La nueva campaña nacional de la UDESO

Ricardo Alfonsín inició la campaña de cara a las elecciones de octubre. Fue en el marco de la reunión de la Comité Nacional de la UCR donde tras la finalización del mismo dio un extenso discurso más combativo y dirigido principalmente a la juventud donde también reconoció que los resultados no eran los esperados. Tras las declaraciones de días previos de otros miembros del partido, Alfonsín coincidió en remarcar la importancia de lograr que se equilibren las fuerzas en el Parlamento dando cuenta de la imposibilidad de alcanzar la máxima magistratura de la Nación en las próximas elecciones. Si bien se intenta mantener una unidad formal, son varios los intendentes radicales de las diferentes provincias que buscan municipalizar la elección y así aislarse del resto de los candidatos de la UDESO, hasta incluso en algunos casos forjando nuevos acuerdos con el actual gobierno nacional o con el Frente Amplio Progresista.

Foto: Ricardo Alfonsín junto a Javier González Fraga en la conferencia de prensa
Crédito de la foto: Presa Ricardo Alfonsín

Pensando en octubre, Alfonsín estrenó perfil “combativo”
Ámbito Financiero
Matías Ortega
26 de agosto de 2011

El plenario federal de la UCR fue una caja de resonancia para críticas, y en especial autocríticas, luego del magro resultado obtenido por el centenario partido en las primarias del 14 de agosto. El pase de factura de sectores que cuestionaron la estrategia electoral tuvo su respuesta en el discurso del candidato presidencial, Ricardo Alfonsín, que estrenó un perfil mucho más elevado y combativo que según confiaron fuentes partidarias a ámbito.com es el tono que utilizará hasta las generales de octubre.

El hijo del expresidente mostró un tono más enérgico en la sede del Comité Nacional, algo que hasta el momento no mostraba en sus reiteradas apariciones donde apostaba más al mensaje del consenso y el diálogo con el resto de los espacios opositores. Incluso se animó a afirmar que UDESO (el frente que conformó con Francisco de Narváez y que reivindicó fuertemente) “es lo mejor que le puede pasar a la República, no sólo por el oficialismo si no también ante todas las otras fuerzas”.

El nuevo perfil no es casual. Algunos de los reclamos que se generaron internamente, además del acuerdo con De Narváez, fue el discurso poco crítico hacia el Gobierno. Alfonsín, hoy, corrigió. Los principales dardos del candidato apuntaron a que pese al importante crecimiento económico del país en los últimos años de gestión kirchnerista aún hay cuestiones -entre las que destacó la educación, el transporte, la industrialización, y la inseguridad, entre otras- en las que el Ejecutivo está en deuda. Además dijo que “los que gobiernan hoy son los mismo que lo hacen desde los 90”.

Alfonsín se lanzó a cuestionar el modelo económico y advirtió que el país podría entrar en una crisis si cayeran los precios de las commodities. “Algo está mal y se van a pagar las consecuencias si no hacemos algo. Algo huele mal en la economía”, sentenció acompañado de varios referentes del radicalismo nacional, entre ellos el presidente del partido Ernesto Sanz, y de su compañero de fórmula, Javier González Fraga.

Pero también, Alfonsín tomó distancia de sus rivales no kirchnerista. “Hay quienes no quieren que seamos la principal fuerza opositora”, se quejó. Y señaló luego que “parece que es mejor estar tercero o cuarto”, en alusión a los sectores, incluso dentro del propio radicalismo, que pretender desligarse de él en las generales y acompañar la candidatura de Hermes Binner (FAP).

Antes del acto, los representantes nacionales de la UCR discutieron el resultado electoral en un clima caldeado. Hubo quejas a la estrategia de campaña para las primarias y por la estrepitosa derrota. Un documento del cobismo porteño, titulado “Debemos empezar a hacer las cosas bien”, que circuló por el Comité lo refleja: criticaba la intención de convertir los comicios de octubre en legislativos ante la virtual debacle en las urnas frente a Cristina de Kirchner. Un miembro del alfonsinismo calificó de “terrorista” el texto. Sin embargo. en diálogo con ámbito.com, el titular de la UCR bonaerense, Miguel Bazze, negó diferencias con el sector que responde al vicepresidente Julio Cobos.

Otro gesto del cambio de perfil fue el de orientar parte del discurso hacia la juventud, una de las principales usinas de votos para el kirchnerismo, y en ese marco lanzó guiños hacia sectores tradicionales enemistados con la estrategia alfonsinista.

En la más de una hora que duró el acto, también hubo tiempo para la reflexión. Alfonsín reconoció que hubo “errores” que deberán corregirse de cara a octubre y dijo que está “dispuesto a pagar los costos y las responsabilidades”. “Los resultados de las primarias no nos dejan conformes”, agregó. Habló también de una crisis que atraviesa el partido que, más allá de los “signos de recuperación”, aún persisten.

