Binner nuevo presidente del Partido Socialista

Hermes Binner, ex-candidato a presidente de la nación por el Frente Amplio Progresista y ex gobernador de la Provincia de Santa Fe, asumió la titularidad del Partido Socialista junto a otros 24 integrantes del Comité Ejecutivo Central (CEN), que incluye a representantes de todas las provincias, de la juventud socialista y del Movimiento Nacional Reformista (MNR). El nuevo conductor ratificó la afinidad con los radicales y con la Coalición Cívica, pero rechazó la posibilidad de realizar alianzas con el PRO. Asimismo, en su primer acto como presidente encabezó junto al titular porteño de esa fuerza, Roy Cortina, una actividad en Boedo.
Foto: Hermes Binner
Crédito: Santiago Trusso

Resoluciones del Congreso Nacional Ordinario del PS

Binner asumió el mando del socialismo y excluyó a Macri del diálogo con otras fuerzas
Diario UNO
17 de mayo de 2012

El ex gobernador de Santa Fe tomó el control del Partido Socialista en un acto encabezado en la sede partidaria porteña. Le puso límites a los contactos con otros partidos

Hermes Binner asumió este jueves por la tarde el control del Partido Socialista y aseguró que como referente del Frente Amplio Progresista (FAP) se sentará “con todo el que quiera dialogar”, menos con el PRO de Mauricio Macri.

“Vamos a dialogar con todo el que quiera dialogar”, aseguró Binner, aunque instantáneamente aclaró que esas reglas “no corren” para el jefe de Gobierno porteño.

El ex gobernador de Santa Fe tomó el control del socialismo en un acto también encabezado por el ahora ex titular del partido el senador Rubén Giustiniani en la sede porteña del espacio, ubicada en Entre Ríos al 1000.

Binner asumió la presidencia del Partido Socialista
Página 12
17 de mayo de 2012

El exgobernador, quien sucedió al senador Rubén Giustiniani al frente del PS, reivindicó el acuerdo que sostiene el socialismo con la UCR “desde hace 20 años” en Santa Fe, afirmó que “no nos interesa el diálogo” con Mauricio Macri y, a pesar de que la iniciativa figuraba en su plataforma electoral el año pasado, rechazó una eventual reforma de la Constitución “porque no se cumple la que está vigente y porque va de la mano de la re-reelección” de Cristina Kirchner.

Acerca de las conversaciones con otras fuerzas políticas, señaló que “vamos a hacer lo posible para dialogar con todos los que quieran dialogar” siempre y cuando haya “unanimidad” entre los partidos que integran el Frente Amplio Progresista. El excandidato presidencial destacó el “acuerdo” con el radicalismo y precisó que a nivel nacional “no hay ningún problema con el diálogo”.

“El Partido Socialista ha sido durante mucho tiempo un partido municipalista y allí está el gran aprendizaje de la política al servicio de la gente”, expresó ante una consulta de la agencia DyN, y agregó que “hoy estamos en una alternativa superior, aprovechando las experiencias que hemos vivido en términos de alianzas y coaliciones a lo largo de nuestra historia, con el Frente, que tiene una proyección importante”.

Al asumir la presidencia del partido, el exmandatario evitó referirse a su eventual candidatura a diputado nacional por Santa Fe: “Este no es año electoral, no estamos hablando de este tema”, se atajó, y advirtió que “la gente está saturada de las candidaturas”.

Hermes Binner adelantó que el FAP presentará a fin de año un “Plan Estratégico para los próximos 20 años”, que será la conclusión de los diversos foros regionales de la agrupación. “El pegamento para unir es el programa”, afirmó y destacó la “seriedad y responsabilidad” para sumar nuevas fuerzas a ese frente opositor.

Binner encabezó su primer acto como presidente del socialismo
La Nueva
19 de mayo de 2012

El líder del Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner, encabezó hoy su primer acto como presidente del Partido Socialista junto al titular porteño de esa fuerza, Roy Cortina.

El acto se desarrolló en un club del barrio porteño de Boedo, donde se reunió el Consejo Federal del PS, y allí Binner convocó a trabajar por un “frente amplio capaz de constituirse en una alternativa de gobierno para la Argentina”.

