De cara al cierre de alianzas, el Peronismo Disidente se separa notoriamente del Pro

imagencompiladaA tres días de la fecha límite para la presentación de alianzas, el Pro busca la confirmación con figuras alternativas al Peronismo Disidente en la mayoría de las provincias, principalmente en Córdoba, Buenos Aires y Capital Federal.

Crédito Foto: Santiago Trusso

Hasta ahora, cada uno por su lado

Por Werner Pertot

Página 12

9 de junio de 2013

El cierre de alianzas del macrismo viene con menos peronismo del que esperaban. Los operadores de Mauricio Macri negocian acuerdos distrito por distrito que no presentan grandes novedades en materia de aliados. En Capital, el acuerdo con Roberto Lavagna parece muerto y enterrado, aunque en el PRO no se animan a abandonarlo del todo. En la provincia de Buenos Aires, la negociación con Francisco de Narváez está trabada y no parece haber plan B, salvo que se lance Sergio Massa, a quien en el PRO esperan como a la segunda venida de Jesucristo. En Córdoba no hay acuerdo con José Manuel de la Sota. Las principales innovaciones de este año surgen de sumar figuras como el ruralista Alfredo de Angeli en Entre Ríos, el ex árbitro Héctor Baldassi en Córdoba y el armado del comediante Miguel del Sel en Santa Fe. En el PRO no descartan cambios de último momento.

No hay un patrón único para las alianzas del PRO en el país. Se distribuyeron según las conveniencias locales, con peronistas o radicales. En Salta irán con el ex gobernador Juan Carlos Romero. En Tucumán, con el senador radical José Cano. En San Luis, con el espacio de los Rodríguez Saá, mientras que Alberto Rodríguez Saá intentará competir por su lado en Capital. En Corrientes están cerca de cerrar con el gobernador radical Ricardo Colombi. En San Juan armaron con el senador Roberto Basualdo, que cerró con el partido de Hugo Moyano, a quien los macristas quieren bien lejos en la Ciudad. En Misiones irán con el amigo de Macri, Ramón Puerta.

En Entre Ríos, los macristas llevarán como candidato a senador a De Angeli, pero no consiguieron cerrar un acuerdo ni con el ex gobernador peronista Jorge Busti ni con el radicalismo local. En Mendoza, en tanto, continúan negociando con el Partido Demócrata y con el Peronismo Federal, pero si Omar de Marchi no va como candidato, el PRO se abstendría de participar en ese distrito.

CABA

La ciudad de Buenos Aires es el distrito fuerte del PRO, donde vienen ganando elecciones legislativas desde 2003. Las negociaciones con Lavagna avanzaron hasta que se les atragantó la foto del ex ministro de Economía junto con De la Sota, Moyano y De Narváez. Luego, todo fue marcha atrás. Hace más de una semana, los negociadores del PRO Emilio Monzó y Humberto Schiavoni tuvieron un último encuentro con el operador de Lavagna, Rodolfo Gil. Le hicieron una generosa oferta: además de la cabeza de la lista de senadores, Lavagna ubicaba a dos diputados. Gil pidió, además, tres legisladores porteños. Todo terminó allí.

Ahora en el PRO hay quienes dan por terminadas las negociaciones y otros que las quieren reflotar, pero la oferta de acuerdo sería mucho menos generosa (el cargo de senador). La discusión de las listas no estará cerrada esta semana en Capital, sino que seguirá hasta el 22 de junio. Sin Lavagna, es seguro que Gabriela Michetti encabezará la lista del Senado y su posible compañero de fórmula es Martín Lousteau. Sin embargo, el ex ministro de Economía tiene una fuerte resistencia dentro del PRO. Con él están conversando tanto Monzó como el secretario general Marcos Peña. Pero ayer trascendió que Lousteau también se acercó a Rodolfo Terragno, quien competirá en la interna de FAP-UCR (ver página 8).

Buenos Aires

La provincia es uno de los principales problemas del macrismo. Se puede decir que hicieron todo lo posible para no tener que ir a una negociación con su ex aliado De Narváez: intentaron llevar a Michetti a la provincia, ella se negó; probaron con la idea de que Macri renunciara a la Jefatura de Gobierno y fuera candidato, Macri lo descartó; midieron a Carlos Melconian y Gustavo Posse, pero las encuestas no los ayudaron. Finalmente, Macri tuvo una conversación con De Narváez esta semana y les dio luz verde a sus dirigentes territoriales para negociar. Es así como se reunieron en San Isidro Jorge Macri, Posse y Jesús Cariglino con De Narváez, Gustavo Ferrari y José “Pepe” Scioli. Según los macristas, la discusión se empantanó por la actitud del hermano del gobernador bonaerense, quien exigió que el apoderado fuera de Unión Celeste y Blanco (lo que implicaba que tenían la potestad de hacer cambios de último momento en las listas). También les cuestionó que Macri lleve candidatos propios en Córdoba. “¿Y qué querés? Yo a Córdoba fui de vacaciones cuando tenía tres años. Acá discutamos la provincia de Buenos Aires”, le propuso Posse. La negociación con el Colorado seguía trabada ayer y los macristas amenazaban con ir con candidatos propios: Posse o Melconian.

Efecto Massa

“Lo único que puede cambiar el estado de las negociaciones es que se lance Massa”, dicen en el PRO, desde donde tienen varias líneas tendidas con el intendente de Tigre: tanto Jorge Macri como Horacio Rodríguez Larreta tienen frecuentes conversaciones con él. Si el intendente jugara en las elecciones, los macristas harían fuerza para unificar todo detrás de su candidatura. Por lo pronto, Massa se reunirá con 17 intendentes a comer un asado mañana. Puede ser en Olavarría o en General Villegas. Allí conversarán sobre la posibilidad de que se presente. A favor se muestran Luis Andreotti (San Fernando), Luis Acuña (Hurlingham) y Carlos Selva (Mercedes). En contra están Joaquín de la Torre (San Miguel), Gilberto Alegre (Villegas) y José Eseverri (Olavarría). El secretario de Gobierno de Tigre, Eduardo Cergnul, está explorando la posibilidad de inscribir el sello del Frente Renovador, pero la incógnita sobre Massa seguramente se extienda hasta el 22 de junio, cuando cierran las listas de candidatos.

Córdoba y Santa Fe

Como armador nacional del PRO, Monzó gestionó la foto de Macri con De la Sota e intentó iniciar una negociación electoral, que el espacio del gobernador nunca habilitó. Macri viajó el viernes a la provincia y ratificó que su candidato será Baldassi, quien –según las estimaciones del PRO– le come 12 o 13 puntos a la candidatura de Juan Schiaretti, el delfín de De la Sota. Aunque no descartan negociaciones de último momento, lo más probable era un cierre sin un acuerdo entre el PRO y el peronismo cordobés. En Santa Fe, en cambio, la figura de Miguel del Sel resultó atractiva para el peronismo disidente. Los dirigentes que provienen del espacio de Carlos Reutemann cerraron un acuerdo con el PRO, y Ricardo Spinozzi será tercero en la lista de diputados, mientras que Diego Giuliano irá como primer candidato a concejal en Rosario. Los macristas habían tanteado a Reutemann, que les dijo que no tenía problema mientras no lo implicaran a él. Los títulos de los diarios lo obligaron a tener que aclarar que con Macri no está yendo ni a tomar un helado.