CFK, Binner y Saá crecen, Alfonsín y Duhalde bajan, según sondeos

Tanto la consultora Pregunta Abierta como Equis, en encuestas recientes, analizan que Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde sufrirán una dispersión de votos hacia otros candidatos. Hermes Binner podría ubicarse segundo en la elección general del 23 de octubre según Equis, pero Cristina Fernández ganaría en primera vuelta con más del 50% de los votos. Al respecto, un estudio de Moiguer Compañía de Negocios midió que el 81% de los que perciben la Asignación Universal por Hijo votaría a Cristina.

Crédito foto: Consultora Equis

Binner y Rodríguez Saá crecen en los sondeos
El Recado
29 de agosto de 2011

Dos encuestas realizadas en las últimas horas marcan un fuerte crecimiento de los candidatos presidenciales, Hermes Binner y Alberto Rodríguez Saá, y una caída importante de Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde.

Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde tienen cada vez más dolores de cabeza, luego del poco caudal de votos conseguidos en las primarias, dos sondeos aseguran que ambos dirigentes, si las elecciones fuesen hoy, su intención de voto es muy baja, contrariamente a esto, Hermes Binner y Alberto Rodríguez Saá, levantan en territorio bonaerense y también a nivel nacional.

Según encuestas de la consultora Pregunta Abierta y Equis, los gobernadores de Santa Fe y San Luis, pasaron a ser las opciones opositoras que más crecieron luego de las primarias del 14.

El relevamiento de Equis, consultora que dirige Artemio López, Hermes Binner estaría colocándose como la mejor opción dentro del espacio opositor, con una intención de voto de más del 13,4 por ciento. En la segunda ubicación, se encuentra el gobernador puntano, Rodríguez Saá, con 9,9 %, recién más atrás aparece Ricardo Alfonsín, 8,2 %, Eduardo Duhalde 7,6 %.

Con respecto al sondeo realizado por Pregunta Abierta, basado en 1.100 entrevistas telefónicas en el territorio provincial, muestra que Binner estaría colocándose en tercer lugar, a décimas de Eduardo Duhalde, que pasaría al segundo, aún a pesar de una marcada disminución de su caudal de votos. Binner treparía del 7.9% al 11.1%, mientras que Duhalde caería del 13.9% al 11.7%. Ricardo Alfonsín, en tanto, sufriría una drástica disminución de su colecta y se quedaría apenas con un 7.7%, luego de haber cosechado 11 puntos en las primarias.

Alberto Rodríguez Saá, en tanto, se colaría inmediatamente luego del podio, trepando del 6.9% al 8.1%. Elisa Carrió cedería dos puntos y se colocaría en torno al 1%, mientras que Jorge Altamira rozaría los 3. “Ricardo Alfonsín aparece como el candidato con mayor dispersión en su voto que se dirige hacia Hermes Binner en su mayor parte. Eduardo Duhalde migra votos hacia Cristina Kirchner y hacia Alberto Rodríguez Saá”, explica el informe que acompaña al estudio.

Si bien no hay coincidencias con respecto a las posiciones que estarían ubicando los candidatos opositores, ambas consultoras coinciden con un crecimiento marcado de Hermes Binner y Alberto Rodríguez Saá. Cristina Fernández de Kirchner, mantiene la intención de voto con respecto a las primarias del 14.

Duhalde y Alfonsín pelearán el cuarto lugar en octubre, según una encuesta
Infobae
29 de agosto de 2011

Artemio López, director de la consultora Equis, informó en Radio 10 que se “erosionó” el poder de voto de los candidatos que pelearon por el segundo puesto en las primarias. Algunos votantes de Duhalde cambiarían por Cristina Kirchner. Hermes Binner se consolida segundo

“Hay una arquitectura de voto que no cambiará con respecto a las primarias. La novedad está dada por quién ocupa la primera minoría electoral, porque Cristina Kirchner ya es mayoría. En ese lugar tenemos una intención de voto de 14 puntos para Hermes Binner”, declaró López.

De ese modo adelantó que en los primeros sondeos realizados luego de las primarias, Alfonsín y Duhalde encabezan “las dos fuerzas que más se han erosionado después de las primarias” e incluso adelantó que algunos votantes del ex gobernador bonaerense podrían votar por el Frente para la Victoria.

Según el sondeo telefónico realizado por Equis, en tercer lugar se ubica Alberto Rodríguez Saá, con 9,2%, y más alejados ingresan Duhalde y Alfonsín, quienes pelean por el cuarto lugar con una intención de voto en torno al 7 por ciento. Más atrás quedaron relegados Elisa Carrió y Jorge Altamira, quienes pelearán por “meter” la mayor cantidad posible de legisladores en el Congreso.

López dijo que prevé que haya una disminución de la participación electoral, pese a la sensación de “cosa juzgada” que hay con respecto al resultado. De todos modos, proyectó que si la participación desciende dos puntos porcentuales, Cristina Kirchner subiría un punto manteniendo los mismos sufragios de la primaria. Matemática pura.