Además, el candidato consideró que “es difícil, pero no imposible” vencer en octubre. “El principal objetivo es ganar las elecciones”, señaló. Sin embargo, volvió a esgrimir la necesidad de “equilibrar” las fuerzas anti K con el oficialismo en el Congreso y que en caso de perder, la apuesta consistirá en “ser la primera fuerza de la oposición”.

Por último, insistió con que parte del triunfo por más de 50 puntos de Cristina de Kirchner en las primarias se debió a que “la crisis generó temores en la gente”, que en ese clima prefiere no cambiar el rumbo. “Todavía está muy fresco el 2001”, sentenció.

Alfonsín solo: Se reúne el Comité Federal de la UCR. Habrá pases de “factura” y apoyo apenas formal para la fórmula
Infobaires
25 de agosto de 2011

Capital Federal – La Mesa Directiva del Comité Nacional de la UCR se reunirá hoy con el Comité Federal para analizar el escenario político y evaluar estrategias de cara a los comicios del 23 de octubre. Habrá pases de “factura” por la campaña que derivó en una mala elección del presidencial Ricardo Alfonsín el pasado 14 de agosto, aunque al final publicarán una “declaración formal” de apoyo. Sin embargo, casi todos los distritos ya empezaron el “operativo desenganche” y apelarán al corte de boleta. Hay líneas abiertas con el kirchnerismo, en buen diálogo con Julio De Vido; y en la otra vereda, con Hermes Binner, del Frente Progresista.

El candidato presidencial de UDeSo, Ricardo Alfonsín, va a encarar las elecciones del 23 de octubre con un Partido Radical absolutamente dividido y en peores condiciones con las que trabajó para el 14 de agosto.

La sucesión de derrotas en el cronograma electoral, que comenzaron en marzo con la caída de Catamarca, la irresuelta interna entre Alfonsín, el vicepresidente Julio Cobos y el senador Ernesto Sanz por la candidatura presidencial, la disolución del Acuerdo Cívico y el marco de alianzas que implementó con el peronismo “duro” de Francisco De Narváez, pesan sobre la mochila de un candidato presidencial oriundo de Chascomús, que sin embargo pretende un apoyo de los “popes” de su Partido.

Este jueves a las 14, en el comité nacional ubicado en Alsina y Entre Ríos llegarán los presidentes de todos los comités provinciales de la UCR y se reunirán con la Mesa del Comité Nacional. Allí se hará una evaluación puntillosa, en donde habrá pedidos de distritos para “desenganchar” la boleta presidencial y “cuidar” el territorio. Al final de la jornada se espera la foto de rigor y un apoyo “formal” a la postulación de Alfonsín.

Entre los distritos más convulsionados está la provincia de Mendoza, en donde el radical Roberto Iglesias tiene posibilidades de triunfar en la elección provincial aunque si sigue enmarcado en la campaña nacional de UDeSo lo más probable es que la victoria se le escape de entre las manos. En esa provincia, Alfonsín terminó muy lejos, con porcentajes incluso más bajos del promedio nacional de su coalición.

La provincia de La Pampa, con el senador Juan Carlos Marino, tampoco ve con buenos ojos tener que afrontar el compromiso electoral llevando a Alfonsín – González Fraga, y allí se producirá un “desenganche” de hecho.

Buenos Aires, la Provincia

En territorio bonaerense la cuestión está en un momento sumamente crítico. Tal como lo viene anticipando desde hace varios meses Impulso Baires, varios intendentes radicales apelarán en octubre al corte de boletas para poder proteger el territorio e intentar retener los gobiernos locales, aunque muchos de ellos ya perdieron el 14 de agosto con los “acumulados” del Frente para la Victoria.

Hay distritos muy comprometidos que son conducidos por el radicalismo desde hace años y que ahora podrían perder si no instrumentan medidas extremas.

Por ejemplo, el intendente Mario Meoni, de Junín, es una de las posibles víctimas alfonsinistas.

El jefe comunal de ese distrito, -gobernado por la UCR desde el reinicio de la democracia-, está encolumnado con el vicepresidente Julio Cobos. El 14 de agosto enfrentó a varias listas kirchneristas, y si bien ganó la individual, cuando se suman todas las tiras del Frente para la Victoria se nota superado.

Otro cobista en problemas es el jefe comunal de Pergamino, Héctor “Cachi” Gutiérrez, quien tiene que remontar una difícil elección en donde en octubre podría perder, también en manos del kirchnerismo.

Estos dos jefes comunales que responden a Cobos vienen siendo muy maltratados por la UCR desde que decidieron desertar de la Concertación Plural y retornar a su partido. Incluso, en la última negociación por las listas de legisladores, el lápiz del presidente del comité provincial radical, el candidato a primer diputado nacional Miguel Bazze, los marginó a lugares prácticamente imposibles de surgir electos. Así es que Gutiérrez, que pretendía ser candidato a diputado nacional entre los cinco primeros lugares ni siquiera figuró en la tira, y el actual diputado Daniel Katz, ex jefe comunal de Mar del Plata, fue condenado al lugar 12.

