Pasadas las PASO, reestructuración en la UDESO

Tras la amplia ventaja obtenida por los candidatos del Frente para la Victoria Cristina Kirchner a nivel nacional y Daniel Scioli a nivel provincial por sobre Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez respectivamente, la UDESO comienza a delinear su estrategia de cara a los comicios de octubre con el nuevo panorama. Al dar cuenta de la imposibilidad de revertir el resultado por parte de Alfonsín -quien ratificó su candidatura tras los rumores de su no presentación en octubre-, el presidente de la UCR Ernesto Sanz afirmó que la nueva estrategia se centrará a nivel local en el candidato a gobernador por Buenos Aires y en los candidatos a legisladores nacionales. Los candidatos a gobernadores por Mendoza y La Pampa, formalmente vinculados a la UDESO, se alejarían de Alfonsín para respaldar a Binner.
Por su parte, De Narváez aclaró que mantendrá el acuerdo con Alfonsín, y al igual que este último, da por perdido el cargo ejecutivo –provincial- por lo que apuesta a aumentar el número de legisladores buscando sumar a los votantes del Frente Popular de Eduardo Duhalde.

Foto: Ricardo Alfosín junto a Javier González Fraga en el Hotel NH City
Crédito de la foto: flickr/CC/Strusso

Sin el protagonismo de antes
Página 12
Sebastian Abrevaya
19 de agosto de 2011

La UCR elevará el perfil de sus candidatos a gobernador y a diputados y senadores. Así lo anunció el titular del partido, Ernesto Sanz, y en línea con la nueva estrategia advirtió que un triunfo holgado del kirchnerismo puede generar “desequilibrio” en el Parlamento.

La candidatura de Ricardo Alfonsín no aporta lo suficiente para enfrentar el importante caudal de votos que arrastró la presidenta Cristina Fernández. Esa es la conclusión a la que arribó el radicalismo y que se cristalizó ayer cuando en el Comité Nacional, el presidente del partido, Ernesto Sanz, reveló que la estrategia de cara a las presidenciales de octubre será darles más protagonismo a los candidatos locales, tanto a gobernador como a legisladores nacionales. “En esta elección quedó demostrado que sólo hay dos fuerzas que tienen representación en todo el país. La UCR es un partido nacional, que hoy viene a reivindicar esa condición y a mantener la representación local y parlamentaria”, sentenció ayer Sanz, ex rival interno de Alfonsín. Casi como un reconocimiento implícito de que no es posible revertir una victoria del Frente para la Victoria en primera vuelta, los radicales apelarán a que la ciudadanía los vote para frenar “el peligro institucional” que supondría una nueva mayoría parlamentaria del kirchnerismo.

Después de varios días de preocupación, deliberación y convulsión interna, el radicalismo empieza a reacomodarse tras el cimbronazo del domingo, en el que Alfonsín obtuvo el 12 por ciento de los votos, igual que Eduardo Duhalde, y a 38 puntos de CFK. El análisis que ensayaron en el alfonsinismo es complejo. Por un lado, comprende errores en la comunicación del mensaje del candidato presidencial y, por el otro, falta de apoyo y compromiso de la estructura partidaria, además de algunos desaciertos en la política de alianzas.

Para subsanar el primer punto, se produjeron los primeros cambios en el comité de campaña alfonsinista. Fueron desplazados Raúl Borrás y Mario Brodersohn y reemplazados por Marcelo Stubrin y Guillermo Hoertz. Todavía están trabajando en los detalles del nuevo discurso de Alfonsín, que según anticiparon tomará en cuenta el resultado de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias.

De todas maneras, ayer salieron a desmentir cualquier posibilidad de que el hijo del ex presidente baje su candidatura, como pregonó desde la oposición el macrista Federico Pinedo. “El radicalismo es un partido nacional y por lo tanto competirá el 23 de octubre con la fórmula Ricardo Alfonsín-Javier González Fraga”, ratificó ayer Sanz.