La Asignación por Hijo, una de las claves del voto K
Martín Bidegaray
Los Andes
29 de agosto de 2011

La abrumadora mayoría de los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros planes sociales eligió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones primarias de hace dos semanas.

Según una encuesta de Moiguer Compañía de Negocios, una consultora especializada en consumo que midió el humor electoral en las semanas previas al comicio, el 81% de los que perciben esa asistencia manifestaron su intención de apoyar a Cristina en las urnas. Sólo un 19% de los beneficiarios de ese plan social (que alcanza a más de 3,6 millones de personas) indicaron que respaldarían a algún candidato de la oposición.

La AUH la estableció por decreto Cristina en octubre de 2009. Hoy beneficia a 3,5 millones de chicos, cuyos padres reciben $ 220 por mes por cada uno. Lo que se midió ahora es su impacto electoral.

Antes de los comicios, cuando un 20% decía que iba a votar en “blanco” o no contestaba sobre el destino de su sufragio, ya había un 46% que declaraba su simpatía con la propuesta del oficialismo, mientras que otro 32% estaba mirando a algún opositor.

Aunque la dimensión del triunfo del Frente para la Victoria hizo creer que hubo un voto homogéneo de todos los segmentos socioeconómicos, la investigación a la que accedió este diario muestra que el respaldo al oficialismo fue más importante en los sectores medios y medio-bajos (con 54% de adhesión) que en los segmentos medio-altos, que en el marketing se conoce como ABC1.

El 60% de los consumidores más pudientes pensaba apoyar a la oposición, mientras que en los sectores más relegados (D y E en la jerga del marketing), en cambio, sólo uno de cada cuatro evaluaba inclinarse por los rivales del Gobierno.

Casi la mitad -un 48%- de los que perciben AUH evaluaba como “buena o muy buena” su capacidad actual de consumo. La respuesta no difería tanto del promedio de la población, donde el 62% explicaba estar en la misma situación. “Si bien es menos que el total, es llamativa la respuesta entre quienes cobran AUH porque conforman la pobreza estructural”, especifica Carolina Porcari, a cargo del área de investigación de mercado de Moiguer, que midió 200 casos telefónicos en Capital y GBA.

La compra de vestimenta o calzado fue un “acto de consumo” para el 48% de quienes perciben AUH. Aunque los sectores más acomodados también adquirieron ropa o zapatillas en los últimos meses (64%), el contraste más fuerte se ve en la salida a cenar o al cine. El 70% del ABC1 se dio ese gusto este año, contra un 36% de beneficiarios de planes sociales. “En las franjas de menos ingresos, se ve mayor predisposición a quedarse con el objeto, que se luzca para los otros, que sea llamativo. Ir a cenar o al cine es algo que pasa. La indumentaria queda”, detalla Porcari.

Algo más de un tercio de los receptores de asistencia estatal -un 34%- también evalúan que su capacidad actual de ahorro es “buena o muy buena”. En todos los estratos sociales, el 30% manifestó que poseía capacidad de ahorro. En la clase más acomodada, se registraba el porcentaje más alto, con 36% de personas en condiciones de ahorrar.

En cambio, la clase media más tradicional (C2/C3) se vio con menos capacidad de separar algún ingreso (27%). “De todas formas, la dimensión de qué es ahorro es diferente según el nivel social. La clase media o medio-alta piensa en $ 1.000, mientras que un beneficiario de AUH considera ahorro la posibilidad de guardarse $ 5”, puntualiza Porcari.

El 62% de las personas cree que su situación personal es “buena o muy buena”. Esa respuesta es más pronunciada en sectores medios (68%) que en altos (60%). En el estudio del comportamiento del segmento AUH, el 52% dijo que su situación era de buena para arriba. En cambio, el diagnóstico de cómo está el país es bastante diferente según a quién se votó.

Dos de cada tres votantes de Cristina piensan que el rumbo es “bueno o muy bueno”. En cambio, la mayoría de quienes eligen a la oposición hablan de una dirección regular (56%) o directamente “mala” o “muy mala” (31%). Los beneficiarios de planes sociales también confiesan, en su mayoría, una situación “regular” del país, con 52% de respuestas. El 28% profesa que el país está “bien” o “muy bien”. Sólo el 20% piensa que el país va “mal” o “muy mal”.

Otra de las divergencias entre oficialistas y opositores es sobre si habrá una crisis económica importante en 2012. Algo más de una de cada tres personas (35%) estiman que hay bajas posibilidades de un descalabro económico. Y casi una de cada cuatro (24%) ve bastantes altas las probabilidades de un cataclismo. Entre quienes votaron a la oposición, el 43% avecina problemas económicos serios. Pero entre los que sufragaron a Cristina, sólo un 10% declaró preocupación por nubarrones en 2012.