El nuevo Congreso

Basado en los resultados provisionales, esta será la nueva distribución de bancas. El Frente para la Victoria y sus aliados reunirían 135 diputados, 6 más de los necesarios para el quórum. Además, poseerán 38 de los 72 senadores. Casi todos los bloques opositores perdieron legisladores. Los que ganaron y los que perdieron.

Crédito gráfico: TELAM



El kirchnerismo y sus aliados controlarán las dos Cámaras
Mario Fiore
Los Andes
24 de octubre de 2011

Cristina Kirchner ya no deberá lidiar con un Parlamento poco amistoso como el que tiene hoy, cuando asuma su segundo mandato. La Presidenta arrasó en las urnas y contará con una Cámara de Diputados con 116 legisladores de pura cepa K y 19 aliados, para tener en total 135 soldados, lo que dejará al oficialismo con el control técnico de la Cámara y sin necesidad de tener que renegar para conseguir quórum o mayorías especiales para aprobar leyes clave.

Esta situación cómoda podría ampliarse rápidamente cuando diputados peronistas no K, que han dado señales de diálogo con la Casa Rosada, se terminen de acercar al oficialismo tras estos comicios.

En cuanto al Senado, la Presidenta no tendrá -como hace cuatro años- casi dos tercios de la Cámara, pero ganó posiciones y saltó de los 37 legisladores actuales (32 propios y cinco aliados) a 38 senadores, lo que le dará el control del cuerpo. En rigor, de las 24 bancas en juego ayer, el kirchnerismo y sus aliados se quedaron con 17. Hay otro dato extra a tener en cuenta: la presidencia del Senado será del oficialismo, ya que Cristina puso como vicepresidente a un hombre de su plena confianza: Amado Boudou.

Cristina sumó en dos de las ocho provincias que eligieron senadores, los tres representantes de cada una. En Misiones logró dos a través de su alianza con el gobernador radical K Maurice Closs (Frente Renovador de la Concordia) y colocó un senador por el Frente para la Victoria.

En La Rioja, Carlos Menem (que funciona como aliado desde el año pasado) ganó por algo más de dos mil votos la pelea electoral participando con un partido local y con él ingresará al Senado la actual diputada K Hilda Aguirre de Soria. Por la minoría, arribará la vicegobernadora riojana, Teresita Luna en representación del Frente para la Victoria. Además, logró dos bancas en Formosa y recuperó el escaño que perdió cuando Adriana Bortolozzi se pasó al peronismo disidente el año pasado.

En el grupo de diputados peronistas “independientes” que podrían colaborar con Cristina hay que contabilizar los dos del gobernador cordobés Juan Schiaretti, los cuatro que tienen mandato hasta 2013 y que responden a Carlos Reutemann y los dos que ingresaron de la mano del bonaerense Felipe Solá en 2009.

El oficialismo y sus aliados cosecharon 88 de las 130 bancas de diputados que estaban en juego. Con esta elección compensan la mala performance de 2009 y la fuga de legisladores que se dio un año antes tras el conflicto del Gobierno con el campo.

La oposición quedó muy golpeada. La segunda fuerza será el radicalismo, con 41 diputados y 18 senadores. No perdió bancas en el Senado pero sí en Diputados.

En la Cámara baja, el peronismo anti kirchnerista -con sus diferentes bloques- se quedó con 23 diputados (resignó uno) y en el Senado perdió dos legisladores. La nota la dio Hilda “Chiche” Duhalde, que buscaba ser de nuevo senadora por la Provincia de Buenos Aires pero quedó muy relegada. Las dos bancas de la mayoría serán para el jefe de Gabinete Aníbal Fernández y la diputada María Eugenia Leguizamón y la de minoría quedó -al cierre de esta edición- para Jaime Linares (FAP), quien dio el batacazo.

El más azotado fue el bloque de la Coalición Cívica, que de 18 diputados pasó a 7 ya que sumó un solo escaño: el de la porteña Patricia Bullrich. El macrismo, en tanto, quedó igual que ahora: 14 diputados (contando la banca del Partido Demócrata de Mendoza, que es una fuerza aliada en el Congreso).

