UDESO: Candidatos a gobernadores “provincializan” sus campañas

Como consecuencia de los resultados arrojados por las PASO para la fórmula presidencial de la UDESO, varios candidatos a gobernador de dicha fuerza deciden “provincializar” sus campañas para alejarse de los conflictos que se están dando en el nivel nacional y enfocarse en sus candidaturas con posibilidades de acceder a la gobernación. Más allá de esta actitud, los candidatos a gobernadores por La Pampa y Entre Ríos, donde el radicalismo y el Partido Socialista comparten el frente, ratificaron su apoyo a la candidatura de Alfonsín. No pasó lo mismo en Mendoza donde Roberto Iglesias quien en un primer momento marcó su distanciamiento de la fórmula presidencial, realizó un efímero acuerdo con Eduardo Duhalde desactivado por los grandes revuelos que ocasionó y hoy su campaña propicia el corte de boleta, actitud que fue respaldada por el presidente de la UCR Ernesto Sanz.

Foto: Alfonsín junto a González Fraga en el Hotel NH City – 14 de agosto de 2011
Crédito de la foto: flickr/CC/Strusso

Los candidatos radicales se alejan de Alfonsín
La Nación
Laura Serra
21 de agosto de 2011

En Mendoza, Entre Ríos y La Pampa intentan “provincializar” la campaña hacia octubre

En épocas de derrota, la política suele ser despiadada. El candidato a presidente de la UCR, Ricardo Alfonsín, puede dar cuenta de ello: los candidatos de su partido que antes se desesperaban por una foto con él ahora toman abierta distancia, temerosos que el efecto del fracaso de las primarias -en las que Alfonsín cosechó un 12%- los sepulte a ellos también bajo una ola kirchnerista en las elecciones de octubre.

Se vive un clima convulsionado en el partido. Los candidatos radicales con ambiciones a gobernar sus distritos tomaron la decisión de “provincializar” sus campañas, eufemismo que significa atrincherarse en sus terruños, aludir sólo a los problemas locales y evitar que interfiera el condimento nacional. Es el caso de Mendoza, La Pampa y Entre Ríos: en los tres casos los respectivos postulantes -Roberto Iglesias, Juan Carlos Marino y Atilio Benedetti- buscan evitar que sus boletas sólo queden pegadas a la candidatura de Alfonsín e impulsan colgarse también a la de Hermes Binner, candidato presidencial del Frente Amplio Progresista (FAP), que, si bien obtuvo sólo un diez por ciento, para muchos radicales tiene mayor proyección hacia octubre.

“Antes de las primarias, Marino estaba cuatro puntos arriba en las encuestas sobre el oficialismo en La Pampa. Ahora todo es una incógnita. Confiamos en que la Justicia nos permita ir como boleta corta -sin candidato a presidente- o atada también a la de Binner”, explicó a La Nacion un allegado a Marino.

Tanto en La Pampa como en Entre Ríos los radicales compiten en alianza con el Partido Socialista contra el oficialismo; por eso confían en que la Justicia les permitirá llevar dos candidatos a presidente en sus boletas. En Mendoza, Iglesias se postula por la lista radical. El socialismo mendocino discute si respalda o no al candidato de la UCR y si le permite a éste llevar también a Binner como candidato a presidente.

De Narváez también

En Buenos Aires la situación también es compleja. El peronista Francisco de Narváez, candidato a gobernador, ratificó su alianza con Alfonsín, pero en su entorno le aconsejan también la estrategia de “provincializar” su campaña si pretende acortar la distancia de 30 puntos que le sacó Daniel Scioli.

El problema no sólo se ciñe a las gobernaciones; también los candidatos a intendente hacen su juego. Antes de las elecciones de octubre, se celebran comicios municipales en las capitales de Córdoba y de Mendoza, y en algunos municipios mendocinos los intendentes radicales quieren adelantar la fecha de las elecciones. “En Córdoba, preferimos hacer campaña sin Alfonsín”, dijo un allegado al candidato radical Ramón Mestre.

