Binner apuesta a ser segundo y consolidar el Frente para el futuro

Elactual Gobernador de Santa Fe y candidato presidencial del Frente Amplio Progresista aseguró que fortalecer el Frente es el principal objetivo de las elecciones del 23 de octubre. Para ello el socialista espera obtener un buen resultado, las encuestas lo ubican en segundo lugar. Cabe destacar que el FAP será la única agrupación que cierre su camapaña con actos masivos en la Ciudad de Buenos Aires y en las Provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, donde tendrá su último acto antes de la veda.

Crédito foto: Santiago Trusso

Binner quiere ser una alternativa “más allá de las elecciones del domingo”
Infobae
16 de octubre 2011

El gobernador santafesino y candidato a presidente por el Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner, afirmó que el espacio que lidera quiere “ser la alternativa del 23 de octubre” y llamó a consolidar el Frente “más allá de las elecciones” generales del próximo domingo.

“Creemos en los derechos sociales, el trabajo, la producción y la justicia que necesitamos para construir una mejor Argentina”, expresó el dirigente socialista ayer enla Universidadde Lanús, al abrir una jornada de debate y análisis de la militancia sobre el trabajo, bajo el lema “Los trabajadores producimos la riqueza; decidamos como distribuirla”.

Binner, que estuvo acompañado durante su alocución por el candidato a diputado y dirigente sindical Víctor De Gennaro, convocó a los militantes del FAP a “seguir defendiendo los derechos laborales” y afirmó que “es un acto de inmoralidad que la sociedad tolere que un trabajador pierda su vida buscando el pan”.

Además instó a impulsar los comités mixtos de salud y seguridad en las fábricas, aplicados en la provincia de Santa Fe y que según afirmó “no fueron tratados en la legislatura nacional”.

“Hay mucho por hacer, tenemos que pensar en la educación, porque nos hace libres, y en el trabajo, porque nos hace dignos; pero por sobre todo tenemos que pensar en el crecimiento a través de la inclusión social”, destacó.

Respecto de la última semana de campaña, el gobernador santafesino señaló que tiene confianza en obtener un resultado favorable en los comicios del 23 de octubre por “todo lo hecho y los lugares recorridos”.

“Estuvimos en casi todo el país, desde Tierra del Fuego a Jujuy, y si a esto le sumamos el programa que presentamos en el teatro Gran Rex, el entusiasmo y la experiencia de gobierno que tenemos, sin dudas que sentimos la confianza de poder gobernar la República”, señaló.

Además prefirió mantenerse al margen de las declaraciones del candidato a la gobernación bonaerense por Unión para el Desarrollo Social, Francisco De Narváez, quien había sostenido que Binner “no es una alternativa y votarlo sería como votar al oficialismo”.

“Yo no tengo porqué contestarle a nadie, nosotros vamos adelante con lo que nosotros creemos, que es en una Argentina mejor”, afirmó el candidato a presidente.

Por su parte, la candidata a gobernadora bonaerense por el FAP, Margarita Stolbizer, fue la encargada de contestar los dichos de Francisco de Narváez, señalando que “Binner ha demostrado lo que otros no han podido hacer: gobierna una provincia y fue dos veces intendente de una ciudad que es un modelo para el mundo”.

A la vez, la dirigente del GEN expresó su optimismo respecto de las próximas elecciones generales, dado que la fuerza que encabeza Binner había llegado a las primarias con “niveles de conocimiento bajos” y aseguró que el FAP “va a mejorar los porcentajes ya obtenidos”.

Después de destacar la heterogeneidad ideológica de los espacios políticos y sociales que conforman el FAP, la diputada sostuvo que la fuerza “tiene la capacidad de gobernar Argentina”.

“Llegaremos al gobierno, pero llegaremos juntos. No estamos enla Argentinapara sembrar la esperanza de una tercera fuerza, nuestra aspiración es el primer lugar. Por eso es que nos preparamos para gobernar”, sentenció.