En rigor, en el cobismo se muerden los labios de bronca porque quienes insistieron con una alianza entre la UCR y Francisco De Narváez fueron ellos, incluso el propio Meoni tenía fluidos contactos con el Colorado, situación que ahora deben padecer.

Una situación similar ocurre en Bolívar. Allí, el distrito es gobernador por la UCR y manejado políticamente por el senador radical Juan Carlos Simón. Sin embargo el 14 de agosto su tira local perdió, al ser superado por el joven dirigente kirchnerista “Bali” Bucca, quien está haciendo una intensa campaña local y se encuentra a pocos pasos de convertirse en el nuevo intendente.

Esas situaciones descriptas son replicadas en casi las cuatro decenas de comunas que gobierna la UCR en territorio bonaerense, situación por la cual ya comenzó el operativo “tijeretazos”.

Mirada K

Para salvar el territorio, tal como viene informando Impulso Baires, varios jefes comunales de origen radical han trazado buenas líneas de acción con el gobierno nacional.

La referencia más “dialoguista” del Gobierno que varios radicales encontraron es el ministro de Planificación, Julio De Vido.

Intendentes de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Corrientes, Entre Ríos y otros puntos del país, hace varios meses que tienen contacto con el funcionario que reside en Hipólito Yrigoyen 250, y según conoció este medio, al menos cuatrocientos de los seiscientos jefes comunales del centenario partido han mantenido un diálogo que consideraron “fructífero”.

En ese marco, el dirigente radical Marcelo Montero (UCR Capital), -de línea directa con De Vido-, viene sosteniendo que “el giro a la derecha de la conducción radical dejó desamparado a los dirigentes que gobiernan municipios. Ellos están día a día en contacto con la gente y sabe qué piensa cada vecino, cuestión que la cúpula partidaria no”, y agregó: “el 14 de agosto hubo, a su modo, el respaldo de muchos jefes comunales radicales, y el 23 de octubre será masivo”.

Enojos

Un hecho que Impulso Baires viene informando desde hace tiempo marca el pulso de la mala relación entre los intendentes de la UCR bonaerense y la conducción de ese partido.

Históricamente, en cada elección, la UCR hizo pesar a sus jefes comunales mediante actos públicos, seminarios, solicitadas y resoluciones en apoyos a sus fórmulas, y para esa misión, el centenario partido tiene a su Foro de Intendentes Radicales.

Para las primarias de agosto no existió ningún apoyo formal de los jefes comunales a la fórmula Alfonsín – Javier González Fraga, y mucho menos a la bonaerense que encabeza Francisco De Narváez.

Un dato: el presidente del Foro es el intendente de Necochea, Daniel Molina, un dirigente afín a Alfonsín. Él fue el único mandatario comunal que forzó declaraciones de apoyo en distintos medios al presidencial y el resultado en su distrito fue catastrófico: terminó tercero, detrás del Frente para la Victoria y de un candidato duhaldista que responde al sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas.

Otro dato, que también informó Impulso Baires oportunamente. En la sección Sexta (sur bonaerense), UDeSo hizo una operación para lograr el apoyo de los intendentes radicales de esa región. El trabajo estuvo a cargo del diputado radical Aldo Mensi, ex intendente de Coronel Pringles y referente vinculado al senador Roberto Costa, -operador del intendente de San Isidro Gustavo Posse-.

Mensi armó una especie de “seccional” en donde reunió a dirigentes de esos distritos con el candidato a senador nacional, José “Pepe” Scioli. Allí hubo un escueto comunicado de apoyo, aunque no firmaron con nombre y apellido los intendentes sino que se mencionaron solamente los distritos.

Líneas con Binner

En tanto, los mandatarios locales de la UCR también consideran llevar la boleta del candidato del Frente Progresista, Hermes Binner, y el razonamiento es el siguiente: “los que quieren votar a Cristina, le damos la del FpV; y los vecinos que se inclinan por la oposición nos piden la boletita de Binner”.

Así es que varios intendentes ya hablaron con referentes del Frente Progresista, como por ejemplo Margarita Stolbizer o el candidato a senador nacional, Jaime Linares, un hombre de Bahía Blanca que tiene grandes posibilidades de convertirse en el senador nacional por la minoría, desplazando al denarvaista / radical, José “Pepe” Scioli, y a Hilda “Chiche” Duhalde.

En comunas radicales se habla de “municipalizar” la elección
Notibonaerense
24 de agosto de 2011

Para “salvar” los distritos ante el avance K, apelarían a la boleta corta, desenganchados del resto de los candidatos de Udeso

El debate y la preocupación están instalados entre los intendentes radicales. El resultado de las primarias del domingo 14 dejó a varios de ellos en situación complicada para retener sus comunas, ya que los candidatos del Frente para la Victoria que iban contra estos alcaldes los derrotaron en la sumatoria de votos.