En el comando de campaña de Alfonsín despotrican por estos movimientos. Allí también cayeron pésimo los dichos de Margarita Stolbizer, candidata a gobernadora del FAP, que calificó a Alfonsín y a Eduardo Duhalde (Unión Popular) de “piantavotos”. “Este tipo de declaraciones mezquinas no hacen otra cosa que favorecer al Gobierno”, replicó el alfonsinista Miguel Bazze.

Quienes dirigen la campaña presidencial confían en enderezar el barco. “Vamos a sacar más votos que en las primarias; muchas cosas pueden cambiar de aquí a octubre”, enfatizó Willy Hoerth, que, junto con Marcelo Stubrin, diagraman los pasos de Alfonsín. Será complicado: no sólo tendrán que remontar los casi 40 puntos que les lleva la presidenta Cristina Kirchner, sino que tendrán que lidiar con el pase de facturas interno..

Los radicales de Entre Ríos y La Pampa ratifican su apoyo a Alfonsín
Clarín
24 de agosto de 2011

Los candidatos a gobernador de la UCR desmintieron un apoyo a Binner y confirmaron que trabajan por la fórmula que encabeza Alfonsín. El candidato presidencial continúa recuperándose y viajará a Tucumán, para el cierre de la campaña en esa provincia.

Los resultados de las elecciones primarias despertaron rumores en el seno del radicalismo que fueron desmentidos hoy por los candidatos de esa fuerza en las provincias de La Pampa y Entre Ríos.

Allí, circuló la especie de un posible apoyo a la fórmula del FAP que encabeza Hermes Binner pero fue desmentida por los propios candidatos provinciales. Distinta es la situación en Mendoza, donde Roberto Iglesias analiza ciertamente el apoyo al socialista del Frente Amplio Progresista.

El senador y candidato a gobernador por la Pampa del Frepam (Frente Pampeano), Juan Carlos Marino, descartó las versiones de ir con la boleta presidencial de Hermes Binner.

“No sé de donde salió eso”, dijo en declaraciones a medios de la provincia. Y explicó que “el 15 de junio -fecha límite para presentar las adhesiones- presentamos dos y son las que todos conocen. Según lo que determine la justicia, será como nos manejaremos. Pero no es verdad que vayamos a ir con Hermes Binner. No sé de donde salió eso”, dijo.

Marino expresó “no hemos renunciado a ninguna candidatura y la UCR local va con Alfonsín”, explicó en un intento por reforzar el encuadramiento partidario.

Por su parte el candidato a gobernador de Entre Ríos por el Frente Progresista Cívico y Social, Atilio Benedetti, ratificó que “el radicalismo entrerriano trabajó y seguirá trabajando por la candidatura a presidente de Ricardo Alfonsín”.

Y recordó que en las elecciones del 14, “Alfonsín obtuvo en la provincia un caudal de votos que superó la media nacional”. Mediante un comunicado de prensa, Benedetti sostuvo que “el radicalismo entrerriano trabaja mancomunadamente por la candidatura de Ricardo Alfonsín y nuestros legisladores nacionales. Así lo hicimos para la elección del 14, en la que la fórmula Alfonsín-González Fraga tuvo casi 10 puntos menos de diferencia con el FPV que a nivel nacional, y lo seguiremos haciendo con el mismo entusiasmo con vista a las elecciones de octubre”.

“En Entre Ríos existe el Frente Progresista que conformamos con el Partido Socialista y la Coalición Cívica mucho antes de las primarias y cuando el radicalismo a nivel nacional avanzaba en conversaciones con Binner para llegar a un acuerdo por la fórmula presidencial” señaló Benedetti.

En tanto, Ricardo Alfonsín continúa recuperándose de su afección respiratoria que lo obligó a internarse durante 24 horas en la clínica porteña Bazterrica.

La recomendación de sus médicos fue la de “hacer mucho reposo”. Pero igualmente, el candidato se va cerrar la campaña en Tucumán, donde el próximo domingo se elegirá mandatario.