El socialista Binner acaricia el sueño de quedar segundo tras la presidenta
El País (España)
Soledad Gallego-Díaz
18 de octubre 2011

Hermes Binner es serio y además cuesta un mundo enfadarle,sacarles de sus casillas o forzarle a que levante la voz. Jamás insulta ni descalifica al oponente. Eso, que quizás podría ser una ventaja en Suiza, de donde proceden sus antepasados, es un rasgo muy complicado para tener éxito en la política argentina, acostumbrada a líderes carismáticos, discursos inflamados y al descrédito permanente del oponente. Para colmo, se empeña en hablar de programa, programa, programa y se pone todavía más serio cuando habla del respeto a las instituciones. Solo se le escapa una sonrisa cuando pasa revista a su familia: “Tengo tres hijos que son médicos y una hija que es ingeniero industrial…y un niño, Emilio, de 11 años, que va a la escuela”. Su segunda esposa es arquitecta y sigue trabajando en Rosario, alejada del ajetreo electoral.

Faltan pocos días para que se celebren las elecciones presidenciales argentinas y el candidato socialista, de 68 años, tiene, según los sondeos, su sueño al alcance de la mano: situarse en el segundo puesto, por detrás de Cristina Fernández de Kirchner, pero por delante de todos los demás líderes de la oposición, un resultado que sería histórico, no solo porque llevaría a primer plano al pequeño Partido Socialista, sino también porque supondría la consagración de un político que no reúne ni una de las características más clásicas del escenario argentino.

Esta claro que a Binner no leda el carácter para inventarse otro papel y que sus votantes tienen que aceptarle como es: un político nada carismático, incapaz de excitar a una multitud en un mitin. Un médico acostumbrado a la disciplina hospitalaria, que ha hecho carrera política en su provincia natal, la rica Santa Fe, con un discurso,y una gestión, de izquierda moderada. “En todos los años que he sido, primero alcalde de Rosario, y después gobernador de Santa Fe, nunca he tenido una denuncia por corrupción”, explica, sin ocultar su orgullo.

El candidato toma mate pausadamente mientras le entrevistan en Radio Continental (http://www.continental.com.ar/). Ha viajado toda la noche en coche desde Córdoba porque las cenizas volcánicas que torturan otra vez a las compañías aéreas obligaron a suspender vuelos. Huye de cualquier palabra fuerte y solo se enciende cuando habla de la imperiosa necesidad de que Argentina no desaproveche la magnífica situación que se le presenta para normalizar su vida institucional y asentar el crecimiento económico. “No puede ser que en el mes de septiembre hayan salido de este país 3.600 millones de dólares, de gente que renuncia a reinvertir y que se marcha porque no cree tener suficiente seguridad jurídica”, protesta.

Binner esta convencido de que estas elecciones van a cambiar realmente el panorama político de Argentina. “Va a haber una recomposición política importante”, explica a EL PAÍS. Confía en que después del 23 de octubre se abrirá la posibilidad de atraer a su coalición, el Frente Amplio Progresista, a sectores del radicalismo e, incluso, del peronismo, que comprenden ya que hay que producir un cambio sustancial en la estructura política del país, anquilosada.

“No se trata de crear una tercera fuerza. No hay espacio para eso. Se trata más bien de rearmar, determinar juntando de otra manera diferente formaciones ya existentes”,asegura. Binner siempre ha sido un atento observador de lo que pasaba en el vecino Uruguay, con la formación de un Frente Amplio, que fue capaz de romper la hegemonía de los dos partidos clásicos que se turnaban históricamente en la presidencia del país y que lleva tres mandatos consecutivos en el poder. Su modelo se acerca probablemente más al de Tabaré Vázquez y Pepe Mújica que al de otros experimentos desarrollados en Argentina.

Alcandidato socialista le reprochan que sus críticas al gobierno Kirchner no seanlo suficientemente fuertes o duras. “No es así. Somos muy serios en nuestras criticas, pero somos también independientes y votamos en el Congreso de acuerdo con nuestras ideas, no para dar la razón o quitársela a nadie”, asegura. Y da una larga lista de agravios con respecto a Cristina Fernández de Kirchner: “Hemos denunciado al gobierno en la Corte Suprema porque no nos da los fondos que nos debe en Santa Fe. Critico que mantenga en el gabinete a personajes como Guillermo Moreno y que no luche contra la corrupción. Me quejo de que no acepte el menor dialogo. Una vez me reuní con ella durante media hora y no paró de hablar y de hablar. No escucha”.