Si bien los casos son distintos de acuerdo al municipio, varios intendentes que participaron bajo el paraguas de Udeso terminaron quedando segundos o terceros en sus distritos. Y de reiterarse el escenario en los comicios generales que se celebrarán en dos meses, deberán hacer las valijas para dejar paso al avance kirchnerista.

La mira está posada en el efecto arrastre de las boletas de Cristina Fernández y Daniel Scioli que podría volver a beneficiar a los candidatos municipales kirchneristas. Pero también, en un dato no menor: la mayoría de los intendentes radicales sacó más votos que el candidato presidencial Ricardo Alfonsín y que el aspirante a la Gobernación, Francisco De Narváez.

Ese contexto está dando paso a un debate que tiende a profundizarse: pese a que se ponderó la gestión municipal de varios de estos alcaldes radicales, la aplanadora con forma de sufragio motorizada por el kirchnerismo no tuvo prácticamente dique de contención.

Con los números en la mano, varios jefes comunales de la UCR se van quedando con pocas opciones a la hora de encarar la campaña para octubre, porque evalúan que es altamente probable que no haya un cambio brusco de escenario que fuera a perjudicar las chances de Cristina y Scioli. Sostienen que repetir el mismo esquema electoral, es decir, como furgón de cola de las boletas de Alfonsín y De Narváez, podría condenarlos a una probable derrota.

Es por eso que, por estas horas, ya se habla de “municipalizar” la elección en varios de esos distritos. Concretamente, trabajar con la boleta municipal y desentenderse de la suerte de los otros candidatos de Udeso.

BOLETA CORTADA

La idea que se baraja es concentrarse estrictamente en lo local. Varios de los intendentes radicales están dispuestos sólo a discutir cuestiones vinculadas al gobierno municipal y exhibir sus gestiones como imán para el votante es sus distritos.

“Municipalizar” como consigna, dejando a un lado el debate provincial y nacional, es la premisa con la que empezarán a moverse varios de estos intendentes. Un mecanismo que, se comenta en el centenario partido, articulará con otra movida: repartir entre los vecinos sólo la boleta del intendente.

Se trata de una serie de movidas en busca de neutralizar el efecto arrastre K en favor de sus candidatos locales. Un esquema que quizás se profundice en tanto los candidatos nacionales y provinciales de Udeso levanten sus acciones ante el electorado.

LOS DERROTADOS

Algunos ejemplos marcan la inquietud que anida por estas horas en la UCR. En Bolívar, el intendente radical José Erreca fue derrotado por José Bucca (FpV), que obtuvo el 47,5% de los votos contra el 35% del jefe comunal. En ese distrito, Alfonsín sólo trepó al 23% y De Narváez al 30,8%.

Punta Indio es otro de los ejemplos. Allí, el intendente radical Héctor Equiza logró el 28,8% de los votos contra el 43% de los dos candidatos K. Alfonsín, en tanto, cosechó el 24,5%.

En Junín, por caso, el intendente Mario Meoni resultó el candidato más votado con el 26,9% de los votos. Pero, sumados, los siete candidatos locales K se quedaron con el 40,2%. Aquí, Cristina Kirchner cosechó el 43,7% de los votos, mientras que Alfonsín trepó al 14,2%.

Otro de los ejemplos es Pergamino, donde gobierna Héctor “Cachi” Gutiérrez. El intendente radical se quedó con el 26,4% de los votos, mientras que, sumados, todos los aspirantes locales K llegaron al 42,1%. De todos modos, Gutiérrez fue, como Meoni, el candidato más votado en su distrito. Aquí la Presidenta se quedó con el 39% de los votos y Alfonsín quedó cuarto con el 14,3%.

Y en Pellegrini, el intendente radical Pacheco cayó ante el FpV por 2 puntos. Pero en ese distrito, Cristina Kirchner sacó el 39% y Alfonsín el 33%.

EXCEPCIONES

En cambio, algunos intendentes pudieron capear el temporal. Gustavo Posse (San Isidro), Carlos Gorosito (Saladillo), Facundo Castelli (Puán) -que reemplaza al intendente Horacio López que va como legislador provincial-, y Osvaldo Cattáneo (Salliqueló), son algunos de los ejemplos.

Posse obtuvo el 40,8% de los votos mientras que todos los candidatos locales K sumaron el 21,2%. En este distrito la Presidenta trepó al 31% y Alfonsín al 16%.

A Gorosito le costó ganar la interna de Udeso, pero en conjunto, ese armado se llevó el 76,1% de los votos frente al 12% de todos los aspirantes locales K. Aquí Cristina clavó un 37% y Alfonsín trepó al 26,8%.

En Puán el candidato radical llegó al 47% de los votos y los dos aspirantes del FpV sumaron el 41,6%. Alfonsín, en tanto, pudo quedar primero pero con el 34,9%, mientras que Cristina Kirchner llegó al 29,3%.

Finalmente, Cattáneo, en Salliqueló, resultó triunfador con el 63% de los votos contra el 15% del aspirante del FpV.

