae el presente año, las fuerzas al interior de la provincia se disputan los sectores de poder que les permitan una vinculación más estrecha con la Nación. Y la Nación (entendida como el gobierno kirchnerista actualmente en el poder) tiene a su vez intereses propios que condicionan su accionar estratégico en la provincia.

En este sentido, podemos ver por un lado a un MPN fuerte pero dividido, candidato principal a acceder a las bancas en el Congreso. Sus líderes se posicionan a favor o en contra del gobierno para diferenciarse y establecer una puja contínua que durará lo que dure la campaña en sí. Por otro lado, un poder nacional representado en la provincia por el Frente para la Victoria, partido que se diferencia a la vez que se alinea de alguna extraña manera con el MPN al posicionarse sobre temas específicos.

Y finalmente, una coalición opositora dirigida por el Intendente neuquino Horacio Quiroga, que nuclea a su propio partido (Nuevo Compromiso Neuquino) con sectores de la UCR y de la CC-ARI, e intenta mantener un lugar relevante en la competencia previa a las primarias a la vez que lucha con sus propias divisiones internas.

Los demás partidos, no tan protagónicos en el juego político, optan por mantener una posición no tan radical, aunque hacen sus declaraciones en torno a los temas del momento.

El juego de intereses

Nación, provincia y municipio. Intereses mezclados en un juego de poder que dará como resultado una serie de ganadores, y en las que sí o sí más de uno quedará afuera. En este caso, la estrategia del gobierno nacional busca renovar sus bancas y obtener mayorías en el Congreso y continúa para ello con su estrategia clásica para la construcción de poder, basada en la polarización en torno a ciertos temas de interés general que tienen una gran difusión mediática.

Hoy por hoy, el tema en agenda es el acuerdo petrolero YPF-Chevron.

Al interior del MPN, el sector que lidera el actual Gobernador neuquino Jorge Sapag se alinea con la postura nacional, promoviendo la idea de un “renacimiento petrolero” de la mano de este proyecto, que en sus palabras tendería a cambiar la historia de Neuquén.

La oposición al acuerdo es liderada por el líder del Sindicato Petrolero Guillermo Pereyra, quien se postula como candidato en la Lista B dentro del mismo MPN, y cuya postura se alinea con el líder sindical Hugo Moyano a nivel nacional. Los recursos que utiliza como opositor son la ilegalidad del acuerdo y el avasallamiento de los derechos de la provincia. En este sentido, resulta destacable la contradicción: Pereyra critica el acuerdo desde su posición como aspirante a Senador; haciendo a un lado su posición como dirigente gremial al tocar un tema que le atañe de forma directa.

El sector liderado por Quiroga de la mano de Compromiso Cívico Neuquino plantea una oposición más débil, pero no por ello menos constante. El Intendente aspira a que su partido logre acceder a una banca en alguna de las dos cámaras, pero para ello deberá atravesar primero las primarias de agosto, en las que se definirá cuál de sus listas podrá participar en la elección general.

Finalmente, a todos estos temas se suman las demandas esbozadas desde la sociedad y en particular desde sectores específicos, como es el caso de la etnia mapuche. Las protestas en este sentido se vinculan con predominancia al método de fraccionamiento hidráulico (o fracking) que se utiliza en las perforaciones de shale oil como Vaca Muerta. Y como cierre argumental, la cobertura mediática de la cuestión (también víctima de ciertas polarizaciones).

En agosto, la sociedad deberá hacer su elección en el marco de todo este enredo. Lo que está en juego con las bancas en el Congreso es una postura ideológica de trasfondo, que enfrenta a un futuro de profundización del actual modelo nacionalista con un futuro de frenos a ese modelo e intentos de plantear un sistema quizá menos agresivo, y quizá tendiente a una liberalización del comercio y atracción de inversiones extranjeras (paradójicamente, el acuerdo entre YPF y Chevron se funda en este tipo de inversión). La ciudadanía observadora durante estos meses, será en definitiva quien ostente el poder de decidir sobre el futuro del país.

Notas de interés:

Subsecretaría de Minería e Hidrocarburos (Neuquén)

Sitio Vaca Muerta Shale

Nota: A 92 años del descubrimiento de petróleo en Neuquén

Shale Neuquén