Dos candidatos a presidente enigmaticos

Por un lado se encuentra Sergio Pastore, quien estará secundado por Gilda Rodríguez, del Movimiento de Acción Vecinal de Córdoba. Por el otro, José Alejandro Bonacci, junto a José Eduardo Villena, del Partido del Campo Popular. Pastore no cuenta con experiencia en cargos públicos y es apoderado del MAV. Bonacci es militante del MODIN y presidente de Campo Popular, se lo asocia con  Alejandro Biondini.

 

Foto: Boleta oficial de Sergio Pastore

En el fondo de la tabla
Mariano Buren

La Nueva Provincia
7 de agosto de 2011

Aunque su proyección parece ínfima, otros dos precandidatos presidenciales estarán el domingo en el cuarto oscuro.

De guiarse por las campañas electorales que coparon los medios en las últimas semanas, cualquiera podría pensar que José Bonacci y Sergio Pastore son dos ciudadanos anónimos, empleados, padres o vecinos, acaso parte de los millones de indecisos que pueblan las encuestas de intención de voto.

Sin embargo, esos nombres aparecerán dentro del cuarto oscuro en los comicios del próximo domingo: ellos también son precandidatos presidenciales, habilitados por la Justicia Electoral por cumplir todos los requisitos para postularse.

Se trata, en concreto, del empresario de medios José Alejandro Bonacci, del Partido del Campo Popular (PCP), que comparte fórmula con el legislador provincial cordobés José Eduardo Villena. Y también es el caso del abogado Sergio Darío Pastore, del Movimiento de Acción Vecinal (MAV), que integra su binomio con la odontóloga Gilda Marcela Rodríguez.

Aunque está descontado que ninguna de estas fuerzas alcanzará el 1,5% de los votos necesarios para acceder a las elecciones generales del 23 de octubre, resulta al menos curioso averiguar quiénes son y qué proponen, en caso de convertise en inquilinos de la Casa Rosada.

Por lo pronto, no presentarán postulantes a nivel provincial bonaerense ni, mucho menos, en nuestra ciudad.

Por derecha. Bonacci –43 años, casado y con dos hijos– es ex concejal rosarino, una banca a la accedió gracias a un sublema del pacto Modin-PJ en 2001. También fue candidato a vicepresidente en 2003, en una fórmula encabezada por Ricardo Terán, siempre bajo el sello creado por Aldo Rico. Maneja, además, los destinos de dos emisoras radiales.

Su partido, definido por algunos como “nacionalista” y por otros como “de ultraderecha”, es el resultado de una fusión entre el Modin, Campo Popular y el Movimiento Patriótico. Además, cuenta con la adhesión del Partido Alternativa Social de Alejandro Biondini, dirigente sospechado de liderar el movimiento neonazi argentino.

“Biondini no forma parte de nuestro partido, porque no somos xenófobos. Además, más que un apoyo, su respaldo representaría un peso”, aclara rápidamente Bonacci, en diálogo con “La Nueva Provincia” . “Nosotros no creemos en derechas e izquierdas, sino en diferenciar entre nacionalistas y cipayos”, remarca.

Hace dos semanas el PCP acompañó con su boleta al jefe de la bancada de diputados K, Agustín Rossi, como candidato a la gobernación santafesina. Es inevitable preguntarse si también apoyará al Frente para la Victoria en octubre. “Para que eso pase, primero deberíamos quedar afuera en las primarias, cosa que habrá que ver. Pero que hayamos acompañado a Rossi no significa que apoyemos al kirchnerismo. No descarto recomendar la abstención”, indica Bonacci.

Medio Oriente. Pastore, por su parte, es un abogado cordobés de 44 años, soltero y sin hijos. Es fundador y apoderado del MAV, una agrupación creada en 2001 que se define como “de centro, independiente y vecinalista”, y que registra como antecedente su respaldo a Jorge Sosbisch en las últimas presidenciales.

Ahora el partido decidió lanzarse por su cuenta, en una jugada que algunos analistas políticos interpretan como una forma de acceder al millón y medio de pesos que otorga el ministerio del Interior a los partidos que se presentan.

“El candidato no tiene celular y no está dando entrevistas, ¿qué quiere saber?”, pregunta Kasem Merched Dandach, el único diputado que tiene el partido en la provincia de Córdoba.