Binner no alza la voz ni cuando cuenta que durante las elecciones primarias celebradas el pasado mes de agosto, los representantes de su partido recibieron, solo en el área del Gran Buenos Aires, más de 350 quejas porque votantes peronistas que entraban en el cuarto oscuro a elegir papeleta aprovechaban para sustraer todas las del Partido Socialista. ¿Se interrumpen las elecciones hasta que vuelve a haber papeletas? “En absoluto. Aquí nadie para nada. Si hay cerca un interventor nuestro, repone las boletas, sino, el votante vota en blanco o se le anima a eligir otra opción. Eso pasa una y otra vez, en una y otra elección, y no hay forma de que el gobierno ponga en marcha un sistema de papeleta única, como hemos hecho en Santa Fe, que impida esos abusos”.

Último acto de Binner en la ciudad de Buenos Aires
Infobae
19 de octubre 2011

El acto está previsto para las 18 en el microestadio del club Ferrocarril Oeste, ubicado en la avenida Avellaneda y Martín de Gainza, en el barrio porteño de Caballito, donde Binner se mostrará acompañado por los principales candidatos a diputados nacionales del FAP en la Capital Federal.

Se espera que el mandatario de Santa Fe sea el principal orador de la tarde, aunque también tendrán lugar frente al micrófono el postulante a renovar su banca en el Congreso, Claudio Lozano, quien encabeza la nómina de candidatos del espacio en la Ciudad.

Binner inició la última semana antes de las elecciones con una abultada agenda de campaña.

El lunes, el dirigente socialista comenzó la serie de cuatro actos en Córdoba, donde estuvo junto a su compañera de fórmula, Norma Morandini, y a su aliado en el FAP, el senador nacional Luis Juez.

En la cadena de presentaciones, ayer martes estuvo en el Parque Atenas en la ciudad de La Plata. Luego del acto de hoy en el barrio de Caballito, Binner finalizará definitivamente su campaña el jueves en Rosario, su ciudad.

El objetivo de la realización de los cuatro actos fue hacer “federal” el cierre, esperanzado en llevar a su espacio al segundo lugar en la clasificación general en los comicios del próximo domingo.

Binner armó una red para que no falten boletas en las mesas
El Cronista
18 de octubre de 2011

Hermes Binner atravesó las primarias del 14 de agosto con amargura. Los llamados, mensajes y correos electrónicos avisándole que la boleta que comparte con la cordobesa Norma Morandini no aparecía en los cuartos oscuros no le permitieron disfrutar por completo del resultado que obtuvo. Por eso, para el domingo próximo, el objetivo principal del Frente Amplio Progresista (FAP) es asegurar que la papeleta azul y naranja no falte en ninguna mesa.

Estamos armando una red. Tenemos muchos voluntarios que, aunque no estarán en una mesa fija, sí estarán asignados a zonas específicas. Ante la denuncia de faltantes de boletas que repercutan por los medios o redes sociales, tendremos voluntarios para llevar boletas a esas escuelas y abastecer a los presidentes de mesa y a los fiscales, explicó la jefa de campaña del FAP, Alicia Ciciliani.

Para el diseño de la red de fiscalización, el Frente puso especial hincapié en la provincia que gobierna Binner, Santa Fe, donde Ciciliani considera que la estructura está súper fuerte; en Tucumán, distrito que la legisladora ve con una importancia estratégica porque allí el FAP está discutiendo un diputado nacional; y en la provincia de Buenos Aires, donde Binner aspira a dar el batacazo y convertir a Jaime Linares, del GEN, en el senador por la minoría.

Tenemos que garantizarle asistencia de boletas a los fiscales, para nosotros es un tema prioritario, explicó al respecto Ciciliani.