El Frente Amplio Progresista tampoco tuvo bajas en Diputados y al cierre de esta edición ganaba la banca de la minoría en el Senado por la Provincia de Buenos Aires. Sobre este último dato valga una aclaración: al cierre de esta edición habían sólo 50 mil votos de diferencia entre el Frente Amplio Progresista y Udeso (fuerza que postula a José Scioli, mano derecha de Francisco De Narváez).

Con estos números, el kirchnerismo se prepara para desplazar a la oposición de la presidencia del grueso de la comisiones y tendrá, en la práctica, el manejo de los ritmos legislativos, como sucedió entre 2003 y 2009. Luego de las anteriores elecciones legislativas, en las que el kirchnerismo sufrió su único traspié (Néstor Kirchner perdió a manos de Francisco De Narváez en provincia de Buenos Aires), la oposición había logrado el control de la Cámara baja y había forzado a una situación de constante empate en el trabajo en el Senado.

Entre las leyes que el Gobierno espera sacar antes del recambio legislativo (en diciembre) está el Presupuesto 2012 y la prórroga a la ley de Emergencia Económica y del impuesto al cheque. Pero para el año que viene se espera que salga la reclamada ley que pone límite a la tenencia de tierras por parte de extranjeros y la declaración de interés público de la producción de papel para diarios.

En el oficialismo ya se abrió la pelea por los cargos más importantes de las dos Cámaras. Se estima que Aníbal Fernández sería el presidente provisional del Senado y que el ministro de Agricultura, que ingresó como diputado, sería el titular de la Cámara baja. Además, los jóvenes de La Cámpora ingresarán por primera vez al Parlamento, con Andrés “Cuervo” Larroque como máximo exponente. A este conglomerado se suma la mendocina Anabel Fernández Sagasti, la pampeana María Luz Alonso, el rosarino Marcos Cleri y varios bonaerenses.

El oficialismo ganó en casi todo el país y se quedó con el control total de la Cámara baja
Terra
24 de octubre de 2011

El Frente para la Victoria se apuntó hoy una importante victoria en la categoría de diputados nacionales en todo el país y consiguió el control absoluto de la Cámara baja, lo que le permitirá, con la ayuda de los aliados, manejar el quórum y las comisiones por los próximos dos años.

A partir del recambio parlamentario el 10 de diciembre próximo, el kirchnerismo volverá a desplegar su poderío en la Cámara de Diputados, con más de 135 legisladores, donde había quedado en minoría después de las elecciones legislativa de 2009.

Este domingo, en el conteo total de todo el país, el oficialismo se alzó con 77 propios y 13 aliados; en tanto que Udeso sacó 15; el FAP 13; Frente Popular 2; Compromiso Federal 5; PRO 3; Coalición Cívica 1; y Frente de Izquierda 1.

Ahora, tras el recambio el FpV tendrá (entre propios y aliados) unos 139 diputados, seguido por la UCR con 41 y el FAP con 23, mientras que el PRO, el Peronismo Federal y la Coalición Cívica quedarán con bancadas menos numerosas.

En el principal distrito electoral del país, Buenos Aires, donde se eligieron 35 cargos, el FpV (que arriesgó 12) se quedó con 22 bancas, seguido por Udeso y el Frente Amplio Progresista (FAP) que sacaron 4 cada uno, Unión Popular y Compromiso Federal 2 cada uno y el Frente de Izquierda sacó otra.

Por el kirchnerismo entraron Julián Domínguez, Cristina Álvarez Rodríguez, Mario Oporto, Carlos Gdansky, Adela Segarra, Eduardo De Pedro, José María Díaz Bancalari, Gloria Bidegain, Andrés Arregui, Graciela Gianettasi, Facundo Moyano, Adriana Puiggrós, Eric Calcagno, Jorge Rivas, Mayra Mendoza, Jorge Landau, Carlos Raimundi, Andrea García, Santiago Aragón, Leonardo Grosso, María Balcedo y Horacio Petragalia.

