Según la consultora OPSM, Cristina Kirchner podría aumentar su caudal de votos

En un estudio realizado por la consultora Opinión Pública Servicios y Mercados (OPSM), Cristina Fernández de Kirchner lograría holgadamente la reelección, aumentando en un punto el nivel de votos que logró en las primarias. El ranking de la oposición se alteraría considerablemente quedando Hermes Binner en segundo lugar, a 35 puntos de distancia, Ricardo Alfonsín en el tercer lugar, el cuarto sería para Alberto Rodríguez Saá y Duhalde podría caer al quinto. Sin embargo, según las mediciones realizadas en la Provincia de Buenos Aires (que corresponden al 38% del electorado nacional), la Presidenta podría obtener el 61%. Esta situación podría llevar elevar los niveles de voto del oficialismo a nivel nacional y aproximarlos a un 55%. Por otra parte, tomando en cuenta estas estimaciones provinciales, Rodríguez Saá podría ocupar el tercer puesto, desplazando a Ricardo Alfonsín.

Crédito de la foto: Fotógrafa Caitlin Kelly

Promesa de muchos votos K en provincia
Raúl Kollmann
Página 12
30 de Septiembre de 2011

En un trabajo realizado por la consultora OPSM, la Presidenta aparece con una intención de voto del 61 por ciento en la provincia de Buenos Aires y Scioli araña el 55. Binner y Rodríguez Saá superan a Alfonsín y a Duhalde.

Cristina Fernández de Kirchner-Amado Boudou podrían obtener el 61 por ciento de los votos en la provincia de Buenos Aires, sacándole abrumadores 46 puntos de diferencia a un nuevo segundo, el candidato del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner, que conseguiría casi el 15 por ciento. Como ha trascendido de otros estudios, Alberto Rodríguez Saá se ubica tercero y tanto Ricardo Alfonsín como Eduardo Duhalde protagonizarían una verdadera debacle. Por su parte, Daniel Scioli-Gabriel Mariotto también van camino a una magnífica elección, con casi el 55 por ciento de los votos y con 25 puntos de diferencia respecto de Francisco de Narváez.

Las conclusiones surgen de una encuesta realizada por la consultora Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), que dirige Enrique Zuleta Puceiro. En total se entrevistaron 550 bonaerenses de 26 localidades, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. Como ya se sabe, en la provincia de Buenos Aires vota el 38 por ciento del padrón total, lo que produce un impacto decisivo en la elección nacional.

En las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, CFK consiguió el 54 por ciento de los votos en territorio bonaerense. Es decir que solo en esta provincia subiría siete puntos. De concretarse el pronóstico de Zuleta, desde ya que produciría una mejora de al menos tres puntos en la elección nacional, con lo que la Presidenta podría superar el 54 por ciento en el total del país.

Un dato más cantado era que Scioli camina cómodamente a la reelección. El gobernador no necesita ningún porcentaje mínimo, ya que la Constitución bonaerense no prevé el ballottage, sino que la gobernación se asigna a quien obtiene más sufragios. La diferencia prevista por este trabajo –de 34 puntos entre Scioli y De Narváez– no deja ningún nivel de duda, más allá del acuerdo que puedan anunciar en estas horas De Narváez con la fuerza de Alberto Rodríguez Saá.

El trabajo de Zuleta confirma los datos que han surgido de los últimos sondeos de opinión: van camino a hacer una buena elección Binner y Rodríguez Saá, mientras que Alfonsín y Duhalde tendrán que afrontar un duro retroceso. Y se confirma el magro resultado que la Coalición Cívica ya sacó en las PASO. “Binner está haciendo una campaña inteligente. Flota. Pero flota en el buen sentido de la palabra: no confronta con las demás fuerzas, se muestra como lo nuevo y aparece como una figura razonable”, analiza el titular de OPSM.

“La ventaja de Scioli se está ampliando –señaló Zuleta–. Se ve mucha diferencia en las campañas. El propio gobernador recorre el interior provincial, aparece con una intensa relación con los intendentes y se orienta hacia temas como la producción o la innovación. Su jefe de Gabinete, Alberto Pérez, está en Europa, también el responsable de la regionalización, Santiago Montoya, y en todos los aspectos se alejan de los actos electorales tradicionales. Es una campaña no orientada hacia adentro y hacia abajo, sino hacia afuera, a conseguir apoyos no tradicionales del peronismo. Creo que eso está dando resultados. Y lo mismo sucede con la campaña de CFK, totalmente orientada hacia mostrar gestión y avances.”

