Escrutinio definitivo: Cristina amplió su triunfo electoral

La Justicia Nacional Electoral terminó ayer el escrutinio definitivo de las primarias. De acuerdo con este resultado, la Presidenta aumentó su caudal de votos pasando del 50,07% que había arrojado el escrutinio provisorio, al 50,24%. Ricardo Alfonsín quedó en segundo lugar, seguido por Eduardo Duhalde. Hermes Binner, Alberto Rodríguez Saa, Elisa Carrió y Jorge Altamira, si bien variaron en unas décimas sus porcentajes, mantuvieron su performance y ratificaron la posibilidad de participar en los comicios de octubre. La candidata de Proyecto Sur, Alcira Argumedo, no logró modificar si situación y se mantuvo por debajo del piso del 1,5% necesario, confirmando que queda fuera de la carrera presidencial. La diferencia entre los dos escrutinios radica en que el provisorio se efectúa a partir de los telegramas enviados por los presidentes de mesa, mientras que el definitivo lo realiza la Cámara Nacional Electoral sobre las actas. El Ministro del Interior, Florencio Randazzo, confirmó que las diferencias entre ambos fueron insignificantes, echando por tierra las denuncias de la oposición y algunos medios de comunicación que habían instalado la hipótesis de un posible fraude.

Crédito de la foto: Sitio oficial Presidencia de la Nación

La Presidenta amplió su triunfo electoral
Hernan Cappiello
La Nación
31 de agosto de 2011

 Obtuvo 50,24%, según el escrutinio definitivo de las primarias; Alfonsín, con 12,20%, superó por 8 centésimos a Duhalde, que sacó 12,12%.

 La presidenta Cristina Kirchner confirmó y amplió su triunfo en las elecciones primarias del 14 del actual. El radical Ricardo Alfonsín consolidó su segundo lugar y agrandó la brecha que lo separaba del peronista Eduardo Duhalde.

Así lo determinó la Cámara Nacional Electoral al difundir ayer el resultado del escrutinio definitivo de las elecciones primarias, realizado por la Justicia sobre la base de lo informado por los juzgados federales con competencia electoral de todo el país.

El recuento definitivo recuperó 948.325 votos que no habían sido contabilizados en el recuento provisorio. Este número podría tener relación con los problemas suscitados con los telegramas mal confeccionados, que fueron denunciados por la oposición, consideró el secretario del tribunal electoral, Nicolás Deane.

Los números finales establecieron que el 4,44% de los votos fue en blanco, lo cual equivale a 1.007.753 sufragios. En la provincia de Buenos Aires sumaron 553.136, más de la mitad del total registrado en el país.

El escrutinio definitivo le otorgó a Cristina Kirchner 50,24% de los votos, mientras que en el escrutinio provisorio había obtenido 50,07%. De este modo, logró 10.762.217 votos en este recuento, lo que constituye 398.898 más que los que se contaron en el escrutinio provisorio. Es casi un 4% más de votos que los que había obtenido antes.

En el caso de Alfonsín, en la noche del 14 de agosto había contabilizado 12,17% de los sufragios y ayer aumentó a 12,20%. La diferencia en favor del radical es de 94.878 votos más que los que registrados dos semanas atrás.

Duhalde había cosechado 2.517.839 votos, es decir, un 12,16% de los votos válidos, pero ahora retrocedió hasta el 12,12%, a pesar de haber sumado 78.157 votos.

Hermes Binner confirmó su performance. En el escrutinio provisorio, el Frente Amplio Progresista había obtenido 10,26%, pero en el recuento final cayó a 10,18%, a pesar de haber sumado 55.435 votos.

En la provincia de Buenos Aires no se confirmaron las denuncias de duhaldistas y denarvaístas acerca de que los habían perjudicado en el recuento de votos. De hecho, Duhalde cosechó 50.354 votos más en ese distrito y la alianza entre Alfonsín y Francisco de Narváez incorporó 41.026 votos más a su cosecha.

Alcira Argumedo, por Proyecto Sur, no mejoró su performance de la noche electoral. No llegó a alcanzar el piso del 1,5% de los votos que necesitaba para que pudiera presentar su candidatura presidencial. Retrocedió una décima y bajó de 0,90% a 0,89% que tenía al cierre del escrutinio provisorio. Sumó en el escrutinio definitivo 1931 votos.

Elisa Carrió disminuyó de 3,24% a 3,22% de los votos obtenidos entre ambos escrutinios.

La diferencia entre el escrutinio provisorio y el definitivo radica en quien lo realiza y sobre qué constancias se hace el recuento. En el provisorio el conteo lo hizo el Ministerio del Interior sobre la base de los telegramas enviados por cada presidente de mesa al Correo Central, que procesa los resultados.

El escrutinio definitivo lo realiza la Cámara Nacional Electoral sobre la base de las actas de escrutinio que firman los presidentes de mesa y los fiscales. Las actas se adjuntan a las urnas y cada juez federal electoral del país suma las actas e informa a la Cámara Electoral que formaliza el escrutinio definitivo. No se contaron los casos pendientes de resolución judicial.

En las urnas había todavía más votos
Raúl Kollmann
Página 12
31 de agosto de 2011

En los números definitivos, la Presidenta pasó del 50,07 al 50,24 por ciento. Ricardo Alfonsín quedó confirmado como el segundo. El juez Blanco resolvió anular 273 urnas en la provincia, una cifra parecida a cualquier elección.

