Tucumán vota cargos provinciales el domingo

Este domingo 28 de agosto elegirán gobernador, 49 legisladores, 19 intendentes, 93 comisionados rurales y casi 200 concejales de los municipios. Una reforma constitucional habilitó al gobernador José Alperovich buscar un tercer mandato, para lo cual llevará mas de 80 listas ‘acople’, versión local de las colectoras. Varias figuras nacionales, como Binner y Altamira, se acercaron a la provincia para apoyar a sus candidatos. Consulte donde vota AQUÍ.

Crédito Foto: sitio oficial provincia de Tucumán

Casi 18 mil candidatos competirán el próximo domingo en Tucumán
El Cronista
24-08-11

Después de que las provincias de mayor peso electoral hayan ido a las urnas con anterioridad y que el resultado de las primarias obligatorias dejaran un escenario nacional casi definido para octubre, en Tucumán habrá elecciones el domingo, en una contienda provincializada. Tendrá como principal atracción a los casi 18 mil tucumanos que se postulan en más de 700 listas para competir por los 347 cargos en juego.

La desorbitada cifra de postulantes, que van desde los cargos de gobernador y vice hasta regionales, se debe a las listas ‘acoples’ –tal la denominación provincial de las colectoras–, que permiten a los que encabezan las nóminas a la gobernación colgar una cantidad indefinida de listas a nivel regional.

El gobernador, José Alperovich, llevará más de 50 listas de acople. Así es uno de los postulantes que más utilizará este recurso electoral para ir en busca de su re-reelección.

Antes de confirmar su candidatura, Alperovich debió enfrentar una gran controversia. Es que varios dirigentes de la oposición presentaron un recurso judicial para que no se le permitiera presentarse, que quedó en la nada.

El punto de conflicto fue que el gobernador irá por su tercer mandato consecutivo. Alperovich llegó al Ejecutivo en 2004, y tras ser reelecto en 2007, impulsó una reforma constitucional en la que puso tope a la reelección indefinida. La enmienda en la carta magna ahora sólo habilita a un período más. Rápido de reflejos, el gobernador se respaldó en la nueva Constitución para postularse nuevamente, lo que despertó la ira de todo el arco político opositor.

Alineado a la Casa Rosada, Alperovich repetirá la misma fórmula que en 2007: el candidato a vice será Jorge Manzur, el actual ministro de Salud nacional, quien de retornar a la provincia dejará otro de los cargos bacantes para el recambio de un eventual nuevo gabinete nacional de Cristina Kirchner en caso de que gane las elecciones.

Con un padrón de 1.018.558 personas habilitadas, Tucumán es la sexta provincia de peso electoral a nivel nacional. El domingo, además de gobernador y vice, se elegirán 49 legisladores provinciales, 19 intendentes, 93 comisionados rurales y casi 200 concejales. Debido a la cantidad de cargos en juego y la implementación de listas denominadas ‘aleatorias’ es que permiten que alrededor de 18.000 tucumanos sean candidatos por más de 700 listas habilitadas.

El candidato del Acuerdo Cívico y Social, José Cano, es el principal rival de Alperovich, aunque en las elecciones primarias, el antecedente más reciente, sólo obtuvo el 10,50% de los votos contra el 50,19% del oficialismo provincial. Entre los 15 candidatos a gobernador, el kirchnerismo tendrá otro que irá por fuera del PJ: la diputada Stella Maris Córdoba. También se presentará Ricardo Bussi, hijo de Antonio, represor y ex mandatario provincial.

Alperovich cerró su campaña con varios actos exprés en Tucumán
La Nación
25 de agosto de 2011

Apenas pasaron las 10 cuando la camioneta blanca se estaciona en la puerta de la biblioteca Manuel Belgrano, frente al estadio del club Atlético Tucumán. Cuatro obreros, vestidos con remeras azules del Ministerio Social de Alicia Kirchner, dejan de trabajar en la refacción del edificio y se suman a funcionarios y curiosos. Todos comienzan a aplaudir. “Qué tal, hermano”, saluda José Alperovich con tono paternal a un vecino mientras termina de bajar de la camioneta y se encamina hacia la puerta.

A los pocos pasos le ofrecen un mate, se sacan fotos con él, lo palmean. “Whisky”, grita antes de la enésima instantánea, mientras abraza y besa a hombres y mujeres. “¡Mejor, Alperovich!”, agrega en tono de broma el gobernador kirchnerista de Tucumán. Fue ése el comienzo de uno de los incontables actos exprés con los que dará cierre a su campaña por la re-reelección como mandatario de esta pequeña, pero populosa provincia norteña.

Confiado en obtener el domingo próximo un holgado triunfo que le permita gobernar su provincia por 12 años consecutivos, Alperovich decidió no efectuar hoy un acto de cierre tradicional con bombos y liturgia, como sí lo hará su principal contendiente, el senador radical José Cano, junto a Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz. Cerca del gobernador dicen que no hace falta “porque ya ganamos”, pero el propio mandatario provincial se muestra cauteloso cuando LA NACION lo consulta sobre el resultado de las elecciones. “Vamos a ver qué pasa, hay que esperar”, dice, con tono tranquilo y junto a su compañero de fórmula, Juan Manzur, antes de supervisar las refacciones de la biblioteca, ubicada justo enfrente de la sede de su club de fútbol favorito. De todos modos, la Casa Rosada prometió estar presente a través del ministro de Economía, Amado Boudou, que compartiría una actividad con Alperovich.