Tras el encuentro, los los dirigentes dieron a conocer un documento en el que denunciaron el “centralismo recaudatorio de la Nación” y advirtieron sobre “la obligación de los funcionarios públicos a rendir cuentas ante la justicia, el flagelo de la inflación que afecta principalmente a los sectores más postergados” y su rechazo a una posible reforma constitucional.

También se dejó plasmado el compromiso de “seguir recorriendo el camino de construir una opción alternativa, programática y progresista, que mire la Argentina hacia adelante, a través del Frente Amplio Progresista”.

Por su parte, el diputado Roy Cortina destacó el rol de Binner en las últimas elecciones -en las que quedó en segundo lugar- y llamó a impulsar un “cambio progresista” en la Ciudad de Buenos Aires.

Junto a Binner y Cortina, estuvieron la intendenta de Rosario, Mónica Fein; el senador provincial de Santa Fe Miguel Lifstchiz; los diputados nacionales Juan Carlos Zabalza, Alicia Ciciliani, Elida Rasino, Omar Barchetta y Ricardo Cuccovillo; además de los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y representantes de todas las federaciones del país.

Hermes Binner le apuntó a Macri: “No creo que sea una opción a este gobierno”
La Capital
15 de abril de 2012
Por Maitena Sánchez Cattaneo / DyN

Buenos Aires.- El principal referente del Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner, desacreditó al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, como una “opción” al kirchnerismo, tanto en las elecciones legislativas del año próximo como en las presidenciales de 2015, y advirtió que “todo” el sistema en la ciudad “está degradado”.

Durante una entrevista realizada en sus oficinas del Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro), ubicadas en Buenos Aires, el ex gobernador de Santa Fe pidió que el vicepresidente Amado Boudou se “ponga a disposición de la Justicia” en la investigación por el caso Ciccone Calcográfica, y desestimó la negativa de la UCR a sumarse a una misma propuesta nacional.

Acerca del caso Boudou y sus derivaciones, Binner contrastó la “idoneidad histórica” del saliente procurador general de la Nación Esteban Righi con su designado reemplazante, Daniel Reposo, que sólo ostenta, a su criterio, ser “amigo del involucrado”, en alusión a Boudou.

—¿Cuál es su análisis del escenario nacional?

—Están todos pendientes de la mamá Nación. Todos los Estados provinciales están en déficit. Los municipios y las comunas están mirando al Puerto de Buenos Aires para ver si llega algo para cada uno y la Nación que le transfirió a las provincias, la educación, la salud, tiene que transferirle dinero. La composición de los ingresos de las provincias es demostrativa de la delimitación del federalismo.

—Con respecto a las denuncias contra el vicepresidente, ¿cuál cree que debería ser la actitud de Boudou?

—Evidentemente que si yo estuviera en ese lugar, lo primero que haría sería presentarme a la Justicia y decirle que investigue. Es lo razonable, necesario, lo que da transparencia para que todos nos sintamos iguales ante la ley y no por ocupar un lugar especial, tengamos una ley especial. Los resultados no son esos. Los resultados son buscar cambiar una persona de la idoneidad histórica y cultura general que tiene (el ex Procurador General Estaban) Righi por alguien que es amigo del involucrado (en alusión a Daniel Reposo). Todo tiñe de una opacidad que el gobierno debería transformarlo en transparencia.

—¿Cómo observa a la oposición?

—La lectura está dentro de lo que ocurre en el Parlamento. El Ejecutivo envía permanentemente proyectos para resolver, en un tiempo donde tienen mayoría (en Diputados y Senadores). Cuando no la tenían recurrían a los Decretos de Necesidad y Urgencia. Es una forma ambigua de gobernar que no compartimos. Es muy difícil gobernar así y convivir con una democracia representativa.

—¿Por qué cree que hay sondeos que colocan a Mauricio Macri como principal referente opositor?

—Evidentemente hay un interés por instalarlo a Macri. No nos preocupa eso, tenemos muy claro lo que queremos.