Ricardo Alfonsín inició la campaña de cara a las elecciones de octubre. Fue en el marco de la reunión de la Comité Nacional de la UCR donde tras la finalización del mismo dio un extenso discurso más combativo y dirigido principalmente a la juventud donde también reconoció que los resultados no eran los esperados. Tras las declaraciones de días previos de otros miembros del partido, Alfonsín coincidió en remarcar la importancia de lograr que se equilibren las fuerzas en el Parlamento dando cuenta de la imposibilidad de alcanzar la máxima magistratura de la Nación en las próximas elecciones. Si bien se intenta mantener una unidad formal, son varios los intendentes radicales de las diferentes provincias  que buscan municipalizar la elección y así aislarse del resto de los candidatos de la UDESO, hasta incluso en algunos casos forjando nuevos acuerdos con el actual gobierno nacional o con el Frente Amplio Progresista.

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=599042

Pensando en octubre, Alfonsín estrenó perfil “combativo”

Ámbito Financiero

Matías Ortega

26 de agosto de 2011

El plenario federal de la UCR fue una caja de resonancia para críticas, y en especial autocríticas, luego del magro resultado obtenido por el centenario partido en las primarias del 14 de agosto. El pase de factura de sectores que cuestionaron la estrategia electoral tuvo su respuesta en el discurso del candidato presidencial, Ricardo Alfonsín, que estrenó un perfil mucho más elevado y combativo que según confiaron fuentes partidarias a ámbito.com es el tono que utilizará hasta las generales de octubre.

El hijo del expresidente mostró un tono más enérgico en la sede del Comité Nacional, algo que hasta el momento no mostraba en sus reiteradas apariciones donde apostaba más al mensaje del consenso y el diálogo con el resto de los espacios opositores. Incluso se animó a afirmar que UDESO (el frente que conformó con Francisco de Narváez y que reivindicó fuertemente) “es lo mejor que le puede pasar a la República, no sólo por el oficialismo si no también ante todas las otras fuerzas”.

El nuevo perfil no es casual. Algunos de los reclamos que se generaron internamente, además del acuerdo con De Narváez, fue el discurso poco crítico hacia el Gobierno. Alfonsín, hoy, corrigió. Los principales dardos del candidato apuntaron a que pese al importante crecimiento económico del país en los últimos años de gestión kirchnerista aún hay cuestiones -entre las que destacó la educación, el transporte, la industrialización, y la inseguridad, entre otras- en las que el Ejecutivo está en deuda. Además dijo que “los que gobiernan hoy son los mismo que lo hacen desde los 90”.

Alfonsín se lanzó a cuestionar el modelo económico y advirtió que el país podría entrar en una crisis si cayeran los precios de las commodities. “Algo está mal y se van a pagar las consecuencias si no hacemos algo. Algo huele mal en la economía”, sentenció acompañado de varios referentes del radicalismo nacional, entre ellos el presidente del partido Ernesto Sanz, y de su compañero de fórmula, Javier González Fraga.

Pero también, Alfonsín tomó distancia de sus rivales no kirchnerista. “Hay quienes no quieren que seamos la principal fuerza opositora”, se quejó. Y señaló luego que “parece que es mejor estar tercero o cuarto”, en alusión a los sectores, incluso dentro del propio radicalismo, que pretender desligarse de él en las generales y acompañar la candidatura de Hermes Binner (FAP).

Antes del acto, los representantes nacionales de la UCR discutieron el resultado electoral en un clima caldeado. Hubo quejas a la estrategia de campaña para las primarias y por la estrepitosa derrota. Un documento del cobismo porteño, titulado “Debemos empezar a hacer las cosas bien”, que circuló por el Comité lo refleja: criticaba la intención de convertir los comicios de octubre en legislativos ante la virtual debacle en las urnas frente a Cristina de Kirchner. Un miembro del alfonsinismo calificó de “terrorista” el texto. Sin embargo. en diálogo con ámbito.com, el titular de la UCR bonaerense, Miguel Bazze, negó diferencias con el sector que responde al vicepresidente Julio Cobos.

Otro gesto del cambio de perfil fue el de orientar parte del discurso hacia la juventud, una de las principales usinas de votos para el kirchnerismo, y en ese marco lanzó guiños hacia sectores tradicionales enemistados con la estrategia alfonsinista.

En la más de una hora que duró el acto, también hubo tiempo para la reflexión. Alfonsín reconoció que hubo “errores” que deberán corregirse de cara a octubre y dijo que está “dispuesto a pagar los costos y las responsabilidades”. “Los resultados de las primarias no nos dejan conformes”, agregó. Habló también de una crisis que atraviesa el partido que, más allá de los “signos de recuperación”, aún persisten.

Además, el candidato consideró que “es difícil, pero no imposible” vencer en octubre. “El principal objetivo es ganar las elecciones”, señaló. Sin embargo, volvió a esgrimir la necesidad de “equilibrar” las fuerzas anti K con el oficialismo en el Congreso y que en caso de perder, la apuesta consistirá en “ser la primera fuerza de la oposición”.