Este hombre, llegado al país hace 21 años desde el Líbano, es quien habla por teléfono en nombre de Pastore. “Somos un partido chico y sin aparato, pero hicimos todo legal. Estamos inscriptos en siete provincias y tendremos la boleta en todo el país”, señala.

“Nos preocupa fundamentalmente todo lo que pasa a los vecinos, sin importar sin son radicales o peronistas”, explica Dandach, a quien el MAV le debe la buena relación que el partido asegura tener con la colectividad siriolibanesa de Buenos Aires.

“Estuve en Líbano el año pasado, y logré acuerdos de intercambio economico y cultural con Córdoba. Puedo conseguir lo mismo para la Argentina”, asegura el reemplazante del candidato ante los medios.

Confiado, Dandach no quiere aventurar qué rol cumplirá el MAV en los comicios de octubre. “A lo mejor superamos el 1,5%, ¿por qué no?”, se entusiasma.

¿Algún día serán los primeros?
A lo largo de la historia electoral del país, siempre hubo ganadores que llegaron a ocupar el sillón de Rivadavia, segundos que se quedaron a las puertas de la gloria con toda la bronca, y también estuvieron los rezagados, aquellos candidatos que ocuparon el último puesto y de los que hoy pocos se acuerdan.

Desde el retorno democrático, fueron los casos de Gregorio Flores (Partido Obrero, 0,06% en 1983), Angel Bustelo (Acuerdo Popular, 0,03% en 1989), Juan Carlos Onganía (Coincidencia Patriótica, 0,02% en 1995), Domingo Quarracino (Partido de los Trabajadores Socialistas, 0,23% en 1999), Ricardo Terán (Modin, 0,16% en 2003) y Juan Ricardo Mussa (Lealtad Popular, 0,06% en 2007).

Apareció el candidato cordobés a Presidente
Carlos Paillet0
La Voz
24 de julio de 2011

Luego de dos semanas de anonimato, por fin se presentó en sociedad el candidato cordobés a Presidente de la Nación. Se trata de Sergio Pastore, quien se anotó para las primarias del 14 de agosto en la boleta del Movimiento de Acción Vecinal.

El fundador de la agrupación y padrino político del postulante a la Casa Rosada es el legislador provincial de origen sirio Kasem Dandach, quien el viernes terminó con el misterio: llamó a esta Redacción para decir que Pastore estaba “disponible para la prensa”, como si se tratara de una figura estelar de la política y no de un ignoto dirigente de raigambre vecinal.

El secreto estaba tan bien guardado que tampoco se conocía quién sería el segundo en la fórmula del MAV a la presidencia. Todo ha quedado develado. Una mujer: Gilda Marcela Rodríguez, odontóloga cordobesa, según comentó Dandach.

De diálogo corto y sencillo, Pastore dio a conocer algunas de sus propuestas. En el medio, negó de plano que su candidatura obedezca a una avivada de su mentor para cobrar los suculentos aportes del Estado destinados a “gastos de campaña”.

–¿Cuáles son sus propuestas para la presidencia? , se le preguntó a Pastore.

–Podríamos hablar de lo que atañe a la salud, que es un tema prioritario. En caso de acceder al Poder Ejecutivo Nacional vamos a trabajar en la posibilidad de duplicar la cantidad de hospitales públicos nacionales.

–¿Y en materia de seguridad, un tema sensible?

–En lo que hace la seguridad, se trabajaría en la capacitación de las fuerzas de seguridad para el combate del delito.

Inversiones árabes. Pastore sorprendió con un anuncio explosivo. Dijo que la fórmula del MAV corre con el apoyo de la comunidad “sirio-libanesa” de Capital Federal y que, en función de ese espaldarazo, en un eventual gobierno suyo “llegarían al país inversiones de países árabes”.

“A ellos les interesa hacer inversiones en la Argentina, pero reclaman primero seguridad jurídica. Ahí es donde hay que enfocar la tarea: brindarles seguridad jurídica a estos inversores”, sostuvo Pastore.

Dijo que “la sociedad es quien determinará” el futuro en las urnas y que aspira a alcanzar el 1,5 por ciento de los votos del padrón nacional en las primarias para quedar posicionado de cara al 23 de octubre.

Justificó los recursos que recibirán (1,5 millón de pesos) en la necesidad de “expandir” al partido en el que milita.

Pastore dio la cara y ya esta en carrera. Por ahora se niega a pronosticar que la suya será una aventura de vuelo corto.