—¿Cree que Macri podría ser una opción a este gobierno?

—No, creo que no. Lo que puede ser una opción a este gobierno es el FAP porque es una fuerza que es una novedad en la política argentina. Vienen de distintas procedencias y tratan de integrarse en una propuesta común que es un frente que es mucho más complejo que construir un partido porque es necesario escuchar más para resolver las cosas colectivamente.

—¿Qué evaluación realiza respecto a la gestión del gobierno porteño?

—Está degradado todo el sistema. Nuestra situación de crisis después del temporal, todavía hay gente que no tiene energía eléctrica, no tiene agua. El tema del subte que se tiene que resolver en una mesa de diálogo para acordar cómo se aborda el tema. El enfrentamiento de gobierno nacional y local le hace mal al país.

—¿Qué opina de las declaraciones del titular de la UCR, Mario Barletta, que planteó que su partido presentará su propio candidato presidencial en 2015, luego de que usted enviara señales de diálogo?

—No lo veo que sea una controversia a lo que planteamos nosotros. En la provincia de Santa Fe, hace 20 años que estamos trabajando con el radicalismo. No estamos pensando en las elecciones, estamos pensando en tener un plan nacional que piense en la participación ciudadana y la industrialización de los productos primarios lo más cercano posible a su origen para dar trabajo y riqueza.

—¿Sostiene la idea de sumar el radicalismo al FAP?

—Este es nuestro plan, con algunos podemos compartirlo, con otros no. Insistimos en la apertura del diálogo hacia todos, tenemos gente del peronismo como (el senador Luis) Juez o (el diputado Víctor) De Gennaro, del radicalismo como el caso de (la diputada Margarita) Stolbizer o (el senador Jaime) Linares. Después hay también radicales en el frente. (DyN)

El FAP necesita unificar su voz
La Nueva
7 de abril 2012

Salió segundo en las elecciones de octubre, pero no consigue homogeneizar sus bloques de diputados y senadores. Indefinición y discrepancias.

Pasa el tiempo y las fuerzas políticas que integran el interbloque legislativo del Frente Amplio Progresista (FAP) no consiguen unificar sus criterios a la hora de votar los proyectos.

Tras salir segundo en los comicios generales de 2011, la alianza –que tiene al Partido Socialista (PS) como abanderado, junto a GEN, Unidad Popular, Libres del Sur y el cordobés Frente Cívico– acordó el inicio de un proceso para unificar su bancada, pero aún no surgió la fecha de reunión.

Pese a los encuentros semanales para discutir posturas, no consiguen defender una posición común. Por caso, como sucedió con el traspaso de los subterráneos, el FAP mantuvo la indefinición de sus votos hasta el miércoles de la sesión.

Aunque todos cuestionaron al gobierno nacional y al intendente porteño, Mauricio Macri (Pro), GEN, Libres del Sur y el Frente Cívico rechazaron la cesión. Unidad Popular, de Claudio Lozano y Víctor de Gennaro, se abstuvo.

Como si fuera poco, el socialismo –que reconoce en el santafesino Hermes Binner a su figura descollante– se dividió: el capitalino Roy Cortina votó en contra y el resto, evitó pronunciarse.

Las diferencias también se plasmaron en el Senado. El bahiense Jaime Linares (GEN) y los cordobeses Norma Morandini y Luis Juez (Frente Cívico) se opusieron. El santafesino Rubén Giustiniani (Partido Socialista) evitó “jugarse”.

Más: al inicio de las sesiones ordinarias, socialistas, GEN, Libres del Sur y Frente Cívico votaron en contra de la reforma de la carta orgánica del Banco Central. Lozano, De Gennaro, Graciela Iturraspe, Liliana Parada y Antonio Riestra se mantuvieron al margen.

Otro antecedente sobre el grado de las disensiones se vivió a fines de 2011 –luego del recambio legislativo y con el inicio de una nueva era de mayoría oficialista–, cuando el proyecto que declaró de interés público el papel de diario. La votación fue similar a la del Banco Central: hubo abstención de los cinco diputados de Unidad Popular. ¿El resto? En contra.