Durante la corta visita a la biblioteca, que no duró más de 15 minutos, el gobernador dejó en claros sus objetivos. “Queremos darles a los chicos más cultura, más deporte, más trabajo”, dijo, casi en una copia autóctona de los eslóganes que suele utilizar el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Evitó profundizar sobre los centenares de listas colectoras o “acoples” que lo apoyarán mientras buscan llegar a cargos legislativos o vecinales. “Mire, yo hago la campaña a gobernador, cada uno sabe lo que tiene que hacer”, contestó ante una de las pocas preguntas incómodas que debió responder, en el patio trasero de la institución. “Espero que la gente vote por quien quiera. Es mentira que se le va a sacar un plan social, no tiene que haber presión de nadie, el que vote va a hacerlo con libertad”, afirmó en respuesta a acusaciones de partidos opositores sobre presunta coacción a beneficiarios de planes sociales a la hora de votar.

De sus rivales, nadie parece inquietarlo, salvo la diputada y también kirchnerista Stella Maris Córdoba, que con el apoyo de sectores ligados a la Casa Rosada confía en descontarle algunos valiosos puntos. “Con el Gobierno estamos muy bien. Tucumán ha mejorado mucho de 2003 a la fecha porque la verdad es que Néstor y Cristina nos han ayudado mucho”, afirmó Alperovich a LA NACION. ¿Y qué le parece que haya otro candidato K? “Es muy bueno para la democracia, el domingo vamos a ver”, se sonríe. ¿Está preocupado por esto? “La verdadera preocupación es no fallarle a la gente, ganar o perder es un hecho…ésa es la verdadera preocupación”, dijo el gobernador, antes de dar fin a su encuentro con la prensa.

Lejos de Alperovich y su promesa de otra aplastante victoria, los opositores hicieron ayer los últimos esfuerzos. Cano recorrió algunos barrios del interior provincial y recibió, en el Colegio de Abogados, el apoyo de la dirigente de Pro Gabriela Michetti, que estuvo en esta ciudad para apoyar además a sus candidatos a legisladores provinciales. Córdoba siguió apelando a su campaña cibernética para “poner fin a un gobierno conservador”, como denomina a la gestión de Alperovich, y los hermanos Ricardo y Luis José Bussi siguieron con sus raids mediáticos, cada uno por su lado. Ninguno de ellos se hace demasiadas ilusiones.

Oposición nacional desembarca en Tucumán para cosechar votos
Sabrina Pont
Ambito
25 de agosto de 2011

Tucumán – Con un amplio despliegue de figuras nacionales, la oposición tucumana activa caravanas y actos de cierre de campaña a tres días de las elecciones en la provincia. Aunque quien aparece como el más audaz es el principal candidato opositor, José Cano, del Acuerdo Cívico y Social (ACyS), sólo aspira a rozar un 30% de los sufragios el próximo domingo y quedar segundo en el podio, con la carga del rotundo respaldo local que tuvo el kirchnerismo en las primarias del 14 de agosto y que acompaña -en sintonía- al hegemónico poder local que atesora el actual mandatario, José Alperovich. Si no se destapan inesperadas sorpresas, el justicialista y aliado K se convertiría en el primer gobernador tucumano en ser reelecto por segunda vez.

Luego de recibir la visita ayer de dos figuras del PRO, la diputada nacional, Gabriela Michetti, y el cómico Miguel del Sel, quien estrena el título de referente político luego de la buena performance en las pasadas elecciones en Santa Fe, el radical Cano -actual senador nacional- cerrará esta noche su campaña, previa caravana por la ciudad, de cara a la puja del domingo por el Ejecutivo tucumano junto con el candidato a presidente del radicalismo, Ricardo Alfonsín, quien apuró su recuperación tras la internación para estar presente en el comité de la provincia en la ciudad capital.

También, participará el titular del centenario partido, Ernesto Sanz, y, si bien no estaba anoche confirmado, se espera que desembarque en el Jardín de la República el presidente del bloque radical del Senado, el jujeño Gerardo Morales.

La mixtura de referentes nacionales que acompañó a Cano -el candidato a presidente del Frente Amplio Progresista, el socialista Hermes Binner, y otro del PRO, el rabino Bergman pasaron también por la provincia-, y se completará hoy con los «boinas blancas» nacionales en la última jugada antes de los comicios, responde al amplio frente que se conformó para al menos pretender un leve movimiento de los cimientos oficialistas desde donde se autoproclama un triunfo cantado. Así es como el radical Cano tiene como socios para esta contienda al PRO y al socialismo, y también a la Coalición Cívica, la Democracia Cristiana, Cruzada Peronista y el Movimiento Popular Tres Banderas, entre otros.