Ficha técnica
Nombre: Sergio Darío Pastore.
Edad: 44 años.
Profesión: abogado.
Estado civil: soltero.
Cargo que ocupa en el MAV: apoderado.
Cargos públicos o políticos anteriores: ninguno.
Militancia: dice que fue uno de los fundadores del Movimiento de Acción Vecinal junto a Kasem Dandach.

Enigmático candidato presidencial cordobés
Carlos Paillet
La Voz
10 de julio de 2011

Aunque no haya trascendido más allá del fárrago de candidaturas que se presentan a distintos cargos electivos en este año de urnas, un cordobés se inscribió en la Justicia Federal Electoral como postulante a presidente de la Nación. Hasta se podría afirmar que el aspirante cordobés al sillón de Rivadavia va detrás del sueño que alguna vez cristalizaron otros exponentes de la política mediterránea, como Arturo Illia y Fernando de la Rúa. Pero no da por ahora para tamaña semejanza; un manto de misterio rodea la postulación de este hombre.

¿De quién se trata? De Sergio Pastores, anotado para la presidencia del país por el Movimiento de Acción Vecinal (MAV) de Córdoba. Varios medios nacionales llamaron a esta Redacción consultando: “¿Quién es Pastores?”. Fue necesario hurgar por diversas vías de información para develar en parte el enigma y dar con el principal fogonero de la candidatura de Pastores: el legislador provincial Kasem Dandach, fundador del MAV.

Por ahora se conoce más del apadrinador que del ignoto aspirante a presidente. Dandach nació en el Líbano en 1958 y se radicó con su familia en la ciudad de Córdoba en 1990. Se arrimó al vecinalismo y, una vez que fundó el MAV, fue diputado provincial entre 2001 y 2003 (entonces Legislatura bicameral) por una lista de las llamadas “colectoras”; en 2007 ganó nuevamente una banca, esta vez “colgado” de la boleta que llevó a Olga Riutort como candidata a intendenta.

Con la única fuente de consulta a tiro, este diario le preguntó el viernes a Dandach quién es Pastores y cómo se había decido inscribirlo a la presidencia por el MAV, de cara a las internas obligatorias del 14 de agosto próximo.

Fue módico en su respuesta; dijo que Pastores se encuentra por estos días en Buenos Aires (vendría a Córdoba mañana), que no tiene su número de teléfono particular y que en Capital Federal es apoyado por la comunidad sirio-libanesa.

Aportes de campaña. Dandach comentó que su delfín político es “abogado”. Un primer detalle: Sergio Pastores no figura en el padrón de letrados “habilitados” del Colegio de Abogados de Córdoba.

Otro detalle: el Gobierno nacional dispuso distribuir 15 millones de pesos “para gastos de campaña” entre las 10 fórmulas presidenciales inscriptas en la Justicia Electoral para el 14 de agosto; entre ellas, claro está, la del cordobés que aspira a suceder a Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada. Un millón y medio por binomio por cobrar por la ventanilla del Estado. Tampoco se había difundido públicamente hasta ayer quién será el compañero de fórmula del presidenciable por el MAV cordobés.

Dandach eleva el tono ante la mínima sospecha de que se pueda desparramar sobre ese jugoso aporte dinerario aprobado por el Ministerio del Interior de la Nación.

Van por todo. “Escúcheme, usted cuando habla de la plata, ¿por qué no le pregunta a Cristina cuánto va a gastar? ¿Por qué no le pregunta a (Ricardo) Alfonsín cuánta plata va a gastar? Nosotros necesitamos imprimir 28 millones de votos”, ahondó Dandach.

¿En qué más piensan invertir ese millón y medio de pesos?, se le insistió: “Votos, campaña…”, cortó. Reveló que, en realidad, él mismo se iba a postular a la Presidencia del país, pero que se encuentra impedido constitucionalmente por su condición de ciudadano libanés.

¿Pastores tiene algún antecedente en materia de cargos políticos públicos?, siguió la charla: “Sí, es abogado. Con él armamos juntos el partido y ahora es el apoderado”. Aseguró que el MAV tiene personería “nacional” y reconocimiento en “siete distritos”; y los enumeró: “Córdoba, La Pampa, San Luis, La Rioja, Santiago del Estero, Catamarca y Capital Federal”.

El desafío se ha puesto en marcha. Si Pastores lograra sacar más del 1,5 por ciento de los votos del padrón nacional en las primarias del 14 de agosto, seguirá en carrera rumbo al 23 de octubre. En tal caso, las fórmulas presidenciales que queden en pie se repartirán 30 millones de pesos, según consta en la reglamentación oficial. Una verdadera tentación cívica.