 

Iglesias desactivó su unión con Duhalde porque era “un error”
Diario Uno
Marcelo Arce
27 de agosto de 2011

En 24 horas y tras las críticas, el candidato radical dio marcha atrás y no irá junto a Racconto en octubre. Compartirá boleta con Alfonsín y Lilita Carrió.

Fue la unión política más efímera que recuerde la historia reciente de Mendoza. El jueves a la noche, a menos de 24 horas de haberla concretado, Roberto Iglesias desactivó la alianza electoral que había tejido con el vicegobernador Cristian Racconto para sumar la candidatura de Eduardo Duhalde en octubre.

El candidato del radicalismo sostuvo que fue “un error” haber estructurado esa estrategia y apuntó a la crisis interna –con ribetes de conventillo– que la alianza generó en las filas del duhaldismo mendocino.

“Fue un error, y me hago cargo. Ya le comunicamos al apoderado del partido que comunique a la Justicia que no iremos con esa adhesión en octubre. Se suponía que era una adhesión voluntaria y no traumática, y no queremos causar ningún daño interno en otro partido”, dijo Iglesias a primera hora de ayer por Radio Nihuil, desactivando así la bomba política que había activado un día antes.

Más allá de estos argumentos, las razones de la marcha atrás también deben buscarse en la reacción negativa que la alianza había generado en el electorado independiente y en el propio seno del radicalismo, que obligaron al Mula y a su candidato a vice, Juan Carlos Jaliff, a volver sobre sus pasos en la noche del jueves después de un acto en San Carlos.

“Siempre es conveniente que un partido se mantenga en un mismo criterio y mantenga coherencia. Tiene que haber una firme cohesión partidaria en ese sentido”, se justificó el candidato.

Así las cosas, luego de subidas y bajadas, Iglesias sólo compartirá boleta el 23 de octubre con la Coalición Cívica, de Elisa Carrió, ya que también quedó sepultada la alternativa de que acompañe la candidatura del socialista Hermes Binner.

Todo este escenario de alianzas comenzó a generarse luego de la mala performance electoral de Ricardo Alfonsín en Mendoza el pasado 14 y de la buena elección de Cristina Kirchner, que terminará favoreciendo las chances del justicialista Francisco Paco Pérez.

Racconto y la hecatombe

El vicegobernador, sobre el cierre de presentación formal de alianzas para octubre, había utilizado el miércoles su rol de apoderado provincial de la duhaldista Unión Popular (UP) para dejar sin efecto la candidatura de José Micheli a gobernador y adherir a la de Iglesias.

Esto generó una hecatombe en esas filas. Allí, entre denuncias de traición y de corrupción en el manejo de fondos, decidieron retirar todas las candidaturas de UP en Mendoza, excepto la de intendente de San Carlos, que se define mañana. “Este chico está loco”, fue la primera frase que soltó Micheli al enterarse por un medio de comunicación que estaba fuera de carrera a pesar de que ayer, desde Buenos Aires, un importante referente de Duhalde avaló lo actuado por el vicegobernador (ver aparte).

El propio Racconto dijo por radio que Jaliff lo llamó en la mañana de ayer. “Me comentó que esta situación había complicado un poco el escenario por lo que se dio ayer (por el jueves), así que veremos cómo seguiremos adelante”, indicó el vicegobernador.

Pero no pudo dar respuesta de cómo seguirá y quién será su próximo candidato. Si es que lo tendrá. “Lo vamos a hablar entre todos. Esto no es una decisión individual, lo trabajaremos en conjunto”, sostuvo.

UCR: Sanz apoya el corte de boleta en Mendoza
La Nación
Laura Serra
02 de septiembre de 2011

El presidente radical niega que Alfonsín vaya a ser perjudicado

El pragmatismo ante todo: tras la debacle opositora en las elecciones primarias, la UCR no se inmolará por la batalla presidencial y buscará ganar enclaves territoriales que le permitan potenciar al partido como segunda fuerza a nivel nacional y primera en la grilla de la oposición.