Por Udeso ingresaron Miguel Bazze, Graciela Ocaña, Alberto Roberti y Eduardo Santín; por el FAP Víctor De Gennaro, Victoria Donda, Omar Duclós y Ricardo Cuccovillo; por Compromiso Federal Alberto Asseff y Ramona Pucheta; por Unión Popular Graciela Camaño y Carlos Brown; y Néstor Pitrola por el Frente de Izquierda.

En la Capital Federal, donde se pusieron en juego 12 bancas, el FpV se impuso en la categoría y sacó 5 diputados (sólo arriesgó uno), segundo quedó el PRO con 3 y lo siguieron el FAP con 2 y Udeso y la Coalición Cívica con uno cada uno.

Así lograron ingresar Roberto Feletti, María del Carmen Bianchi, Andrés Larroque, Juan Carlos Junio, Mara Brawer (FpV), Federico Pinedo, Cornelia Schmidt-Libermann, Pablo Tonelli (PRO), Claudio Lozano, Roy Cortina (FAP), Manuel Garrido (Udeso) y Patricia Bullrich (CC).

En Catamarca, el FpV se alzó con las dos bancas en juego y entraron a la Cámara Manuel Molina y Marcia Ortiz.

En la provincia donde fue electa meses atrás la kirchnerista Lucía Corpachi, el oficialismo renovaba un escaño, pero también se hizo del segundo que actualmente estaba en manos del Frente Cívico y Social.

En Córdoba, el kirchnerismo se quedó con 4 de las 9 bancas en juego (sólo renovaba una propia), mientras que 2 se llevó el FAP, 2 Udeso y uno para Compromiso Federal.

Por ese distrito ingresarán Fabien Francioni, Nora Bedano, Mónica Gutiérrez y Daniel Giacomino (FpV), Mario Negri, Patricia De Ferrari (Udeso), Jorge Valinotto, Graciela Villata (FAP) y Edgar Muller (Compromiso Federal).

Por Corrientes, donde se pusieron en juego 4 bancas, el kirchnerismo se alzó con 3 (sólo renovaba 1 propio) y Udeso se quedó con 1.

Entrarán entonces Fabián Ríos, Ana María Perroni y Araceli Ferreyra (FpV) y Agustín Portela (Udeso).

En la provincia de Chaco, se jugaron 3 bancas de las cuales el oficialismo obtuvo 2 (las 2 que arriesgaba) y otra fue para Udeso.

José Monguelo y Gladys Soto (FpV) y Hugo Maldonado (Udeso) entrarán en la Cámara baja a partir del 10 de diciembre próximo.

En tierras de Mario Das Neves, el candidato a vice de Eduardo Duhalde, el FpV se hizo fuerte y se alzó con las 3 bancas en juego (arriesgaba 2), por lo que ingresarán al Congreso Carlos Eliceche, Cristina Ziebet y Juan Pais.

En Entre Ríos se pusieron en juego 4 bancas de las cuales se repartieron 3 para el FpV y una para la UCR, por lo que entraron Julio Solanas, Liliana Ríos, Osvaldo Elorriaga (FpV) y Fabián Rogel (UCR).

Los formoseños votaron para que los 3 escaños en juego se quedaran en manos del kirchnerismo y así ingresaron Carlos Donkin, Inés Lotto y Luis Basterra.

En La Pampa, a la vez, se repartieron dos escaños entre los aliados K Partido Humanista y el Frente Pampeaño Cívico y Social, y entraron María Luz Alonso (Humanista) y Daniel Kroneberger (Frepam).

En Jujuy, fueron 2 escaños para el FpV y 1 para Udeso, por lo que ingresaron Rubén Rivarola, Mariela Ortiz y Miguel Giubergia (UCR).

En tanto, en La Rioja se renovaron 3 bancas de las cuales se repartieron una para el FpV, una para el Frente Popular Riojano de Carlos Menem y otra para Udeso.

En este caso, los 3 escaños en juego pertenecían al FpV, de los que pudo retener uno, otro fue para el partido aliado de Menem y otro para la UCR.