Escoltado por los presidentes de los bloques de Senadores, Gerardo Morales, y de Diputados, Ricardo Gil Lavedra, el titular del Comité Nacional consideró que “de persistir la tendencia que se verificó el domingo pasado estaríamos ante un grave peligro institucional”. Los radicales buscan instalar la idea de que una victoria arrolladora, como la del último domingo, puede desembocar en un “desequilibrio” en el Parlamento que termine en el “poder absoluto”. “Cuando el poder se concentra sin límites puede haber un aplastamiento del debate y una lesión a las minorías”, alarmó Gil Lavedra. Lo cierto es que repitiéndose este resultado, es matemáticamente imposible que el FpV vuelva a tener quórum propio en Diputados, ya que tiene un bloque de 87 legisladores y necesitaría 40 bancas.

El radicalismo busca fortalecerse a partir de esa diferencia con el resto de sus competidores, que tienen un bloque parlamentario más reducido –como el peronismo federal de Eduardo Duhalde o bien no son opositores acérrimos del gobierno nacional –como el Frente Amplio Progresista de Hermes Binner–. “Nosotros somos mejor oposición institucional que el Frente Progresista”, remató ayer Sanz.

En ese contexto, Alfonsín se dedicará puntualmente a mejorar su campaña en Capital Federal, Santa Fe, Córdoba y Mendoza, donde hizo una performance muy por debajo de sus expectativas. Para coordinar con el resto del país, el próximo jueves se reunirán todos los presidentes de los Comités provinciales. El encuentro se realizará en el histórico edificio de la calle Alsina, será cerrado y con una exposición de Ricardo Alfonsín.

Por lo pronto, la alianza con el peronista disidente Francisco de Narváez sigue en pie, pero ya no se mostrarán juntos, sino que el titular de Unión Celeste y Blanco y candidato a gobernador bonaerense apelará a “provincializar” su elección.

Lo dejan a Alfonsín: Mendoza y La Pampa se enganchan a Binner
Impulso Baires
19 de agosto de 2011

Capital Federal – A pesar de la ratificación de su postulación, el candidato presidencial Ricardo Alfonsín sigue sufriendo desmoronamientos en su estructura. Ahora, los radicales de Mendoza, con Roberto Iglesias, y La Pampa, con el senador Juan Carlos Marino, apostarán a Hermes Binner para tratar de “arrimar”.

El mismo presidente de la UCR, Ernesto Sánz, admitió la situación crítica esta mañana por Radio Milenium: “Se evalúa y es posible que en Mendoza y La Pampa en categoría gobernador se quiera tener la boleta de Binner”, dijo.

Concretamente en esas provincias llevarán a Alfonsín, de acuerdo a la ley electoral, pero también van a tratar de adherir a la postulación del socialista Binner.

En tanto, decenas de intendentes radicales de la provincia de Buenos Aires comenzaron el operativo “delivery”. O sea, le preguntarán al vecino a quién quieren votar como presidente, pero le pedirán el voto local.

En esa faceta se va a ver muy beneficiada la actual mandataria, Cristina F. de Kirchner, y el mandatario bonaerense Daniel Scioli.

En tanto, esta mañana, el dirigente radical “devidista”, Marcelo Montero atribuyó el mal desempeño electoral de la UCR a “la entrega que Sanz, Gerardo Morales, Jesús Rodríguez, Ricardo Alfonsín, entre otros dirigentes, hicieron del partido a los intereses de derecha”.

Montero agregó: “el domingo, los radicales votamos por Cristina y Amado Boudou, y en octubre seremos muchos más”.

De Narváez a dos puntas: sigue acuerdo con Alfonsín pero se acerca a Duhalde
Urgente24.com
17 de agosto de 2011

Francisco de Narváez aclaró este miércoles 17/08 que se mantendrá el acuerdo con Ricardo Alfonsín, pero también hay contactos con el duhaldismo. El objetivo es promover el corte de boleta para ubicar a sus legisladores sumando por la lista de Duhalde y Alfonsín.

Francisco De Narváez sabe que la diferencia con Daniel Scioli es irremontable en la generales de octubre y por eso la estrategia será “provincializar” la campaña y tratar de sumar votos tanto desde su acuerdo con Ricardo Alfonsín como desde Eduardo Duhalde para tratar de ubicar la mayor cantidad de sus legisladores en todos los niveles.