Otro opositor también convocó a su referente nacional: el martes, el candidato a presidente por el Frente de Izquierda por le Socialismo (FIS), Jorge Altamira, arribó a Tucumán «por otro milagro». Tras haber conseguido catapultarse entre los siete presidenciables en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del 14 de agosto, voló a la provincia para apoyar a su postulante a gobernador, Daniel Blanco.

Sin figuras nacionales, pero con un escenario emblemático para el kirchnerismo, Alperovich cerró su campaña anoche junto con todos los candidatos del Frente para la Victoria, entre ellos, su vicegobernador en uso de licencia, debido a que se desempeña como ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, quien también buscará nuevamente el cargo en las urnas.

La cita del oficialismo tuvo su espacio en la sede del PJ de la capital, un antiguo edificio que por muchos años estuvo destruido y fue reciclado y renovado por Alperovich y reinaugurado por el expresidente Néstor Kirchner.

A tantos símbolos se iba a sumar la presencia del candidato a vicepresidente, el ministro de Economía, Amado Boudou, quien también mantiene una estrecha relación con Alperovich, aunque la visita se quedó en la promesa y nunca llegó a confirmarse.

Desde 2003, Alperovich (empresario y radical converso) ha logrado concentrar poder, en una estrategia no exenta de polémica.

Legislatura

Actualmente, la Legislatura local -unicameral- cuenta con 49 integrantes (eran 40 hasta 2006, cuando se sancionó la nueva Constitución provincial, que permite la reelección en todos los cargos electivos, antes prohibida), de los cuales apenas seis son opositores y los 43 restantes, oficialistas.

El oficialismo espera que la votación sea otra vez arrasadora, como la de 2007, cuando Alperovich fue reelecto con casi el 80% de los votos, y así mantener esa proporción en la Cámara o, en el peor de los casos, resignar hasta tres o cuatro bancas. El propio Alperovich consideró que estas elecciones serán un «plebiscito de gestión». «Creo que de alguna manera se va a plebiscitar nuestra gestión, y lo que estamos haciendo es trabajar. Veremos el domingo si el pueblo de Tucumán nos sigue apoyando o no», señaló.

La oposición va a las urnas y reniega del acople legislativo
La Gaceta
26 de Agosto de 2011

Difícilmente haya vuelta atrás; sin embargo, los referentes de la oposición no se resignan a que el domingo se instaure “de hecho” el acople legislativo, posibilidad no prevista en la Constitución provincial. Por ese motivo, ayer se entablaron nuevos planteos ante la Justicia y ante la Junta Electoral Provincial (JEP).

Como sólo hay acoples a cargos ejecutivos (gobernador e intendentes) pero no a cargos legislativos, la boleta de los partidos municipales y comunales sólo lleva impresas tres de las cuatro categorías: la de parlamentarios queda en blanco. El viernes pasado, la Junta permitió, mediante una resolución, abrochar o pegar a esos votos el “cuadradito” de la categoría de legislador. La disposición generó un aluvión de reacciones opositoras; incluso, críticas desde referentes acoplados del alperovichismo que temen quedar en desventaja frente a las listas oficiales.

“Engendro”

Frente a la falta de respuesta de la Junta Electoral, partidos que integran el Acuerdo Cívico y Social (UCR, Movimiento Popular Tres Banderas, y Movimiento Popular y Federal) interpusieron ayer un amparo y una medida de no innovar en la Sala III de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, a fin de requerir que se declare la inconstitucionalidad de la disposición 498/11 y para que se suspenda cuanto antes su vigencia.

“Desde el oficialismo idearon este engendro que permitiría introducir elementos extraños en el voto. Esto claramente viola el Codigo Electoral Nacional y perjudica a nuestro frente, la única alternativa al oficialismo”, deleznó el senador radical José Cano. El candidato a gobernador remarcó la gravedad institucional de que se modifiquen las “reglas de juego” a poco del acto comicial. “No es casual que la JEP, presidida por el ex fiscal de Estado y socio del gobernador (José Alperovich) Antonio Estofán sea como el Poder Legislativo y como un amplio sector del Judicial, un apéndice de las decisiones que le convienen a Alperovich”, advirtió.

El candidato a intendente por la capital, José Ricardo Ascárate, denunció que “los abroches”-según ironizó- permitirían marcar los votos. “Sabemos que cada acople asignará un color a los broches. Marcarán las boletas y será un elemento de pago posterior para los punteros”, especificó.

Paralelamente, los postulantes del Partido Socialista (Rodolfo Burgos y Oscar Gramajo), plantearon ante la Junta Electoral la nulidad de la disposición. Fundamentaron su planteo en que un órgano inferior directamente legisló y violó el Código Electoral Nacional. “La resolución recurrida modifica de hecho el Código Electoral Nacional, generando un hecho inédito en la historia electoral al considerar el pegamento y los broches, elementos naturales de la boleta electoral, a la vez que ha determinado que un supuesto claro de nulidad de voto no sólo no es nulo, sino que vale para un partido”, reclamaron.