Dineros en danza
Las 10 fórmulas anotadas para competir por la presidencia recibirán en términos globales 15 millones de pesos. Si pasan esa ronda (1,5 por ciento de los votos del padrón), se repartirán 30 millones de pesos para gastos rumbo al 23 de octubre.

Otro santafesino a la Rosada
El Ciudadano
30 de  junio de 2011

Otro santafesino está en carrera para la Casa Rosada. Es que a último momento, y sobre el filo del vencimiento del plazo para inscribir las candidaturas, el ex concejal y titular del Movimiento por la Dignidad y la Independencia (Modin) de Santa Fe, José Alejandro Bonacci, presentó su postulación presidencial por el Partido del Campo Popular, el mismo que utilizó para candidatearse a senador provincial en las primarias del 22 de mayo, cuando obtuvo 4.656 votos. Además, Sergio Pastores, del Partido de Acción Vecinal de Córdoba, también se inscribió para probar suerte en las nacionales.

De este modo, con el cierre de vencimiento del plazo para anotar candidaturas nacionales ante la Justicia electoral, fueron diez y no ocho los inscriptos para pelear el 14 de agosto en primarias, y el 23 de octubre en generales, por el sillón de Rivadavia.

Además de Bonacci y Pastores, competirán por la presidencia Cristina Kirchner, Ricardo Alfonsín, Elisa Carrió, Hermes Binner, Eduardo Duhalde, Alberto Rodríguez Saá, Alcira Argumedo y Jorge Altamira.

Así, Santa Fe tendrá cuatro candidatos provenientes de la provincia en las fórmulas presidenciales: el gobernador Binner, Argumedo (que vive desde hace décadas en Buenos Aires pero nació en Rosario), José María Vernet (candidato a vicepresidente junto a Alberto Rodríguez Saá) y Bonacci, viejo conocido de la política local.

Bonacci fue concejal de Rosario en el período 2001-2005 por un sublema del PJ (cuando aún regía la ley de lemas).

Presidente del Modín provincial, el partido que fundó el ex carapintada Aldo Rico, Bonacci obtuvo notoriedad cuando creó para las elecciones legislativas de 2001, junto a Mario Vallone y Raimar Ataide, el Polo Social trucho, que presentó una lista de concejales con el sublema “Ahora Reales Ideas” (ARI), que emulaba a Alternativa por una República de Iguales, el entonces partido de Elisa Carrió. El Tribunal Electoral le impidió al ARI de Carrió presentarse con esa sigla, pero habilitó el engañoso Ahora Reales Ideas. Aquella elección convirtió en concejala a Sandra Cabrera, por el ARI trucho, aunque nunca pudo asumir.

El Partido del Campo Popular, por el cual presenta ahora su candidatura a presidente Bonacci, es el resultado de la fusión entre el Modin; Campo Popular, liderado por Enrique Piragini, y Alternativa Social, presidido por Mario Puértolas.

Según un comunicado oficial de las tres fuerzas, ese día “como anfitrión del acto estaba presente en la mesa de conducción uno de los máximos líderes del Nacionalismo, Alejandro Carlos Biondini, presidente del Consejo Honorario de Casa Patria”.

Biondini es un antiguo dirigente neonazi de la Argentina, cuya fuerza política Partido Nuevo Triunfo fue disuelta en 2009 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación por tener consideraciones de índole neonazi y antisemita.

Mientras tuvo existencia legal, el PNT negó su condición de “neonazi”, mientras celebraba su aniversario como fuerza política los 20 de abril, fecha del nacimiento de Adolf Hitler.

Ya en marzo de 2000, y como titular del Modin Santa Fe, Bonacci firmó una declaración pública a favor de Biondini ante una presentación realizada por el entonces ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra, y la subsecretaria de Derechos Humanos, Diana Conti, quienes pedían que no se otorgara la personería jurídico-política a los Partidos Nuevo Orden Social Patriótico (PNOSP) y Nuevo Triunfo (PNT). Los funcionarios consideraban “dos organizaciones cuya ideología sería contraria a los principios fundamentales de un Estado de derecho y de una sociedad democrática”. Bonacci sostuvo que se trató de “un avance sobre la libertad de opinión y el respeto republicano a las minorías”