Uno de esos enclaves es la gobernación de Mendoza, un bastión que la UCR espera recuperar de las manos del kirchnerismo en las elecciones presidenciales el 23 del mes próximo. Sin medias tintas, el propio presidente de la UCR, Ernesto Sanz, apoyó ayer la peculiar estrategia de su comprovinciano Roberto Iglesias, que como candidato a gobernador radical invita a la gente a que corte boleta a su favor, aun en detrimento de Ricardo Alfonsín. Como aspirante a la Casa Rosada, Alfonsín obtuvo apenas un 12,20 por ciento en las primarias.

“Rescato en la UCR de Mendoza su enorme vocación de poder: queremos ganar la provincia y podemos lograrlo. Si algunos radicales de otros lugares no lo entienden, lo lamento por ellos”, enfatizó Sanz a LA NACION, en alusión a algunas críticas que se escuchan en las usinas del partido por la actitud de sus correligionarios mendocinos.

“Cortá, cortá, cortá boleta, sumalo a Iglesias” es el jingle publicitario que por estas horas suena en todos los medios de la provincia; la idea es promover que la gente elija a cualquier candidato a presidente, pero que “sumen” a Iglesias para la gobernación.

La estrategia

En el alfonsinismo admiten que esta situación no es la ideal, pero que hay que adaptarse a la realidad. “Iglesias tiene todo el derecho a pedir el voto y no está perjudicando a Alfonsín, porque el votante de Ricardo es radical y votante de Iglesias. Lo que se está diciendo es que el que vaya a votar a Alberto Rodríguez Saá, Hermes Binner o Eduardo Duhalde a presidente, saque de la boleta a sus candidatos a gobernador y lo pongan a Roberto”, explicó a LA NACION Mario Negri, mano derecha de Alfonsín.

Sanz coincidió con Negri. “Esta táctica no perjudicará a Alfonsín, al contrario: hasta le podría sumar en octubre más votos que los que obtuvo en las primarias en Mendoza (alcanzó el 11 por ciento) gracias al arrastre de Iglesias porque van juntos en la misma lista”, insistió.

Más allá de las justificaciones, lo cierto es que Mendoza se convirtió en un dolor de cabeza para Alfonsín. Al polémico jingle de Iglesias se sumaron, también, las impiadosas críticas del flamante intendente electo de la capital, el radical Víctor Fayad, que cuestionó la estrategia nacional de campaña del partido. En las últimas horas, empero, Fayad bajó el tono -llegó a comparar a Alfonsín con un “muerto político”- gracias a los buenos oficios de Negri. “Vamos a acompañar a Ricardo hasta el final”, dijo ayer Fayad a LA NACION.

La UCR no logra aún recuperarse del duro golpe que le significó su pobre desempeño en las primarias. Con la mirada ahora clavada en las presidenciales de octubre, el objetivo ya no será la Casa Rosada, sino proyectar a la UCR como el primer partido opositor del país. Su principal adversario ya no es Duhalde -a quien ven fuera de carrera- sino Binner, quien apuesta a desalojar a la UCR de ese podio. “Vamos a demostrar que, a diferencia de Binner, somos un partido nacional”, desafían los radicales, que ya preparan actos multitudinarios con candidatos a intendentes y diputados nacionales de todo el país.

ATRAER INVERSIONES Y COMBATIR LA INFLACIÓN

“La crisis de los países centrales puede representar una oportunidad y hacer que muchos inversores dirijan su mirada hacia otros países. Pero para que esto nos beneficie, tenemos que generar los cambios que atraigan esas inversiones”, afirmó ayer el candidato Ricardo Alfonsín en un almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción, en el hotel Alvear. El dirigente radical, que compartió la mesa con el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, afirmó que “la desconfianza institucional desalienta las inversiones” y advirtió sobre la necesidad de atacar la inflación. “Aún estamos a tiempo. Si no asumimos el problema con responsabilidad, habrá consecuencias muy severas”, señaló. El miércoles 14 concurrirá el candidato Eduardo Duhalde.