En sintonía con estos datos de OPSM, también parece claro que las dos bancas del Senado por la mayoría corresponderán al Frente para la Victoria, encabezado por Aníbal Fernández, y está planteada una disputa intensa por la tercera banca, la de la minoría, entre Hilda “Chiche” Duhalde, Jaime Linares, el postulante de Binner, y José Scioli, el candidato de Ricardo Alfonsín. Si la situación es de paridad, como surge del trabajo de Zuleta, lleva las de ganar Linares, porque las otras dos candidaturas implican cortes importantes de boleta.

Respecto de la elección de diputados, también el FpV, con Julián Domínguez encabezando la lista, se alzará con más de la mitad de las bancas, mientras que el duhaldismo se ubica en segundo lugar y el Frente Amplio en el tercero. Si OPSM acierta el pronóstico, Marío Llambías, de la Coalición Cívica, conseguiría su banca, un dato alentador dentro del retroceso que ya registró esa fuerza en las PASO y que se repetiría en la elección del 23 de octubre. Pero para que el ruralista resulte electo requerirá de un fuerte corte de boleta, ya que Elisa Carrió apenas obtendría el dos por ciento de los votos como candidata presidencial en el distrito más numeroso del país.

Un horizonte que cambia
Raúl Kollmann
Página 12
2 de octubre de 2011

La elección de octubre puede no sólo confirmar –y aumentar– los resultados de las primarias, sino que puede alterar el ranking de la oposición. Binner podría quedar segundo; Duhalde, caer al quinto lugar.

A tres semanas de los comicios presidenciales, Cristina Fernández de Kirchner lograría holgadamente la reelección, aumentando en un punto el nivel de votos que logró en las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO). El segundo lugar sería para Hermes Binner, a 35 puntos de distancia, el tercero para Ricardo Alfonsín y el cuarto para Alberto Rodríguez Saá. Sin embargo, el propio titular de la consultora que hizo el trabajo, Enrique Zuleta Puceiro, sostiene que las muestras nacionales podrían ser desbordadas por lo que sucede en la provincia de Buenos Aires, donde la Presidenta podría conseguir el 61 por ciento de los votos. Esto llevaría los niveles de voto de la mandataria a alrededor del 55 por ciento. También podría ocurrir que Rodríguez Saá ocupe el tercer puesto.

Las conclusiones surgen de una encuesta realizada por Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), que relevó a 1200 personas en todo el territorio nacional. En el trabajo se respetaron las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social.

Los pocos sondeos que se conocen coinciden en al menos tres diagnósticos:

– Que la Presidenta conseguirá más del 51 por ciento de los votos, es decir que aumentará su performance de las PASO.

– Que en el segundo lugar se ubica Binner con alrededor del 15 por ciento de los votos.

– Que Eduardo Duhalde está en caída y se ubicará quinto, muy por debajo del porcentaje que logró en las primarias.

Zuleta sostiene que “en 2011 hemos visto que buena parte de los indecisos se van hacia el oficialismo. Ocurrió con Cristina en las PASO y también con Macri en los comicios de Capital. Eso hace que el pronóstico del voto a la Presidenta pueda ser superado. En el estudio hicimos una asignación de indecisos en forma proporcional, pero si, como ha ocurrido, los indecisos se van masivamente al oficialismo, podríamos hablar del 54 o 55 por ciento”.

“En esta muestra nacional, Alfonsín aparece tercero –explica Zuleta–. Es porque tomamos en cuenta todo el país, desde Ushuaia a La Quiaca. Es una muestra que tal vez no tenga la potencia en el territorio bonaerense que tiene una muestra específica. Si en provincia de Buenos Aires, Rodríguez Saá le saca mucha diferencia a Alfonsín, como vimos en nuestro estudio anterior, las cosas en el tercer puesto podrían cambiar.”

El estudio de OPSM muestra que existen pocas posibilidades de que el cuadro de situación cambie de aquí al 23 de octubre. Casi el 60 por ciento de los consultados dijo que tiene su voto decidido. Por supuesto que hasta los decididos pueden cambiar si se produce un hecho conmocionante –en España ocurrió con el atentado de Atocha–, pero la realidad es que los consultores no perciben en el horizonte algo que pueda torcer las cosas.

La base del voto al oficialismo son las expectativas. Sólo el 17 por ciento de los consultados cree que el país estará peor el año que viene. La mayoría es optimista y eso influye decisivamente en la intención de voto.