La diferencia entre Cristina Fernández de Kirchner y el segundo, Ricardo Alfonsín, fue de 8.148.006 votos. La Justicia nacional electoral terminó ayer el escrutinio definitivo de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) realizadas el 14 de agosto pasado. Tal como adelantó en exclusiva Página/12, el recuento definitivo no tuvo casi diferencias con el recuento provisorio dado a conocer la noche de los comicios y la Presidenta terminó sacando aún más cantidad de votos y todavía más diferencia con el segundo. CFK obtuvo 391.719 sufragios más que los registrados en el escrutinio provisorio y redondeó un porcentaje de 50,24, en lugar del 50,07. Se confirmó el segundo lugar de Alfonsín, que también aumentó votos, 94.674, y terminó con el 12,20 por ciento. Y el tercer puesto fue, como ya se señaló en el escrutinio provisorio, para Eduardo Duhalde, con el 12,12 por ciento. Hermes Binner confirmó su cuarto lugar con el 10,18; Alberto Rodríguez Saá obtuvo el 8,17 por ciento y se confirmó que Jorge Altamira superó el piso exigido con el 2,46 por ciento. El cómputo final que dio a conocer la Cámara Nacional Electoral (CNE) dio por tierra con las acusaciones de fraude o irregularidades señaladas por varios partidos de oposición en las últimas semanas.

En una conferencia de prensa realizada minutos después de que la Justicia informara los resultados, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, sostuvo que “contrariamente a lo que quisieron instalar algunos medios como Clarín y La Nación y algunos partidos opositores, los números reflejan con exactitud los datos que se dieron a conocer la noche de la elección. Esos medios y esos opositores no atacan a un gobierno ni a un partido político sino a la calidad institucional. Se ha faltado a la verdad para afectar un acto transparente”. El ministro recordó nuevamente que en 2009, cuando Néstor Kirchner fue superado por Francisco de Narváez por sólo dos puntos, el escrutinio provisorio fue dado a conocer muy temprano la noche de la elección.

Durante el día de ayer, el juez Manuel Blanco cerró el escrutinio en la provincia de Buenos Aires, el último distrito que faltaba y el más complejo porque no sólo se hicieron las elecciones provinciales unificadas con las nacionales sino que había numerosos candidatos por cada fuerza. En algunos distritos, como Quilmes, hubo 26 candidatos a intendente y muchas listas de concejales.

En el distrito bonaerense, la Presidenta terminó sacando el 53,35 por ciento de los votos, con Duhalde segundo con el 13,82 y Alfonsín se ubicó tercero con el 10,92. Los números son casi idénticos al escrutinio provisorio.

Después de mucho análisis, Blanco resolvió anular 273 urnas del total de 31.519. En algunas de esas urnas, ni siquiera los presidentes de mesa llenaron el acta de escrutinio. En otras, faltó la documentación. El magistrado resolvió entonces la anulación al tratarse del 0,86 por ciento de las mesas y teniendo en cuenta que los eventuales votos no hubieran definido ninguna postulación. Aún teniendo en cuenta esa decisión del juez electoral, los votos anulados sumaron 75.611, una cifra parecida a los 65.010 de la elección de 2007, mientras que los votos en blanco fueron esta vez 553.135 frente a 553.293 de la elección de 2007.

Tal como adelantó este diario, en la mayoría de los 24 distritos electorales CFK terminó aumentando sus votos y sus porcentajes. Siempre en proporciones mínimas, porque las diferencias entre el escrutinio provisorio y el definitivo fueron insignificantes. En la provincia en la que CFK bajó de manera más notoria fue en Chaco, pero las proporciones hablan por sí mismas: consiguió 60,98 por ciento en el provisorio y 60,35 en el definitivo.

Los jueces electorales estaban anoche conformes porque se terminó a tiempo un proceso nuevo y complicado. Los magistrados creen que, igualmente, las PASO se tienen que hacer con más tiempo, es decir que se requiere de una mayor cantidad de semanas para hacer el recuento definitivo, porque se trata de comicios complejos. Ayer se terminó el recuento y lo cierto es que quedan sólo cuatro días para la presentación de listas que, de acuerdo al Código Nacional Electoral, debe hacerse 50 días antes de la elección general. El sábado vencerá el plazo y previo a ello las juntas electorales de cada partido tienen que hacer las proclamaciones. También los jueces creen que hace falta mayor capacitación de las autoridades de mesa teniendo en cuenta que hay distritos con muchísimos candidatos por fuerza. Por último, la CNE ya ha dicho que se debe avanzar sobre un mayor control de la Justicia en el escrutinio provisorio, aunque éste no tiene valor legal.

También en el Ministerio del Interior y en la Dirección Nacional Electoral, a cargo de Alejandro Tulio, manifestaban su satisfacción porque finalmente el proceso se completó contra viento y marea y el escrutinio provisorio probó ser certero.

La oposición desató un fuerte cuestionamiento mediático de las PASO y del escrutinio provisorio durante las últimas dos semanas. Resultó asombroso porque no presentó ni una sola denuncia ante la Justicia electoral. Legisladores de distintas fuerzas concurrieron al juzgado de La Plata y ni siquiera le entregaron un escrito al juez Blanco. Lo único que hicieron los opositores en el terreno judicial fue la denuncia penal presentada el lunes por el candidato a gobernador de Duhalde, Eduardo Amadeo, contra seis presidentes de mesa por el contenido de los telegramas que sirvieron de base al escrutinio provisorio: seis de un total de 85.936. Y lo más llamativo es que se hace por telegramas que no tienen valor legal: lo que tiene validez real en una elección son las actas de escrutinio que firman las autoridades de mesa y los fiscales de las distintas fuerzas.

El juez Blanco sostuvo que hubo errores en los telegramas, pero que ello afectaba a todas las fuerzas. El titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, tuvo que ponerlo en su lugar señalando que el nivel de error en la Argentina era inferior al de casi todos los países. El escrutinio definitivo le dio la razón. Y lo cierto es que CFK sacó más votos y más diferencia de la ya inmensa ventaja que se anunció el domingo 14.