Por último, insistió con que parte del triunfo por más de 50 puntos de Cristina de Kirchner en las primarias se debió a que “la crisis generó temores en la gente”, que en ese clima prefiere no cambiar el rumbo. “Todavía está muy fresco el 2001”, sentenció.

http://www.impulsobaires.com.ar/nota.php?id=126844

Alfonsín solo: Se reúne el Comité Federal de la UCR. Habrá pases de “factura” y apoyo apenas formal para la fórmula

Infobaires

25 de agosto de 2011

Capital Federal – La Mesa Directiva del Comité Nacional de la UCR se reunirá hoy con el Comité Federal para analizar el escenario político y evaluar estrategias de cara a los comicios del 23 de octubre. Habrá pases de “factura” por la campaña que derivó en una mala elección del presidencial Ricardo Alfonsín el pasado 14 de agosto, aunque al final publicarán una “declaración formal” de apoyo. Sin embargo, casi todos los distritos ya empezaron el “operativo desenganche” y apelarán al corte de boleta. Hay líneas abiertas con el kirchnerismo, en buen diálogo con Julio De Vido; y en la otra vereda, con Hermes Binner, del Frente Progresista.

El candidato presidencial de UDeSo, Ricardo Alfonsín, va a encarar las elecciones del 23 de octubre con un Partido Radical absolutamente dividido y en peores condiciones con las que trabajó para el 14 de agosto.
La sucesión de derrotas en el cronograma electoral, que comenzaron en marzo con la caída de Catamarca, la irresuelta interna entre Alfonsín, el vicepresidente Julio Cobos y el senador Ernesto Sanz por la candidatura presidencial, la disolución del Acuerdo Cívico y el marco de alianzas que implementó con el peronismo “duro” de Francisco De Narváez, pesan sobre la mochila de un candidato presidencial oriundo de Chascomús, que sin embargo pretende un apoyo de los “popes” de su Partido.
Este jueves a las 14, en el comité nacional ubicado en Alsina y Entre Ríos llegarán los presidentes de todos los comités provinciales de la UCR y se reunirán con la Mesa del Comité Nacional. Allí se hará una evaluación puntillosa, en donde habrá pedidos de distritos para “desenganchar” la boleta presidencial y “cuidar” el territorio. Al final de la jornada se espera la foto de rigor y un apoyo “formal” a la postulación de Alfonsín.
Entre los distritos más convulsionados está la provincia de Mendoza, en donde el radical Roberto Iglesias tiene posibilidades de triunfar en la elección provincial aunque si sigue enmarcado en la campaña nacional de UDeSo lo más probable es que la victoria se le escape de entre las manos. En esa provincia, Alfonsín terminó muy lejos, con porcentajes incluso más bajos del promedio nacional de su coalición.
La provincia de La Pampa, con el senador Juan Carlos Marino, tampoco ve con buenos ojos tener que afrontar el compromiso electoral llevando a Alfonsín – González Fraga, y allí se producirá un “desenganche” de hecho.

Buenos Aires, la Provincia

En territorio bonaerense la cuestión está en un momento sumamente crítico. Tal como lo viene anticipando desde hace varios meses Impulso Baires, varios intendentes radicales apelarán en octubre al corte de boletas para poder proteger el territorio e intentar retener los gobiernos locales, aunque muchos de ellos ya perdieron el 14 de agosto con los “acumulados” del Frente para la Victoria.
Hay distritos muy comprometidos que son conducidos por el radicalismo desde hace años y que ahora podrían perder si no instrumentan medidas extremas.
Por ejemplo, el intendente Mario Meoni, de Junín, es una de las posibles víctimas alfonsinistas.
El jefe comunal de ese distrito, -gobernado por la UCR desde el reinicio de la democracia-, está encolumnado con el vicepresidente Julio Cobos. El 14 de agosto enfrentó a varias listas kirchneristas, y si bien ganó la individual, cuando se suman todas las tiras del Frente para la Victoria se nota superado.
Otro cobista en problemas es el jefe comunal de Pergamino, Héctor “Cachi” Gutiérrez, quien tiene que remontar una difícil elección en donde en octubre podría perder, también en manos del kirchnerismo.
Estos dos jefes comunales que responden a Cobos vienen siendo muy maltratados por la UCR desde que decidieron desertar de la Concertación Plural y retornar a su partido. Incluso, en la última negociación por las listas de legisladores, el lápiz del presidente del comité provincial radical, el candidato a primer diputado nacional Miguel  Bazze, los marginó a lugares prácticamente imposibles de surgir electos. Así es que Gutiérrez, que pretendía ser candidato a diputado nacional entre los cinco primeros lugares ni siquiera figuró en la tira, y el actual diputado Daniel Katz, ex jefe comunal de Mar del Plata, fue condenado al lugar 12.
En rigor, en el cobismo se muerden los labios de bronca porque quienes insistieron con una alianza entre la UCR y Francisco De Narváez fueron ellos, incluso el propio Meoni tenía fluidos contactos con el Colorado, situación que ahora deben padecer.
Una situación similar ocurre en Bolívar. Allí, el distrito es gobernador por la UCR y manejado políticamente por el senador radical Juan Carlos Simón. Sin embargo el 14 de agosto su tira local perdió, al ser superado por el joven dirigente kirchnerista “Bali” Bucca, quien está haciendo una intensa campaña local y se encuentra a pocos pasos de convertirse en el nuevo intendente.
Esas situaciones descriptas son replicadas en casi las cuatro decenas de comunas que gobierna la UCR en territorio bonaerense, situación por la cual ya comenzó el operativo “tijeretazos”.

