¿Mayoría? en el Congreso Nacional para el 2011-2013/15

La nota forma parte de la serie “Bloggeros Políticos″, a través de la cual Argentina Elections – Elecciones Argentinas re-publica artículos de opinión y análisis realizados por bloggers, ya que cada vez existen más blogs que acaparan la atención de navegantes. En esta primera entrega el Licenciado en Ciencia Política Facundo Cruz nos presta el análisis que realizó para su blog, “El Leviatán a Sueldo”, sobre las implicancias de la posible nueva mayoría con la que contará el kirchnerismo en el Congreso. 

¿Mayoría? en el Congreso Nacional para el 2011-2013/15
Por Facundo Cruz
Blog: El Leviatán a Sueldo
5 de octubre 2011

Hace algunos días estuve leyendo el blog de un reconocido politólogo (pueden husmear acá) y me dejó picando algo. No me dejaba tranquilo. Y me dí cuenta que no era el único: de repente cundió el pánico. Comenzó a inquietar el potencial mayoritario que puede llegar a adquirir un (casi) seguro tercer mandato del Kirchnerismo (a partir de hoy con mayúscula).

Diego R. dio en dos teclas con su nota: a) no es lo mismo mayoría legislativa que concentración del poder y b) nada asegura que Cristina Fernández tenga la mayoría garantizada durante la totalidad del próximo mandato.

Yo quiero retomar de la b) porque me parece que hay mucho para desmenuzar. Otro colega bloggero me dio el pie para vaticinar en base a cálculos realizados sobre los resultados en las primarias y teniendo en cuenta nuestro proporcional sistema de asignación de bancas D’Hont.

Según sus cálculos, el Frente para la Victoria obtendría 78 diputados nacionales (21 sobre 35 corresponderían a la Prov. de Bs As, dato para nada menor), muy lejos de los 17 de la UCR (más aliados locales) y los 9 del Frente Amplio Progresista (Partido Socialista y aliados progresistas locales más chicos). Los demás, relegados.

Este número dejaría al FPV muy cerca del quórum propio y, a los demás partidos, sin trabajo por dos años. A sus legisladores en realidad.

Pero acá es donde el vox populi, creo yo, exagera en demasía. Tomemos la Cámara Baja como caso de análisis. El hecho de que 78 diputados ingresen al Congreso Nacional en la boleta del Kirchnerismo no implica necesariamente 1) que pasen a formar parte automáticamente del bloque de diputados del FPV y 2) que, de hacerlo, mantengan la disciplina partidaria/legislativa o que permanezcan cuatro años en ese mismo grupo.

Un poco de claridad. Hoy podríamos afirmar que los altos niveles de aprobación personal de la Presidente, la positiva valoración que se hace de la gestión actual y los negativos índices que reciben distintas figuras de la oposición política generan condiciones de beneficio neto para todos los que adhieren al Kirchnerismo. Es un juego de ganar-ganar: suma adhesiones el Gobierno Nacional y consiguen cargos públicos sus aliados. Hoy paga (muy bien) ser oficialista.

Sin embargo, los legisladores argentinos no responden, generalmente, a la Presidencia de turno sino que les deben sus cargos a los líderes locales del partido gobernante[1]. Es decir, los gobernadores. Sean del color que sea.

Son ellos los que deciden quiénes ingresan en las listas, qué lugar ocupan y qué posibilidades de progresión/regresión futura tienen, de acuerdo a su comportamiento legislativo durante el mandato que les toca (al menos así ha sido el comportamiento político desde el retorno democrático). Con lo cual, mañana ese quórum propio del que hablábamos antes podría no ser tal.

Básicamente porque las relaciones que estructuran la política argentina diaria no son Presidente-legisladores, sino Presidente-gobernadores. Y estos vínculos son más bien pendulares.

Por eso es que a futuro deberíamos tener en cuenta ciertos factores para pensar en posibles cambios en las mayorías legislativas.

En primer lugar, el maratónico calendario electoral del 2011 obligó al Poder Ejecutivo Nacional a pactar con todos los gobernadores candidaturas y recursos fiscales suficientes para que todos se aseguraran reelecciones tranquilas. Mal le fue a muy pocos: sobre 24 distritos, 8 gobernadores lograron su reelección, 3 incumbents obtuvieron victorias y 7 oficialismos provinciales tienen altas chances de continuar la senda ganadora a partir del 23 de octubre (de esto ya habíamos anticipado algo acá).

Hoy están todos contentos. Pero la necesidad (posible) de un ajuste en los próximos años, más el agotamiento de los recursos públicos, pueden forzar a los gobernadores a tomar medidas económicas drásticas (las mal recordadas “cuasimonedas”) o a recurrir al Gobierno Nacional, condicionando el apoyo de sus legisladores en el Congreso. El péndulo.

En segundo lugar, la sucesión presidencial puede agregar un poco de picante a las relaciones Presidente-gobernadores. Cristina Fernández está impedida constitucionalmente para presentarse a un tercer mandato consecutivo. Y, siguiendo con la lógica de construcción de poder político en Argentina, más de un Gobernador (hoy Kirchnerista, mañana no se sabe) querrá anotarse en la carrera del 2015. De nuevo las condiciones, de nuevo el péndulo.

En tercer lugar (un poco menos probable y algo colgado), puede ocurrir que el Kirchnerismo tropiece con la misma piedra dos veces. Para los memoriosos: la famosa Resolución 125 desarmó la base de alianzas sectoriales que había construido el Kirchnerismo y arrastró el amplio capital político-electoral conquistado meses atrás.

Otra 125 puede pasar. Como puede que no. No podemos hacer futurología desde la Ciencia Política. Pero…nunca se sabe.

Cerrando ya. Nada garantiza la construcción de mayorías legislativas. No podemos sacar cuentas sin considerar el cálculo político individual de los diputados electos. Solo podemos estimar tentativamente.

Y aprovechar que el resultado está cantado.


[1] Basta es la bibliografía que ahonda sobre el tema. Jones, Saiegh, Spiller y Tommasi (2002); Levitsky (2005); De Luca, Jones y Tula (2006); Leiras (2007); Lodola (2009), y la lista sigue.

¿Quién es?

Facundo Cruz es Licenciado en Gobierno y Relaciones Internacionales por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Actualmente es Director Operativo de la Dirección General de Planificación Estratégica de la Jefatura de Gabinete del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, colaborador en Revista POSTData (Argentina) y miembro de la Mesa Ejecutiva de Espacios Políticos (www.espaciospoliticos.com.ar). Escribe regularmente enhttp://leviatanasueldo.blogspot.com. Contacto: cruzfa[email protected]