De esta forma, ingresarán tras el recambio Griselda Herrera (FpV), Silvia Gaitán (Frente Popular Riojano) y Inés Brizuela y Doria (Udeso).

En Mendoza, sobre los 5 en juego fueron 3 para el FpV, uno para Udeso y uno para Compromiso Federal; entraron Guillermo Carmona, Anabel Fernández Sagasti y Dante González (FpV), Enrique Vaquie (Udeso) y Roberto Pradines (CF).

A la vez, en Misiones, donde se renovaron 4 bancas, el local Frente Renovador de la Concordia se llevó 3 y el FpV una.

En tierras de Maurice Closs los 4 escaños en juego pertenecían al oficialismo, aunque el Frente Renovador que ganó en la categoría diputados nacional es aliado al kirchnerismo.

Por este distrito entrarán José Daniel Guccione, Stella Maris Leverberg, Oscar Redczuk (Frente Renovador de la Concordia) y Julia Perié (FpV).

En Neuquén se jugaron 2 bancas y se repartieron 1 para el FpV y otra para el gobernante Movimiento Popular Neuquino (MPN), en un distrito donde los escaños a renovar eran uno del MPN y otro del partido de la Concertación.

Con este resultado entraron José Ciampini (FpV) y Alicia Comelli (MPN), uno kirchnerista puro y otra aliada fiel a la Casa Rosada.

En Río Negro, donde se renovaron 3 bancas, el FpV se alzó con el botín completo, en un distrito donde sólo renovaba 1 escaño.

Silvina Larraburu, Jorge Cejas y Hernán Avoscan (FpV) entraron por Río Negro a la Cámara baja.

En Salta, en tanto, de los 4 escaños en juego el FpV se quedó con 3 (sólo arriesgó 1) y uno fue para Udeso.

Por el distrito entraron Pablo Kosiner, Cristina Fiore, José Vilariño (FpV) y Bernardo Biella Calvet (Udeso).

A su vez, en San Juan, el FpV puso en juego 3 bancas y se quedó con las 3, por lo que entraron Rubén Uñac, Graciela Caselles y José Villa (FpV).

En San Luis, donde se jugaron 2 bancas, fueron una para el FpV, representado por Sergio Guardia, y otra para Compromiso Federal, de Lino Aguilar.

En la provincia de Santa Cruz, los dos escaños que se eligieron (actualmente del kirchnerismo) se quedaron en manos del FpV y por el distrito entraron a la Cámara baja Mario Metaza y Ana María Ianni.

En Santa Fe, los 10 escaños se repartieron 5 para el FpV (puso en juego 3) y 5 para el Frente Amplio de Hermes Binner, actual gobernador de la provincia.

Así ingresaron Omar Perotti, Claudia Giaccone, Marcos Cleri, Oscar Martínez, Silvia Simoncini (FpV), Juan Carlos Zabalza, Elida Rasino, Omar Barchetta, Fabián Peralta y Antonio Riestra (FAP).

En tanto, por Santiago del Estero las 4 bancas en juego quedaron en manos del aliado K Frente Cívico local, que eran quien tenía en su poder esos cargos.

Entraron por este distrito Mirta Pastoriza, José Herrera, Jorge Pérez y Aida Ruiz (Frente Cívico por Santiago).

En Tucumán se jugaron 5 bancas y el FpV se quedó con 4 y una fue para el radicalismo, en una provincia donde el oficialismo arriesgaba también 4 escaños.

Lograron entrar Alfredo Dato, Beatriz Mirkin, Isaac Bromberg, Walter Santillán (FpV) y Luis Sacc (UCR).

Por último, de los 3 escaños que se renovaron en Tierra del Fuego quedó uno en manos del kirchnerismo, uno en el Partido Justicialista y otro en el Movimiento Popular Fueguino.

De esta forma, por el oficialismo y sus aliados entraron el ex corredor da autos Julio Catalan Magni (FpV), Jorge Garramuño (Movimiento Popular Fueguino) y Rubén Sciutto (PJ).