Si bien este miércoles 17/08 el candidato a gobernador del Udeso volvió a ratificar que se mantiene su alianza con Alfonsín, hubo contactos con el duhaldismo en las segundas y terceras líneas.

Según indica la agencia Noticias Argentinas, este martes 16/08 hubo un encuentro entre José “Pepe” Scioli y Daniel Amoroso con Miguel Ángel Toma y Julio César Aráoz, en principio “para explorar la situación política”, aunque todo indica que el diálogo avanzará.

La idea de De Narváez en Buenos Aires sería lograr el acompañamiento de los votantes de Alfonsín y los de Duhalde, quien en las primarias se vio beneficiado con el corte de boleta en detrimento del líder radical.

Desde el denarvaízmo consideran que es necesario además “provincializar” la campaña y cuestionaron el “trabajo desigual” del radicalismo en el distrito, especialmente en el interior y que “se perdió mucho tiempo en la campaña nacional” junto a Ricardo Alfonsín.

Amoroso admitió en declaraciones radiales que la creación de Unión para el Desarrollo Social (Udeso) con el radicalismo “fue una de las cosas que se estuvieron analizando” tras los resultados adversos de las primarias, pero remarcó que “en el contexto general el acuerdo era el camino más importante”.

“Seguramente puede haber errores, el corte de boleta existió y lo reconocemos, pero seguimos trabajando con la misma convicción. Seguramente con esta corrección vamos a cosechar mayor cantidad de votos y creemos que es posible que se le pueda ganar a Scioli”, apuntó Amoroso.

El domingo 14/08 Urgente24 reveló que De Narváez había recibido las mesas testigo y se había acercado otra vez a Alfonsín después de haber coqueteado con Eduardo Duhalde por los problemas surgidos en la campaña proselitista con el radicalismo.

De Narváez había descubierto que en la propia UCR habría obstáculos increíbles para Alfonsín, y detectó un boicot en la propia UCR hacia lo que significaba la Udeso en el territorio bonaerense. Esto se lo anticipó, personalmente, a Alfonsín 2 semanas antes de las primarias abiertas y obligatorias.

Pero recibió el resultado de las mesas testigo, que lo daban a Alfonsín sobre Duhalde en provincia de Buenos Aires, y decidió dejar todo como estaba.

A las 21:30, De Narváez recibió el resultado de las mesas testigo bonaerenses y vio que no hubo tanto corte de boleta Eduardo Duhalde/De Narváez como esperaba.

Pero todo volvió a cambiar a la luz de los resultados finales de la primaria. De Narváez llegó a varias conclusiones, la primera es que revertir el resultado por la gobernación es casi imposible, por lo tanto la prioridad es legislativa: meter todos los concejales, diputados provinciales y nacionales que pueda y que para eso se promoverán el corte de boleta arriba (en los niveles de candidato a Presidente y Gobernador) con tal de sumar abajo (en las alas legislativas).

Sin embargo, la alianza con Alfonsín se mantendrá: este martes 16/08 hubo una conversación telefónica entre ambos líderes, en la que acordaron “continuar” con el acuerdo electoral, a pesar del cruce de reproches y los coqueteos de De Narváez con Duhalde.

El candidato a gobernador bonaerense del Udeso admitió que en el marco de su acuerdo con Ricardo Alfonsín, “hemos leído mal la realidad”, tras el mayoritario apoyo que la sociedad le terminó dando al kirchnerismo.

Reconoció que “la movilización que esperábamos era mayor a la que tuvimos” de parte de referentes radicales y del PJ disidente para la tracción de votos en la provincia de Buenos Aires, De Narváez ratificó su acuerdo electoral con Alfonsín y sostuvo que “no hay que buscar culpables. Si hay una responsabilidad en los números (obtenidos) la tengo yo”.

Al pedírsele una evaluación sobre su alianza con el radicalismo a la luz de los resultados de las primarias, De Narváez puntualizó: “Probablemente hicimos un cálculo de que la fuerza iba a tener, por parte del radicalismo y el justicialismo una mayor aceptación, pero sobre todo en el electorado independiente, pero no fue así”.