Mirada K

Para salvar el territorio, tal como viene informando Impulso Baires, varios jefes comunales de origen radical han trazado buenas líneas de acción con el gobierno nacional.
La referencia más “dialoguista” del Gobierno que varios radicales encontraron es el ministro de Planificación, Julio De Vido.
Intendentes de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Corrientes, Entre Ríos y otros puntos del país, hace varios meses que tienen contacto con el funcionario que reside en Hipólito Yrigoyen 250, y según conoció este medio, al menos cuatrocientos de los seiscientos jefes comunales del centenario partido han mantenido un diálogo que consideraron “fructífero”.
En ese marco, el dirigente radical Marcelo Montero (UCR Capital), -de línea directa con De Vido-, viene sosteniendo que “el giro a la derecha de la conducción radical dejó desamparado a los dirigentes que gobiernan municipios. Ellos están día a día en contacto con la gente y sabe qué piensa cada vecino, cuestión que la cúpula partidaria no”, y agregó: “el 14 de agosto hubo, a su modo, el respaldo de muchos jefes comunales radicales, y el 23 de octubre será masivo”.

Enojos

Un hecho que Impulso Baires viene informando desde hace tiempo marca el pulso de la mala relación entre los intendentes de la UCR bonaerense y la conducción de ese partido.
Históricamente, en cada elección, la UCR hizo pesar a sus jefes comunales mediante actos públicos, seminarios, solicitadas y resoluciones en apoyos a sus fórmulas, y  para esa misión, el centenario partido tiene a su Foro de Intendentes Radicales.
Para las primarias de agosto no existió ningún apoyo formal de los jefes comunales a la fórmula Alfonsín – Javier González Fraga, y mucho menos a la bonaerense que encabeza Francisco De Narváez.
Un dato: el presidente del Foro es el intendente de Necochea, Daniel Molina, un dirigente afín a Alfonsín. Él fue el único mandatario comunal que forzó declaraciones de apoyo en distintos medios al presidencial y el resultado en su distrito fue catastrófico: terminó tercero, detrás del Frente para la Victoria y de un candidato duhaldista que responde al sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas.
Otro dato, que también informó Impulso Baires oportunamente. En la sección Sexta (sur bonaerense), UDeSo hizo una operación para lograr el apoyo de los intendentes radicales de esa región. El trabajo estuvo a cargo del diputado radical Aldo Mensi, ex intendente de Coronel Pringles y referente vinculado al senador Roberto Costa, -operador del intendente de San Isidro Gustavo Posse-.
Mensi armó una especie de “seccional” en donde reunió a dirigentes de esos distritos con el candidato a senador nacional, José “Pepe” Scioli. Allí hubo un escueto comunicado de apoyo, aunque no firmaron con nombre y apellido los intendentes sino que se mencionaron solamente los distritos.

Líneas con Binner

En tanto, los mandatarios locales de la UCR también consideran llevar la boleta del candidato del Frente Progresista, Hermes Binner, y el razonamiento es el siguiente: “los que quieren votar a Cristina, le damos la del FpV; y los vecinos que se inclinan por la oposición nos piden la boletita de Binner”.
Así es que varios intendentes ya hablaron con referentes del Frente Progresista, como por ejemplo Margarita Stolbizer o el candidato a senador nacional, Jaime Linares, un hombre de Bahía Blanca que tiene grandes posibilidades de convertirse en el senador nacional por la minoría, desplazando al denarvaista / radical, José “Pepe” Scioli, y a Hilda “Chiche” Duhalde.

http://www.notibonaerense.com/notasimp.aspx?idn=329613&ffo=20110824

En comunas radicales se habla de “municipalizar” la elección

Notibonaerense

24 de agosto de 2011

Para “salvar” los distritos ante el avance K, apelarían a la boleta corta, desenganchados del resto de los candidatos de Udeso

El debate y la preocupación están instalados entre los intendentes radicales. El resultado de las primarias del domingo 14 dejó a varios de ellos en situación complicada para retener sus comunas, ya que los candidatos del Frente para la Victoria que iban contra estos alcaldes los derrotaron en la sumatoria de votos.

Si bien los casos son distintos de acuerdo al municipio, varios intendentes que participaron bajo el paraguas de Udeso terminaron quedando segundos o terceros en sus distritos. Y de reiterarse el escenario en los comicios generales que se celebrarán en dos meses, deberán hacer las valijas para dejar paso al avance kirchnerista.

La mira está posada en el efecto arrastre de las boletas de Cristina Fernández y Daniel Scioli que podría volver a beneficiar a los candidatos municipales kirchneristas. Pero también, en un dato no menor: la mayoría de los intendentes radicales sacó más votos que el candidato presidencial Ricardo Alfonsín y que el aspirante a la Gobernación, Francisco De Narváez.

Ese contexto está dando paso a un debate que tiende a profundizarse: pese a que se ponderó la gestión municipal de varios de estos alcaldes radicales, la aplanadora con forma de sufragio motorizada por el kirchnerismo no tuvo prácticamente dique de contención.

Con los números en la mano, varios jefes comunales de la UCR se van quedando con pocas opciones a la hora de encarar la campaña para octubre, porque evalúan que es altamente probable que no haya un cambio brusco de escenario que fuera a perjudicar las chances de Cristina y Scioli. Sostienen que repetir el mismo esquema electoral, es decir, como furgón de cola de las boletas de Alfonsín y De Narváez, podría condenarlos a una probable derrota.

Es por eso que, por estas horas, ya se habla de “municipalizar” la elección en varios de esos distritos. Concretamente, trabajar con la boleta municipal y desentenderse de la suerte de los otros candidatos de Udeso.

BOLETA CORTADA

La idea que se baraja es concentrarse estrictamente en lo local. Varios de los intendentes radicales están dispuestos sólo a discutir cuestiones vinculadas al gobierno municipal y exhibir sus gestiones como imán para el votante es sus distritos.

“Municipalizar” como consigna, dejando a un lado el debate provincial y nacional, es la premisa con la que empezarán a moverse varios de estos intendentes. Un mecanismo que, se comenta en el centenario partido, articulará con otra movida: repartir entre los vecinos sólo la boleta del intendente.

Se trata de una serie de movidas en busca de neutralizar el efecto arrastre K en favor de sus candidatos locales. Un esquema que quizás se profundice en tanto los candidatos nacionales y provinciales de Udeso levanten sus acciones ante el electorado.

LOS DERROTADOS

Algunos ejemplos marcan la inquietud que anida por estas horas en la UCR. En Bolívar, el intendente radical José Erreca fue derrotado por José Bucca (FpV), que obtuvo el 47,5% de los votos contra el 35% del jefe comunal. En ese distrito, Alfonsín sólo trepó al 23% y De Narváez al 30,8%.

Punta Indio es otro de los ejemplos. Allí, el intendente radical Héctor Equiza logró el 28,8% de los votos contra el 43% de los dos candidatos K. Alfonsín, en tanto, cosechó el 24,5%.

En Junín, por caso, el intendente Mario Meoni resultó el candidato más votado con el 26,9% de los votos. Pero, sumados, los siete candidatos locales K se quedaron con el 40,2%. Aquí, Cristina Kirchner cosechó el 43,7% de los votos, mientras que Alfonsín trepó al 14,2%.

Otro de los ejemplos es Pergamino, donde gobierna Héctor “Cachi” Gutiérrez. El intendente radical se quedó con el 26,4% de los votos, mientras que, sumados, todos los aspirantes locales K llegaron al 42,1%. De todos modos, Gutiérrez fue, como Meoni, el candidato más votado en su distrito. Aquí la Presidenta se quedó con el 39% de los votos y Alfonsín quedó cuarto con el 14,3%.

Y en Pellegrini, el intendente radical Pacheco cayó ante el FpV por 2 puntos. Pero en ese distrito, Cristina Kirchner sacó el 39% y Alfonsín el 33%.

EXCEPCIONES

En cambio, algunos intendentes pudieron capear el temporal. Gustavo Posse (San Isidro), Carlos Gorosito (Saladillo), Facundo Castelli (Puán) -que reemplaza al intendente Horacio López que va como legislador provincial-, y Osvaldo Cattáneo (Salliqueló), son algunos de los ejemplos.

Posse obtuvo el 40,8% de los votos mientras que todos los candidatos locales K sumaron el 21,2%. En este distrito la Presidenta trepó al 31% y Alfonsín al 16%.

A Gorosito le costó ganar la interna de Udeso, pero en conjunto, ese armado se llevó el 76,1% de los votos frente al 12% de todos los aspirantes locales K. Aquí Cristina clavó un 37% y Alfonsín trepó al 26,8%.

En Puán el candidato radical llegó al 47% de los votos y los dos aspirantes del FpV sumaron el 41,6%. Alfonsín, en tanto, pudo quedar primero pero con el 34,9%, mientras que Cristina Kirchner llegó al 29,3%.

Finalmente, Cattáneo, en Salliqueló, resultó triunfador con el 63% de los votos contra el 15% del aspirante del FpV.